Para Italia, la Argentina es una suerte de Canada latino, no son casuales entonces las escaramuzas parlamentarias que transcribimos a continuación y que determinaron el apoyo económico del gobierno de Berlusconi a la dificil situación nacional.


ENTRETELONES DEL NUEVO ACUERDO CON ITALIA.


La Camara de Diputados de Italia aprobó la discusion de la mocion presentada por el diputado Sigfried Brugger y otros, en donde se pide apoyar las politicas de desarrollo nacional para la Argentina, incluyendo controles de capital y monetarios, y una conferencia internacional para reformar el sistema monetario y financiero siguiendo el modelo de Bretton Woods de 1944.

La mocion fue elaborada por Paolo Raimondi, el dirigente del movimiento de LaRouche en Italia y el economista Nino Galloni, y fue presentada primero por el senador Oskar Peterlini, seguido por su colega Brugger en la Camara de Diputados. La mocion obtuvo 100 firmas en ambas Camaras.

El pasado 23 de septiembre, la mocion fue presentada por Brugger y, mas detalladamente por Giorgio Benvenuto, ex presidente de la Comision de Finanzas del Parlamento y actualmente vocero economico del bloque de oposicion de centro-izquierda. Benvenuto repaso el texto de la mocion, enfatizando que la razon de fondo de la crisis argentina es la "desindustrializacion progresiva'' impuesta por las politicas dictadas por el FMI. La corrupcion, la fuga de capitales, las privatizaciones, -señaló- pero la causa primera fueron los "errores de las instituciones internacionales''. Benvenuto señalo al FMI como la principal institucion responsable e hizo un llamado a que el gobierno italiano adopte una politica de apoyo a Argentina, incluyendo una moratoria a su deuda y una solicitud a la Union Europea para que respalde tambien esta politica.

Benvenuto concluyo enfatizando que para poder evitar crisis futuras, el gobierno debera trabajar para "convocar una conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno, y se le da gran importancia al ejemplo de 1944 cuando se convoco la conferencia de Bretton Woods, para discutir), un nuevo sistema internacional''.

Despues de Benvenuto hablo el subsecretario de relaciones Exteriores Mario Baccini en representacion del gobierno. Baccini dio una lista tanto de las acciones del gobierno como de las suyas propias desde que irrumpio la crisis en Argentina, en apoyo a esa nacion y a su pueblo, que hasta la fecha se han orientado a las pequeñas empresas y al sistema de salud, dando creditos para la compra de medicinas. Entre otras cosas, dijo que Italia esta lista a renegociar y perdonar una parte de las deudas argentinas con Italia, si el gobierno de Argentina hace la solicitud formal ante el Club de Paris. Italia ya volvio a incluir a Argentina en la categoria de paises "elegibles para credito'', señaló Baccini.

Anuncio también una visita a Uruguay la proxima semana y destaco que fue uno de los primeros en reconocer que la crisis de Argentina no era local, aislada, sino que era mas bien una crisis de "toda el area geografica''.

Baccini dijo despues que en una reunion reciente en Washington con instituciones internacionales (incluyendo al FMI), explico que la "politica siempre tiene que estar por encima'' de la economia en el quehacer politico una frase que apuntaba a robustecer la política por encima de los criterios ultraliberales. En conclusion, Baccini dijo, que "en muchos aspectos, el gobierno no tiene ninguna objecion'' al contenido de la mocion de Brugger que contiene "valores que nos son comunes'' y propuso que se reformulara el texto para que tanto el gobierno como la oposicion pudieran votar unidos y "solicitarle al gobierno que actue''.

La decision del gobierno de Berlusconi ya venía madurando desde hace varios meses, en los que circulaba un proyecto de ley que apoyaba un nuevo acuerdo de cooperacion italo-argentino,con creditos destinados a la pequeña y mediana empresa que curiosamente la Cancilleria argentina no había publicitado demasiado.

Los creditos van desde importes sumamente modestos 25.000 dolares hasta 1millon y medio y estan destinados a actividades que impliquen la inserción de personal capacitado. Algunos de ellos apuntan a la dislocación de empresas que propongan lineas de producción ecológicas y otras a favorecer el turismo interno hacia el enorme territorio argentino.El borrador del proyecto se encontraba en Fedcamaras pero curiosamente ni el equipo económico ni la cancillería le habían dado demasiada importancia al asunto.

La decisión del gobierno italiano,con el apoyo movilizador del grupo de La Rouge,un think tank que con el nombre Nueva Solidaridad lleva varios años trabajando tanto en Europa como en algunos paises de America Latina, es el primer triunfo de un gobierno mediocre que no ha logrado en casi ocho meses de gestion escapar a su fatalismo transicional y a una cierta endeblez inoperante que lo semeja especularmente a los ultimos dias del gobierno radical del doctor Alfonsin. La contraprestación del acuerdo no será a fondos perdidos porque implica reposicionar ventajosamente a las empresas italianas que ya operan en la Argentina. Es probable que sufra los embates de dos sectores contrapuestos pero en este caso coincidentes, los liberales

rigidamente ortodoxos que lo ubicaran paradojicamente en el rango de los compromisos internacionales que debilitan las cuentas publicas -un razonamiento irreal para un país que debe 150.000 millones de dolares- y el de ese funcionariado siempre proclive a cajonear las operaciones concretas mientras no rindan un inequivoco redito economico a sus propios bolsillos.

regresar