LOS PROFETAS DEL ODIO.

 

Sin liderazgos, sin oposición

A partir de los primeros sintamos de agotamiento de la ofensiva inicial y de una magra cosecha de resultados, comienza a observarse con atención si al menos en la cima del gobierno se diseña algún tipo de liderazgo consentido - o consensuado, como se intenta generalizar el significado de la admisión por omisión - capaz de permitir reconocer la formación de un eje de poder en

condiciones de administrar - al menos administrar - el Estado.

Las multidireccionales lineas de ataque desplegadas por el doctor Néstor Kirchner al ocupar el gobierno, le ha dejado un lastre de escaso volumen, como se verá más abajo y, antes bien, ha acentuado las lineas de incertidumbre que tras la siembra y la cosecha, abrieron la actual etapa de expectativas.

Con la semana que ahora se inicia se abren las puertas a una suerte de reflexión y acumulación de análisis acerca de los resultados, etapa de orientación que resta por dos ordenes de razones nitidamente diferentes:

a) se inicia el receso de invierno que la Legislatura Nacional no omitirá a pesar de la intensidad de la crisis y su necesario concurso para reorientar amplios segmentos de la gestión pública; que el Poder Judicial no pasará por alto en su tradicional feria invernal, pese a la tensa definición y falencias de la seguridad pública o temas como los castrenses, financieros, etcétera, pendientes de su resolución final; y que el propio Ejecutivo inaugura con un viaje a Europa de valoraciones - aunque precarias e iniciales todavía - dudosas en cuanto a sus primeros resultados de apenas dos dìas y medio.

b) a la presencia del "correctivo" manipulado por el ex presidente interino de la Nación, doctor Eduardo Duhalde, respecto de la acelerada diferenciación que intenta el gobierno kirchnerista de lo que fuera su base inicial de sustentación.

La primera fase conlleva una condición de incertidumbre mayúscula derivada de la configuración de la relación de fuerzas en los distintos sectores del poder y la incertidumbre generada a partir de la ofensiva inicial desplegada por el presidente Néstor Kirchner.

Pero la segunda fase de esto que ya comienza a describirse como "cierto grado de inmovilismo en progresión" del gobierno del doctor Néstor Kirchner - noción forjada tras la desaforada carrera de golpes sobre la mesa para hacer notar la propia presencia y tratar de acumular poder propio

(revelando la precariedad de ese mismo poder) - parece anclada en el retorno del doctor Eduardo Duhalde al país y el comienzo de un "ajuste de cuentas" con el presidente de la Nación, Néstor Kirchner, o de "reordenamiento dela escena no querida y riesgosa para el poder duhaldista" (sic, en una discreta descripción de la escena hecha en forma privada por uno de los más conspicuos acólitos del ex presidente interino de la Nación).

Oposición y alternativa originales

Aún cuando no fuera sino por la vía de esta suerte de letargo que comienza a insinuarse con tanta intensidad, parece evidente que las dos primeras etapas del gobierno no han desembocado en una fase de prospección y progreso sino que comienzan a surgir en forma cotidiana y constante signos inocultables del fracaso de un poder improvisado.

Si bien nadie puede haber escuchado antes del 26 de Abril pasado, en discurso alguno del presidente de la Nación, sus intenciones de remover al conjunto de jueces de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; la designación de un controvertido hombre de leyes como el doctor Zaffaroni; la remoción de los integrantes de la cúpula de las Fuerzas Armadas; lo mismo los de la conducción del mayor órgano de salud del país como es el PAMI y su insistencia hasta lograr la intervención "manus partidocrática" mediante, forzando una ley especial que lo autoriza a ello; la revisión de las cúpulas de los tres principales organismos de seguridad: la revisión de las polìticas modernizantes incluidas las privatizaciones; sus formales ataques contra el conjunto de la actividad empresaria o de lo que él mismo ha distinguido como "capitalismo salvaje" tanto como "el capitalismo de entrecasa" dejando técnicamente sin denostar cualquiera manifestación capitalista; etcétera, todos temas notoriamente ausentes en la campaña electoral, nadie podría imaginar que semejante cúmulo de acciones se libraron sin un planeamiento detallado y orgánico previo.

El problema - y la sospecha que domina a los observadores - de adentro y de afuera, políticos locales y diplomàticos - es si, en realidad, el propio doctor Néstor Kirchner participo del planeamiento de estos pasos tan críticos y agudos o, simplemente, se le ofreció en bandeja la idea de una política basada en estos parámetros, que guardan algún tipo de coherencia y, sin dudas, resultan harto coherentes, adicionalmente, con sus primeros pasos durante los cuales privilegió sus entrevistas publicitadas con las denominadas madres y abuelas de la Plaza de Mayo, lo sindicalistas de izquierda capitaneados por el atista Victor De Gennaro, la invitación a los líderes del ulttrautoritarismo cubano y venezolano, etcétera.

Cuando se suman a estos hechos la presencia ya inocultable de los montoneros Horacio Verbitzky y Miguel Bonasso, se abren fundadas sospechas acerca de quienes pudieron haber elaborado los programas y planes ocultados durante la campaña electoral pero con detallado desarrollo para llevar adelante desde el primer día de ejercicio del gobierno.

