Elecciones en Brasil
ENTRE LA IZQUIERDA ANTIGLOBALIZADORA Y LOS INDUSTRIALES DESARROLLISTAS.

A dónde irán los millones de votos contra el globalismo


Las elecciones de Brasil celebradas el 6 de octubre se convirtieron en la mayor demostración mundial de repudio de la población al insano globalismo. Con un padrón electoral de 115 millones, comparecieron a las urnas 95 millones de brasileños de los cuales solo 20 millones apoyaron la candidatura oficialistas de José Serra, rechazo la continuad de las actuales políticas de gobierno que durante los ocho años de sus dos mandato ejecutó el presidente Fernando Enrique Cardoso. A pesar de que ninguno de los contendientes a la Presidencia conquisto el numero de votos para elegirse en el primer turno, el futuro de Brasil como nación estará determinado por el gobierno que consiga cristalizar en hechos el sentimiento de revuelta generalizado.

El favorito en la elección presidencial fue Luiz Inacio Lula de Silva del Partido dos Trabalhadores (PT) con 47% de los votos válidos, seguido del gobiernista José Serra con 23%, seguido de otros dos candidatos de oposición, el ex-gobernador de Río de Janeiro, Antony Garotinho con 16% y el exgobernador de Ceara, Ciro Gomes con 12%.

Existen otros hechos significativos que comprueban la falta total de credibilidad de la política globalista del gobierno. Por ejemplo de los 12 estados que eligieron a su gobernador en la primera vuelta, 7 son figuras opositoras a la política vigente, dos del PT y cinco mas de otros partidos.

Un hecho más revelador fue la elección del Dr. Eneas Carneiro del Partido de la Reedificación del Orden Nacional (PRONA) a Diputado Federal por Sao Paulo, el mayor colegio electoral del país con 25 millones de electores y donde se produce la mitad del PIB. Eneas fue electo por mas de un millón y medio de votos, la votación más alta de un diputado en la historia electoral del país. Su votación debido al sistema de voto proporcional le permitió elegir consigo cinco diputados mas, lo que transforma su elección en una fracción parlamentar que le otorga prerrogativas importantes en la vida parlamentaria nacional. Como parte de la misma ola de indignación, la Dra. Havanir Nemitz, principal colaboradora del Dr. Eneas y actual concejal municipal de São Paulo, logro ser la mas votada candidata a diputada estatal por ese estado.

Sin recursos financieros importantes, el Dr. Eneas realizó una campaña en torno de ideas muy firmes para reformular el sistema financiero internacional coincidente en los parámetros propuestos por el precandidato a la presidencia de los Estados Unidos, Lyndon LaRouche. La relación de afinidad entre Eneas Carneiro y LaRouche, quedo consagrada en junio pasado durante su visita a Brasil en compañía de su esposa Helga Zepp LaRouche, ocasión en la cual la Cámara Municipal de Sao Paulo le otorgó el titulo de ciudadano paulista por una iniciativa de la Dra. Havanir.

Resistencia nacional

La aplastante repudio al globalismo, que se expreso masivamente en las urnas, no solo entre la población mas pobre y sin esperanza de futuro, sino también entre las elites más representativas de poder nacional. Así, lo que salta a la vista es un repudio general a la humillación de la dignidad nacional perpetrada desde 1990 con la elección de Fernando Collor de Mello y continuada en los dos mandatos de Fernando Henrique Cardoso. Lo que las elites perciben es que Brasil perdió todo el ímpetu de su grandeza como potencia agrícola e industrial, quedando de rodillas y a merced del tiránico libre mercado. Como dice un dicho popular "de Fernando en Fernando el país se fue fregando".

Indicativo de esta situación fueron los comentarios del diputado, Delfin Netto el primero de octubre al periódico Monitor Mercantil, sobre la inminente victoria electoral de Lula. El ex-ministro de Hacienda, expreso que "(n)o hay porque temer las consecuencias de una nueva política que de prioridad al crecimiento y al empleo en lugar de la servidumbre a lo que se imagina ser el deseo de los agentes del mercado. El nuevo gobierno tendrá poca libertad, pero suficiente para generar más desarrollo y menos "mercadísimo".

Mas claramente el embajador Rubens Ricupero, Secretario General de la UNCTAD en su articulo sindicado publicado en Folha de Sao Paulo el 29 de septiembre, afirma que país deberá retornar a la "Era Vargas", explícitamente repudiada por el presidente FHC. "No siempre la adversidad externa es invencible. –dice el embajador- Un ejemplo fue la llamada era Vargas, iniciada (y en parte motivada) por la crisis de 1929 y la Gran Depresión. El país tuvo que suspender el pago de la deuda y vivió el estrechamiento de las opciones, exprimido entre el estalinismo y el fascismo. No obstante muy temprano salió de la recesión, impulso la industrialización, construyo Volta Redonda. Hubo realizaciones admirables, el BNDES, (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social) la Petrobras, la compañía Siderúrgica Nacional que hoy dejamos melancólicamente pasar a manos extranjeras. De todo el legado de la era Vargas, tal vez lo mas valioso haya sido el ejemplo de algunos brasileños de la época capaces de reaccionar y vencer un clima externo inhóspito".

Del dicho al hecho...

