Acerca de la política de la NASA, la opinión de los contadores, los científicos que leen a Isaac Asimov y la guerra que inevitablemente ya llegó. Enigmas de luna llena para el largo sueño americano y el inexistente sueño argentino.
En bref : cartas persas entre nuestro colaborador, Abel Fernandez y la visión cartográfia y cósmica de un argentino en la NASA.

GEOPOLITICA Y JUNG


Queridos amigos :

Se ha producido un hecho terrible, ciertamente lamentable, que llama a la reflexión inmediata sobre una cadena de eventos que se vienen sucediendo de manera alarmante.
Como ya saben, el transbordador Columbia se desintegro durante su descenso, y sus siete ocupantes murieron.
Hasta ahí el resumen más breve. Con la noticia aun caliente, quiero ofrecerles un par de reflexiones.

1. La interpretación técnica de los hechos

Desde hace varios años, primero durante la presidencia de Clinton y la administración Goldin, la NASA inicio un proceso de ahorros forzados por un congreso americano que tiene un desprecio olímpico por la investigación científica y tecnológica. Esto es de esperar, ya que los políticos americanos carecen de toda formación científica.

Como dato difícil de creer fuera de este país, las ciencias no se enseñan en la escuela secundaria, son materias optativas en muchos estados.
Como muestra de esta política mezquina, Goldin llego a comprar componentes criticas de misiones trascendentes en Home Depot, mundialmente conocido por sus bajos precios y habitual desprecio por la calidad.
El resultado fue la perdida de multimillonarias misiones a Marte.

En un caso el contratista usaba unidades de medida llamadas "inglesas" (aclaro que los ingleses usan el sistema métrico decimal desde hace décadas) mientras que la NASA usaba unidades métricas. El resultado, por todos conocidos, fue la perdida de equipos por mas de 150 millones de dólares, y un retraso de mas de cinco años en el programa espacial.
Como parte de esta misma política, se suspendió el diseño de nuevos transbordadores. Los actuales tienen varias fallas reconocidas por todos:

- La protección térmica, critica durante las et apas de puesta en órbita y descenso, se basa en unas plaquetas, aquí conocidas como "tiles" (tejas o azulejos), que suelen desprenderse con facilidad.

- El peso de la nave, diseñada hace cuatro décadas, no está optimizado.

Empleando materiales actuales, hoy se podría construir un transbordador con menos de la mitad del peso del Columbia. Un modulo más liviano seria lógicamente mucho más fácil de frenar, lo cual reduciría sustancialmente el tiempo de descenso y el calentamiento resultante.

- Los transbordadores americanos carecen de sistema de eyección, cosa que tienen los homólogos rusos y chinos. Es cierto que estos últimos solo pueden llevar dos astronautas, pero lo hacen a un costo ínfimo y son mas seguros.

Como prueba de esto, digamos que el modulo de rescate de la estación Alfa es un Soyuz ruso.

- Los trajes de los astronautas no incluían ni la adecuada protección Térmica, ni un sistema de eyección, ni paracaídas para emergencias. Me imagino que estos aditamentos agregarían un costo prohibido por las nuevas regulaciones de la NASA.

Según revelaron a pocos minutos de ocurrida la tragedia, la NASA ya sabia que un numero sustancial de plaquetas protectoras SE HABIA DESPRENDIDO DEL COLUMBIA DURANTE LA PUESTA EN ORBITA.

Obviamente, la solución lógica consistía en usar el modulo Soyuz de rescate disponible para traer dos astronautas, y luego enviar mas módulos para ir rescatando el resto de la tripulación. Como ya vimos, se opto por la salida mas cómoda, y ahora los Estados Unidos viven una conmoción parecida a las del Challenger y el 11/9.

En días recientes, el nuevo administrador de la NASA acaba de cancelar los fondos destinados a la prospección de asteroides con órbitas que cruzan la terrestre (el programa NEO = Near Earth Objects). Eran unos pocos millones y el programa ya había dado frutos impresionantes, detectando objetos realmente peligrosos.

Como pueden ver, la ceguera de los políticos, acompañada por la ortodoxia de los contadores, suele tener consecuencias catastróficas. Cosa que los argentinos ya conocemos en carne propia.

2. Otra visión de los hechos

En lo que sigue me voy a limitar estrictamente a relatar ciertos hechos que, presentados en conjunto, no dejan de llamar la atención:

a. El miércoles pasado, el cardenal Sodano, una suerte de primer ministro vaticano, al referirse a la locura guerrera de George W. Bush, dijo que "en pocos días mas tendremos una señal muy concreta contra la guerra".
Esto dio lugar a todo tipo de interpretaciones, entre otras una muy interesante, relacionada con las famosas visiones de Juan Pablo II.

