PARTIDOCRACIA: POR QUIEN SUENAN LAS CAMPANAS?

por Juan Salinas Bohil

Síntesis de la exposición del miércoles 17 de abril en el Hotel Carlton acerca de:"Reforma Política en Argentina".

 

Hoy vamos a hablar acerca de algo que parece una fantasía; la reforma política. Con todos los problemas urgentes que hay, la reforma parece una cuestión descolgada, pero hace seis meses no lo era. ¿Podrán los políticos alguna vez terminar algo, pero terminarlo bien? Ayudémoslos un poco en esta reforma que es un cuento de nunca acabar. Participemos en política pero no como quieren los políticos sino como queremos nosotros. ¿Por qué? Muy sencillo, ponemos el dinero, somos banca.

Pero hablemos del presente y del futuro. Argentina está repleta de historiadores, de telarañas, analistas que son médicos forenses: hacen autopsias. Eso el pasado, por ahí no hay solución. Hablemos de ahora en más, de la raíz del mal: el sistema político imperante, tratando de no señalar en especial a ningún político ni partido en especial, porque a la hora de mantener el status quo, todos se encuentran unidos.

En Argentina impera un sistema político feudal o de castas, como máquina de hacer pobres: pobres de bolsillo y pobres de mente, pero que enriquece a la dirigencia con fondos del tesoro.

Los políticos dan su vida, se rasgan las vestiduras por los pobres. Se entiende: más pobres significa más "planes sociales" para los pobres; más "viviendas" para los pobres, más "puestos de trabajo" para los pobres; más "créditos" tomados en el exterior para los pobres. Pero qué coincidencia, la cantidad de pobres aumenta en forma proporcional al esfuerzo y la ayuda que consiguen para …los pobres. ¿Y si hicieran menos esfuerzo y dejaran a los pobres en paz?

Si por democracia entendemos ir todos los años a votar obligatoriamente, entonces hay democracia en Argentina, pero una democracia sin justicia, seguridad, instrucción y salud básica: una democracia casi sin …nada. La preocupación de los políticos por la democracia es exagerada, pero por cuál democracia se interesan, ¿por la casi sin nada?

La República es una ficción: existe un solo poder, el del monarca, los otros dos se subordinan a cambio de prebendas de todo tipo, aprobando leyes para esquilmar al pueblo.

El Congreso no existe debido a que los "representantes" del pueblo han delegado su poder en el Ejecutivo. La única y verdadera misión del Parlamento, de acuerdo a la Carta Magna arrancada por los nobles al rey en 1215, es poner límites a la ambición del monarca autorizando sus gastos para después controlarlos, no para aumentarlos. Miremos el Banco de la Provincia de Buenos Aires: quebró tres veces en los últimos diez años. En la última, con el actual Canciller Ruckauf, como ex gobernador y sucesor y delfín de Duhalde, le pasó al pueblo de la provincia –y de la Nación toda- unos mil doscientos millones de dólares entre los cuales figuran préstamos del BID para los "pobres" utilizados por la señora de Duhalde para construir la "Justicia Social" con sus famosas "manzaneras". El matrimonio quebró la Provincia y ahora quebrará al país. Y nadie fue preso.

Los políticos argentinos son como el administrador de un consorcio: todos sabemos que roban pero es imposible echarlos, y mucho menos llevarlos ante la justicia. Así y todo debemos ir a votar obligatoriamente todos los años para elegir al menos malo: ¿al que roba menos?, ¿alguien puede probar eso?

En Argentina los únicos que van presos son "los que roban gallinas" y los miembros de las FF.AA. Ahora los jueces del sistema, POR UNA DECISIÓN DEL PODER POLÍTICO, han encarcelado otra vez a los más altos uniformados del "Proceso" por rapto de bebés, de acuerdo a la responsabilidad mediata que se asegura tenían éstos sobre sus cuadros. Sin embargo el general Balza no fue preso por el crimen del soldado Carrasco, a pesar que evidentemente algo de responsabilidad tenía sobre sus subordinados. Y eso que se borraron evidencias del crimen y que mintió en sede judicial para no incriminarse. La justicia argentina es tan o más corrupta que el poder político, por eso la gente no cree en los jueces. Un taxista me contó una vez si sabía porqué había tanta persecución de los políticos contra los uniformados. Le contesté que no. Me dijo que era porque durante siete años nos los dejaron robar. Buen chiste pero algo exagerado para mi gusto. Dejemos la justicia para otro momento pero pensemos quién elige a los jueces y fiscales.

