¿QUE HARA KIRCHNER CON LA CENA DE CAMARADERIA DE LAS FUERZAS ARMADAS ?

Actualización política

Primer mes: frenos, falencias, dudas y rectificaciones
Cuando todavía no se ha cumplido el mes completo de ejercicio del gobierno y apenas ha comenzado la etapa de la cosecha del primer impulso - violento, desordenado, agresivo, desafiante - de la presidencia del doctor Néstor Kirchner, su eventual acumulación de poder y los efectos de su estrategia para obtenerlo parecen haber comenzado a registrar leves y crecientes fisuras, filtraciones por debajo de la linea de flotación que obligan a una redoblada atención acerca de los rumbos que eventualmente pueda seguir.

Los militares suelen teorizar acerca de la profundidad de una ofensiva terrestre, indicando que el limite lo establece la distancia entre la primera linea de combate y el punto de partida o fuentes de abastecimiento:
la logística indica, en consecuencia, que una ofensiva excesivamente extendida, demasiado profunda o con objetivos abrumadores inmediatos, suele resentirse por el efecto de la distancia y de los recursos que deben implementarse para mantener la operatividad eficaz del avance de la primera linea.

En el caso de que eso no se mida con exactitud y precisión, el alejamiento de las bases puede determinar un desastre operativo y la ofensiva puede convertirse en una defensa desesperada próxima a la derrota.

Buena parte de estas consideraciones la escuchó el doctor Néstor Kirchner, el jueves de la semana que viene de concluir, cuando tras intentar una revisión de la escasa cosecha política y de poder tras dos semanas de intensa cuan violenta siembra acompañada del descubrimiento de gestos y rostros inusitados de su compromiso o propósito político - tan próximo, hasta la identificación, con sectores del progresismo dicho "setentista" o, en la jerga habitual, los sectores residuales del montonerismo y el
erpismo - verificó escuálidos resultados generando en su ánimo una actitud calificada por quienes dialogaron con él, entre "derrotista", por un lado, o como "inquietantemente desaprensiva" para definir pasos futuros.

Uno de los consejos - originado no de sus mejores estrategas que han impulsado buena parte de algunos de los desaguisados de su ofensiva inicial - le señaló la necesidad de diversificar la ofensiva sin abrir nuevos frentes de ataque sin antes haber agotado al menos alguno de los objetivos.

Su reacción calificada como "desaprensiva" habrìa quedado plasmada en su discurso en el Monumento a la Bandera el viernes, al día siguiente de las observaciones antes consignadas, al descartar la posibilidad de que siga abriendo nuevos frentes o sea, decidiendo, por el contrario, impulsar su acción a través del consejo que, desde una vereda opuesta y nitidamente emanada de un cuadro vinculado a la subversión de los años '70, consiste en multiplicar la ofensiva: "Como pensaba el 'Che', vos deberías intensificar el combate cuando te dan por cansado y disparar hasta el último cartucho cuando creen que estás agotado" (sic, a bordo de un vuelo internacional).

Lo cierto es que, consejos más o consejos menos, consejos de ela derecha o de la izquierda, los observadores muy próximos al doctor Néstor Kirchner parecen haber comenzado a observar, con descontable preocupación, que aparecen frenos en el impulso de sus primeras dos semanas; que la cosecha no es la que pensaban lograr originariamente; que hay severas falencias en las expectativas y no un plan orgánico; que esto genera dudas no solo en el propio núcleo constituido por el doctor Néstor Kirchner y media docena de íntimos allegados sino que se extiende hacia abajo en una suerte de
desordenada estructura incapaz de cosechar algunos pocos beneficios que sobrenadan en la ofensiva sin rumbo fijo desatada desde el 25 de Mayo y que, finalmente, quedan por delante expectativas dudosas de rectificaciones, pero algunas no queda micho tiempo para implementarlas si, conforme con esos analistas, se pretende estabilizar una cuota menor pero importante de poder otencialmente disponible.

Por eso, en la cuarta semana de la gestión que pretendía establecer una extensa cobertura de conquistas y haber instalado una bisagra capaz de cambiar el curso de la carencia de poder con la que se inició el gobierno el 25 de Mayo, con apenas el 2,5 por ciento de votos, se variará el esquema de conducta necesariamente hacia una valoración puntual de los temas y un ajuste antes que la cosecha esperada.

Congreso, economía, poder
Si bien durante los primeros dìas hubo la sensación de que el Congreso estaba dispuesto a prestar su máxima colaboración - pese a su devaluación en cuanto a representatividad, habida cuenta de los resultados electorales del 27 de Abril y su conformación real, que data de un escenario y una fecha tan
remoto como diciembre de 2001 - lo que se ponía en evidencia, aparentemente, por ejemplo, a través de la reunificación del bloque peronista, asegurado por el reingreso, sin reparos, de la bancada que respondía al ex presidente de la Nación, doctor Carlos Saúl Menem -, ha sido justamente en este ámbito
donde el propio presidente Néstor Kirchner ha debido registrar el primer retroceso sensible, seguido de una rectificación y confinado a una momentánea - sin certeza de duración - detención de la gestión.

