FUNDACION E IMPERIO.

NUEVAS GUERRAS AMERICANAS.

regresar a la página anterior IMPRIMIR

Defense Technical Information Center


Por considerarlo de gran interés, presentamos a continuación en exclusividad la traducción al castellano del documento Visión Conjunta 2020 [Joint Vision 2020] publicado por la Dirección de Políticas y Planes Estratégicos del Ejército de los EEUU en junio de 2000.

Comentario a la traducción

El propósito de Visión Conjunta 2020 (VC 2020), "es el de describir en términos generales el talento humano y las capacidades operativas que se requerirán para que la fuerza conjunta sea exitosa" en las inmediaciones del año 2020.

Cabe aclarar que, VC 2020 no es un plan para el futuro, sino más bien el diseño de un proceso de reacomodación permanente de la doctrina militar de los EEUU: VC 2020 es a su vez heredera de VC 2010 (1995) e incluye un plan de implementación comenzado a fines de la década de los 90s. Es de presumir que los presupuestos militares astronómicos aprobados recientemente por los EEUU (que recuperan los niveles de gasto militar de la guerra fría), no hagan sino acelerar la implementación de VC 2020.

Según los autores, "el centro de atención de este documento es el tercer elemento de nuestro enfoque estratégico - la necesidad de prepararnos ya para un futuro incierto."

Queremos advertir a nuestros lectores, que el análisis de este tipo de documentos de circulación pública no pueden de ninguna manera sustituir un análisis serio, teóricamente informado y fundamentado, de las contradicciones económicas y sociopolíticas del imperio, así como de su accionar político-militar tanto en el presente como en el pasado. Estos documentos son más bien una mezcla de directrices y visiones estratégicas con argumentos ideológicos para el consumo interno -y también externo- y la justificación de gastos en el sector de la defensa.

Sin embargo, una lectura atenta del mismo dejará entrever, tanto una serie de coincidencias entre sus planteamientos y la ofensiva imperial actual desatada a escala planetaria, como una constatación de la forma en que los Estados Unidos ven su propia dominación: "Los intereses globales y las responsabilidades de los Estados Unidos persistirán, y no hay ninguna indicación de que las amenazas hacia esos intereses o a los de nuestros aliados vayan a desaparecer. Los conceptos estratégicos de fuerza decisiva, proyección de poder, presencia de ultramar y agilidad estratégica continuarán rigiendo nuestros esfuerzos para cumplir con esas responsabilidades y enfrentar los retos del futuro."

Según el documento, en el mundo del año 2020: "Primero, los Estados Unidos continuarán teniendo intereses globales y estarán comprometidos con una serie de actores regionales. Segundo, los adversarios potenciales tendrán acceso a la base global comercial e industrial, así como en general a la misma tecnología que las de las fuerzas armadas de los EEUU. Tercero, deberíamos esperar que los adversarios potenciales se adapten a medida que evolucionan nuestras capacidades."

Una preocupación recurrente en la literatura militar publicada por el ejército estadounidense en los últimos años ha sido la de las 'amenazas asimétricas': "El potencial de tales enfoques asimétricos es tal vez el peligro más serio que los EEUU enfrentan en el futuro inmediato"

Según Metz & Johnson, "En el ámbito de los asuntos militares y la seguridad nacional, la asimetría es el actuar, organizar y pensar diferente que el oponente en orden de maximizar la ventaja propia, explotar las debilidades del oponente, lograr la iniciativa o ganar una mayor libertad de acción. Puede ser político-estratégica, militar- estratégica, operativa, o una combinación de esos elementos. Puede implicar diferentes métodos, tecnologías, valores, organizaciones, perspectivas de tiempo, o alguna combinación de esos elementos. Puede ser de corto plazo o de largo plazo. Puede ser deliberada o por omisión. Puede ser discreta o llevada a cabo en conjunto con enfoques simétricos. Puede tener dimensiones, tanto sicológicas, como físicas."

Es importante resaltar que, además de encajar en un cuadro de "terrorismo" y "amenazas irregulares", esta definición es tan amplia que se adapta perfectamente a la estrategia de la actual ofensiva imperial a nivel mundial en la que el enemigo puede ser, en principio, cualquier cosa.

Para contrarrestar las futuras amenazas al poder imperial, el ejército de los EEUU se propone alcanzar la dominación de espectro total, que consiste en una concepción en la que -como lo veremos más adelante- se desdibujan las fronteras entre amigos y enemigos, entre pueblos y gobiernos, entre aliados y mercenarios, y en la que se da espacio para la participación de "Organizaciones No Gubernamentales".

Según el documento, la dominación de espectro total es "la capacidad de las fuerzas de los EEUU, operando unilateralmente o en combinación con aliados multinacionales o fuerzas inter-agencias, de derrotar a cualquier adversario y controlar cualquier situación a lo largo de todo el espectro de operaciones militares."

VC 2020 explica que: "Las operaciones de espectro total incluyen el mantenimiento de una postura de disuasión estratégica. Incluyen acción en el teatro de operaciones y actividades de presencia. Incluyen el conflicto con empleo de fuerzas estratégicas y armas de destrucción masiva, guerras de teatro principal, conflictos regionales y contingencias de menor escala. También incluye aquellas situaciones ambiguas que se ubican entre la paz y la guerra, tales como las operaciones para mantener y hacer cumplir la paz, así como operaciones no-combativas de ayuda humanitaria y el apoyo a las autoridades locales."

Asimismo, el documento advierte que la lucha contra las amenazas no estará libre de peligros: "La fuerza conjunta del año 2020 buscará crear un "desbalance de fricción" a su favor usando las capacidades divisadas por este documento, pero las fuentes fundamentales de fricción no pueden ser eliminadas. Ganaremos - pero no deberíamos esperar que la guerra en el futuro vaya a ser fácil o sin sangre."

Acerca de las "fuentes de fricción", el documento no explica demasiado. En este sentido, son conocidas las contradicciones actuales del imperialismo a nivel planetario, que van desde una economía no competitiva, con un fuerte desbalance en los términos de intercambio, hasta la necesidad de asegurarse el acceso a los recursos naturales a nivel mundial, pasando por la agudización de la polarización socioeconómica tanto en las sociedades del centro como en las de la periferia y la crisis ecológica. Es lógico que el documento no quiera adentrarse más en esos aspectos; sin embargo, las explicaciones de esta "fricción" basadas en "guerras de civilizaciones", "actitudes reactivas" al cambio, y "estados fallidos" del tercer mundo, tan comunes en el discurso globalizador actual, son recurrentes en los análisis militares estadounidenses.

Más importante que el análisis que el ejército de los EEUU pueda hacer acerca de las fuentes de la fricción, sin embargo, es su planteamiento de crear un 'desbalance de fricción' a su favor por lo que esto implica para las víctimas del guerrerismo estadounidense. Esta noción de un desbalance de fricción favorable no implica otra cosa que una extensión, generalización y profundización del ya conocido conflicto de 'baja' intensidad aplicado por los EEUU desde la década de los 80s y que hoy se generalizaría al conjunto de las relaciones mundiales, aderezado con los medios militares de intimidación nuclear, biológica, etc.

Según Metz: "El tipo último de combatientes del conflicto armado del Siglo XXI serán probablemente los de carácter postmoderno y no- estatal. Éstos consistirán de redes difusas de todo un espectro de organizaciones no-estatales, algunos de orientación político o ideológica, otros en busca de ganancias."

La guerra imperialista del Siglo XXI, en los términos en los que la plantea VC 2020, requiere de la conducción de operaciones conjuntas: "Este enfoque integrado descansa en el uso de todas las herramientas del estadista para alcanzar nuestros objetivos nacionales, unilateralmente cuando sea necesario, al tiempo que en el hacer un uso óptimo de las habilidades y los recursos provistos por las fuerzas militares multinacionales, las organizaciones regionales e internacionales, las organizaciones no- gubernamentales y las organizaciones voluntarias privadas cuando sea posible. La participación de la fuerza conjunta en operaciones de apoyo a las autoridades civiles, también aumentará en importancia debido a las amenazas emergentes al territorio de los EEUU, tales como el terrorismo y las armas de destrucción masiva."

Además de las referencias a los mecanismos de presión y chantaje políticos a nivel interestatal, así como a la acción unilateral 'cuando sea necesario,' la conducción de 'operaciones conjuntas' incluye, además de organismos y alianzas regionales hasta fuerzas mercenarias de todo tipo, empresas 'privadas' como las utilizadas hoy en día en el marco del Plan Colombia, ONGs y 'organizaciones voluntarias privadas.' Una referencia directa a la dimensión contrainsurgente de la estrategia es el 'apoyo a las autoridades civiles.'

Para asegurarse la preeminencia 'a lo largo de todo el espectro de operaciones militares,' VC 2020 descansa en la aplicación de los conceptos de maniobra dominante, combate de precisión, logística focalizada, protección de dimensión total, operaciones informacionales, y el comando y control conjuntos.

Según el documento, la Maniobra Dominante consistiría en "acciones conjuntas aéreas, terrestres, marítimas, anfibibias, de operaciones especiales y de fuerzas espaciales ampliamente dispersas, capaces de escalar y acumular fuerzas masivamente y los efectos del fuego según éste se requiera para operaciones, ya sea de combate o no-combativas, asegurarán la ventajaŠ a través de la aplicación de la información, la decepción, el combate y las capacidades de movilidad y contra-movilidad."

El Combate de Precisión es definido como "la habilidad de las fuerzas conjuntas de localizar, vigilar, diferenciar y rastrear objetivos o blancos; seleccionar, organizar, y usar los sistemas correctos; generar los efectos deseados; evaluar los resultados; y re-entrar en combate con la velocidad y el ritmo operativo abrumador requeridos, a lo largo de todo el espectro de operaciones militares."

