LA SEGURIDAD DESARMADA

El presente documento tiene algo de patético. Mientras la Argentina, sacudida por dos atentados de corte inédito en el país, supo forjar una delicada articulación de acuerdos internacionales con Israel, Túnez y otros países del marco medioriental, las necesidades presupuestarias orillan en la ribera de la mezquindad.
La mediocridad mathoviana parece persistir y no parece haber indicios, verosimiles, de que las cosas cambien en ese campo. La seguridad sin dinero, sin tecnoestructura, sin capacidad simbólica para pergeñar algo mas imaginativo que los clasicos retornos radicales, se autoacuartela en organigramas vacios.
La sociedad, entre tanto, permanece expectante.


BUENOS AIRES, .. de enero de 2002.

SEÑOR SUBSECRETARIO:

Me dirijo a usted a fin de solicitar se gestione y autorice administrativamente la concurrencia de los Sres. Claudio Otamendi, Carlos María Vilas y Eduardo Estévez a la ciudad de Washington DC, Estados Unidos, durante los días 28, 29 y 30 del corriente.

El motivo del traslado de los Sres. citados es, por un lado, asistir a la reunión del Segundo Período Ordinario de Sesiones del Comité Interamericano contra el terrorismo (CICTE) de la OEA, que se llevará a cabo en la sede del citado organismo multilateral, los días 28 y 29 de enero, y por otro, participar del Ejercicio Práctico en Materia de Políticas respecto del terrorismo, organizado por el Gobierno de los EE.UU para miembros del CICTE, el día 30 de enero.

Sustenta este pedido el hecho de que el Sr. Otamendi es asesor principal de esta Secretaría de Estado, abocado a tareas específicas relacionadas con los temas a tratar en las citadas reuniones, y con experiencia en la materia, el Dr. Carlos María Vilas en las áreas de seguridad regional. En cuanto al Sr. Estévez (legajo 7136), el mismo desde julio de 2001, por nota del Ministro del Interior, actuaba como Representante Argentino ante el CICTE, manteniendo reuniones y relación de trabajo con el Presidente del mismo, Embajador Steven Monblatt (Coordinador Adjunto de Contraterrorismo del Departamento de Estado, EE.UU), junto con la Dirección de Organismos Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores y la Representación Permanente de la Argentina ante la OEA..

Cabe mencionar que dichas personas actuarán en calidad de integrantes de la Delegación Argentina, encabezada por quien suscribe.

Por último es menester mencionar que la Argentina ha sido designada recientemente Vicepresidente del CICTE, lo cual amerita la presencia de los mencionados a la luz de que en dos oportunidades anteriores recientes, en reuniones extraordinarias del CICTE convocadas como consecuencia de los atentados terroristas del 11 de septiembre, no hubo de concurrir ningún funcionario argentino con responsabilidad en temas de terrorismo, en virtud de las limitaciones presupuestarias.

Considerando el espíritu de restricción de gastos se solicita autorización dando el trámite que estipula el Artículo 1° de la Decisión Administrativa N° 116/2001.

A tal fin y atento a la urgencia de la presente tramitación, se requiere el adelanto de gastos para viáticos y pasajes que correspondan, sujeto a rendición.

Saludo a usted muy atentamente,

SEÑOR

SUBSECRETARIO DE COORDINACIÓN DEL

MINISTERIO DEL INTERIOR

Dr. ARMANDO FRANCHI

S / D



LINEAMENTOS DE LA INTERVENCIÓN DEL SR. SECRETARIO DE SEGURIDAD INTERIOR DE LA REPÚBLICA ARGENTINA ANTE EL PLENARIO DEL Segundo Período Ordinario de Sesiones del CICTE - Comité Interamericano contra el Terrorismo -

28 - 29 de enero de 2002

 

Estamos reunidos hoy aquí, en la ciudad de Washington DC en el Segundo Período Ordinario de Sesiones del Comité Interamericano contra el Terrorismo, luego de dos reuniones extraordinarias llevadas a cabo como consecuencia de los atentados terroristas perpetrados contra las Torres Gemelas y el edificio del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, hechos éstos que han merecido y merecen nuestra enérgica condena..