Reconozcamos que alquilar un arma, drogarse o alcoholizarse y asaltar luego a alguien, tiene al menos alguna descarga de adrenalina ya que el delincuente puede perder la vida en el intento. Robar desde la función pública en Argentina no tiene gracia, no emociona.

Se ha roto el "contrato" que unía a los representantes con sus representados. Por eso "el pueblo" desea que se vayan todos.

Pero si los políticos se jactan de "hacer lo que el pueblo quiere": ¿Por qué no se van? Respuesta: Porque en el sector privado no tendrían las prerrogativas que poseen en el Estado: horario de privilegio, sueldo de privilegio, viáticos de privilegio, trabajo para sus familiares y etcéteras de privilegio, automóviles de privilegio, jubilaciones de privilegio. El colmo de la inequidad es que también tienen… cárceles de privilegio.

Tanto de la Rúa como Duhalde han quebrado económicamente en sus vidas particulares, es decir que no pueden mantener por sí mismos a sus familias pero subsisten gracias al Estado, a nosotros. ¿Por qué alguien que es malo para administrarse a sí mismo va a ser medianamente bueno para administrar bienes ajenos?

Ustedes tienen un mercadito: ¿A qué político le darían el manejo de la caja registradora?

El problema no es lo que cobran como sueldo sino lo "otro". Eso también forma parte del famoso "gasto político".

A propósito del "gasto político". Han aparecido en los últimos tiempos ciertas organizaciones sospechosamente interesadas en reducirlo bajando los sueldos de los políticos o la cantidad de cargos electivos. Digo sospechosamente porque esas organizaciones no pueden ignorar que tal "ahorro" sería como ahorrar en "el alpiste del canario". Confunden a la opinión pública debido a que el gasto político es todo lo que gastan los funcionarios. Es hora que llamemos al gasto público, el malgasto de los funcionarios.

A propósito de las ONG (Organizaciones No Gubernamentales), la mayoría de ellas (por no decir todas, especialmente las de "consumidores", reciben "ayuda" del Estado), son, entonces, OG (Organizaciones Gubernamentales), dignas de desconfianza. ¿O es que alguna presentación de ellas ha podido frenar algún aumento desmedido de las privatizadas de servicios. Eso sí, apenas arribado el matrimonio Duhalde a la Casa Rosada se ofrecieron al mejor estilo fascista para denunciar a los "remarcadores": Dime quién te da el dinero y te diré a quien sirves.

Observemos la maravillosa Ciudad de Buenos Aires, en donde han vaciado su Banco como vaciaron también el Nación o el Provincia (Por eso no los quieren privatizar, porque cumplen una "función social" y ya sabemos como se afanan y afanan los políticos por lo social).

Hablamos de robar y no de otra cosa. ¿Es muy fuerte la palabra robar? Los argentinos tenemos poco apego por la realidad, somos literarios, metafóricos, de ficción, pacatos. Veamos: los guerrilleros eran "jóvenes idealistas"; la izquierda es "progresista" o "defensora de los derechos humanos"; la derecha se dice "centro"; los que escriben boludeces ininteligibles en los diarios son "intelectuales"; los piqueteros son "luchadores sociales", los periodistas "comunicadores" y los medios de prensa "medios"; los policías son "represores"; los papeles pintados "bonos de cancelación; y el robo descarado de los funcionarios, "falta de trasparencia".