La Logística Focalizada sería "la habilidad de proveer a la fuerza conjunta con el adecuado personal, equipamiento y provisiones en el lugar adecuado, en el momento adecuado, en la cantidad adecuada, en todo el espectro de las operaciones militaresŠ a través de un sistema de información en tiempo real y basado en redes que provea de una visibilidad total de los recursosŠ vinculando efectivamente al personal operativo y logístico en todos los Servicios y agencias de apoyoŠ a través de innovaciones transformativas a las organizaciones y los procesos..."

La Protección de Dimensión Total sería lograda "a través de la selección adecuada y la aplicación de medidas multicapas activas y pasivas, en los dominios del aire, la tierra, el mar, el espacio y la información a lo largo de todo el espectro de las operaciones militares con un nivel aceptable de riesgo."

Las Operaciones Informacionales serían "aquellas acciones emprendidas para afectar la información y los sistemas de información al tiempo que se defiende la información y los sitemas de información propiosŠ Las operaciones informacionales también deben incluir acciones tomadas en una situación no-combativa o ambigua para proteger la información propia y los sistemas de información, así como aquellas tomadas para influenciar la información de los blancos y sus sistemas de información." De la lectura de VC 2020 se desprende que este tipo de acciones abarcarían desde la piratería informática hasta lo que en el ejército de los EEUU se conoce como 'Operaciones Psicológicas.'

Por último, el Comando y Control Conjuntos implicarían "el ejercicio de la autoridad y la dirección por una comandancia debidamente designada sobre las fuerzas asignadas y agregadas en el cumplimiento de la misión."

En resumen, estos elementos representan una combinación de tecnologías de la información con los desarrollos más eficientemente letales de la industria armamentista y las técnicas de producción just- in-time aplicadas actualmente en la producción capitalista. Cabe especular que, a pesar la retórica triunfal, la aplicación de estos métodos de 'producción' en el terreno de la logística militar podría estar sujeta a las mismas debilidades del sistema en el mundo real de la economía capitalista: Un fallo relativamente pequeño en un eslabón de la cadena paraliza el flujo de las mercancías en toda su extensión. Por otro lado, la dependencia de agentes extra-militares que pueden perseguir agendas propias, es otro factor que añade a las dificultades de controlar las fuerzas militares del imperio.

Para finalizar, la lectura de VC 2020 no es precisamente una experiencia literaria agradable: la mezcla de la tecno-jerga globalizadora, cibernética y postmodernizante con la de los manuales cuarteleros, sumada al necesario uso de eufemismos para el consumo interno y externo hacen de la lectura del documento una tarea ardua, pero que aporta elementos para entender el accionar militar del imperio.

Jorge Capelán

Notas:

i) El documento explica que: "Visión Conjunta 2010 ha tenido un profundo impacto en el desarrollo de las capacidades militares de los EEUU. Al describir esas capacidades necesarias para lograr el éxito en el año 2010, pusimos en movimiento tres esfuerzos importantes. Primero, VC 2010 estableció un marco común y un lenguaje para que los Servicios desarrollen sus contribuciones únicas a la fuerza conjunta. Segundo, creamos un proceso para la conducción de la experimentación conjunta y el capacitación para validar las ideas en la práctica. Finalmente, iniciamos un proceso para administrar la transformación de la doctrina, la organización, el capacitación, el material, el liderazgo y la educación, el personal, y las facilidades necesarias para hacer realidad de la visión. Visión Conjunta 2020 se parte de esa base de éxito y mantendrá el impulso de esos procesos."

ii) Steven Metz y Douglas V. Johnson II: ASYMMETRY AND U.S. MILITARY STRATEGY: DEFINITION, BACKGROUND, AND STRATEGIC CONCEPTS, enero 2001, Strategic Studies Institute, U.S. Army War College. Según los autores, el concepto de 'Guerra Asimétrica' es parte integrante de todo conflicto militar, y su teorización en el terreno militar puede trazarse hasta los escritos de Sun Tzu. En la literatura militar de los EEUU, 'La mención explícita de la asimetría apareció primero en Doctrina Conjunta [Joint Doctrine] en 1995.'

iii) Por ejemplo: Kennedy, Claudia (Teniente-General del Ejército de los EEUU): THE AGE OF REVOLUTIONS, marzo 1998, Strategic Studies Institute, U.S. Army War College; Metz, Steven: AMERICA IN THE THIRD WORLD: STRATEGIC ALTERNATIVES AND MILITARY IMPLICATIONS, mayo 1994, Strategic Studies Institute, U.S. Army War College; Metz, Steven: ARMED CONFLICT IN THE 21st CENTURY: THE INFORMATION REVOLUTION AND POST-MODERN WARFARE, abril 2000, Strategic Studies Institute, U.S. Army War College

iv) Ver Metz, Steven: ARMED CONFLICT IN THE 21st CENTURY: THE INFORMATION REVOLUTION AND POST-MODERN WARFARE, abril 2000, Strategic Studies Institute, U.S. Army War College.

1. Introducción

El ejército de los EEUU hoy es una fuerza de hombres y mujeres capacitados a la perfección que están dispuestos a entregar como resultado la victoria para nuestra nación. Como apoyo a los objetivos de nuestra Estrategia de Seguridad Nacional, es usado rutinariamente para dar forma al entorno de la seguridad internacional y permanece en disposición de responder en toda la gama de operaciones militares potenciales. Pero el centro de atención de este documento es el tercer elemento de nuestro enfoque estratégico - la necesidad de prepararnos ya para un futuro incierto.

Visión Conjunta 2020 se basa en y extiende el marco conceptual establecido por Visión Conjunta 2010 para guiar la continua transformación de las Fuerzas Armadas de América. El propósito primordial de aquellas fuerzas ha sido y será el luchar y ganar las guerras de la Nación. El objetivo general de la transformación descrita en este documento es la creación de una fuerza que sea dominante en todo el espectro de las operaciones militares - persuasiva en la paz, decisiva en la guerra, superior en cualquier tipo de conflicto.

En el año 2020, la nación se enfrentará a un amplio espectro de intereses, oportunidad y retos y ésto requerirá de un ejército que pueda ganar guerras y a la vez contribuir a la paz. Los intereses globales y las responsabilidades de los Estados Unidos persistirán, y no hay ninguna indicación de que las amenazas hacia esos intereses o a los de nuestros aliados vayan a desaparecer. Los conceptos estratégicos de fuerza decisiva, proyección de poder, presencia de ultramar y agilidad estratégica continuarán rigiendo nuestros esfuerzos para cumplir con esas responsabilidades y enfrentar los retos del futuro. Este documento describe los conceptos operativos necesarios para hacerlo.

Si nuestras Fuerzas Armadas van a ser más rápidas, más letales, y más precisas en el 2020 de lo que son hoy en día, debemos continuar invirtiendo en y desarrollando nuevas capacidades militares. Esta visión describe la continua transformación es esas nuevas capacidades. Como se explicó por primera vez en VC2010, y dependiendo de la realización del potencial de la revolución de la información, las capacidades de hoy en cuanto a maniobra, ataque, logística y protección se convertirán en maniobra dominante, combate de precisión, logística focalizada, y protección de dimensión total.

La fuerza conjunta, dada su flexibilidad y capacidad de respuesta, continuará siendo la clave del éxito operativo en el futuro. La integración de las competencias fundamentales que proveen los Servicios individuales es esencial para el equipo conjunto, y el empleo de las capacidades de la Fuerza Total (activos, reservistas, guardia, y miembros civiles) aumentan el número de opciones a disposición del comandante y complica las elecciones de nuestros oponentes. Para construir la fuerza más efectiva para 2020, debemos estar totalmente integrados: intelectual, operacional, organizativa, doctrinaria y técnicamente.

La visión se centra en la fuerza conjunta en el año 2020. Esa fecha define más bien un enfoque analítico general que un estimado definitivo o un plazo. El documento no describe medidas para contrarrestar amenazas específicas ni enumera los sistemas de armamento, comunicación o de otro tipo que desarrollaremos o adquiriremos. Más bien, su propósito es el de describir en términos generales el talento humano -la fuerza profesional, bien capacitada y en disposición combativa- y las capacidades operativas que se requerirán para que la fuerza conjunta sea exitosa a lo largo de todo el espectro de operaciones militares y llevar a cabo sus misiones en el año 2020 y más allá de éste. Al describir esas capacidades, la visión provee un vector para el comprensivo programa de amplio espectro de ejercicios y experimentación que está siendo conducido por los Servicios y los comandos combatientes y para la continua evolución de la fuerza conjunta. Basado en el programa de implementación de la fuerza conjunta, muchas capacidades serán operativas bastante antes del año 2020, mientras que otras continuarán siendo exploradas y desarrolladas a través de los ejercicios y la experimentación.

Esta visión se enfoca en general en la dominación de espectro total - lograda a través de la aplicación interdependiente de la maniobra dominante, el combate de precisión, la logística focalizada, y una protección en todas las dimensiones. El lograr ese objetivo requiere el ir agregando continuamente nueva tecnología y modernización, así como el reemplazo de los equipos. Sin embargo, la superioridad material por sí sola no es suficiente. De mayor importancia es el desarrollo de una doctrina, organización, capacitación y educación, líderes, y gente que puedan sacar ventaja efectivamente de la tecnología.