La relevancia de esta reunión está dada por los mencionados antecedentes, pues ha sido reconocida la oportunidad de la respuesta de conjunto frente a tamaños acontecimientos, a través del CICTE, y desde la OEA, la cual traspasó las fronteras del continente para ubicarse en el contexto de las reacciones más significativas frente a los hechos de septiembre de 2001.

La postura del gobierno de la República Argentina respecto del CICTE ha sido meridianamente clara a lo largo de su corta trayectoria de vida: otorgarle la mayor dimensión posible a la cooperación para afrontar el terrorismo internacional en el marco de la OEA, en función de haber percibido en su oportunidad, las urgencias que demandaba la lucha contra el terrorismo internacional, que constituye una prioridad para nuestro país, hoy indudablemente en el primer lugar de la agenda de las naciones.

Así es que hoy debemos estar todos con las conciencias tranquilas en que estamos haciendo todo lo posible desde la esfera multilateral para afrontar la amenaza que constituye el terrorismo internacional y sus delitos conexos. A la vez debemos continuar avanzando con firmeza y con la misma energía en la tarea ardua que nos espera para profundizar la cooperación.

Sr. Presidente,

En el continente americano ya se reconocen marcos de referencia conceptuales que, imbuidos del espíritu democrático que es y debe ser guía de nuestras sociedades, constituyen antecedentes de relevancia para el trabajo en el CICTE en tiempos de urgencias y peligros como los actuales.

En efecto, en el Plan de Acción suscripto en abril de 2001 por los Presidentes en la Cumbre de las Américas, y haciendo alusión a la seguridad en el hemisferio, se reconocía que la democracia es esencial para la paz, el desarrollo y la seguridad en el mismo, y se observaba que la subordinación de las fuerzas armadas y de seguridad a las autoridades legalmente constituidas de nuestros Estados resulta fundamental para la democracia.

Sr. Presidente,

A modo de reflexión sobre la gravedad e implicancias de los crueles atentados del 11 de septiembre, debemos recalar en que atentos a la característica civil del blanco elegido por el terrorismo, los gobiernos y expertos han percibido un cambio en el eje de sus preocupaciones en materia de seguridad pública.

En efecto, para los Gobiernos, en función de las acciones tendientes a la prevención del terrorismo, cobra significación aún mayor la seguridad de las personas, en contraposición a la tradicional dedicación o preocupación por la seguridad de los Estados.

Frente a la amenaza del terrorismo internacional debemos tener en mente la importancia tanto de la seguridad interior o pública, según la denominación de uso en los diversos Estados Parte, como de los órganos y organismos de inteligencia, así como del concurso del esfuerzo de diversas organizaciones del Estado.

.

Consecuentemente, debemos reconocer que ciertamente el terreno fronterizo entre inteligencia, seguridad y justicia es extremadamente delicado y sensible, terreno que constituye de por sí un desafío para el trabajo cotidiano frente al delito, y por lo tanto también para el abordaje del fenómeno del terrorismo internacional.

Es así que, por mencionar un ejemplo, para prevenir, sancionar y eliminar el terrorismo internacional deben extremarse las medidas y acciones a desarrollar atendiendo a criterios de especialización, profesionalismo, sumo respeto a los derechos nacionales e internacionales, así como a las jurisdicciones nacionales.

Es por ello que en el marco del Estado de Derecho, la presunción en cuanto a que un individuo se encuentre inmerso en actividades terroristas deberá fundamentarse sobre la base de indicios razonables de estar ante hechos, circunstancias o actividades que pudieran constituir acto preparatorio delictivo de la índole del que nos ocupa, teniendo en cuenta siempre la inmediatez y la probabilidad del comienzo de ejecución del hecho delictivo de terrorismo. Es en este contexto en que se podrán recolectar suficientes medios de prueba que permitan determinar que se ha cometido o intenta cometer actos terroristas.