La Cámara de Diputados le dijo "no" al paquete impositivo y, especificamente, a las reformas pensadas por el ministro de Economía, doctor Roberto Lavagna, al monotributo a fin de producir un incremento impositivo disimulado, algo que ya el doctor Josè Luis Machinea experimentó, en febrero de 2000 como una de las más nefastas alternativas de gestión económica.

La respuesta fue una acelerada reacción presidencial rectificando el rumbo y aseverando que no había estado en "intenciones" provocar un aumento de las cuotas de los monotributistas y que no gozaban tales iniciativas de su respaldo completo.

Qué haya experimentado el titular de Economía, doctor Roberto Lavagna tras esta rectificación del rumbo presidencial apoyada en una rectificación sobre su propia linea de acción es algo que no trascendió, al menos en lo inmediato, ni permitió visualizar siquiera un gesto de aprobación o
desaprobación.

El ministro parecía, al finalizar la cuarta semana de gestión del presidente de la Nación, preocupado por otros dos temas inmediatos que, de hecho, alcanzan de lleno a la propia investidura presidencial:

a) la ausencia de cualquier contacto oficial con los medios empresarios - que él trató de subsanar girando hacia lo que, en boca del veterano y experimentado político, ya fallecido, Emilio Hardoy, podría haberse descripto como "el chiquitaje" - subrayado en el caso del doctor Néstor Kirchner por su contradictoria, sistemática y constante vinculación con sectores corporativos como las madres, abuelas y demás deudos de subversivos desaparecidos en combate, agentes del cegetismo y sus variantes disidentes, piqueteros del más variado matiz, jefes y segundas lineas de los veteranos aparatos subversivos (en encuentros nocturnos), etcétera; actitud est que confronta con los tratos silentes y casi cotidianos, por el contrario, del ministro de Infraestructura, arquitecto Julio De Vido, encargado de un ambicioso y frondoso plan de obras públicas que no ha cesado de crecer ni en contactos ni en proyectos, sustancialmente en lo que hace a la construcción de caminos sobre planes cuyo signo dominante parece atravesar la intención crematística y convirtiéndose de este modo, en el hombre con mayor acceso a lo que bien podría denominarse como la administración de la "caja" de resonancia empresaria.

b) La continuada falencia de un plan económico que permita un diálogo certero y eficiente con el sector externo, todavía sin información precisa acerca de cuales serán las lineas y senderos a seguir por el nuevo gobierno, treinta dìas después de asumir, algo que el arribo del presidente del Fondo Monetario Internacional, señor Horst Köhler, actualiza de una manera dramática ya que es un instrumento acerca del cual girarán los diálogos que el importante hombre de la economía mundial mantendrá con los más diversos sectores de la actividad politica, social y económica del país.
El ministro de Economía, doctor Roberto Lavagna juega con algunos datos a su favor en el trato con el Congreso, especialmente con la Cámara de Diputados conforme con una anécdota que relata que en la comisión de finanzas y en la de presupuesto, tanto como en la más exigida de Finanzas, salvo la presencia del doctor Rodolfo Frigeri hay pocos o ningún legislador que maneje con cierta precisión los temas técnicos.

Esto habrìa generado una situación extrema que habrìa obligado a radicales y peronistas, en esta semana que ahora concluye, a convocar en auxilio, de manera primero silente pero luego más desembozada, a los senadores Raúl Baglini - Mendoza, UCR - y Oscar Lamberto - Santa Fe, peronista -, que pasan por expertos en esos temas, ante la inexistencia de quien pudiera desentrañar algunos nomencladores técnicos en los proyectos que tenían a su consideración.

Si el Senado cuanta con dos hombres que manejan fluidamente esos temas, en Diputados es notoria la ausencia de técnicos y deben decidir, en consecuencia, a partir de definiciones polìticas genéricas y programáticas, puntos por los cuales el doctor Roberto Lavagna puede desempeñarse con solvencia y descontar que no habrá objeciones especificas o técnicas a sus exposiciones.

Parece un dato adicional significativo que en los medios legislativos hayan comenzado a levantarse voces y advertencias acerca de la preocupación que genera el insistente pedido de fueros especiales o facultades extraordinarias como enel caso del PAMI. que se detallará más abajo - y que, en todos los casos reviven los fueros especiales votados a Fernando de la Rúa y Domingo Felipe Cavallo y que condujeron a la severa crisis de fines de 2001.

Al respecto las crecientes resistencias generan una escena de tensa relación entre el Ejecutivo y el Parlamento todavía no desgranada en circunstancias y hechos específicos pero sí puntualizada en una multitud de anécdotas que juegan a modo de advertencia y que podrìan comenzar a desencadenarse en el mismo comienzo de la semana que ahora se inicia, aún antes de cumplirse cronológicamente el primer mes de gestión.

La carrera contra el tiempo que viene desenvolviendo el nuevo presidente de la Nación parece justamente centrarse, entre otros datos, en la configuración y debilidad del Congreso y su estructura técnicamente caduca conforme con los resultados electorales del 27 de Abril y supone, en paralelo, una arriesgada jugada entorno del poder.