La evolución de esos elementos a lo largo de las dos próximas décadas será fuertemente influenciado por dos factores. Primero, el continuo desarrollo y proliferación de tecnologías de la información que cambien sustancialmente la conducción de las operaciones militares. Esos cambios en el entorno de la información hacen de esta un posibilitador clave de la transformación de las capacidades operativas de la fuerza conjunta y de la evolución del comando y control conjuntos. Segundo, las Fuerzas Armadas de los EEUU continuarán dependiendo de su capacidad de innovación intelectual y técnica. El ritmo del cambio tecnológico, especialmente a medida que dé impulso a los cambios en el entorno estratégico, le dará mucha importancia a nuestra capacidad de desarrollar la innovación en nuestra gente y organizaciones en todo el espectro de las operaciones conjuntas. La visión de conjunto de las capacidades que necesitaremos en el año 2020, tales y como han sido presentadas más arriba, descansa en nuestra capacidad de valorar el contexto estratégico en el que operan nuestras fuerzas.

2. Contexto Estratégico

Tres aspectos del mundo del año 2020 tendrán implicaciones significativas para las Fuerzas Armadas de los EEUU. Primero, los Estados Unidos continuarán teniendo intereses globales y estarán comprometidos con una serie de actores regionales.

El transporte, las comunicaciones y las tecnologías de la información continuarán evolucionando y alimentando la expansión de los lazos económicos y la conciencia acerca de los eventos internacionales. Nuestra seguridad e intereses económicos, así como nuestros valores políticos, darán el ímpetu para nuestros compromisos con nuestros socios a nivel internacional. La fuerza conjunta 2020 debe estar preparada para "ganar" en todo el espectro de las operaciones militares en cualquier lugar del mundo, para operar con fuerzas multinacionales, y para coordinar operaciones militares, según sea necesario, con agencias gubernamentales y con organizaciones internacionales.

Segundo, los adversarios potenciales tendrán acceso a la base global comercial e industrial, así como en general a la misma tecnología que las de las fuerzas armadas de los EEUU. No necesariamente tendremos una amplia ventaja tecnológica sobre nuestros adversarios en todas las áreas. Todo el incremento de la disponibilidad de satélites comerciales, comunicaciones digitales, y la Internet pública le dan a nuestros adversarios nuevas capacidades a un costo relativamente bajo. No deberíamos esperar que nuestros enemigos en el año 2020 vayan a luchar estrictamente con herramientas de la "edad industrial." Por lo tanto, nuestra ventaja debe venir de los líderes, de la gente, de la doctrina, de las organizaciones y de la capacitación que nos permitan sacarle partido a la tecnología para lograr una efectividad superior en la guerra.

Tercero, deberíamos esperar que los adversarios potenciales se adapten a medida que evolucionan nuestras capacidades. Hoy tenemos capacidades de combate superiores y una capacidad nuclear de disuasión efectiva, pero este balance militar favorable no es estático. Frente a la fortaleza de tales capacidades, el atractivo de los enfoques asimétricos en el desarrollo de capacidades focalizadas o de nicho aumentará. Al desarrollar y utilizar enfoques que eviten las fortalezas de los EEUU y exploten sus vulnerabilidades potenciales usando métodos de operación significativamente diferentes, los adversarios intentarán crear condiciones que de manera efectiva retarden, impidan o contrarresten la aplicaciones de las capacidades militares de los EEUU.

El potencial de tales enfoques asimétricos es tal vez el peligro más serio que los EEUU enfrentan en el futuro inmediato - y este peligro incluye los misiles balísticos de largo alcance y otras amenazas directas a los ciudadanos y el territorio de los EEUU. Los métodos asimétricos y los objetivos de un adversario a menudo son mucho más importantes que el desbalance tecnológico relativo, y el impacto psicológico de una ataque, de lejos podría superar el daño físico real inflingido. Un adversario puede intentar alcanzar una ventaja asimétrica en el nivel táctico, operativo o estratégico identificando vulnerabilidades claves y diseñando conceptos asimétricos y capacidades para atacar o explotarlos. Para complicar las cosas, nuestros adversarios pueden intentar una combinación de asimetrías, o los Estados Unidos podrían enfrentar a un número de adversarios que, combinados, podrían crear una amenaza asimétrica. Estas amenazas asimétricas son dinámicas y están sujetas a cambios, y las Fuerzas Armadas de los EEUU deben mantener las capacidades necesarias para disuadir, defenderse de y derrotar a cualquier adversario que elija tal estrategia. Para enfrentar los retos del entorno estratégico en el año 2020, la fuerza conjunta debe ser capaz de lograr la dominación de espectro total.

3. LA DOMINACIÓN DE ESPECTRO TOTAL

El objetivo último de nuestra fuerza militar es el de alcanzar los objetivos trazados por las Autoridades de la Comandancia Nacional. Para la fuerza conjunta del futuro, esta meta será lograda a través de la dominación de espectro total - la capacidad de las fuerzas de los EEUU, operando unilateralmente o en combinación con aliados multinacionales o fuerzas inter-agencias, de derrotar a cualquier adversario y controlar cualquier situación a lo largo de todo el espectro de operaciones militares.

Las operaciones de espectro total incluyen el mantenimiento de una postura de disuasión estratégica. Incluyen acción en el teatro de operaciones y actividades de presencia. Incluyen el conflicto con empleo de fuerzas estratégicas y armas de destrucción masiva, guerras de teatro principal, conflictos regionales y contingencias de menor escala. También incluye aquellas situaciones ambiguas que se ubican entre la paz y la guerra, tales como las operaciones para mantener y hacer cumplir la paz, así como operaciones no-combativas de ayuda humanitaria y el apoyo a las autoridades locales.

La etiqueta de dominación de espectro completo implica que las fuerzas de los EEUU sean capaces de conducir operaciones rápida, sostenida y sincronizadamente con combinaciones de fuerzas diseñadas a la medida para situaciones específicas y con acceso a y libertad de operar en todos los dominios - en el espacio, mar, aire, tierra, y en la información. Adicionalmente, dada la naturaleza global de nuestros intereses y obligaciones, los Estados Unidos deben mantener sus fuerzas de presencia en ultramar y la capacidad de proyectar poder rápidamente por todo el mundo en orden de lograr la dominación de espectro total.

El lograr la dominación de espectro total significa que la fuerza conjunta cumplirá con su objetivo primordial - la victoria en la guerra, así como el tener éxito en todo el espectro de las operaciones, pero eso no significa que ganaremos sin costo o dificultades. Los conflictos resultan en bajas a pesar de nuestros mejores esfuerzos por minimizar su número, y continuarán haciéndolo aún cuando las fuerzas hayan logrado la dominación de espectro total. La fuerza conjunta del año 2020 buscará crear un "desbalance de fricción" a su favor usando las capacidades divisadas por este documento, pero las fuentes fundamentales de fricción no pueden ser eliminadas. Ganaremos - pero no deberíamos esperar que la guerra en el futuro vaya a ser fácil o sin sangre.

El requerimiento de operaciones globales, la capacidad de contrarrestar adversarios que poseen armas de destrucción masiva, y la necesidad de dar forma a situaciones ambiguas en la parte más baja del espectro de operaciones presentará retos especiales en el camino por lograr la dominación de espectro total. Por lo tanto, el proceso de crear la fuerza conjunta del futuro debe ser flexible - el reaccionar a los cambios en el entorno estratégico y las adaptaciones de los enemigos potenciales, el sacar ventaja de las nuevas tecnologías, y el tomar en cuenta las variaciones en el ritmo del cambio. La fuente de esa flexibilidad es la sinergia de las competencias centrales de los Servicios individuales, integrados en el equipo de la fuerza conjunta. Estos retos requerirán de una Fuerza Total compuesta de gente bien educada, motivada, y competente que se puedan adaptar a las muchas demandas de las futuras misiones conjuntas. La transformación de la fuerza conjunta para lograr la dominación de espectro total descansa sobre la superioridad informacional como un posibilitador clave y sobre nuestra capacidad de innovación.

SUPERIORIDAD INFORMACIONAL

La información, su procesamiento y las redes de comunicaciones están en el centro de cada actividad militar. A lo largo de la historia, los líderes militares han visto a la superioridad en la información como el posibilitador clave de la victoria. Sin embargo, la actual "revolución de la información" está creando, no sólo un cambio cuantitativo, sino uno cualitativo en el entorno informacional que para el año 2020 resultará en profundos cambios en la conducción de las operaciones militares. De hecho, los avances en las capacidades informacionales están teniendo lugar tan rápidamente que existe el riesgo de que se sobrepase nuestra capacidad de capturar ideas, formular conceptos operacionales y desarrollar la capacidad de evaluar los resultados. Mientras que el objetivo de lograr la superioridad informacional no cambiará, la naturaleza, el alcance, y las "reglas" de la búsqueda están cambiando radicalmente.

El cambio cualitativo en el ámbito de a información extiende las bases conceptuales de la superioridad informacional más allá de la mera acumulación de más, o aún de mejor información. La palabra "superioridad" implica un estado o condición de desbalance a favor de uno mismo. La superioridad informacional es de naturaleza transitoria y debe de ser creada y mantenida por las fuerzas conjuntas a través de la conducción de operaciones informacionales. Sin embargo, la creación de la superioridad informacional no es un fin en sí misma.

La superioridad informacional provee a la fuerza conjunta de una ventaja competitiva sólo cuando se traduce efectivamente en un conocimiento y una toma de decisiones superiores. La fuerza conjunta debe ser capaz de sacar ventaja de una información superior convertida en conocimiento superior para lograr la "superioridad en la toma de decisiones" - mejores decisiones logradas e implementadas más rápidamente de lo que un oponente pueda reaccionar, o en una situación no-combativa, en un ritmo que le permita a la fuerza reaccionar a los cambios y completar su misión. La superioridad en la toma de decisiones no es un resultado automático de la superioridad informacional. La adaptación organizativa y doctrinaria, la experiencia y la capacitación relevantes, y los mecanismos adecuados de comando y control son herramientas que son igualmente necesarias.