Reiteramos entonces que en el contexto actual no es ocioso señalar la importancia de avanzar en estos terrenos desde una postura racional y respetuosa de los mecanismos y estructuras propias de cada uno de los Estados parte, y dentro de los límites del Estado de Derecho.

Sr. Presidente,

El trabajo en los ámbitos regionales, subregionales y en zonas de fronteras hoy tiene mayor prioridad, manifestándose en instancias de interacción en los niveles políticos y técnicos, en la cooperación e intercambios de información entre organismos técnicos especializados, e incluso en la coordinación o articulación de entrenamientos y eventualmente operaciones conjuntas.

Mención especial el esfuerzo mancomunado en el ámbito del Mercosur, Bolivia y Chile, en particular las nuevas instancias creadas por la Reunión de Ministros del Interior del Mercosur, Bolivia y Chile, luego de los atentados del 11 de septiembre, el GTP, Grupo de Trabajo Permanente y el GTE, Grupo de Trabajo Especializado sobre Terrorismo, instancias que habilitan un mecanismo práctico de intercambio de información y de alerta temprana.

Estos espacios de interacción en el ámbito subregional le han impreso un vigor pocas veces visto en cuanto a la voluntad política y disposición de trabajo entre los países miembros.

La puesta en marcha del esfuerzo señalado coincide plenamente con el espíritu y la letra de la Resolución aprobada por Vigésima Tercera Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores sobre "Fortalecimiento de la Cooperación Hemisférica para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo", del 21 de septiembre de 2001.

 

Así también merece un párrafo Comando Tripartito en la zona conocida como la Triple Frontera entre la Argentina, Brasil y Paraguay - zona llave de mayor cuidado y seguimiento en el esfuerzo prevencional en materia de contraterrorismo en la subregión -, cuyo funcionamiento orgánico permitió en estos años, un útil intercambio informativo recíproco y la actuación conjunta y combinada dentro de un marco de cooperación sistematizado entre las fuerzas actuantes y de verdadera integración institucional.

Sr. Presidente,

Estamos plenamente satisfechos que se haya avanzado en la decisión de llevar a cabo el ejercicio práctico en materia de políticas respecto del terrorismo, con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos.

Este instrumento debe ser entendido como una oportunidad para avanzar en el terreno concreto de la implementación, explorando medios prácticos para enfrentar con eficacia al terrorismo internacional en sus diversas facetas..

A partir de la relevancia señalada estaremos en condiciones de entrenarnos en el trabajo de conjunto que plantea el CICTE y lograr así una rápida puesta en marcha de acciones concretas en el marco de la agenda de prioridades. La experiencia que en los próximos días adquiriremos será, con toda seguridad, un paso fundamental en la consolidación del CICTE.

Queremos expresar a los representantes de los Estados Parte que es nuestra reiterada intención compartir, a modo de aporte al CICTE, las capacidades estatales y experiencias de la Argentina en la materia puestas al servicio de la prevención del terrorismo internacional.

Sr. Presidente,

A principios del año 2000 el Congreso Nacional de la República Argentina sancionó a ley N" 25.241 conocida como ley del arrepentido", de reducción de penas a quienes colaboran en la investigación de hechos de terrorismo. El artículo 1ª de dicha norma estableció que a los efectos de la misma, "... se considerarán hechos de terrorismo a las acciones delictivas cometidas por integrantes de asociaciones ilícitas u organizaciones constituidas con el fin de causar alarma o temor y que se realicen empleando sustancias explosivas, inflamables, armas o en general elementos de elevado poder ofensivo, siempre que sean idóneos para poner en peligro la vid e integridad de un número indeterminado de personas."