El esquema que manejaría en estos dìas el presidente de la Nación, estaría orientado a lograr un masivo apoyo en el Congreso a fin de que tal apoyo potencie, a su turno, una inclinación en la balanza electoral
suficientemente dinámica como para conferirle una presencia legislativa sustancialmente màs importante de la que ahora puede lograr con apenas media docena de legisladores literalmente propios, sobre 256 diputados, en abierta dependencia del duhaldismo y el menemismo y con dificultades para contrarrestar esta subordinación mediante alianzas - después de todo, no menos subordinantes - con el alfonsinismo, otros sectores radicales, la izquierda en sus laterales del ARI o los escasos legisladores de extracción
marxista.

El punto es tan crítico visto desde las alturas de la casa de Gobierno, que la idea de obtener una base electoral propia y, en consecuencia, una representación legislativa más significativa, viene condicionando de manera aguda la idea de lograr un plan de muy corto plazo con el Fondo Monetario Internacional, dejando librado a una instancia postelectoral la consolidación del acuerdo reclamado por ese alto organismo de las finanzas mundiales para un lapso no menor de cuatro años (todo el gobierno de Néstor
Kirchner si se cumpliera en esos terminos).

Por que el tema que pasa por estos entresijos, simplemente, consiste en alcanzar el poder que hasta ahora no ha podido lograr - ni ejercer, salvo la exhibiciones de algunas medidas que solo requieren de capacidad administrativa y limitadas en todos los casos, a las atribuciones presidenciales - desde que asumió el gobierno.

Sin oposición real a la vista en una desmadejada inopia o anomia política, sin embargo, en la presidencia de la Nación corren severos escozores cuando se repasa el programa de acción del señor Köhler y descubren no menos de media docena de entrevistas con jefes de diversas fracciones polìticas ajenas al gobierno, a fin de saber si hay, en el Argentina, un soporte político real para los planes que el Fondo Monetario Internacional deberá avalar como base para un acuerdo.

La ausencia del plan pasa a segundo plano en la atención de los hombres cercanos al presidente cuando ponen énfasis en difundir el cronograma de entrevistas del señor Köhler y subrayan un encuentro el lunes y una comida el martes, diversas entrevistas con algunos empresarios y economistas pero omiten detalladamente, los encuentros con los políticos.

PAMI, cegetismo y dinero
Pero, además, tras estas primeras tres semanas de gestión, el presidente exhibió una segunda zona de vulnerabilidad en sus intentos de ofensiva a fondo respecto del PAMI, poniendo en evidencia la ausencia de un programa y de alternativas ante eventuales fracasos en sus intentos de invasión del área de los jubilados.

El cegetismo frenó la ofensiva destinada a llegar a la conducción vía una intervención de hecho y decidida "manus militaris" del mayor organismo de salud del país - y quizá la caja más frondosa y poderosa para munificencias crematísticas polìticas - plantando un desafío ambiguo pero, de todos modos, lacerante para los intentos del kirchnerismo:

a) por un lado el sector que encabeza el mercantil Orlando Cavalieri planteó, sin muchos rodeos, su disponibilidad para seguir los intereses oficiales, con la condición de que se dispusiera una reorganización total del sistema, enviando a los jubilados a sus obras sociales - sindicales, naturalmente - de origen y suprimiendo, de hecho, las actuales prestaciones contratadas y el funcionamiento orgánico del PAMI ya que, de este modo, conforme con las estadísticas que manejan y serían ciertas, de los 2.500.000 jubilados reales que reciben servicios del PAMI, no menos de una tercera parte proceden del área del comercio - 800.000 jubilados - con lo cual la OSECAC - obra social de comercio que regentea el señor Cavalieri - "puntos" mediante - se vería incrementada en cerca del 50 por ciento desde sus actuales 1.700.000 miembros.

b) La reacción acelerada de Rodolfo Daer, secretario general de la cegeté - disintiendo con el aprovechamiento mercantil de Cavalieri - dispuesto a quitar representación a los dos delegados cegetistas ante el PAMI - los más objetados, los que habían desconocido el poder de los funcionarios
designados por el doctor Néstor Kirchner - y designar a otros dos en su reemplazo, parece haber constituido un formal desafío al kirchnerismo, removiendo obstáculos y colocando el intento de intervención en una zona de riesgo político máximo.

Es indudable que los declamados 3.100.000 beneficiarios del PAMI - realmente 2.500.000 una vez deducida la inflación correspondiente a la capita en exceso abonada a los prestatarios del sistema - para un presupuesto de 2.700 millones de pesos, supone una erogación mensual de 90 pesos por cada uno de los 3.100.000 afiliados que figuran, algo que excede en más de 31 por ciento el nivel de costos calculado por cualquier ente de salud privado y en más de 250 por ciento la calculada por las obras sociales sindicales de la más baja prestación.

Esto mismo plantea si es necesario la persistencia en un aparato de salud que solo se ejerce a través de los contratos que descentralizan las prestaciones, un punto que habrìa estado preocupando al ministro de salud doctor Ginés González García ya que, en una revisión que se efectuaba en el cegetismo, se verificaba que más del 80 por ciento de aquellas potenciales empresas prestatarias que mantienen contacto con el área ministerial de salud, están excluidas de dichos contratos, por lo cual habrìa la intención de incorporarlos mediante una adecuada intervención del organismo, sustituyendo a los actuales prestatarios.

