ELUCUBRACIONES AMERICANAS.

En medios norteamericanos no parece quedar muy en claro porque Mr. Kirchner habría necesitado tomar contacto con las autoridades americanas através de un banco, en ese caso el de Santa Cruz. Aparentemente el hombre no tiene ningun problema de acceso a las autoridades americanas por el simple trámite de la cancillería, cosa que no ocurre con Menem y la actual cancilleria argentina, que le es esencialmente hostil.

Con respecto al grupo de palomas dentro del area americana se podría decir que en el Departamento de Estado todos son "palomas" en materia de Derechos Humanos, al respecto se menciona las recientes declaraciones de Powell, de las que posteriormente tuvo que retractarse, relativas al negativo accionar de la CIA en Chile, a lo que considero a prima facie como "un error".

En todo caso, no parece muy probable que lo que la gente de Kirchner ofrezca tenga la menor importancia para el gobierno americano. El gobierno de Bush es altamente hostil a cualquier tipo de "internacionalización de la justicia", y siempre que Powell flirteó con cosas así fue desautorizado casi de inmediato. Lo que esto quiere decir es que al gobierno de Bush (y al Congreso controlado en ambas cámaras por poco progresistas republicanos) no lo conmueve que Kirchner derogue las leyes de obediencia debida o aumente la "lista negra" de los eventuales represores argentinos o sudamericanos.

La única variable (en caso de que Kirchner hiciera esas cosas) sería en qué medida el departamento de Justicia (bajo el poco progresista Ascroft) permitiría que jueces en Florida o Nueva York, a pedido de abogados de desaparecidos, emitan pedidos de extradición. Puede suceder y puede no suceder:

algunas fuentes indican que son mas realistas las posibilidades negativas en ese sentido, y mucho menos a gran escala. Demasiado problema para un gobierno que tiene problemas suficientes y que no responden a ningún grupo de interés el que le importe juzgar a la gente del proceso argentino de 1976.

Todo lo contrario, con la guerra contra el terrorismo y lugares como Guantánamo, no parece que Washington DC esté fascinado por juicios de derechos humanos. El Departamento de Estado, o gente dentro del Departamento de Estado, puede favorecer tal cosa (Powell después de todo atacó hace poco a Rumsfeld por Guantánamo), pero no se puede olvidar que bajo la administracion de Bush el Departamento de Estado, despues de Bagdad, tiende a perder.

En realidad, el Departamento de Estado se ha convertido en las Naciones Unidas realmente existentes: todas las regiones tienen sus nichos sectoriales (como los árabes con el buró del Near East), y un foro donde presentar sus quejas.

Con respecto a lo de Cuba parece ser casi irrelevante en un pais cuyas prioridades pentagonianas se encuentran en Cuba, Haiti, Venezuela y Colombia pero desde un punto de vista militar y de operaciones sicologicas especiales y ya se visualiza a la Argentina como un ex aliado actualmente devaluado y poco confiable. Uno de los muchos elefantes blancos de los expertos en relaciones internacionales argentinos es la idea de que Estados Unidos está críticamente preocupado por qué voto toma la Argentina en la Comisión de Derechos Humanos. No es que no le importa, pero le importa muy poco.Y al respecto no se deja de recordar la visita de Duhalde,a poco de asumir cuando sugirió que podía alinearse contra Cuba. La respuesta norteamericana fue displicente.Le presentaron al amigable John Taylor del Departamento del Tesoro y nada mas.

Después Duhalde apeló al antinorteamericanismo argentino y no votó en contra de Cuba, pero nadie importante en Estados Unidos, en verdad se conmovió demasiado. Lo cierto es que lo único en la "agenda" de Kirchner que podría interesar en Washington es abolir la SIDE. El motivo de que Washington objetaría a la SIDE por ser "el cerebro de la represión" no parece mas que un exceso algo tropical y propio del cambio climático que provoca el recalentamiento de la tierra.

Lo que a los norteamericano no les gusta de la SIDE o de la SI es que no solo no sirve para la lucha contra el terrorismo sino que no es claro en qué medida no ha tenido gente comprometida, por razones informativas del pasado, con las redes del Hezbollah con base en Paraguay. Hasta ese punto, eliminarla y crear una agencia más util para la CIA o la DIA ( parece que la fragmentación del gobierno norteamericano ha llegado al punto en que cada Departamento tiene su agencia de inteligencia propia: la CIA lo es de Estado y la DIA de Defensa), podría ser un objetivo coincidente con algunos sectores del progresismo argentino.

En resumen, Kirchner o alguien de su entorno parecetener la noción bastante absurda de que se esta en los setenta y en verdad el actual Departamento de Estado poco tiene que ver con el de Patricia Derian y el general Powell es simplemente un oportunista, que está intentando definirse como centroizquierdista para lo que, se visualiza como no improbable: una candidatura en el 2004 que aprovecharía el hecho de que el Partido Demócrata carece de liderazgo y que Powell es siempre funcionalmenmte bueno contra la Pandilla Salvaje de Rumsfeld-Cheney.

La verdad es que lo que la Argentina haga o no haga en derechos humanos a lo sumo merecerá una oración en algún discurso ante un público universitario pero no se traducirá significativamente en nada . En ese sentido, las maniobras de los kichneristas pueden remedar a ese viaje donde De la Rúa pidió perdón por el hecho que la Argentina dio asilo a nazis después de la guerra. En Estados Unidos dijeron muy bien, incluyendo un editorial del New York Times, y siguieron su ruta.

Es solo el vetusto delirio de algunos argentinos (el ALCA es el opio del FLACSO) lo que permitió considerar que tal cosa tendría repercusiones en una relación bilateral que se ha vuelto mucho mas neutralista que en el pasado.

 

regresar