La evolución de las tecnologías de la información nos permitirán cada vez más integrar las formas tradicionales de operaciones informacionales con inteligencia sofistica de todo tipo de fuentes, vigilancia y reconocimiento en una campaña informacional totalmente sincronizada. El desarrollo bajo la etiqueta de red global de información aportará el entorno centrado en las redes requerido para lograr esta meta. La red será el conjunto totalizador [end-to-end en el original, N. del T.] de las capacidades informacionales, procesos asociados y gente para administrar y proveer de información según lo demanden los combatientes, los políticos y el personal de apoyo. Aumentará el poder de combate y asimismo contribuirá al éxito de las operaciones militares no-combativas. El logro de todo el potencial de esos cambios requiere no sólo de mejoras tecnológicas, sino también de la evolución continuada de organizaciones y de la doctrina, así como del desarrollo de un capacitación relevante para mantener una ventaja comparativa en el ámbito informacional.

También debemos recordar que la superioridad informacional no significa información perfecta, ni la eliminación de la neblina de guerra. Los sistemas de información, los procesos y las operaciones añaden sus propias fuentes de fricción y de niebla al entorno operativo. La superioridad informacional es fundamental para la transformación de las capacidades operativas de la fuerza conjunta. La fuerza conjunta del año 2020 usará información y conocimiento superiores para lograr la superioridad en la toma de decisiones, para apoyar las capacidades de comando y control avanzadas, y para alcanzar el desarrollo de todo el potencial de la maniobra dominante, el combate de precisión, la protección en todas las dimensiones y la logística dirigida. La amplitud y el ritmo de esta evolución demandan flexibilidad y una disposición hacia la innovación.

INNOVACIÓN

Visión Conjunta 2010 identificó la innovación tecnológica como un componente vital de la transformación de la fuerza conjunta. A lo largo de toda la era industrial, los Estados Unidos han dependido de su capacidad para la innovación tecnológica para el éxito en las operaciones militares, y la necesidad de seguir haciéndolo continuará existiendo. Sin embargo, es importante ampliar nuestro enfoque más allá de la tecnología y aprehender asimismo la importancia de la innovación organizativa y conceptual.

La innovación, en su forma más simple, es la combinación de nuevas "cosas" con nuevas "maneras" de llevar a cabo las tareas. En realidad, ésta puede resultar de la configuración de cosas completamente nuevas, o la recombinación imaginativa de cosas viejas en formas nuevas, o de algo intermedio. Las ideas de VC 2010 tal y como son desarrolladas en VC 2020, son sin duda innovativas y forman una visión para integrar la doctrina, las tácticas, la capacitación, las actividades de apoyo, y la tecnología en nuevas capacidades operativas. Las innovaciones que determinan las capacidades conjuntas o de los Servicios resultarán de una comprensión general acerca de cómo serán los futuros conflictos y las operaciones militares, y una visión de lo que deben hacer los comandos de combate y los Servicios en orden de llevar a cabo las misiones asignadas.

Un proceso de innovación efectivo requiere del aprendizaje continuo - un medio de interacción e intercambio que evalúe las metas, las lecciones operativas, las maniobras, los experimentos y las simulaciones - y eso debe incluir mecanismos de retroalimentación. Los Servicios y los comandos de combate deben permitir a nuestros altamente capacitados y calificados profesionales la oportunidad de crear nuevos conceptos e ideas que puedan conducir a grandes adelantos en el futuro. Debemos fomentar las innovaciones necesarias para crear la fuerza conjunta del futuro - no sólo con decisiones que tengan en cuenta la estructura de la fuerza y los presupuestos financieros presentes contra los futuros, sino también con una tolerancia razonable hacia los errores y fallos en el proceso de experimentación. Debemos preocuparnos por el uso eficiente del tiempo y los recursos y crear un proceso que nos dé confianza en que nuestros resultados producirán éxitos en en campo de batalla. Sin embargo, un proceso de experimentación con poca tolerancia hacia los errores hace poco probable el que la fuerza pueda identificar y alimentar los aspectos más relevantes y productivos de los nuevos conceptos, capacidades y tecnología. Todos los individuos y organizaciones encargadas de la experimentación en apoyo a la evolución de nuestras fuerzas de combate deben asegurarse de que nuestra preocupación natural por la administración de los recursos y en última instancia, presentar resultados exitosos, no nos impedirán el buscar innovaciones de potenciales efectos dramáticos aunque inciertos.

Por supuesto, hay un alto grado de incertidumbre inherente a la búsqueda de innovaciones. La clave para sobrevivir con esa incertidumbre está en el liderazgo audaz apoyado por toda la información posible. Los líderes deben evaluar la eficacia de las nuevas ideas, los inconvenientes potenciales de los nuevos conceptos, las capacidades de los adversarios potenciales, los costos contra los beneficios de las nuevas tecnologías, y las implicaciones organizativas de las nuevas capacidades. Deben hacer esas valoraciones en el contexto de un análisis en desarrollo de los factores económicos, políticos y tecnológicos de un entorno de seguridad anticipada. Cada una de esas valoraciones tendrá una incertidumbre asociada a ella. Pero las mejores innovaciones ha menudo han venido de gente que ha tomado decisiones a pesar de la incertidumbre y la información limitada.

Al crear innovaciones, los comandos de combate y los Servicios también crean sus mejores oportunidades para sobrellevar el aumento en el ritmo de los cambios en el todo el entorno en el que funcionan. A pesar de que los cambios tecnológicos son una fuerza primaria de los cambios en el entorno, no son la única. La búsqueda de innovaciones debe abarcar todo el contexto de las operaciones conjuntas - lo que significa que las Fuerzas Armadas deben explorar cambios en la doctrina, la organización, la capacitación, el liderazgo y la educación, el personal y las facilidades así como en la tecnología. Por último, la meta es la de desarrollar enfoques responsables con la suficiente flexibilidad de recuperación de los errores y de las circinstancias imprevistas.

4. La Conducción de las Operaciones Conjuntas

Las complejidades del futuro entorno de seguridad demandan que los Estados Unidos estén preparados para enfrentar una amplia gama de amenazas de variados niveles de intensidad. El éxito en cotrarrestar esas amenazas requerirá de la integración habilidosa de las competencias centrales de los Servicios en una fuerza conjunta hecha a la medida de la situación y los objetivos específicos. Los comandantes deben recibir la oportunidad de lograr el nivel de eficiencia y sinergia necesaria para llevar adelante operaciones decisivas a lo largo de todo el espectro de las operaciones militares. Cuando las operaciones de combate así lo requieran, deben tener un abrumador conjunto de capacidades a su disposición para conducir operaciones ofensivas y defensivas contra el cual un enemigo tenga que defenderse. Otras contingencias complejas, tales como la ayuda humanitaria o las operaciones de paz requerirán de una respuesta rápida y flexible para lograr los objetivos nacionales en el lapso de tiempo requerido. Algunas situaciones podrán requerir de las capacidades de sólo uno de los Servicios, pero en la mayoría de los casos, se empleará una fuerza conjunta, tanto de Componentes Activos y de Reserva.

La complejidad de las futuras operaciones también requiere que, además de operar conjuntamente, nuestras fuerzas tengan la capacidad de participar efectivamente como un elemento de un esfuerzo unificado de acción nacional. Este enfoque integrado descansa en el uso de todas las herramientas del estadista para alcanzar nuestros objetivos nacionales, unilateralmente cuando sea necesario, al tiempo que en el hacer un uso óptimo de las habilidades y los recursos provistos por las fuerzas militares multinacionales, las organizaciones regionales e internacionales, las organizaciones no-gubernamentales y las organizaciones voluntarias privadas cuando sea posible. La participación de la fuerza conjunta en operaciones de apoyo a las autoridades civiles, también aumentará en importancia debido a las amenazas emergentes al territorio de los EEUU, tales como el terrorismo y las armas de destrucción masiva.

LA GENTE

El núcleo de la fuerza conjunta del año 2020 continuará siendo una Fuerza Totalmente Voluntaria compuesta de individuos de excepcional dedicación y habilidad. La calidad de los mismos será más importante que nunca en la medida que nuestros miembros del Servicio confronten una diversidad de misiones y de demandas tecnológicas que demanden adaptabilidad, innovación, juicio preciso, pensamiento adelantado y comprensión multicultural. La Nación continuará dependiendo de individuos talentosos de carácter excepcional, cometidos a una ética de servicio desinteresado.

Nuestra gente requerirá de una multitud de habilidades. Los Servicios jugarán un papel crítico en el perfeccionamiento de sus especialidades individuales y en las competencias centrales de cada organización. Además, cada miembro de la Fuerza Total deberá estar preparado para aplicar sus capacidades a una amplia gama de misiones como miembro del equipo conjunto. Nuestros miembros del Servicio deben tener la agilidad mental para hacer la transición de prepararse para la guerra a hacer valer la paz y al combate real cuando sea necesario. El comandante de la fuerza conjunta, por lo tanto, está provisto de una poderosa y sinergética fuerza capaz de dominar a lo largo de todo el espectro de operaciones.

