Desde hoy esta sección lo mantendrá muy entretenido

Conozca a quienes lo informan:
JORGE LANATA

Detrás de su máscara de periodista comprometido con la lucha del pueblo; se esconde un tipo que tiene esa amable tendencia a lucrar con las necesidades ajenas." El Gordo ", tal como lo conocen con cierta tautológica redundancia sus amigos, que ya lo conocen de lejos, saben que el hombre tiene instinto para el gran espectaculo. En verdad, empezó de chico y una enfermedad neurológica parcial y felizmente superada lo incitó a debutar como rudimentario cuentista y -probablemente- en ese debut ya habrá descubierto la base del Actors Studio.
"El publico no quiere encanto ni belleza -sostiene por lo bajo el Gordo, sino buenas actuaciones dramáticas y la información- argumenta con el cinismo de los conocedores- es siempre un apendice de la actuación".
Tal vez por ello no dudo en expulsar de su programa a Marcelo Zlotowiagzda y Adrian Paenza, actores secundarios pero de buena fibra que le hacian trepar el rating y de una forma curiosa, lo hacian despegar hasta de la propia figura de Lanata.
Por ello, el simpatico gordo no vaciló en gastarlos en camara algunas veces. Claro, tenía cintura de buen bebedor, de glucosa alta y del corredor infatigable de las Tullerias nuevas en donde se encuentran cervatillas de todas las razas, a condición, como es lógico, de tener dinero.
Esa segunda convicción, la del dinero como elemento compensatario de la fealdad de un moderno quasimodo triunfante lo lleva a pactar con Alberto Kohan una proteccion especial de 200.000 dolares que le permitió lanzar la revista primigenia de un bulímico de la información.
Cada mes, un sobre color papel madera llegaba hasta la redacción y, con ese óbolo, se pagaban los sueldos de los empleados. Claro que, izquierdismo obliga, una buena parte de esos sueldos se pagaban en negro, con el consentimiento de Lanata. Fue Kohan quien estrechó un puente de plata entre Menem y Lanata, permitiendo que " el Gordo " fuera invitado a la residencia de Anillaco, en una maniobra extremadamente inteligente, como si  el perfil de la moneda cayera siempre de canto para beneficio de los apostadores. Esto no le impidio hablar mal de Menem.
Entre tanto, publicaba en su revista notas solidarias con mujeres golpeadas cuando, en verdad, él mismo había molido a palos a su ex novia Silvina Chediek.
Denunció a la empresa de comunicaciones AT&T, que era su auspiciante, pero en verdad la denuncia fue un arreglo con otra telefónica involucrada en el sistema PCS. Lanata, ante su audiencia, se autoinmolo como un pecador arrepentido pero periodista honesto que no dudaba en denunciar a una empresa que lo apoyaba, aunque mientras  lo  decía , cobraba $ 140.000,00 en efectivo de una competidora de AT&T, como un chico ligeramente acomplejado que reclama caviar en el helado.
Fue Lanata quien realizó el nexo entre el Grupo Clarín y Página 12.
" El Gordo " le presentó a Hector Magnetto a Fernando Socolowickz. Éste le reconoció la comisión por la venta de las acciones de Página, pero Magnetto se hizo el desentendido, con lo cual, Lanata juró justicia infinita y venganza eterna-era un precursor de Bush pero por motivos mas privados- contra el Grupo Clarín. Sin embargo, hace menos de un mes, fue Lanata quien logró cambiar la tapa de la Revista 23, en la que se escrachaba, con una dureza que partía el alma , a las viudas Fortabat y Noble.
Jorge Rendo,  relaciones públicas de Clarín, fue quien se reunió con Lanata y negoció el cambio de las tapas en donde se agredía a doña Ernestina.
Tiene razón o tal vez tenga razón dentro de una cierta ingenuidad, Tomas Abrahan en la última edición de la revista Tres Puntos, cuando expresa : " Lanata es un doble agente que intenta hacer el juego desde la izquierda, pero que tiene como único fin la continuidad del modelo. ¿ Por qué no cuenta cómo lo putearon en el parque Rivadavia cuando intentó darle manija a la diputada Carrió ?...".
La verdad es que el Gordo estuvo a sueldo de Fernando de Santibáñez. Se reunían en el departamento del ex jefe de la SIDE, frente a Plaza San Martín y sin siquiera tomar demasiadas precauciones.
Jamás se metió ni habló de los negociados del banquero ignorante de los problemas de  inteligencia estrategica y que siguió repartiendo jugosos fondos reservados entre los periodistas mas maleablemente amigos.
Ahora la relación es directamente con Carlos Soria, el nuevo productor de las películas de la escudería lanatiana. Y la plata se la llevan directamente a su  austero piso 26 del barrio de Belgrano.
Con lo que recibe no paga las deudas ( ni siquiera a sus ex empleados, ni siquiera los 60.000 dólares que le prestó Paenza para que se fuera a drogar tranquilo a Europa, en un ambiente plácido de despenalización.
De Carlos Ben ( el vocero real de Duhalde ) tampoco habla. Y probablemente nuestro hombre, sabe bien porqué.
¿ Qué viejos negocios habrán hecho cuando Ben manejaba millones en la gobernación ?
Si se desea saber más, no hay mas que consultar a Carlos Heller ( gerente del Credicop ), quien puede informar cuánto lleva gastado para mantener tranquilo " al Gordo... ".
No hay duda de que el hombre es creativo. Y si se trata de utilizar los fondos del estado para exigir el achique del estado que lo mantiene como a una rara pitón de entre casa, mejor aún.
Adiestrar pitones o putas lujosas, cuesta caro. Por ahora Lanata sigue consumiendo esas raras mezclas de helado blanco con caviar.
 
