LA PANOPLIA ANTITERRORISTA ENCUENTRA SU CUERPO LEGAL.

Impulsan una ley antiterrorista que permite a las Fuerzas Armadas hacer seguridad interna.

Diferentes comisiones del Senado de la Nación estudian un proyecto de ley "Antiterrorista". Se aprobaría el espionaje interno y la participación de la Fuerzas Armadas en tareas policiales y de inteligencia. El proyecto es del secretario de la SIDE, Miguel Angel Toma, y el ministro del Interior, Jorge Matzkin. El mismo cierra tambien una arcaica discusión relativa a la separación y fragmentación de funciones entre los sistemas de seguridad y defensa que encontraron su basamento en la Argentina postprocesista de 1983.

Tambien es un intento de recomponer la relación con los Estados Unidos, gravemente comprometida a partir de la gestión de Santibañez, quién privilegió claros intereses lobystas y de terceriarización de las funciones de inteligencia, para efectuar una clara operación de insider trading en beneficio propio y de sus amigos.

La nueva ley propuesta implica un retroceso de las alternativas garantistas en la comunidad de inteligencia y el intercambio de información de forma mas adecuada a los tiempos que corren.

Con los objetivos de evitar y alejar las probabilidades de un tercer atentado terrorista en la Argentina, y atentos a las preocupaciones del gobierno del presidente estadounidense George W. Bush para que se intensifiquen, aún más, los controles de éste lado de la Triple Frontera; el secretario de la SIDE, Miguel Angel Toma, junto al ministro del Interior, Jorge Matzkin, impulsan una ley antiterrorista que legaliza el espionaje interno y autoriza a las Fuerzas Armadas a realizar tareas de inteligencia y cumplir un rol policial.

El proyecto de ley, que ya se encuentra en el Senado, fue firmado por el presidente del bloque justicialista, Miguel Pichetto, el pasado 11 de septiembre de 2002 -a un año del atentado a las Torres Gemelas-. Desde el tres de marzo pasado el proyecto que llevaría la bendición de la embajada de los Estados Unidos en el país, es analizado por las comisiones de Seguridad Interior, de Defensa Nacional, de Asuntos Penales y Regímenes Carcelarios, de Derechos y Garantías, de Relaciones Exteriores y Culto, de Presupuesto y Hacienda, y la de Fiscalización de los Órganos de Seguridad e Inteligencia.

Fuentes del Ministerio de In terior aseguraron a Misiones On Line que el proyecto de ley que tiene el visto bueno de Toma, se funda "en la actual situación mundial, además tenemos que evitar otro atentado". Por otra parte, un senador del bloque justicialista allegado al subsecretario de Inteligencia y ex intendente de localidad bonaerense de Guernica, Oscar Rodríguez, explicó a este medio que "estamos poniendo todos los esfuerzos para que el proyecto salga adelante". El senador, quien pidió que su nombre no sea difundido, aclaró que el proyecto "no forma parte de las internas, no tiene nada que ver con la política o un cambio de gobierno, es por la guerra".

En el primer artículo del proyecto de ley "Antiterrorista", explica que la misma "tiene por objeto dotar a las autoridades de herramientas y facultades de carácter excepcional, para ser aplicadas en la lucha contra el terrorismo".

Bajo el paraguas, en sus primeros artículos, de una extensa definición de los términos: "terrorismo internacional" y "terrorismo doméstico", los impulsores del proyecto pretenden la eliminación de uno de los artículos de la ley 25.520 (de Inteligencia Nacional) en el cual se establecía que los miembros del Sistema de Inteligencia Nacional (SIN) no podían realizar tareas policiales ni de investigación criminal al menos que exista una orden emanada de una autoridad judicial en una causa concreta.

En caso de aprobarse el proyecto de ley que se impulsa Matzkin, tanto los agentes de la SIDE como los integrantes de las Fuerzas Armadas podrán emprender la "lucha contra el terrorismo o contra el crimen organizado vinculado al terrorismo".

