Soberanía, Secesión y energía.

Mientras altos mandos del Ejercito analizan con preocupación la posibilidad de afrontar una extrema penuria energética en los próximos meses de frío, como consecuencia de la crisis gasifera, ya se habla de una limitada hipótesis de tensión -por parte de las fuerzas chilenas- tendientes a restablecer la situación. Si se tiene en cuenta la participación de capital y administración de Chile en Edesur y Edenor la especie no deja de ser preocupante.


LOS HECHOS

Camuzzi Gas del Sur comenzó a restringir la provisión de gas a las provincias patagónicas por la deuda que mantiene la Nación con la empresa.
Entonces, si bien casi todo el gas argentino se extrae de la Patagonia, la región ahora puede quedarse sin gas. La isla de Tierra del Fuego, un enorme reservorio de gas, anoche vivía una crítica situación y hasta corría peligro de quedar a oscuras mientras se preparaban recursos de amparo para frenar el cese de la provisión.

Por la falta de pago de los subsidios adeudados por la Nación, la empresa Camuzzi Gas del Sur no pudo cancelar deudas a Repsol YPF y esta última redujo la oferta de gas de 2,2 millones de m3 por día a 550.000.
Camuzzi procedió al corte de suministro a los grandes usuarios, pudiéndose extender los cortes a los usuarios residenciales y comerciales.
Desde la administración provincial rionegrina se confirmó asimismo que ya comenzaron los cortes sobre las empresas jugueras de la región y las usinas eléctricas de Jacobacci y El Bolsón.

"De no contar con el suministro adecuado de gas, las empresas estarían en condiciones de perder millones de pesos, ya que se corta la cadena de producción de concentrado y con ello se paralizan las ventas al exterior", aseguró un alto ejecutivo de la Cámara juguera (Cinex).
Ni hablar del corte de la cadena de frío si se deben apagar los refrigeradores.
Todos los gobernadores han intimado al ministro del Interior, Jorge Matzkin, para "reclamarle una urgente definición".
Hoy varios gobernadores visitarán al Jefe de Gabinete, Alberto Atanasof, para "analizar alternativas de solución al conflicto".
Desde Economía, se afirmó que se iniciaron "urgentes contactos y gestiones ante la Nación para que se cumpla con lo establecido en la normativa aprobada por el Congreso de la Nación".

De todos modos, era previsible el conflicto Repsol YPF / Camuzzi, y que no se lo impidiese demuestra otro error en la gestión del secretario de Energía, Alieto Guadagni.

Existe un incumplimiento del Gobierno Nacional en la reglamentación de la Ley del Fondo Fiduciario, que permite mantener la tarifa preferencial en la zona patagónica, más allá de la abultada deuda por el subsidio al gas correspondiente al año 2001.

Hoy para los patagónicos, permanecer dentro del Estado Nacional argentino es un perjuicio evidente, se insiste en la región.

Como consecuencia de las medidas adoptadas por Camuzzi, se debe declarar el estado de emergencia por no existir el caudal de gas necesario, constituyéndose un comité de emergencia integrado por los productores de gas, el Enargas, Trans- portadora Gas del Sur y Camuzzi para determinar el préstamo de fluido necesario por 48 horas para evitar el desabastecimiento de los usuarios residenciales y comerciales.

La deuda que el Estado tiene con Camuzzi se origina por el subsidio a usuarios residenciales de gas natural que debe ser aportado desde el Ministerio de Economía de la Nación a toda la región patagónica.
A la fecha esta deuda asciende a los $ 160 millones y al no ingresar estos fondos, la distribuidora no puede cancelar a su vez deudas con su abastecedora, Repsol YPF.


volver