Vale esta mención si recordamos que nuestro suelo y nuestra sociedad han sido víctimas de atentados del terrorismo internacional en dos oportunidades, en 1992 contra la Embajada de Israel, y en 1994 contra el edificio de AMIA. Y es de mencionar que en estos mismos momentos se encuentra en etapa oral el juicio contra los acusados de ser parte de la conexión local que facilitó la concreción del atentado de julio de 1994.

Así también estamos trabajando en adecuación de las medidas legislativas y ejecutivas que resulten necesarias para adoptar en la República Argentina en materia de seguridad interior y temáticas relacionadas, o de otra naturaleza, vinculadas a la Resolución Nª 1.373 del 28 de septiembre de 2001 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, incorporada a nuestro derecho interno mediante decreto del Poder Ejecutivo Nacional..

En este contexto es de interés mencionar la reciente promulgación de la Ley 25.246, del año 2000, contra el lavado de activos financieros, que contemplaba la creación de la Unidad de Información Financiera -a la postre creada por Decreto 1.500 de 2001- como estructura específica para realizar y coordinar las investigaciones sobre este tema, con responsabilidad primaria en la lucha contra el lavado de dinero, ilícito estrechamente ligado al terrorismo internacional. Estos dos instrumentos legales, logran satisfacer la gran demanda internacional en la materia, en la idea de lograrse mayor eficacia mediante la especialización específica investigativa.

 

Así también, con la reciente promulgación de la Ley de Inteligencia Nacional Nª 25.520, se ha rediseñado el Sistema de Inteligencia Nacional, en donde la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, dependiente de la Secretaría de Seguridad Interior del gobierno nacional, tendrá una relevante y reforzada injerencia dentro del sistema en cuanto a la coordinación del esfuerzo nacional de policía como lo señala la Ley de Seguridad Interior Nº 24.059, en todos los asuntos referidos a la inteligencia y seguridad Interior dentro de los cuales la prevención de terrorismo es prioridad.

Hemos otorgado el impulso final para la inmediata puesta en vigor del Convenio para la Represión de los Atentados Terroristas cometidos con Bombas, de 1997 y del Convenio para la Represión de la Financiación del Terrorismo, de 1999.

Sr. Presidente,

La República Argentina ha cumplido en presentar un anteproyecto de Convención Interamericana contra el Terrorismo en el entendimiento de que todo aporte concreto es relevante a la hora de llegar lo más rápidamente posible a un texto apto para su adopción en virtud de la situación presente. Así hemos dado cumplimiento al mandato de la Resolución "Fortalecimiento de la Cooperación Hemisférica para Prevenir, Combatir y Eliminar el Terrorismo, del 21 de septiembre de 2001.

Aprovechamos esta oportunidad para dejar sentado la coherencia y fuerte compromiso de esta Delegación Argentina a lo largo del último semestre del año próximo pasado, expresada en las diversas posiciones, propuestas y participación en los grupos de trabajo del CICTE, a cargo de la Representación Argentina ante la OEA.

La labor reciente e inmediata del CICTE ha sido y es continuar con el desarrollo de la crucial etapa de reflexión y análisis de la nueva manera de implementación de nuevos mecanismos y medidas. A la vez su responsabilidad es avanzar con firmeza en la puesta en práctica de las acciones ya acordadas.

Finalmente, expresamos nuestra satisfacción en lo que respecta al texto del documento de Conclusiones y Recomendaciones, el cual refleja las preocupaciones, orientaciones generales y específicas, y caminos concretos necesarios para darle vigor a la tarea futura e inmediata del CICTE. Será responsabilidad individual y de conjunto de los Estados Parte el lograr que a partir de ello, el continente continúe decididamente al frente de la lucha contra el terrorismo internacional de modo tal de preservar la paz y la seguridad de nuestros habitantes.


ir a edición actual
regresar a la página anterior