El Gobierno vasco podrá vetar las operaciones estratégicas del futuro grupo gasista privatizado.

M. Á. Fuentes.


El Gobierno vasco ha iniciado la fase decisiva de la privatización de su sector gasista, que prevé cerrar este año. El socio industrial podrá controlar el 51% del nuevo grupo, pero deberá aceptar un acuerdo para garantizar el mantenimiento del centro de decisiones en Euskadi, y la autorización previa de la Administración para realizar operaciones estratégicas como fusiones o venta de activos.

Más información. Valoración de activos

La privatización de los activos gasistas del Gobierno autonómico –79,5% de Gas de Euskadi, 49% de Donostigas, y 50% de Gasnalsa y de Bilbogas– debería estar cerrada en enero de 2003, cuando entre en vigor la total liberalización del mercado en España. Este plazo podría ampliarse otros tres meses para los trabajos de due diligence (análisis pormenorizado de las cuentas del grupo adquirido por parte del comprador), según Javier Aramburu, responsable del proceso y vicepresidente ejecutivo de Naturcorp
Multiservicios. Esta compañía, controlada al 100% por el público Ente Vasco de la Energía (EVE), agrupa desde principios de año los bienes que van a pasar a manos privadas.

El proceso pretende "hacer más fuerte el actual proyecto energético" de Naturcorp, y no busca aumentar los recursos de la Administración. Por ello, no consistirá en la venta de las participaciones públicas, sino en la entrada de socios privados mediante una o varias ampliaciones de capital. De este modo, los accionistas aportarán fondos para fortalecer el grupo, y la presencia pública se diluirá hasta quedar muy por debajo del 50%.

Reparto accionarial
La operación será diseñada por el banco de negocios suizo UBS Warburg, elegido recientemente como asesor, aunque las autoridades vascas tienen ya algunas ideas muy claras. Así, quieren que el capital se reparta entre el socio industrial –uno o varios–, las entidades financieras, los clientes, los empleados, el grupo EVE y las entidades locales. Por ahora no está prevista la salida a bolsa.

La privatización tendrá un condicionante previo: la futura compañía tendrá su sede y su centro de decisión en el País Vasco. Para "dejar bien atado" este requisito, el Gobierno autonómico exigirá a los accionistas de referencia un acuerdo societario que les obligará a buscar el visto bueno de la Administración vasca antes de realizar operaciones que afecten a los activos del grupo privatizado. "Aunque alguno lo definiría como una golden share, será un acuerdo de socios que fijará ciertas restricciones o condicionantes en cuestiones como fusiones, adquisición de compañías o venta
de activos", señala Aramburu. En esos casos, los socios "tendrán que contar necesariamente" con la autorización del EVE o del representante de las acciones públicas.

El Ejecutivo autonómico está dispuesto a que el socio industrial controle el 51% del capital y dejar el 49% para todos los demás accionistas, siempre que presente un proyecto de futuro para Naturcorp. "Buscamos una compañía que garantice la continuidad del negocio, aporte experiencia, mercados y
recursos, y quiera utilizar Naturcorp como vehículo para entrar en otros mercados y desarrollar nuevos servicios", dice Aramburu.

Si el proyecto industrial no es lo suficientemente ambicioso, el control del futuro grupo se repartiría entre varios socios estratégicos.

Hasta ahora, más de diez grandes empresas energéticas se han interesado por el proceso. Según el vicepresidente de Naturcorp, el Gobierno vasco no tiene ninguna inclinación previa. Sin embargo, asegura que "a unas les va a costar más que a otras llegar a un acuerdo con nosotros".

Según Aramburu, "será más fácil el pacto con algún grupo extranjero energético que no esté presente en el mercado español, quiera penetrar en él y desarrollar nuevos proyectos, y decida hacerlo a través de una empresa privatizada".

Los grupos que operan en España –entre ellos Iberdrola, Endesa, y Repsol– tendrán más problemas para entrar en la privatización, ya que podrían surgir conflictos de intereses con otras participadas, señala el responsable vasco.
-

volver