Podríamos definir el problema así: 1) los políticos piden un préstamo al exterior para construir un puente sobre el río; 2) no construyen el puente; 3) aumentan los impuestos para pagar el préstamo; 4) como el aumento de los impuestos no alcanza, aprueban un presupuesto con déficit; 5) emiten bonos sin respaldo; 6) se reúnen con los obispos para que éstos intercedan ante el Papa para que éste, a su vez, condene la globalización, al FMI, las multinacionales, al Grupo de los Ocho … Lo cierto es que esa ciudad no tiene río.

Dinero, dinero, dinero. Los políticos quieren dinero para gastar. Antes la culpa era de los Estados Unidos y del FMI porque prestaban, ahora, porque no les prestan, también. Pero el 9 de julio está próximo...

Política es todo. Una decisión política implanta un sistema económico que sobrevalúa, congela o devalúa la moneda; nombra un juez que protege lupanares; un jefe de policía que lo único que hizo en sus últimos veinte años de "trabajo" fue abrir y cerrar las puertas de los coches de la Presidencia; confisca los ahorros de los ciudadanos o promulga un código penal y procesal que favorece a los delincuentes (a "los de abajo" y a "los de arriba").

La reforma política afecta mortalmente la lujosa forma de vida de la clase o casta gobernante, por eso no se realiza, y si no intervenimos, no se realizará jamás. Nos va la vida en ello.

Los políticos están recreando una situación similar a la toma de la Bastilla por el pueblo francés hace más de 200 años: Están adentro del enrejado y custodiado Palacio de Versailles y cuando salen, el pueblo los torea (por ahora). Pero no les importa nada. A qué punto habrán llegado que el intendente de la Capital Federal y los sesenta concejales tienen una causa penal porque hace más de un año y medio que no llaman a elecciones para elecciones en las comunas. ¿Cómo que no llaman a elecciones?¿Por qué? Porque no les interesa, ¿no es ése un buen motivo para un político?

La política estadounidense para con Argentina no se entiende. Favorece a Europa porque la dirigencia que ejerce cargos electivos en nuestro país es socialista internacional (pro española o pro francesa) o socialista sanmartiniana (igual que la bolivariana pero sin Chávez –por el momento-). En vez de enviarnos a tantas misiones de paz, los norteamericanos debieran enseñarnos a interpretar a Jefferson.

La economía consiste en no gastar más de lo que se gana: igual gasto es empate, menor gasto es ahorro, mayor gasto es, a la larga, quiebra. De qué ciencia nos hablan. Lo único que sirve es el ahorro y la posterior inversión productiva.

Con estos políticos es impensable cualquier cambio para bien. Duhalde ganó tiempo con la Mesa de Diálogo, el "juicio político" a la Corte Suprema y la "prisión" de Cavallo. ¿Cavallo preso? Si fueron socios económica y políticamente en la provincia de Buenos Aires. Va al fracaso y todos los sabemos. El equipo que venga inventará algo como distracción.

El sistema electoral argentino está pensado para ser ejercido obligatoriamente por infradotados y manejado por vivos. De manera que llamar a elecciones con este sistema es perder tiempo. Sólo servirá para que los vivos vivan de los tontos (somos unos 34 ó 35 millones -los tontos-).

Para que haya voto voluntario y libre inscripción de partidos no es necesario modificar la Constitución.

Los electores NO ELIGEN CANDIDATOS, ELIGEN PARTIDOS, pero no lo saben.

Es imposible la opción del sistema de tachas por LA GRAN CANTIDAD DE ANALFABETOS INSCRIPTOS EN EL PADRÓN ELECTORAL.

¿Sabían que la ley 23.759 del año 90 autoriza a los ciudadanos extranjeros de países limítrofes radicados en el país y que trabajen en relación de dependencia, a gozar de 4 días de licencia para emitir su voto en caso de elecciones en su país. ¿No es maravilloso?

La justicia electoral está impedida de penar a quien no concurre a votar. La justificación de la no-emisión del voto es una gran farsa, por todos conocida y por nadie recurrida (¡Un juez por ahí, por favor!).

Todo se ha liberalizado: la economía, las costumbres, los horarios. Los políticos quieren liberalizar hasta los ovarios de las mujeres con la "maternidad responsable". ¿Por qué el voto sigue siendo obligatorio?