Y, en este punto, se encontraría, adicionalmente, una amplia gama de laboratorios que se encargan de dotar al mercado de medicamentos genéricos, un área con la que el ministro mantiene excelente, ágil y lubricada relación y ha constituido la base sustantiva de su política sanitaria en el curso del último año y medio.

Todo esto aparece en juego, conforme con medios sindicales y profesionales médicos, en el tema del PAMI y para el gobierno constituye una difícil resolución tras la decisión cegetista ya que le plantea la imposibilidad de una intervención racional o bien la decisión de e intervenir el organismo forzando cualquier argumento razonable.

El cegetismo ha puesto en evidencia la intención entre política y crematística que podría desenvolverse en torno del proyecto de intervención al PAMI, con la simple decisión de sacrificar a sus dos representantes que constituyen el eje de la disputa.

En forma paralela se silencia - y desde fuentes oficiales s e ha insistido con los medios para ignorar y pasar de largo frente al hecho - que el consejo directivo de la entidad esta integrado por once personas, de las cuales siete son representantes de los jubilados elegidos en comicios abiertos, dos de los sindicatos decididos por el Consejo de la cegeté y dos del Estado designados por el Poder ejecutivo.

El problema en este punto consiste en saber si se sincerará la situación, estableciendo que ela idea de legitimar la acción del PAMI de "manera democrática", hace apenas cuatro o cinco meses, ha fracasado y, en consecuencia, se impune el criterio vertical y administrativo sobre uno de los fondos presupuestarios más grandes del país: es el cuarto, tras los presupuestos de la provincia de Buenos Aires, la Capital federal y la provincia de Córdoba.

Pero la reacción cegetista, en un inocultable contexto de desafío, determinando que, a pesar de haber obtenido del Congreso el aval interventor - seguramente en una especulación más amplia que supone la
participación activa de otros sectores políticos más dilatados en la gran torta del PAMI - esta decisión haya tenido que pasar a segundo nivel, indudablemente busca una negociación más amplia que involucra, sustancialmente, la lucha sectorial.

Por esto es que el jefe de la CTA y del atismo, señor Victor De Gennaro habría recibido instrucciones de bajar el tono de sus demandas de representatividad sindical, en abierta confrontación con el cegetismo
oficial y el que encabeza el camionero Hugo Moyano

Un programa de televisión, hacia mediados de la semana que viene de concluir, reiteró una entrevista mantenida con el señor Victor De Gennaro siete dìas antes, en la que este reivindicaba, tras entrevistarse con el doctor Néstor Kirchner por segunda vez en apenas cuatro dìas, su representatividad y su reclamo de una presunta "libertad sindical" frente al cegetismo oficial ("libertad" que, obviamente no mantiene en cuanto a la posibilidad de que, por ejemplo, la Unión del Personal Civil de la Nación -UPCN- milite en forma paralela y compita con sus cuatros de la Asociación de Trabajadores del Estado en las mismas oficinas, talleres o garajes, ya que otras plantas de producción estatales no quedan, por lo menos hasta que se revea la politica de privatizaciones) y anunciaba probables decisiones, en este sentido, desde el gobierno del doctor Néstor Kirchner.

El mismo señor Victor De Gennaro se encargó de fustigar telefónicamente a los productores del programa por reiterar algo que tenia una semana de antigüedad sin haber tomado el cuidado de consultarlo ya que "las cosas cambias muy rápido".

El cambio consistía en la necesidad del kirchnerismo de poner un compás de espera a su decisión de contrarrestar al cegetismo tradicional mediante una central "progresista" -cuyo líder se vanagloria de pretender el titulo de "Lula argentino" - y a las presiones sobre el cegetismo para negociar no solo el punto de la denominada "libertad sindical" sino el propio tema del PAMI en vista de la decisión del organismo que conduce Rodolfo Daer de encerrar al gobierno en sus contradicciones, cediendo para evitar la intervención.

La Corte una demora exasperante
El propio Congreso no parece haber avanzado lo sustancial - ni lo conveniente - para los planes del doctor Néstor Kirchner, en cuanto hace al juicio contra la Corte o, al menos, de uno de su miembros. su cabeza, el presidente cortista Julio Nazareno.

Primero hubo que descartar que se pudiera avanzar sobre la figura del cortista doctor Carlos Santiago Fayt, dado puntos muy endebles de la denuncia y acusación eventual.

Pero de manera más acre para las expectativas de celeridad de la casa de Gobierno, hubo que reconocer la imposibilidad de reeditar el juicio a partir de las denuncias previas ya descartadas, ante la obvia evidencia de que nadie puede ser juzgado dos veces por la misma razón, de donde fue necesario comenzar a cosechar nuevas denuncias, armar un esquema procesal conveniente y acumular pruebas que puedan ser utilizadas claramente como de franca imputabilidad para el presidente cortista, doctor Julio Nazareno a fin de armar un tinglado creíble.

Esto trajo no solo una suerte de vacío operativo y severas dubitaciones, pese al aparato mediático que disparó de manera incesante con variada munición, sino una evidente deserción - o, al menos, silente paso al costado - de muchos potenciales aliados legislativos a fin de avanzar sobre el proyecto.

