DERECHAS:ENTRE MENEM Y EL RADICALISMO GATOPARDESCO.

por Rosendo Fraga


PANORAMA POLÍTICO AL 21.04.03.

1. A pocos días de las elecciones, Menem sigue siendo el único que tiene asegurado estar en la segunda vuelta.
Los sondeos han comenzado a aceptar que está primero, lo que en realidad venía sucediendo desde octubre del año pasado. El ex-presidente es la primera minoría dentro del PJ y en el electorado en general, siendo además quien gana la elección en el segmento más popular. Pero no tiene ninguna posibilidad de ganar en la primera vuelta, ni tiene asegurada una diferencia relevante en la primera vuelta, que haga irreversible su triunfo en la segunda. Es así como ésta sigue siendo una instancia peligrosa para él. El crecimiento de López Murhpy en los últimos días, sin bien puede restarle votos de centro-derecha en la primera vuelta, también le puede permitir polarizar a su favor el voto justicialista en esta instancia, ante la posibilidad de que la segunda no sea entre dos justicialistas, sino entre uno de ellos y el candidato del MFR.

2. Pero quien competirá con Menem sigue siendo un tema no resuelto del todo.
A seis días de las elecciones, Kirchner y Carrió han disminuido sus posibilidades de competir en la segunda vuelta, mientras que Rodríguez Saá mantiene relativamente estable su electorado superando al gobernador de Santa Cruz y López Murhpy crece polarizando a su favor el voto no justicialista. Su candidatura, además de reunir el voto no justicialista, superando ampliamente a Carrió y Moreau, ha tenido un giro ideológico importante en los últimos días. Meses atrás, era un candidato de "centro-derecha" que aspiraba crear un nuevo partido de esta orientación,

pero ahora se ha transformado en un candidato de centro, que representa el voto de los sectores de clase media y que reúne el apoyo de intelectuales prestigiosos que están lejos del conservadorismo, como Marcos Aguinis, Santiago Kovaldoff y Juan José Sebrelli entre otros. En cuanto al apoyo de Lavagna a Kirchner, no ha servido para mejorar sus posibilidades hasta ahora.

3. El electorado parece encaminarse así hacia cierta polarizacíón relativa.Menem tiene posibilidades de reunir a su favor el voto justicialista, frente al desafío que implica la posibilidad del triunfo de una figura como López Murhpy. Para el mismo Duhalde, Menem es el "mal menor" frente al candidato del MFR, dado que con él no hay posibilidad de pactar, como sí la hay con el ex-presidente. El crecimiento de López Murhpy puede hacer que gobernadores, intendentes y sindicalistas se vuelquen más por Menem que por otros candidatos del PJ, por la sola razón de que es quien tiene más posibilidades de competir en la segunda vuelta. A su vez el voto no justicialista y el antimenemismo van percibiendo que la alternativa más eficaz para enfrentar a Menem es el voto por López Murhpy. Una polarización relativa entre ambos en la primera vuelta puede superar el 50% de los votos, pero no llegar a sumar entre el 70 y el 80% como históricamente sucedió en la Argentina con los dos candidatos más votados.

4. El afianzamiento de Menem y el crecimiento de López Murhpy confirman que el electorado está girando más hacia la derecha que hacia la izquierda. Ello se hacía evidente desde hacía meses, pero lo paradójico es que este giro electoral se da justo en el momento que el gobierno erróneamente cree que un giro hacia la izquierda en política exterior, cambiando el voto respecto a Cuba en la UN puede beneficiar al candidato oficialista (Kirchner). Los dos candidatos de centro-izquierda -el gobernador de Santa Cruz y Carrió- son los que más han retrocedido en los últimos días y los dos de centro-derecha -Menem y López Murhpy- quienes hoy parecen tener más posibilidades. Ello evidencia por un lado la notoria incapacidad política de la izquierda argentina, pero por otro que la sociedad argentina al momento de votar está pensando más en la gobernabilidad futura que en los anuncios de corto plazo.

5. Si bien la transparencia del proceso electoral no está asegurada, lo más probable es que el presidente electo el 18 de mayo asuma el 25 de ese mes.

La afirmación del juez electoral de La Plata de que en esa fecha no se podrá resolver el escrutinio definitivo en la decisiva provincia de Buenos Aires que es el 38% del padrón electoral nacional, reabre las dudas sobre la falta de transparencia electoral. El problema no es el fraude propiamente dicho, sino que sin una adecuada fiscalización, un candidato puede terminar perdiendo entre el 1 y el 3% de los votos en el recuento de urna -esta es la razón por la cual López Murhpy le ha dado prioridad a contar con fiscales en todas las urnas-, y que un escrutinio muy parejo genere denuncias judiciales sobre irregularidades que se prolonguen en el tiempo. Que esto suceda en un distrito chico puede no alterar el resultado nacional, pero si ocurriera en la provincia de Buenos Aires, podría no saberse el resultado hasta que ello se resuelva. Este riesgo ha reaparecido en la medida que una posible opción Menem-López Murhpy en la segunda vuelta deja a Duhalde fuera del poder y a su futura influencia política en riesgo.

6. En conclusión:

a) A seis días de las elecciones, Menem sigue siendo quien más tiene asegurado estar en la segunda vuelta.

b) Si bien quien competirá con él sigue siendo incierto, López Murhpy es el candidato que más ha incrementado sus posibilidades.

c) De mantenerse la tendencia actual, el 27 de abril podría darse una polarización relativa entre Menem y López Murhpy, quien se ha convertido en un candidato de centro-derecha.

d) El afianzamiento de Menem y el crecimiento de López Murhpy confirman que la sociedad argentina gira más hacia la derecha que la izquierda.

e) El riesgo de no-transparencia electoral sigue planteado, sobre todo en la decisiva provincia de Buenos Aires, aunque lo más probable que el Presidente electo pueda asumir el 25 de mayo.

regresar