Que Luis Inacio Lula da Silva pueda concretar este deseo esta por verse. Lula, que le toco concentrar electoralmente este sentimiento nacional, es una personalidad muy amorfa que tiende a acomodarse a las presiones, lo que le valió siempre ser el líder de un partido que es un mosaico de diferentes facciones en toda una gama ideológica de izquierda. Así, al mismo tiempo que fue fundador del Foro de Sao Paulo conjuntamente con el Partido Comunista Cubano en 1989, 1993 acepto ser, por invitación expresa del presidente Fernando Henrique Cardoso, miembro del Dialogo Interamericano, fundado como un brazo de la Comisión Trilateral para el Hemisferio Occidental. Mas recientemente el PT en alianza con el Partido Socialista Francés y las redes de la familia anglo-francesa Goldsmith, fue fundador del Forum Social Mundial de Porto Alegre, supuestamente la oposición mundial al gobalismo. También es cierto, por otro lado, que el PT alberga sectores genuinamente nacionales, que vinieron a ser reforzados al final de la campana por el apoyo de importantes sectores industriales y políticos.

La victoria de Lula en la Segunda vuelta de la elección presidencial, como se puede esperar, va a desatar un choque interno intenso e inmediato dentro de la propia estructura del PT y sus aliados. Como fue expresado por el líder del Movimiento dos Trablahadores Sem Terra (MST) Joao Pedro Stedile en una entrevista concedida al periódico Folha de Sao Paulo el pasado 16 de septiembre. "Lula esta haciendo un discurso dentro del ropaje de una campaña electoral. Evidentemente que no es un discurso de defensa de un programa de izquierda o de los necesarios cambios radicales que nuestra sociedad precisa. Es un discurso de centro. Como dije antes lo mas importante no es el discurso. Lo mas importante son las fuerzas sociales que se aglutinan en torno de este o aquel candidato. Toda nuestra militancia social tanto del MST como de los demás movimientos de vía campesina estamos comprometidos en la campaña de Lula". Es claro en las entrelíneas de los que dice Stedile, que una vez consagrado el triunfo electoral de Lula, se podrán en marcha, en lo que toca a los lideres radicales la propuesta del teórico del Foro Social Mundial, Antonio Negri, de usar las "multitudes" del movimiento antigliobalizador para destruir lo que resta del edificio del estado nacional soberano.

Como lo dijo el sociólogo Helio Jaguaribe al periódico el Clarín en Argentina el 1 de octubre, "el impacto internacional de la victoria de Lula, tendrá un único antecedente en América Latina el del chileno Salvador Allende", precisamente victimado por las facciones mas radicales formalmente aliadas a el. Con base en esto se mueven febrilmente grupos de la oligarquía internacional como el que se expresan claramente en torno de Constantine Menges del grupo utópico en el poder en Washington, que quieren convertir la victoria de Lula en el pretexto para incluir a América del Sur en el "eje del mal" y blanco de la agenda anti-terrorista del enloquecido gobierno Bush.

Sin duda los resultados de la elección en Brasil configuran una nueva geometría que tendrá grandes repercusiones el sistema financiero internacional y en el la política del gobierno del presidente George Bush hacia el hemisferio. Por eso el Washington Post en su edición del 7 de octubre comento con temor "una reacción antiglobalizadora recorre Brasil". Cualquiera que sea el ganador enfrentara una situación internacional explosiva con la crisis sistémica del sistema financiero, y los intentos del gobierno del presidente George Bush de erigirse en la nueva ley imperial.

Independientemente de las elecciones, el pavor en los mercados financieros se debe a las explosiones financieras que vienen ocurriendo permanentemente en Brasil y que han llevado a las grandes fluctuaciones cambiantes del Real contra el Dólar. Es indicativo de este cuadro el comentario del Financial Times reproducido en Folha de Sao Paulo (fecha) en el sentido de que si el acuerdo de 30 mil millones de dólares con el FMI no produce los resultados esperados, "no solo destruirá la frágil economía de Brasil sino también la propia razón de ser del FMI".

Y es claro que el cuadro de colapso económico no se produjo por el proceso electoral como quiere maniqueamente ser presentado. De ahí que la crisis que se agudizara aun mas antes de terminar el ano y con el gobierno de Cardoso, requiera de acciones radicales para frenar la salida de capitales. Si la sangría continua tratando de mantener la tasa fluctuante de cambio, le país para final de ano estará igual que Argentina a final del ano pasado. Como el embajador Rubens Ricupero, Secretario General de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) comento en nota reproducida por la Gazeta Mercantil del 9 de octubre, "el actual gobierno tiene que asumir la responsabilidad por la situación, que es resultado de políticas que siguió, con apuestas que no se mostraron correctas. El actual gobierno debe tomar medidas preventivas contra turbulencias que pueden continuar afectando la economía brasileña aun después de la elección del nuevo presidente en la Segunda vuelta".

El desafío

La elección en realidad esta catalizando una situación nueva aun no claramente definida. El futuro del país, su grandeza o destrucción, dependerá de la capacidad de las fuerzas patriotas brasileñas de poder constituir un núcleo de poder capaz de salvar un barco a la deriva. Para esto es fundamental escapar a la falsa disyuntiva que la oligarquía presenta entre la llamada globalización financiera por un lado y por otro las hordas jacobinas por ella misma gestadas en el Foro Social Mundial de Porto Alegre. El desafío es que surja la conciencia del papel de Brasil como nación líder de América del Sur capaz de ofrecer una alternativa económica vinculada a la integración física del continente, capaz de generar la esperanza y la riqueza necesaria para cumplir con el mandato de un orden basado en el bien común.

regresar