Para el gobierno, el juicio contra Corte empezando por alguno de sus integrantes, cualquiera sea (y si es cabeza notoria como el presidente, mejor) responde a dos ordenes de urgencias:

a) las que proceden del costado estrictamente judicial, dado los temas pendientes de resolución el alto cuerpo judicial de la Nación: desde la vigencia de las leyes de obediencia debida y punto final, asunto
estrechamente ligado a sus compromisos y planes políticos inmediatos, como se verá más abajo, hasta las decisiones en torno de la devolución de dinero todavía detenido el los diversos corrales financieros.

b) la necesidad de agotar los tiempos del actual gabinete de manera que la cara pública del ataque al cortismo - el ministro de Justicia, doctor Gustavo Béliz - pueda ser relevado para abrir paso al gambito múltiple de cambios en Justicia, Economía, Relaciones Exteriores e Infraestructura.

Esta urgencia se complementa con la idea de encontrar chivos expiatorios de fondo que permitan avanzar en la destrucción del poder anterior y seriamente competitivo: el que todavía, aún en sombras y declinante, del doctor Carlos Saúl Menem.

La lectura habitual de Nicolás Machiavello habrìa llevado a los más conspicuos asesores presidenciales a recordarle que el sabio racionalizador del Estado Moderno, aconsejaba a "El príncipe", la necesidad de destruír a sus predecesores hasta no dejar ni siquiera, de ser posible, el recuerdos de ellos, como manera más directa y formal de poder ejercer un poder sin riesgos de comparación.

Destruir a la Corte, aparte de su culpabilidad o inocencia, figura entre los objetivos políticos centrales del kirchnerismo y el duhaldismo, como un efecto lateralizador calculado del poder menemista remanente.
No tiene otra explicación plausible la campaña mediática que concluyó por instalar en la conciencia media, un esquema en el que se impone en los resultados del gobierno menemista la mala fama por encima de las ventajas inocultables.

Es por ello que la urgencia impuesta a este curso de acción llevó al presidente a fracturar las más elementales normas de independencia de los poderes en la República.

Y no agotado el asunto ya que, pese a esto, en Diputados se siguen acumulando denuncias desde todo punto de vista de débil factura al tiempo que se transgreden derechos de defensa enjuicio fijando apenas siete dìas para una defensa de catorce causas, sin lograr la certeza de que el voto final en el recinto concurrirá de manera inefable y certera a lograr una acusación para que el Senado, su turno, pueda - si puede - condenar al magistrado.

El tema parece haberse ubicado en puntos extremos de prevención para el doctor Néstor Kirchner ya que el esquema de comportamiento que debe observar en el futuro inmediato pasa inexorablemente por situaciones que escapan a su contralor como el caso de los comicios por un lado y, por el toro y de manera más urgente, el de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Si la Corte fallara la anulación de la pesificación, sería desde todo punto de vista una situación grave para lo que se intenta negociar desde el ángulo del gobierno.

Pero mucho más lo es, al margen de un fallo crítico como ese, que no se pueda producir el enroque de cuatro ministros, a través de ela salida de uno de ellos, el doctor Gustavo Béliz.

Para poder despedir a Gustavo Béliz - como despidió al procurador general del Tesoro, doctor Carlos Herrera Sánchez (y quizá no por razones muy diferentes, habida cuenta los nexos familiares del doctor Gustavo Béliz ya señalado en este mismo lugar hace casi un mes y los reclamos de la autoridad moral que representa en este gobierno la señora Hebe de Bonafini) - para el presidente Néstor Kirchner es indispensable que se haya avanzado hasta un punto decisivo y cuasi final el juicio a la Corte.

La presencia del doctor Gustavo Béliz - notoriamente de una extracción política, doctrinaria o ideológica diferente del equipo de gobierno - obedece a un esquema clásico en la izquierda, que considera todo lo ajeno a sí mismo como reaccionario y de derecha, de manera que se habría decidido la conveniencia de que un hombre de la derecha, en consecuencia, que tenían pasado menemista inocultable, fuera quien diera la cara para avanzar en este punto.

"Tanto durará la presencia del doctor Gustavo Béliz en el ministerio de Justicia como durará el juicio a la Corte", vaticinaba esta semana un avezado observador de ela escena judicial que conoce las diferencias de criterio y opinión del equipo Béliz-Fleitas Ortiz de Rozas- Quantin con el resto del equipo de gobierno y. sustantivamente, con el doctor Eduardo Luis Duhalde.

Por eso y con la opresión previsible de la presidencia de la Nación, el doctor Gustavo Béliz, sin tener al parecer muy clara noción acerca de cuanto está ocurriendo en esta escena, se precipitó esta semana a un gesto sin antecedentes en la historia del país y nítidamente mas crítico que el mensaje-discurso del propio presidente Kirchner agrediendo en forma pública a ala Corte y sus integrantes.

El ministro de justicia desafió al presidente de el Corte a dos cosas:

a) que se anime a presentarse ante la Cámara de Diputados para ejercer su defensa enlugar de hacerlo por escrito;

b) que trasparente su declaración de bienes poniendo en dudas la legitimidad de la presentada por este y dando por entendido que sus bienes no son necesariamente bien habidos.