Las misiones del año 2020 demandarán miembros del Servicio que puedan crear y luego sacar ventaja de las innovaciones tecnológicas e intelectuales. Los individuos enfrentarán el reto de responsabilidades significativas en los niveles tácticos de la organización y deberán ser capaces de tomar decisiones con implicaciones tanto tácticas como estratégicas. Nuestra visión de dominación de espectro total y la transformación de las capacidades operativas tiene significativas implicancias para la capacitación y la educación de nuestra gente. Las tácticas de las operaciones informacionales, la coordinación de las operaciones multinacionales e inter-agencias, así como la complejidad de las herramientas modernas de guerra requieren de gente que sea tanto talentosa como capacitada en estándares de excelencia. Las operaciones rápidas y dispersas requerirán de hombre y mujeres que sean parte de un equipo cohesionado, y sin embargo sean capaces de operar independientemente para satisfacer las intenciones de la comandancia. La evolución de nuevas áreas funcionales, tales como las operaciones espaciales y las operaciones informacionales, requerirán del desarrollo de oportunidades apropiadas de ascenso y liderazgo para los especialistas en esos campos. La acumulación de capacitación y experiencia creará una fuerza lista para desplegarse rápidamente a cualquier punto del planeta y operar efectivamente.

La fuerza conjunta del año 2020 enfrentará una cantidad de retos en el reclutamiento y la retención de la gente destacada para cumplir con esos requerimientos. Primero, la expansión de la educación civil y las oportunidades de empleo reducirán el número de candidatos disponibles para el servicio militar. Continuaremos centrándonos en los niveles de vida de nuestros miembros y en una estrategia competitiva de compensación que nos asegure extraer los individuos de calidad que necesitamos. Segundo, el número en aumento de miembros con dependientes requiere de un compromiso con programas de apoyo comunitario orientados a la familia y de la mayor estabilidad posible, así como monitorear de cerca el impacto del ritmo de las operaciones. Finalmente, el incremento de nuestra de dependencia del Componente de Reserva requerirá de nosotros el encargarnos de las preocupaciones de nuestros miembros reservistas y sus empleadores en lo que tiene que ver con el impacto sobre las carreras civiles. El Departamento de Defensa debe enfrentar directamente esos retos.

Las operaciones militares continuarán demandando de una dedicación y un sacrificio extraordinarios en las condiciones más adversas. Nuestra Fuerza Total, compuesta de profesionales armados de coraje, energía e intelecto, será exitosa a pesar de la complejidad y el ritmo de las operaciones futuras.

INTEROPERABILIDAD

La interoperabilidad es la base de las operaciones multinacionales e inter-agencias efectivas. La fuerza conjunta ha hecho progresos significativos hacia el logro de un nivel óptimo de interoperabilidad, pero debe haber un esfuerzo concertado hacia el mejoramiento continuo. Las mejoras adicionales incluirán el refinamiento de la doctrina conjunta así como el posterior desarrollo de tecnologías y procesos comunes. Maniobras, intercambios de personal, acuerdos sobre procedimientos operativos estandarizados, capacitación y educación individuales, y la planificación reforzarán e institucionalizarán aún más esas capacidades. La interoperabilidad es un mandato para la fuerza conjunta del año 2020 - especialmente en términos de comunicaciones, artículos de logística comunes, e intercambio de información. Los sistemas de información y equipamiento que permitan una imagen operativa común relevante deben funcionar a partir de redes compartidas a las que pueda acceder cualquier participante con el permiso apropiado.

Aunque la interoperatibilidad técnica es esencial, no es suficiente para asegurar operaciones efectivas. Debe haber una concentración en los elementos procedurales y organizativos, y los que toman decisiones a todos los niveles deben comprender las posibilidades y limitaciones de los demás. La capacitación y la educación, la experiencia y las maniobras, la planificación cooperativa, y un hábil trabajo de enlace a todos los niveles de la fuerza conjunta, no sólo superarán las barreras de la cultura organizativa y de las prioridades encontradas, sino que enseñará a los miembros del equipo conjunto a apreciar todo el espectro de las capacidades del Servicio a su disposición.

La fuerza conjunta del futuro tendrá las tecnologías integradas [embedded technologies N del T] y las estructuras organizativas adaptativas que permitan a la gente capacitada y experimentada el desarrollar procesos y procedimientos compatibles, participar en la planificación colaborativa, y adaptarse según las necesidades a situaciones específicas de crisis. Estos rasgos, no sólo son vitales para la fuerza conjunta, sino también para las operaciones multinacionales e inter-agencias.

Operaciones Multinacionales

Operaciones Multinacionales ­ Un término colectivo que describe las acciones militares conducidas por fuerzas de dos o más países, por lo general emprendidas en el marco de una coalición o alianza. (JP1-02)

Dado que nuestros potenciales aliados multinacionales tendrán variados niveles de tecnología, es necesario un enfoque específicamente diseñado de interoperabilidad que dé lugar a una amplia gama de capacidades. Nuestros aliados más avanzados técnicamente tendrán sistemas y equipos que serán compatibles en lo fundamental, permitiéndoles interactuar e intercambiar información con el fin de operar efectivamente con las fuerzas de los EEUU a todos los niveles. Sin embargo, también debemos ser capaces de operar con aliados y socios de coaliciones que podrían ser tecnológicamente incompatibles - especialmente en el nivel táctico. Adicionalmente, muchos de nuestros futuros socios tendrán capacidades significativamente especializadas que pueden ser integradas dentro de un esquema operativo común. Al mismo tiempo, la existencia de esas relaciones no implica el acceso a información irrestricta. Nosotros y nuestros socios multinacionales continuaremos haciendo uso del sano juicio en lo que respecta a la protección de información sensible, así como de las fuentes.

En todos los casos, el comando y el control efectivos son los medios primordiales de extender exitosamente la visión conjunta a las operaciones multinacionales. Los desarrollos tecnológicos que conectan a los sistemas de información de nuestros socios proveerán los vínculos que nos lleven a una imagen operacional común relevante y mejoren el comando y el control. Sin embargo, el compartir la información necesaria para mantener el ritmo de las operaciones multinacionales integradas también descansa grandemente en una comprensión compartida de los procedimientos operativos y de las organizaciones compatibles. El comandante debe tener la habilidad de evaluar la información en su contexto multinacional. Ese contexto sólo puede ser apreciado si el equipo del comandante tiene a su disposición suficiente pericia regional y capacidades de enlace. Debe establecerse y mantenerse una comprensión profunda de las características culturales, políticas, militares y económicas de la región. El desarrollo de esta comprensión depende de la capacitación y la educación conjuntos, especialmente con los socios claves, y asimismo puede requerir de cambios organizativos. La efectividad de conjunto de la operación multinacional depende, por lo tanto, de la interoperabilidad entre las organizaciones, los procesos y las tecnologías.

Operaciones Inter-agencias, Coordinación Inter-agencias

­ Dentro del contexto del involucramiento del Departamento de Defensa, la coordinación que tiene lugar entre elementos del Departamento de Defensa y las agencias involucradas del Gobierno de los EEUU, organizaciones no- gubernamentales, organizaciones voluntarias privadas, y organizaciones regionales e internacionales con el propósito de alcanzar un objetivo. (JP1-02)

El reto primordial de las operaciones inter-agencias es el de lograr la unidad de esfuerzos a pesar de las diversas culturas, intereses en pugna y diferentes prioridades de las organizaciones participantes, muchas de las cuales mantienen su independencia relativa, libertad de acción e imparcialidad. Adicionalmente, esas organizaciones pueden carecer de la estructura y recursos para apoyar extensivas células de enlace o tecnologías integrativas. En este entorno, y en la ausencia de relaciones de comandos formales, la fuerza conjunta del futuro debe ser proactiva en el mejoramiento de las comunicaciones, la planificación, la interoperabilidad y el enlace con los potenciales participantes inter- agencias. Esos factores son importantes en todos los aspectos de las operaciones inter-agencias, pero particularmente en el contexto de amenazas directas a ciudadanos e instalaciones en el territorio de los EEUU. La acción inter-agencia cohesionadora es vital para la disuasión, la defensa y la respuesta contra tales ataques. La fuerza conjunta debe estar preparada para apoyar a las autoridades civiles en un esfuerzo totalmente integrado para satisfacer las necesidades de los ciudadanos de los EEUU y alcanzar los objetivos especificados por las Autoridades del Comando Nacional.

Todas las organizaciones tienen recursos de información únicos que pueden contribuir al cuadro común operativo relevante y apoyar la acción unificada. También tienen requerimientos de información únicos. El compartir la información con participantes que tengan la debida autorización y la integración de la información de todas las fuentes es también crucial. Lo que es más importante, a través de la capacitación con potenciales socios inter- agencias, se deben desarrollar enlaces experimentados para apoyar relaciones a largo plazo, planificación colaborativa adelantándose a las crisis, y procesos y procedimientos compatibles. Como en el caso de nuestros socios multinacionales, la interoperabilidad en todas las áreas de interacción es esencial para las operaciones inter-agencias efectivas.

CONCEPTOS OPERATIVOS
Maniobra Dominante

Maniobra Dominante es la habilidad de las fuerzas conjuntas de ganar una ventaja posicional con rapidez decisiva y a un ritmo operativo abrumador en el logro de las tareas militares asignadas. Acciones conjuntas aéreas, terrestres, marítimas, anfibias, de operaciones especiales y de fuerzas espaciales ampliamente dispersas, capaces de escalar y acumular fuerzas masivamente y los efectos del fuego según éste se requiera para operaciones, ya sea de combate o no-combativas, asegurarán la ventaja a lo largo del espectro de operaciones militares a través de la aplicación de la información, la decepción, el combate y las capacidades de movilidad y contra-movilidad.