Todos recordaran su famosa visión sobre la caída del muro de Berlín que, tal vez por la misma acción de este Papa tan especial, finalmente ocurrió, contrariando todos los pronósticos de futurólogos y geopoliticologos.

b. En la Columbia iba un personaje por demás interesante, el coronel de la Fuerza Aérea Israelí ILAN RAMON, el primer astronauta israelí. Vale la pena observar que este coronel fue seleccionado por su impresionante prontuario, que incluye EL BOMBARDEO DEL REACTOR NUCLEAR DE BAGDAD hace una década.

c. La explosión del transbordador se produjo cuando este se encontraba sobre una pequeña ciudad de 50 mil habitantes (ver mapa) llamada, curiosamente, PALESTINE.

d. La catástrofe se produjo sobre el estado de TEXAS, cuna y hogar del ya nombrado George W. Todos los restos del Columbia se han esparcido sobre este estado.

Todo esto llama la atención del observador más escéptico. Si descartamos un acto terrorista, como ya lo esta haciendo el gobierno americano, surgen serios interrogantes.
Será posible que exista un Ser Superior que este al tanto de todo? En tal caso, tal vez estemos presenciando una señal de que Dios (llamémoslo así hasta encontrar un nombre mas adecuado) no quiere esta guerra diseñada por la soberbia de un demente, rodeado de fundamentalistas delirantes y magnates ávidos de petróleo.

En fin, como científico, no puedo descartar la primera descripción. Pero como observador curioso, tampoco puedo descartar la segunda hipótesis.

Un abrazo grande, Felix

Palimpsesto desde la Argentina

Estimado Félix:

Bajé tu mensaje sobre la caída del Columbia, que - como algunos otros tuyos - logró impactarme. Es el Félix que recuerdo, capaz de producir sobre la marcha reflexiones agudas y provocativas en dos planos diferentes. Y veo que todos estos años en Miami no te han alejado tanto de la ciencia-ficción.

Lo tuyo me desafía a enviarte dos breves comentarios, también en los dos planos que tocás.

1. La interpretación contable:

Es muy cierto que en los últimos años la NASA asumió una política de restricción de gastos (el lema era/es "smaller, cheaper, faster" para las misiones no tripuladas) y es probable que esto haya incidido en medidas de seguridad insuficientes.
Pero ... esa economía ha sido superficial y - en términos relativos - insignificante por dos motivos fundamentales:

- porque se han aferrado - aunque hablan mucho de promover la participación privada en la exploración y comercialización del espacio - al monopolio estatal en los desarrollos importantes. Monopolio estatal que implica, claro, muy jugosos contratos para las grandes corporaciones (como las llaman ellos, los "fat cats").

- porque todo el programa espacial yanqui, del cual el trasbordador es el más claro ejemplo, está basado en una filosofía opuesta a la de Home Depot: son desarrollos específicos, inmensamente complejos, sofisticados ... y caros. Prácticamente no utilizan en sus diseños piezas standard, "off the shelf". Y por eso mismo, son casi imposibles de corregir, reparar o mejorar sin verse forzados a rediseñar desde cero. Como contador, me veo obligado a decirte que el problema es que tienen malos contadores.

2. La interpretación teológica:

Tu lista de coincidencias - que Jung llamaría sincronicidades significativas - es impresionante. Y te falta una: el único otro miembro de la tripulación, además del israelí, que no había nacido en los Estados Unidos era una mujer de la India, la nación en cuyo territorio combaten musulmanes e hindúes desde hace seis siglos, y que hoy se enfrenta a la nación fundada como específicamente islámica - Pakistán - con armas atómicas.

Personalmente, estoy dispuesto a aceptar que el mismo análisis de probabilidades que indica la existencia de un Ser superior hace improbable que esas coincidencias sean casuales. La real cuestión es: Qué es lo que Él estaría tratando de decirnos? Desaprueba específicamente esta guerra, entre todas las que se han hecho en los últimos seis mil años en esa misma región? (Después de todo, allí se inventó la guerra como institución, y a un promedio estimado de una cada año y medio, debe haber habido ya unas cuatro mil).

Igual, no es absurdo que Él esté contra esta guerra en particular. Puede ser que, aunque sea por razones estéticas, le disgusten los fundamentalismos texanos y sauditas, e Irak es el único estado laico importante que queda en la zona. Por otro lado, el culto a Saddam entra en una fuerte tradición del Medio Oriente, con sus reyes divinizados.

Pero el mensaje seguiría sin estar claro; la caída del Columbia no impedirá la guerra; y si Él quiere impedirla, debe tener mecanismos más eficaces. Puede ser entonces que el sentido sea simplemente subrayar que los siete astronautas han dado su vida por una causa más digna - o estéticamente más armoniosa - que en el viejo deporte humano de la guerra.

Pero uno es como es, y mi viejo pragmatismo que vos recordás me dice que la lección a tomar en cuenta es una que justamente los musulmanes enseñaban hace muchos siglos a tus antepasados y a los míos al norte de Al-Andalus, y que se conserva en los viejos versos

VINIERON LOS SARRACENOS
Y NOS MOLIERON A PALOS
QUE DIOS AYUDA A LOS MALOS
CUANDO SON MÁS QUE LOS BUENOS

Que la paz sea contigo.

Abel Fernandez.

regresar