Cabe recordar que el ministro de Justicia integra el Poder Ejecutivo nacional y que estas declaraciones son de suyo la expresión de un conflicto de poderes que se pasa por alto con la mayor indiferencia y soltura.

Lo curioso es que un hombre reputado como estrechamente asociado al derecho y la legitimidad de los actos jurídicos como es el propio secretario de Seguridad, doctor Quantín, integrante también del Poder ejecutivo nacional, haya dejado pasar por alto las razones alegadas para el despido del doctor Carlos Sánchez Herrera que, enel fondo, ponen en tela de juicio el derecho a la defensa en juicio o bien establece el precedente del delito por la defensa de encausados vituperados por las campañas mediáticas.

Obviamente, el propio ministro de Justicia no dijo una palabra en tanto esmeraba su ataque contra la Corte lo que, de suyo, configura un panorama coherente en todos sus puntos.

Como parece ser, para observadores que siguen de cerca el asunto, la conducta seguida en torno de las impugnaciones hechas por las denominadas abuelas de Plaza de Mayo por la presencia del doctor Abel Fleitas Ortiz de Rozas enel gabinete del mismo ministro, en calidad de secretario de Politica judicial, admitiendo que la titular de ese grupo prácticamente tomara examen al funcionario en presencia del doctor Gustavo Béliz para determinar si era defensor de alguna acusado de presuntas apropiaciones de bebes de subversivos detenidos o muertos durante la guerra antisubversiva.

Las mutuas tolerancias de excesos flagrantes a las cualidades centrales del derecho y la justicia, como el involucramiento en las campañas polìticas en relación con la propia justicia, constituye un alto precio cuya investigación exhaustiva seguramente constituirá uno de los temas remanentes del actual gobierno pero que por el momento solo deja en pie la urgencia en los cambios antes apuntados.-

Esta demora constituye para el gobierno del doctor Néstor Kirchner uno de los asuntos de más grave desasosiego, en la medida en que los retrasos apuntados suman de manera supina interferencias polìticas como las apuntadas, que hacen crecer como bola de nieve las dificultades apenas a 26 dìas de su jura como presidente de la Nación.

FF.AA.: La ofensiva continúa
Un punto en el cual la ofensiva del presidente Néstor Kirchner no parece haber cejado es en cuanto a la ya iniciada respecto de las Fuerzas Armadas.

En la semana que ahora se inicia, el primer magistrado debe adoptar dos decisiones de importancia relevante:

a) ¿Asistirá - y, en consecuencia, hablará - el doctor Néstor Kirchner a la comida de camaradería de las Fuerzas Armadas que cada año se verifica en las vísperas del 9 de julio y que, normalmente, salvo muy precisas excepciones - cuenta inexorablemente con la presencia y palabra del Comandante en jefe de las Fuerzas, el propio Presidente de la Nación?

El doctor Néstor Kirchner debe decidir en el curso de estos siete dìas que ahora se inician, la tesitura que seguirá en la oportunidad dado el cúmulo de decisiones que debe adoptar y las que seguramente en esta misma semana deberá adoptar.

La comida debe realizarse entre el 4 y el 7 de Julio, es decir, en el curso del fin de la semana ue sigue a la que ahora se inicia.
Para ello y tomar las previsiones del caso, la respuesta y decisión deben estar listas antes de finalizar el mes de Junio.

Una de las razones que se analizaban ya en el fin de ela semana que ahora concluye y que mayor preocupación y dudas aportaban a la decisión presidencial pasaba por la cantidad y variedad de cuadros que podrìan estar presentes.

Se sabe que en este punto hay detallados procedimientos destinados a disimular los alcances de una protesta de este tipo, como la convocatoria por grados y jerarquías de una representación mínima en las tres fueras lo que ya permite comprometer un salón completo.
Pero aún así, la duda pasa por el hecho de que aún cuando las siete u ocho jerarquías de oficiales y jefes de cada una de las armas, con una representación mínima de tres hombres por cada rango, supone una presencia no menor de sesenta comensales, aparte de un par de docenas de cuadros superiores residentes en la Capital, la presencia de ochenta o cien uniformados sería quizá un punto de comparación estridente con encuentros similares que congregaron normalmente entre trescientos y cuatrocientos comensales.

Pero si se acudiera a este número, la duda es otra: ¿podría haber una inasistencia final masiva, de manera de dejar en blanco importantes lugares, pese a las sanciones disciplinarias eventuales, como ya le ocurrió al ex titular el PEN, doctor Raúl Ricardo Alfonsín?

O bien, concurriendo todos ¿podría haber un gesto más crítico aún si nadie aplaudiera el discurso presidencial?

En principio, el tema debe resolverse esta semana pero bajo una fuerte advertencia surgida del propio ministerio de Defensa, donde se estima que el titular de la cartera estaría en un punto muy alto de molestia debido a que se acumulan una cantidad y variedad de decisiones oficiales nada menos que en oportunidad de decidirse la decapitación de toda la cúpula castrense, hace apenas dos semanas y media - sin que él tome noticia apenas si por los medios, algunas veces.