Fíjense que liberales estamos últimamente en las elecciones internas de los partidos. Las internas se han convertido en "abiertas". Eso significa que casi cualquiera que no esté afiliado a ese partido puede votar por el candidato que le plazca para que se presente a un cargo electivo. ES COMO SI A LA ASAMBLEA DEL CONSORCIO VINIESE A VOTAR UN INQUILINO O PROPIETARIO QUE VIVE EN EL EDIFICIO DE LA ESQUINA. Se quiere aumentar la "participación" a toda costa. Así prevalecen los "independientes", que dejan de ser "independientes" cuando van a un redil que no es el suyo. Y no vayan a creer que a los "independientes" no se les paga por ir votar o no se los lleva en micro, taxi o lo que sea. Bueno, sí, hay algunos que no saben cómo es la cosa, deben ser los que votaron a Clemente o San Martín para darles un susto a los políticos. ¡Qué se le va a hacer!

Si será importante el voto para mantener el sistema que los políticos han decidido que no enviar a los hijos a la escuela no tiene pena y no ir a votar sí.

Antes de ser candidato hay que ser funcionario, obvio. ¿Les digo el porqué?

Se necesitan por lo menos 200.000 pesos para armar un partido y pagar las 4.000 firmas que exige la justicia electoral. A eso hay que sumarle el pago a los punteros por la obtención de las firmas, el alquiler de un par de locales partidarios y otros gastos. Medio millón de pesos no es mucho dinero si se tiene en cuenta que, de ser electo, hay cuatro años para amortizar la inversión y obtener ganancias. Otra posibilidad es falsificar las firmas que exige la justicia electoral.

¿Por qué el legislador trata al presidente de mesa de un acto electoral ausente como el peor de los delincuentes? La graduación de la pena (seis meses a dos años en suspenso) no guarda relación en cuanto a su equidad con otras conductas disvaliosas: Disparo de arma de fuego sin herir, rapto de menor impúber, allanamiento ilegal de domicilio, hurto simple, apología del crimen, omisión de persecución y represión de delincuentes. Evasión, certificado médico falso, etc.

Créalo o no: la corrupción política es legal en Argentina. Acerca de los llamados "ñoquis" (agentes que por decenas o centenares de miles cobran sin ir a trabajar) un abogado defensor manifestó: "Todos los partidos necesitan mantener la continuidad de las militancias de base, porque de ellas salen las campañas y los votos, y precisamente por ello, es que existen los "ñoquis" tan cuestionados por los que no actúan en política y tan codiciados y disputados por los que la ejercitan"…."Si los concejales, diputados o senadores se fueran de la función pública abandonando a sus seguidores, perderían de un día para el otro, sus estructuras, que es el fruto de años de trabajo y de dinero invertidos al solo efecto de obtener un cargo político. Por ello, todos los políticos mantienen sus estructuras a capa y espada para poder continuar en la actividad política y volver a postularse para cargos partidarios o de la función pública en la primera oportunidad" (Juzgado de Sentencia letra P, secretaría N° 17).

Una persona honesta no puede participar en política sin que antes se modifique el sistema político. Si se mezcla veneno con alimento, siempre ganará, por contaminación, el veneno.

PROPUESTAS:

  • Drástica y definitiva baja del gasto público.
  • Censo del personal de las administraciones nacional, provinciales y municipales, en donde se detalle como mínimo: datos personales, dependencia, fecha de ingreso, antigüedad y remuneración.
  • Eliminación de todos los regímenes especiales de jubilación.
  • El voto voluntario y uninominal.
  • La libre inscripción de partidos políticos.
  • Obligatoria publicación de las medidas a tomar por el partido que llegue al poder (no de vaguedades).
  • El juicio por jurados.
  • Fiscales elegidos por el voto popular.
  • La inmediata remoción de todos los legisladores nacionales por irrepresentativos.
Para contactar al autor: gentexlagente@yahoo.com.ar

regresar