El concepto de "terrorismo doméstico" descripto en el artículo número tres da pie para cualquier tipo de interpretación, incluso las que se podrían utilizar para reprimir a cualquier protesta social. "Entiéndase por terrorismo doméstico a aquel cuyas actividades se concreten dentro del territorio nacional y que carece de dirección exterior, ya sea que se lleven adelante por grupos , individuos o por el mismo Estado, y cuyo fin es el uso ilegal y premeditado de la fuerza", para lograr "objetivos políticos, sociales, religiosos, económicos, culturales, financieros, o de cualquier otra índole".

Otros de los puntos interesantes se encuentra en el artículo quinto, en donde se autoriza a las Fuerzas de Seguridad y a las Fuerzas Armadas, integradas en el Sistema de Inteligencia Nacional, a compartir información sobre "de inteligencia consistente en las capacidades, intenciones o actividades de gobiernos extranjeros, elementos nacionales o extranjeros, organizaciones nacionales o extranjeras, personas nacionales o extranjeras ligadas al terrorismo; espionaje, sabotaje, y/o cualquier otra actividad del crimen organizado relacionado al terrorismo y/o a su modus operandi".

Además, con la aprobación del proyecto de ley "Antiterrorismo" se exceptúa al SIN "de la prohibición establecida en el punto 2, del artículo 4ª de la Ley Nro. 25.520 -de Inteligencia Nacional-", que estab lecía la prohibición de "producir inteligencia o almacenar datos sobre personas por el solo hecho de su raza... opinión política, o de adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, etcétera...".

La inviolabilidad de las comunicaciones telefónicas es otro de los puntos a modificar en las actuales leyes, pero todo a favor de la lucha que se pretende librar contra el terrorismo "internacional" o "doméstico". Los miembros del SIN podrán "secretamente o en forma reservada, buscar, observar, examinar, tomar fotografías, grabar, copiar documentos, descargar o transmitir archivos de computación, escuchar, y realizar toda otra acción relacionada con la naturaleza específica de cada comunicación".

En el artículo trece "el Poder Ejecutivo Nacional contará, en el caso de emergencias de carácter terrorista que involucren el uso de armas nucleares, químicas, biológicas o cualquier otra arma de destrucción masiva que pueda crearse en el futuro, con la inmediata asistencia técnic a de las Fuerzas Armadas", "asimismo, el Poder Ejecutivo Nacional deberá convocar dicha asistencia técnica, en forma inmediata, con el objeto de lograr un accionar preventivo contra dichas armas y su utilización, el que será llevado adelante en sus propias instalaciones".

Los "informantes" se encontrarán totalmente protegidos por el nuevo proyecto que pronto saldría al mercado de lo "antiterrorista". Sus identidades estarán plenamente favorecidas y se impedirá que sean llamados a declarar en cualquier causa judicial. El personal de las Fuerzas Armadas también podrá participar como "agente encubierto".

La Triple Frontera

Como no podía ser de otra manera para los tiempos que corren, la "conflictiva" región de la "Triple Frontera" también forma parte de los fundamentos del proyecto de ley impulsado desde el SIDE y el Ministerio del Interior.

Más allá de una simple mención dentro de los fundamentos, en el artículo siete se aclara en forma general que "la protección de las fronteras deberá también incluir personal especialmente capacitado en cuestiones de terrorismo, con jerarquía suficiente para llevar adelante su función, y que serán asimilados a la dotación habitual, y/o destinados a lugares específicos donde se crea o se sospeche razonablemente que el flagelo del terrorismo puede afectar la seguridad del país de manera especial, pudiendo dicho personal especializado, solicitar el apoyo logístico de cualquiera de las fuerzas de seguridad y/o de las fuerzas armadas, o de la Secretaría de Inteligencia, con el objeto de cumplir acabadamente sus funciones".

En resumidas cuentas el séptimo artículo, de lo que podría llegar a ser casi un mandamiento, significaría que con el objeto de dar "apoyo logístico" los efectivos que integran el regimiento de Infantería de Monte "Coronel Pagola" podrían desplegarse por el puente Internacional Tancredo Neves, y de ésa manera constituirse como una nueva fuente de atractivo turístico y además de contribuir con la lucha contra el terrorismo.


Número de Proyecto :2239/02
Tipo de Proyecto : PROYECTO DE LEY
Senado de la Nación
Secretaría Parlamentaria
Dirección Publicaciones

regresar