Conozca a quienes lo representan:

Alfredo Bravo

ALFREDO PEDRO BRAVO, nacido el 30 de Abril de 1925, maestro (aunque se hace llamar "profesor"), se define como "socialista", cuando en realidad es miembro del Partido Comunista desde 1971, carnet No.72769. Militó activamente en organizaciones de extrema izquierda, ligadas –según su propia declaración- al terrorismo. Tuvo contactos con el Partido Revolucionario Obrero (fusión del Peronismo Obrero, Movimiento de Izquierda Revolucionario, Militancia y Frente Revolucionario Peronista). En la Comisión Argentina por los Derechos Humanos colaboró con los también comunistas Pimentel, Schmirgeld, Manzanelli, Agosti, Cerro y Casella Piñeiro, y con varios terroristas montoneros: Aragón, Mantra, Vencentini, Bustos Fierro y otros. Por supuesto, nada de esto figura en su currículum "oficial" en Internet.
Durante el gobierno militar que hoy se jacta de haber combatido, y a instancias de un Oficial de Marina de su amistad gestionó y consiguió que se lo nombrara Inspector de Recaudación Previsional. Su esposa también obtuvo dos nombramientos durante ese mismo período. Esto tampoco figura en su currículum oficial.
Pese a su vehemente defensa de la Constitución y la soberanía de la justicia argentina en ella garantizada, viajó a España para declarar ante un juez español que pretende juzgar a argentinos por supuestos delitos cometidos en Argentina. Para Bravo, la Carta Magna se defiende sólo si sirve a sus propósitos.
Hay que reconocerle la constancia: impulsó la liberación de los terroristas de La Tablada, y ahora él y sus colaboradores quieren que se deje en libertad al asesino terrorista Gorriarán Merlo, argumentando que no fue "detenido" en México, sino "secuestrado" durante el gobierno justicialista.
Intenta ganar su banca de senador con la ayuda de los votos obtenidos por el partido del terrorista montonero Dante Gullo (nombre de guerra "Canca"), que también lo presentó como candidato. La justicia hasta ahora no aceptó sus reclamos.
No cesa de justificar el horror de los movimientos guerrilleros de los 70, responsables de más de 21.000 actos terroristas en 10 años. Cientos de muertos: policías, gerentes de empresas, empleados, diplomáticos, profesores, jueces, niños, etc. para quienes, según Bravo, no corresponden los DDHH ni indemnizaciones del estado. Comisarías tomadas, ataques a cuarteles, media provincia ocupada, un avión derribado en Tucumán (con varios gendarmes adentro) ,voladura de barcos, nada escapaba a la furia asesina que el senador "socialista" defiende y justifica. Aquel terrorismo que sufrió la Argentina no es distinto que el espectacular que vimos ocurriendo en las Torres Gemelas, y apoyar a los asesinos de ayer y sus ideólogos –nunca arrepentidos, jamás juzgados- es ponerse del lado del terrorismo.

Hoy pretende dar clase de ética y moral desde su posición en un Congreso corrupto, desprestigiado, siendo él uno de los principales causantes de esa situación.

¿ Podemos esperar un resultado decente ?.


 

volver