La fuerza conjunta capaz de realizar la maniobra dominante poseerá una velocidad sin igual y una agilidad en posicionar y reposicionar fuerzas especialmente diseñadas desde ubicaciones muy dispersas para lograr los objetivos operativos rápida y decisivamente. El empleo de la maniobra dominante puede conducir al logro de objetivos de manera directa, pero también puede facilitar el empleo de los otros conceptos operativos. Por ejemplo, la maniobra dominante puede ser empleada para dislocar fuerzas enemigas de modo que puedan ser destruidas por medio del combate de precisión. A veces, el conseguir una ventaja posicional será una función de la maniobra operativa a través de distancias estratégicas. Las unidades de los EEUU basadas en ultramar acumularán fuerzas o efectivos directamente hacia el teatro de operaciones. La superioridad informacional apoyará la conducción de la maniobra dominante posibilitando la planificación adaptativa y simultánea; la coordinación de unidades ampliamente dispersas; la recolección de retroalimentación oportuna acerca de la situación, ubicación y actividades de las unidades subordinadas; y la anticipación del curso de los eventos que lleven al cumplimiento de la misión. La fuerza conjunta también será capaz de planificar y conducir la maniobra dominante en cooperación con socios inter-agencias y multinacionales con diversos niveles de compromiso y capacidad.

La capacidad de concentrar fuerzas rápidamente y los efectos de la dispersión de fuerzas permiten al comandante de la fuerza conjunta el establecer control sobre el espacio de batalla en el momento y lugar apropiados. En un conflicto, esta capacidad de conseguir una ventaja posicional le permite al comandante emplear poder de combate decisivo que obligue al adversario a reaccionar desde una posición de desventaja, o huir. En otras situaciones, permite a la fuerza el ocupar posiciones clave para conducir el curso de los eventos y minimizar las hostilidades o reaccionar de manera decisiva en caso de que éstas se den. Y en tiempo de paz, constituye una capacidad creíble que influencia a los potenciales adversarios al mismo tiempo que da confianza a amigos y aliados.

Más allá de la presencia física real de la fuerza, la maniobra dominante crea un impacto en las mentes de los oponentes y otros en el área operativa. Ese impacto es una herramienta para el comandante de la fuerza conjunta a lo largo de todo el espectro de las operaciones militares. En un conflicto, por ejemplo, la presencia o la presencia anticipada de una fuerza decisiva bien podría causar que el enemigo se rinda luego de una resistencia mínima. Durante una misión de mantenimiento de la paz, puede proveer un motivo para negociaciones de buena fé o prevenir la instigación de disturbios civiles. Con el fin de lograr un impacto tal, el comandante utilizará operaciones informacionales como un multiplicador de las fuerzas haciendo patente el poder de combate disponible sin la necesidad de mover físicamente elementos de la fuerza. El comandante de la fuerza conjunta será capaz de sacra ventaja de los efectos potenciales y reales de la maniobra dominante para obtener el máximo beneficio.

Combate de Precisión

Combate de Precisión es la habilidad de las fuerzas conjuntas de localizar, vigilar, diferenciar y rastrear objetivos o blancos; seleccionar, organizar, y usar los sistemas correctos; generar los efectos deseados; evaluar los resultados; y re-entrar en combate con la velocidad y el ritmo operativo abrumador requeridos, a lo largo de todo el espectro de operaciones militares.

En pocas palabras, el combate de precisión es el contacto orientado a la obtención de resultados que es relevante para todo tipo de operaciones. Su éxito depende de un análisis a profundidad para identificar y localizar nodos y objetivos críticos. La característica central del combate de precisión es la vinculación de sensores, sistemas de entrega, y efectos. En la fuerza conjunta del futuro, esta vinculación tendrá lugar entre los Servicios e incorporará las capacidades aplicables de los socios multinacionales e inter-agencias cuando sea necesario. El resultante sistema de sistemas proveerá al comandante con la gama más amplia posible de capacidades para responder a cualquier situación, incluyendo tanto armas cinéticas como no-cinéticas capaces de crear los efectos letales y no-letales deseados.

El concepto de combate de precisión se extiende más allá del ataque de un blanco con pertrechos explosivos. La superioridad informacional aumentará la capacidad del comandante de la fuerza conjunta para comprender la situación, determinar los efectos deseados, seleccionar un curso de acción y las fuerzas para ejecutarlo, evaluar exactamente los efectos de dicha acción, y re-entrar en combate según sea necesario al mismo tiempo que minimizando los daños colaterales. Durante el conflicto, el comandante hará uso del combate de precisión para lograr efectos letales y no-letales en apoyo a los objetivos de la campaña. Esta acción podría incluir la destrucción de un objetivo haciendo uso de fuerzas convencionales, insertando un equipo de operaciones especiales, o aún la ejecución de una misión integral de operaciones psicológicas. En otros casos, el combate de precisión puede ser usado para facilitar la maniobra dominante y el combate cuerpo a cuerpo decisivo. El comandante también puede emplear armas no-cinéticas, particularmente en el área de las operaciones informacionales, en las que los objetivos podrían ser líderes enemigos claves o formaciones de tropas, o la opinión de una población adversaria.

En situaciones no-combativas, las actividades de combate de precisión se centrarán, naturalmente, en acciones no-letales. Por ejemplo, estas acciones serán capaces de dispersar situaciones volátiles, contrarrestar campañas de desinformación, o dirigir un flujo de refugiados a las estaciones de ayuda. Ya sea que su aplicación se dé en operaciones combativas o no-combativas, la capacidad de entrar en combate con precisión le permite al comandante el conducir la situación o el espacio de batalla en orden de lograr los efectos deseados al tiempo que minimizando el riesgo para las fuerzas amigas y contribuyendo al uso más efectivo de los recursos.

Logística focalizada

Logística focalizada es la habilidad de proveer a la fuerza conjunta con el adecuado personal, equipamiento y provisiones en el lugar adecuado, en el momento adecuado, en la cantidad adecuada, en todo el espectro de las operaciones militares. Esto será posible a través de un sistema de información en tiempo real y basado en redes que provea de una visibilidad total de los recursos como parte de un cuadro operativo común relevante, vinculando efectivamente al personal operativo y logístico en todos los Servicios y agencias de apoyo. A través de innovaciones transformativas a las organizaciones y los procesos, la logística focalizada proveerá al combatiente conjunto con apoyo para todas las funciones.

La logística focalizada proveerá capacidad militar asegurando la entrega del equipo apropiado, las provisiones y el personal en las cantidades adecuadas, en el lugar adecuado, en el momento adecuado para apoyar los objetivos operativos. Resultará de mejoras revolucionarias en los sistemas de información, de la innovación en las estructuras organizativas, de la recreación de procesos, y de avances en las tecnologías del transporte. Esta transformación ya ha comenzado con cambios planeados para el corto plazo (ver eventos subrayados en el cuadro a la derecha) que facilitarán la realización última de todo el potencial de la logística focalizada.

Recorrido de la Transformación de la Logística Focalizada

Año Fiscal 01, implementar sistemas para evaluar la confianza del cliente de principio a fin de la cadena logística usando como unidad de medida el tiempo de espera del cliente.

Año Fiscal 02, implementar capacidades de entrega definidas en el tiempo usando un sistema simplificado de prioridades impulsado por la fecha de entrega requerida por el cliente.

Año Fiscal 04, implementar tecnologías de identificación y sistemas de información fijos y desplegables que provean un visibilidad total de los recursos que sea exacta y contable.

Año Fiscal 04 para las fuerzas de despliegue rápido y a implementarse en el Año Fiscal 06 para las fuerzas restantes, implementar una solución basada en la web para el intercambio de información que asegure la capacidad de los combatientes conjuntos de tomar decisiones logísticas oportunas y confiables.

La logística focalizada enlazará efectivamente todas las funciones y unidades logísticas a través de sistemas avanzados de información que integren la visibilidad en tiempo real de la totalidad de los recursos con una imagen operativa general relevante. Estos sistemas incorporarán herramientas mejoradas de apoyo a la toma de decisiones que mejoren el análisis, la planificación y la anticipación de los requerimientos de los combatientes. También proveerán una conexión más perfecta con el sector comercial para sacar partido de las prácticas de negocios avanzadas y de las economías comerciales que sean aplicables. La combinación de esas capacidades con estructuras organizativas y procesos innovativos resultará en una administración dramáticamente mejorada en todos los eslabones de la cadena del sistema logístico y proveerá acceso a un control en tiempo real de la cadena logística para apoyar las prioridades del comandante de la fuerza conjunta. La mayor velocidad, la capacidad, y la eficiencia de los sistemas de trasporte avanzados mejorarán aún más el despliegue, la distribución u la manutención. Relaciones de apoyo mutuo y planificación colaborativa harán posible la cooperación óptima con los socios multinacionales e inter-agencias.

El resultado para la fuerza conjunta del futuro será un enlace mejorado entre las operaciones y la logística que resulte en la entrega precisa y definida en el tiempo de recursos a los combatientes. La efectividad y la eficiencia substancialmente mejoradas, combinadas con la confianza en aumento de los combatientes sobre esas capacidades, reducirá simultáneamente los requerimientos y la vulnerabilidad de las líneas de comunicación del apoyo logístico, al tiempo que dimensionará y potencialmente, reducirá la carga del apoyo logístico. La capacidad para la logística focalizada apoyará efectivamente a la fuerza conjunta en el combate y proveerá el elemento operativo primario en la entrega de ayuda humanitaria ante desastres u otras actividades a lo largo de todo el espectro de las operaciones militares.

Protección de Dimensión Total

Protección de Dimensión Total es la capacidad de la fuerza conjunta para proteger a su personal y otros recursos requeridos para la ejecución contundente de las tareas asignadas. La Protección de dimensión total es alcanzada a través de la selección adecuada y la aplicación de medidas multicapas activas y pasivas, en los dominios del aire, la tierra, el mar, el espacio y la información a lo largo de todo el espectro de las operaciones militares con un nivel aceptable de riesgo.