Esa advertencia consiste en la aseveración de que el titular de la cartera no estaría dispuesto a pagar los platos rotos del encuentro de manera que podría producirse su ausencia enel caso de que tampoco asistiera el presidente de el Nación, un hecho inusitado se han existido en el historial de estos encuentros.

Situaciones extremas de este tipo parece casi imposibles, pero habida cuenta del curso seguido por el gobierno del doctor Néstor Kirchner en apenas tres semanas, nada impide suponer que estos detalles previstos en libres diálogos de esferas oficiales, pudieran llegar a dominar la escena.

Un punto, sin embargo que paree ya un hecho incontrovertible, es que el presidente Néstor Kirchner decidiría esta semana acceder al reclamo internacional para que extradite una variedad que alcanza a varios centenares de jefes y oficiales, en actividad y en retiro, de las Fuerzas Armadas, a fin de ser juzgados enel exterior por acusaciones relativas a los derechos humanos.

El primer paso, de la semana que ahora concluye, está referido al capitán de fragata (r) Carlos Cavallo, detenido en México y reclamado por la justicia español - en realidad, por el juez Baltasar Garzón - y acerca del cual la Corte Mexicana ya aprobó su extradición.
El presidente Fox ha venido retrasando el envío de jefe naval retirado hasta tener un aval del gobierno argentino y no comprometerán "litigio amistoso" - como se lo ha denominado en terminos diplomáticos edulcorados - entre ambos países.

Dos documentos - Hay un hecho revelador del punto hasta el que está avanzada la decisión argentina de consentir esa extradición (consecuentemente, la extradición masiva desde la Argentina) y esto procede de declaraciones del abogado Carlos Slepoy, un argentino residente en España que atiende los casos de demandas de abuelas, madres y demás deudos de subversivos desaparecidos o bien por sus hijos.

Con bastante euforia, el mencionado abogado formuló declaraciones a un medio español que se publicaron el viernes último y en las que manifiesta su alegría por el curso que siguen estas acciones, conforme la transcripción del texto publicado que es el siguiente:

"MADRID, 20 - (EUROPA PRESS). El abogado Carlos Slepoy considera que estamos ante un momento "preciso y precioso" para dar el "golpe definitivo" a la impunidad.

"Carlos Slepoy, uno de los abogados de la Acusación Popular en los procesos abiertos en la Audiencia Nacional contra la dictadura argentina, afirmó hoy en Madrid que el juez Baltasar Garzón puede pedir al Gobierno de Néstor Kirchner que "haga efectiva" la orden extradición, cursada por primera vez en noviembre de 1999, contra 98 militares acusados de crímenes de lesa humanidad, entre los que se encuentran los máximos responsables de las Juntas militares.

"Estamos trabajando para reenviar esas extradiciones. Como se sabe, una vez que una extradición es denegada no se puede volver a solicitar, pero siempre y cuando se haya hecho el debido tramite legal. Sin embargo, como en ese caso se interrumpió, pensamos que perfectamente, el juez Garzón podría solicitar a las autoridades argentinas que esas extradiciones se hagan efectivas", subrayó. Desde noviembre de 1999 existe una petición de captura contra 98 de estos militares. Sobre 48 de ellos, Garzón envié en varias oportunidades órdenes de detención con fines de extradición, pero ninguna prosperó, ya que el Gobierno del entonces presidente Fernando de la Rúa privilegió el principio de territorialidad.

"En este sentido, el letrado, que vive en espada desde hace más de 20 años, recordó que hubo un momento en que durante el Gobierno de De la Rúa pareció que podían ser tramitadas esas extradiciones. Sin embargo, el proceso se "empantanó" a través "mecanismos de pura formalidad" y, finalmente, las autoridades argentinas no quisieron "reconocer la universalidad de la justicia española", según Slepoy.

"GOLPE DEFINITIVO"
"Ante esta situación, el abogado consideró que estamos en un momento "preciso y precioso" para dar un "golpe definitivo" a la impunidad en Argentina ya que, según explicó, existen "datos muy poderosos" que permiten pensar que ahora, después de casi 30 años de lucha, los militares que violaron los Derechos Humanos durante la dictadura "podrán ser juzgados por los tribunales argentinos".

"Están ocurriendo cosas en la Argentina (...) El actual Gobierno está tomando decisiones que nos hace tener fundadas esperanzas de que esto pueda seguir adelante, tanto en lo referido a colaborar con la justicia internacional, con los tribunales extranjeros, como en el proceso de anulación definitiva de las Leyes de Punto Final y Obediencia Debida", acotó. Por ultimo, se mostró "completamente convencido" de que el 'caso Cavallo' "estimulará enormemente" a quienes luchan por la justicia en Argentina y en el mundo. "Los jueces, fiscales y magistrados que han tenido una extraordinaria actitud al tratar de avanzar en los juicios, a pesar de los límites que impone la legislación argentina, encuentran estímulos para seguir avanzando", concluyó.

Conforme con lo que se sabe respecto de esta alegría del doctor Slepoy, según una versión circulante en el área de Defensa, el jueves 19 por la mañana, habrìa mantenido dos conversaciones telefónicas: la primera con el secretario de Derechos Humanos, doctor Eduardo Luis Duhalde y la segunda, a instancias de este y en forma directa, con el presidente Néstor Kirchner.