Nuestras fuerzas militares deben ser capaces de conducir operaciones contundentes a pesar de que nuestros adversarios utilicen una amplia gama de armamentos (incluyendo a las armas de destrucción masiva), la conducción de operaciones informacionales o los ataques terroristas, o la presencia de amenazas asimétricas durante cualquier fase de esas operaciones. Nuestra gente y los otros recursos militares y no-militares necesarios para la exitosa conducción de las operaciones deben ser protegidos dondequiera que estén ubicados - desde el despliegue, al teatro de combate, a la reubicación. La protección de dimensión total existe cuando la fuerza conjunta es capaz de lograr el cumplimiento contundente de la misión con un grado aceptable de riesgo, tanto en el terreno físico como en el campo de la información.

La capacidad para la protección de dimensión total incorpora un conjunto completo de acciones tanto combativas como no-combativas en las operaciones ofensivas o en las defensivas, permitiendo la superioridad de información. Estará basada en medidas de defensa activas y pasivas, incluyendo defensas de teatro antimisiles y posiblemente limitada defensa antimisiles de los Estados Unidos; contramedidas ofensivas, procedimientos de seguridad, medidas anti- terroristas, recolección mejorada de inteligencia y diagnósticos, disposición combativa de emergencia, aumento de la conciencia acerca de la seguridad, y estrategias de combate proactivas. Adicionalmente, se extenderá más allá del teatro inmediato de operaciones para proteger nuestras capacidades de retaguardia, apoyo logístico e instalaciones claves en otros lugares. Hay una necesidad crítica de protección del contenido de la información y de los sistemas que es vital para el éxito operativo, incluyendo el aumento de la vigilancia en la contrainteligencia y la seguridad de la información. La fuerza conjunta del año 2020 integrará las capacidades de protección de los socios multinacionales e inter-agencias cuando sean disponibles y responderá a sus requerimientos cuando sea posible. Los comandantes evaluarán a fondo y administrarán riesgos a medida que apliquen medidas de protección a operaciones específicas, asegurándose de que se provea un nivel apropiado de seguridad, compatible con los objetivos de otras misiones, a todos los recursos.

El comandante de la fuerza conjunta, por lo tanto recibirá una arquitectura integrada para la protección, que efectivamente administrará riesgos para la fuerza conjunta y otros recursos, y potenciará las contribuciones de todos los escalones de nuestras fuerzas y aquellos de nuestros socios multinacionales e inter-agencias. El resultado será una mayor libertad de acción para las fuerzas amigas y una mejor protección en todos los escalones.

OPERACIONES INFORMACIONALES

Operaciones Informacionales ­ son aquellas acciones emprendidas para afectar la información y los sistemas de información al tiempo que se defiende la información y los sistemas de información propios. (JP1-02) Las operaciones informacionales también deben incluir acciones tomadas en una situación no-combativa o ambigua para proteger la información propia y los sistemas de información, así como aquellas tomadas para influenciar la información de los blancos y sus sistemas de información.

Las Variables de las Operaciones Informacionales Definición multidimensional y del significado de la "información" - blanco, arma, recurso, o dominio de las operaciones. Nivel de acción y efecto deseado - táctico, operativo, estratégico, o una combinación. Objetivo de las operaciones - proveer información, manejo de la percepción, dominancia en el campo de batalla, guerra de comando y control, disrupción sistémica, o destrucción sistémica Naturaleza de la situación - de paz, crisis o conflicto.

Las operaciones informacionales son esenciales para alcanzar la dominación de espectro total. La Fuerza Conjunta debe ser capaz de conducir operaciones informacionales, el propósito de las cuales es el de facilitar y proteger los procesos de toma de decisiones de los EEUU, y en un conflicto, degradar los del adversario. En tanto las actividades y capacidades empleadas para llevar adelante operaciones informacionales son funciones tradicionales de las fuerzas militares, el ritmo del cambio en el entorno de la información nos dicta que debemos expandir esta visión y exploremos las estrategias y los conceptos más generales de las operaciones informacionales. Debemos reconocer que los adversarios "no-tradicionales" que entre en combate en un conflicto "no-tradicional" son de particular importancia en el dominio de la información. Las mismas fuerzas de los Estados Unidos en todo el mundo están sometidas a taques informacionales de manera continua sin importar el nivel de enfrentamiento militar en otros dominios operativos. Los que llevan a cabo tales ataques no están limitados al concepto tradicional de un adversario militar de uniforme. Adicionalmente, las acciones asociadas con las operaciones informacionales son de amplio espectro - desde la destrucción física a operaciones de destrucción, pasando por operaciones de defensa de redes informáticas. La tarea de integrar las operaciones informacionales con otras operaciones de la fuerza conjunta se ve complicada por la necesidad de comprender las muchas variables implicadas (sumarizadas en el cuadro).

Nuestra comprensión de las interrelaciones de esas variables y su impacto sobre las operaciones militares determinará la naturaleza de las operaciones informacionales en el año 2020. El comandante de la fuerza conjunta llevará adelante operaciones informacionales al enfrentar a un adversario durante un conflicto o al involucrarse en operaciones de ayuda humanitaria. Tales operaciones serán sincronizadas con socios internacionales o inter-agencias según lo dicte la situación. Nuevas capacidades ofensivas, tales como técnicas de ataque a redes informáticas están evolucionando. Actividades tales como el aseguramiento de la información, la defensa de redes informáticas, y la contradecepción defenderán los procesos de toma de decisiones neutralizando el manejo de la percepción del adversario y sus esfuerzos de recolección de inteligencia, así como los ataques directos sobre nuestros sistemas de información. Dado que el objetivo final de las operaciones informacionales es el ser humano al frente de la toma de decisiones, el comandante de la fuerza conjunta tendrá dificultades para evaluar con exactitud los efectos de tales operaciones. Este problema de la "evaluación del daño de combate" para las operaciones informacionales es difícil y debe ser explorado a través de maniobras y una rigurosa experimentación.

La continua evolución de las operaciones informacionales y del entorno global de la información lleva consigo dos implicaciones significativas. Primero, las operaciones dentro del dominio de la información tenderán a volverse tan importantes como aquellas llevadas adelante en el mar, tierra, aire y el espacio. Tales operaciones estarán inextricablemente enlazadas con la logística focalizada, la protección de dimensión total, el combate de precisión y la maniobra dominante, así como con el comando y control conjunto. Al mismo tiempo, las operaciones informacionales pueden evolucionar hacia un área específica de misiones que requiera de los Servicios el mantener organizaciones diseñadas apropiadamente, así como especialistas capacitados. Las mejoras en cuanto a la doctrina, organización y tecnología pueden llevar a resultados decisivos, primariamente como resultado de las operaciones informacionales. A medida que las operaciones informacionales continúen evolucionando, éstas, como otras operaciones militares, serán llevadas adelante consistentemente con las normas de nuestra sociedad, nuestras alianzas con otros estados democráticos, y un respeto total por las leyes del conflicto armado. Segundo, hay un potencial significativo para enfrentamientos asimétricos en el dominio de la información. Los Estados Unidos han disfrutado de una marcada ventaja tecnológica en el área de la información, y continuarán haciéndolo. Sin embargo, a medida que los adversarios potenciales cosechen los beneficios de la revolución de la información, la ventaja comparativa para los EEUU y sus socios será cada vez más difícil de mantener. Adicionalmente, nuestra dependencia siempre en aumento de los procesos, sistemas y tecnologías de la información añaden potenciales vulnerabilidades que deben ser cubiertas.

COMANDO Y CONTROL CONJUNTOS

Comando y control - el ejercicio de la autoridad y la dirección por una comandancia debidamente designada sobre las fuerzas asignadas y agregadas en el cumplimiento de la misión. Las funciones de comando y control son ejecutadas a través de una organización de personal, quipos, comunicaciones, facilidades y procedimientos empleados por un comandante en la planificación, dirección, coordinación y control de fuerzas y operaciones en el cumplimiento de la misión. (JP1-02)

Comando y control es el ejercicio de la autoridad y la dirección sobre la fuerza conjunta. Es necesario para la integración de las competencias centrales de los Servicios para lograr operaciones conjuntas efectivas. La importancia cada vez mayor de los aspectos multinacionales e inter- agencias de las operaciones agrega complejidad y aumenta el reto que implica el hacerlo. El comando y control implican la planificación, dirección, coordinación y control de fuerzas y operaciones, y está centrado en la ejecución efectiva del plan operativo; pero su función central es la toma de decisiones.

El comando y control es más efectivo cuando existe superioridad en la toma de decisiones. La superioridad en la toma de decisiones resulta de una información superior filtrada a través de la experiencia, conocimiento, capacitación y juicio del comandante; la pericia de los equipos de apoyo y sus organizaciones; y la eficiencia de los procesos asociados. Si bien los cambios en el ámbito de la información han llevado a concentrarse solamente en la contribución de la superioridad informacional para el comando y control, es igualmente necesario comprender todo el ámbito de la toma de decisiones de comando y control, la naturaleza de la colaboración informacional y especialmente, el "factor humano."

En la fuerza conjunta del futuro, el comando y control seguirá siendo la función integradora y coordinadora primaria para las capacidades operativas del Servicio y sus componentes. Dado que la naturaleza de las operaciones militares evoluciona, existe la necesidad de evaluar continuamente la naturaleza de las organizaciones, mecanismos, sistemas y herramientas de comando y control. Hay dos cuestiones fundamentales que tratar en esta evaluación - las estructuras y procesos de comando y control, y los sistemas de información y las tecnologías más adecuadas para apoyarlos. Abarcando estas dos cuestiones, el examen de las siguientes ideas relacionadas y de las capacidades deseadas servirán como catalizador de cambios en la doctrina, la organización y la capacitación.

Los comandantes necesitarán una amplia comprensión de las nuevas capacidades operativas y de las nuevas (y a menudo altamente automatizadas) herramientas de apoyo en orden de ser capaces de una coordinación y dirección flexible y adaptativa, tanto de las fuerzas como de los sensores.

Los equipos que apoyen a los comandantes deben estar organizados y capacitados para sacar ventaja de las nuevas capacidades. Los comandantes y los equipos también deberán ser capaces de comandar y controlar en caso de fallos en la tecnología.

Los comandantes deberán ser capaces de formular y diseminar sus intenciones basados en un conocimiento al día de la situación existente en el espacio de batalla.

Las jefaturas deberán estar dispersas y poder resistir ataques, siendo capaces de coordinar unidades y operaciones dispersas. Las jefaturas subordinadas deberán ser pequeñas, ágiles, móviles, dispersas y estar conectadas a redes.

Los ritmos de operación más rápidos, el aumento del número de alternativas en cuanto a armamento y efectos, y los mayores alcances de las armas requerirán de una planificación y ejecución continuas y simultáneas a todos los niveles.

La expansión del papel de los socios multinacionales e inter-agencias requerirá de capacidades de planificación colaborativa, compatibilidad/interoperabilidad tecnológica, y mecanismos para compartir información.

Finalmente, a medida que estos y otros cambios vayan teniendo lugar, debemos examinar cuidadosamente tres aspectos del elemento humano del comando y control. Primero, los líderes de la fuerza conjunta deben analizar y comprender el significado de la cohesión de las unidades en el contexto de las unidades pequeñas y rápidamente dispersables que están siendo concebidas. Segundo, los que toman decisiones a todos los niveles deben comprender las implicancias de las nuevas tecnologías que operan continuamente y en todas las condiciones, mientras que los seres humanos son incapaces de la misma resistencia. Tercero, a medida que las nevas tecnologías de la información, los sistemas y los procedimientos hagan disponible a todos los niveles de la cadena de mando la misma información detallada, los jefes deben comprender las implicaciones de esto para el proceso de toma de decisiones, la capacitación de los que toman las decisiones a todos los niveles, y los patrones organizativos así como los procedimientos. La sobrecentralización potencial del control y la capacidad de que jefes relativamente jóvenes tomen decisiones de impacto estratégico son de particular importancia.

Se ha dicho a menudo que el mando es un arte y el control es una ciencia - una verdad básica que continuará siendo cierta. Nuestra forma de pensar acerca del comando y el control debe tener una base conceptual, más que concentrarse sobre la tecnología o el material. El comando y el control conjuntos son un nexo - un punto de conexión. Sirven como punto focal para los seres humanos y la tecnología, nuestras capacidades operativas en evolución, y las capacidades de los Servicios. El desarrollo de un comando y control conjuntos efectivo para el futuro requieren de una experimentación rigurosa y de amplio alcance, centrada especialmente en la innovación y el cambio doctrinal.

1. Implementación

Desde la Visión hasta la Experimentación Visión Conjunta 2010 (1996) Concepto para las Operaciones Conjuntas Futuras (1996-7) Retos del Siglo XXI y Capacidades Operativas Deseables (1997) Programa Conjunto de Experimentación de Guerra, USACOM (JFCOM) como Agente Ejecutivo (1998) Plan Maestro de Implementación de Visión Conjunta (1998) CJCSI 3170, Sistema de Generación de Requerimientos (1999) Planes de Experimentación de Campañas Conjuntas JFCOM (1999 y 2000)

Visión Conjunta 2010 ha tenido un profundo impacto en el desarrollo de las capacidades militares de los EEUU. Al describir esas capacidades necesarias para lograr el éxito en el año 2010, pusimos en movimiento tres esfuerzos importantes. Primero, VC 2010 estableció un marco común y un lenguaje para que los Servicios desarrollen sus contribuciones únicas a la fuerza conjunta. Segundo, creamos un proceso para la conducción de la experimentación conjunta y la capacitación para validar las ideas en la práctica. Finalmente, iniciamos un proceso para administrar la transformación de la doctrina, la organización, la capacitación, el material, el liderazgo y la educación, el personal, y las facilidades necesarias para hacer realidad de la visión. Visión Conjunta 2020 se parte de esa base de éxito y mantendrá el impulso de esos procesos.

La conjunción se basa en la fuerza unificada de las competencias individuales de los Servicios. Nuestro objetivo al implementar la visión conjunta es la integración óptima de todas las fuerzas conjuntas y sus efectos. Para lograr esa meta, la interdependencia de los Servicios requiere de la confianza mutua entre todos los combatientes y una mejora significativa en el nivel de interoperabilidad - especialmente en las áreas de comando y control, así como de mantenimiento. La interdependencia, en última instancia resultará en un todo más grande que la suma de sus partes, y contribuirá a lograr la dominación de espectro total a través de la acción concertada de todas las fuerzas. La sinergia obtenida a través de la interdependencia de los Servicios deja claro que la conjunción es más que la interoperabilidad. La fuerza conjunta requiere de capacidades que están más allá de la simple combinación de las capacidades de los Servicios, y la experimentación conjunta es el proceso por medio del cual esas capacidades pueden ser logradas.

Para asegurar la unidad de los esfuerzos y la continuidad del concepto de desarrollo conjunto y de la experimentación, el Secretario de Defensa designó al Comandante en Jefe del Comando de las Fuerzas Conjuntas como el Agente Ejecutivo para la experimentación, el diseño, la preparación, la ejecución y la evaluación. Planes anuales de campaña proveen un foco para este esfuerzo y la continuidad en la experimentación. Los resultados de este ciclo de experimentación iterativa son adelantados como recomendaciones extensas para cambios en la doctrina, la organización, la capacitación, el material, el liderazgo y la educación, el personal, y las facilidades y llevan a la co-evolución de todos esos elementos. El proceso de implementación y experimentación en apoyo a la transformación de la fuerza conjunta también depende de las actividades de maniobras y experimentación de los Servicios y de los comandos combatientes. Las visiones de los Servicios y de los comandos combatientes apoyan la visión conjunta al proveer una guía para esos esfuerzos individuales que sean congruentes con la visión del Presidente. Así, en sus propios centros de experimentación, los Servicios pueden desarrollar recomendaciones con implicaciones conjuntas y las adelantarán a la actividad de experimentación conjunta apropiada.

El efectuar cambios transformadores y duraderos en nuestras capacidades militares conjuntas, el proceso de experimentación e implementación debe incluir la construcción de un amplio espectro de escenarios y simulaciones imaginativas de conflictos para explorar la forma de futuras operaciones. Tal exploración intensiva de conceptos alternativos de operación puede ayudar al ejército de los EEUU a escoger innovaciones que saquen la mayor ventaja de la combinación de las nuevas ideas y tecnologías. El rápido ritmo de tales cambios impulsará así un mayor desarrollo de la experimentación y del proceso de implementación para mejorar las capacidades en el terreno para la fuerza conjunta.

El factor vital del progreso desde la visión a la experimentación a la realidad es la capacitación y la educación conjunta - dado que ellas son claves para el cambio intelectual. Sin cambio intelectual, no hay cambio real en la doctrina, en las organizaciones, en los líderes. Así, el proceso de implementación depende de incorporar conceptos validados por la experimentación en los programas de educación profesional militar y maniobras conjuntas. De esta forma, los miembros individuales y unidades del Servicio se convierten en un equipo conjunto capaz de lograr el éxito en todo el espectro de las operaciones militares.

2. Conclusión

Esta visión está firmemente anclada en la idea de que el ejército de los EEUU debe ser una fuerza conjunta capaz de lograr la dominación de espectro total. Se basa en cuatro pilares: los intereses globales de los Estados Unidos y la continuación de la existencia de un amplio espectro de amenazas potenciales a esos intereses; la centralidad de las tecnologías de la información para la evolución, no sólo de nuestro propio ejército, sino también para las capacidades de otros actores en todo el mundo; el énfasis que un continuado amplio espectro de operaciones militares pondrá sobre la integración exitosa de los socios multinacionales e inter-agencias y la interoperatibilidad de los procesos, las organizaciones y los sistemas; y nuestra confianza en la fuerza conjunta como la base de las futuras operaciones militares de los EEUU.

Visión Conjunta 2020 está construida sobre ese fundamento y mantiene el momento establecido con Visión Conjunta 2010. Confirma la dirección de la transformación en curso de las capacidades operativas, y hace énfasis en la importancia de más experimentación, ejercicios, análisis, y pensamiento conceptual, especialmente en las áreas de las operaciones informacionales, el comando y control conjunto, y las operaciones multinacionales e inter- agencias.

Esta visión reconoce la importancia de la tecnología y la innovación técnica para el ejército de los EEUU y sus operaciones. Al mismo tiempo, hace énfasis en que la innovación tecnológica debe estar acompañada por la innovación intelectual que lleve a cambios en la organización y la doctrina. Sólo entonces podremos lograr desarrollar todo el potencial de la fuerza conjunta - capacidades contundentes en todo el espectro de las operaciones militares. Tal visión depende de las habilidades, la experiencia y la capacitación de la gente que compone la Fuerza Total y sus líderes. Las grandes innovaciones necesarias para operar en el entorno descrito aquí sólo pueden ser alcanzadas a través del reclutamiento, el desarrollo y la retención de hombres y mujeres con el coraje, la determinación y la fuerza para asegurar que seamos persuasivos en la paz, decisivos en la guerra y superiores en cualquier forma de conflicto.

Información de la publicación

Autoridad que aprueba: General Henry H. Shelton, Presidente de la Jefatura del Comando Conjunto
Oficina de Responsabilidad Primaria: Director de Políticas y Planes Estratégicos; J5 División de Estrategia.
Publicado Por: Imprenta del Gobierno de los EEUU, Washington DC, Junio de 2000


volver