Del alcance de sus declaraciones se puede decir el alcance lo que escuchó de boca de sus interlocutores en Buenos Aires.

El problema amenaza ser más crítico aún que la propia decapitación de las Fuerzas armadas si se toma en cuenta que un primer lote de extraditados, tras al extradición consentida del capitán Cavallo, sumaría alrededor de 90 jefes y oficiales.
Pero a este lote seguiría un segundo lote de unos 400 y por fin un tercer lote estaría integrado por alrededor de 700 jefes y oficiales, más cuadros de las Fuerzas de seguridad y unos pocos civiles, totalizando más de 1200 hombres

Primera reacción - Este panorama, hasta ahora, había mantenido en silencio a los cuadros castrenses en actividad o en retiro.
Pero en la semana que acaba de transcurrir, un jefe retirado de las Fuerzas armadas, el teniente coronel retirado Emilio G. Nanni, condecorado como Veterano de Guerra por su acciones contra el asalto al Regimiento de Infantería de La Tablada por efectivos de Todos por la Patria y fuertemente herido en esas acciones, acaba de remitir a diarios metropolitanos una carta que, hasta la fecha, no se ha publicado y en la que expresa lo siguiente, por sí solo elocuente en cuanto a los efectos de la actual política castrense:

Señor Director:

"En anterior carta, que La Nueva Provincia tuvo la gentileza de publicarme, decía que "difícilmente se pueda construir una Nación y se alcance la paz social que tanto ansiamos todos los argentinos, mientras se siga mirando para un solo lado o demoliendo las instituciones" y agregaba que "la memoria parcial no es memoria, es pura hipocresía y la verdad parcial no es verdad, sino absoluta mentira". Hoy esto está más vigente que nunca.

"En su discurso del 25 de Mayo el nuevo presidente al referirse a su proyecto nacional dijo que sería "Un espacio donde desde muchas ideas pueda contribuirse a una finalidad común".

"No obstante ello, ese mismo día se instaló en el país la sensación de que esa "pluralidad" era sólo una mentira. Si alguien tenía alguna duda del perfil ideológico del Dr. Kirchner, en el corto tiempo en que lleva en el cargo, ha definido claramente cual es su intención política.

"Primero fueron los indultos pactados con el ex Senador a cargo de la residencia, Eduardo Duhalde.

"Luego fue la injustificada, inexplicable e intolerable purga en las Fuerzas Armadas, especialmente el Ejército Argentino. La idea oficial fue plasmada por el Ministro de Interior, Aníbal Fernández: "Las Fuerzas Armadas no estaban integradas a la democracia".-

"Otra medida en ciernes que apunta a la construcción del proyecto "democrático" (??) de Kirchner es el descabezamiento de la Justicia para construir otra que le sea adicta, tal como ya lo evidenció en la Provincia de Santa Cruz.

"Siguieron las reuniones con las Madres de Plaza de Mayo y la intención - que no dudo que buscará concretar- de facilitar la extradición de militares acusados en tribunales extranjeros por su participación en la guerra antiterrorista.

"Y ahora, la puesta en vigencia de las "listas negras": Le ha pedido y aceptado la renuncia, como Procurador del Tesoro, al doctor Carlos Sánchez Herrera,- hijo del General de División Juan Carlos Sánchez, vilmente asesinado por integrantes de las organizaciones terroristas que ensangrentaron a nuestra Patria en los '70 - por haber ejercido su profesión de abogado y defendido a un Oficial Superior del Ejército acusado de haber violado los derechos humanos.

"Según el criterio seguido por nuestro primer magistrado, el derecho a la defensa en juicio, la presunción de inocencia y la igualdad ante la ley, han desaparecido para algunos ciudadanos.

"Mientras endiosa la democracia ha dado muestras acabadas de que descree de ella, pues la manipula a su antojo demostrando ser un sujeto cargado de sed de revancha. Para nuestro flamante presidente, defender a los militares que combatieron al terrorismo es motivo más que suficiente para discriminar, descalificar e impedirle al letrado actuante toda posibilidad de participar en la construcción de un país en el que todos tengamos cabida y haber pertenecido a las organizaciones terroristas o haber defendido a sus integrantes son antecedentes que califican, tales los casos del Canciller, de Miguel Bonasso, del Secretario de DDHH de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, de Marcela Bordenave, Nilda Garré, Tomada, por sólo mencionar a algunos.

Adular a Castro, recibir a Hebe Bonafini, -sistemática reivindicadora de cuanto crimen hayan producido terroristas en el mundo- no es repudiable para el Presidente. Ejercer la profesión conforme principios constitucionales, si lo es. Con estos pocos ejemplos quiero poner en evidencia lo que se está gestando en nuestro país para que nadie pueda alegar sorpresa. Por eso es que insisto que, a partir de la mentira o de la deliberada distorsión de la verdad, del odio, el resentimiento o la venganza, será poco menos que imposible encontrar el declamado camino hacia la "Pacificación" y la "Reconciliación" entre los argentinos.


regresar