No se trata de una imaginación persecutoria basada en "cazas de brujas" ("que las brujas no existen pero ¿que si las hay? ¡Las hay!", como alecciona el viejo refranero español), cuanto en una simple concatenación de hechos que la experiencia aconseja no desatender.

La determinación del origen mismo de los planes cotejado con el silencio electoral - ¿voto la ciudadanía estas políticas y estas alternativas de poder? - se confrontan ahora con la actividad "correctiva" en manos del principal sostenedor y aliado electora del presiente Néstor Kirchner, el

doctor Eduardo Duhalde, aparentemente sorprendido por este giro desde una moderada derecha duhaldista hacia una vertical asociación con los cuadros e la más prístina izquierda violenta pero más categóricamente afectado por la progresiva perdida de posiciones de sus cuadros en el poder, cosa esta ultima que seguramente no imaginaba que ocurriera con tanta celeridad.

Este panorama de compromisos dislocados, de planes inexpresados pero sí aplicados, de proyectos contradictorios con las bases y soportes electorales, de reducción, en consecuencia, del propio espectro de soportes políticos, abre las puertas a una situación inédita, conforme con la cual no solo el poder ha perdido sustento real - pese a las digitadas encuestas que intentan señalar lo contrario - sino que juega una situación cuasi explosiva en materia de generación de oposiciones ante la ausencia literal de una oposición formal, institucionalizada y operativa.

Esta situación continúa ejerciendo una presión negativa, ya analizada en este mismo espacio, derivado de la ausencia de un poder opositor capaz de operar como freno y aún como impulso o bien como revisor y rectificador de desaciertos y hasta desmanes.

Dada la ausencia de un área opositora y de un liderazgo opositor, ha quedado en pie el papel "correctivo" que, desde adentro de la alianza negativa, nada prospectiva ni programática y limitada sustancialmente a un antimenemismo sistemático, que hizo posible que el doctor Néstor Kirchner ocupara el poder con apenas el 21,7 por ciento de los votos y menos del 6 por ciento de votos propios, surja el polo opositor.

Lo que podría haber sido freno a los excesos y meramente rectificatorio en papel operativo y real de oposición, viene a desempeñarse, por esa falencia, como un poder "correctivo" - aún en el sentido disciplinario del termino - y desmadeja, por la vía de la ya insinuada - y, con seguridad, en proyección hacia el futuro -, división de las fuerzas que llevaron al kirchnerismo hasta la Casa Rosada - el escasísimo poder que dispone el presidente de la Nación.

Esto arrastra una terminante fragmentación del partido oficialista - oficialista hasta ahora y menguadamente oficialista en la progresión y dinamización de la actual situación política -, precipitando una reformulación de las alianzas bien que no de las estructuras polìticas

partidarias propiamente dichas, lo que significa mantener los terminos de uno de los factores más importantes de la crisis como es la obsolescencia de los partidos políticos, sin contribuir a clarificar la escena política global.

La llegada de Eduardo Duhalde a la Argentina ha constituido uno de los factores más importantes para trasparentar el alcance de esta grave crisis que se generó a partir de su propia asunción del gobierno interino el primer día del añó 2002.

De hecho, la ausencia de un aparato partidario opositor, de un liderazgo que encierre esa oposición critica, ha determinado que las crecientes diferencias entre los doctores Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde conviertan a este último enel vector opositor de mayor significado y trascendencia.

Lo original de la crisis desatada es que la oposición se genera desde adentro mismo del poder, como suele ocurrir en los sistemas totalitarios, en los cuales la ausencia de partidos diferenciados reconocidos estimula y general la intensificación de las luchas intestinas por el poder, derivando

hacia verdaderas hogueras polìticas donde se incineran - a veces literalmente - los actores en cualquiera de sus jerarquías inferiores, medias o superiores.

Todo esto no es una simple generalización ni teorización si se observa a la luz de lo que ha venido ocurriendo con los cuadros duhaldistas insertadios desde hace no menos de un año casi y medio, en las principales estructuras públicas locales.

Canjes de un poder insatisfecho - En la provincia de Buenos Aires, la preocupación del doctor Duhalde pasa sin dudas por el intento de "abigeato de punteros y caudillos menores" que pertenecían al duhaldismo.

Pero sin dudas mucho màs intensa parece - y ya generó desde hace unos diez dìas las màs intensas comunicaciones telefónicas desde Italia con La Plata - la decapitación - tercera en apenas un año - de la cúpula de la policía Bonaerense bajo la acusación de corrupción en grados extremos.

Ocurre al respecto que el núcleo central de las policías que vienen decapitando los gobiernos primero de Carlos Ruckauf y ahora de Felipe Solá, son justamente los cuadros que emergieron desde hace unos ocho años con la inserción del duhaldismo en el gobierno de ela provincia de Buenos Aires.

Se trata de jefes y oficiales ascendidos aceleradamente - entre otras cosas merced a desplazamientos por acusaciones similares a las actuales - que cuando el ex gobernador y ex presidente interino de la Nación asumía sus funciones en La Plata en 1995, revistaban a lo sumo con la jerarquía de "oficiales principales" o menores, y llegaron a las jerarquías superiores bajo la gestión del propio doctor Eduardo Duhalde.

La pérdida duhaldista del poder policial en la provincia de Buenos Aires habrìa registrado intensas gestiones desde la intendencia de Lanús, cuando el jefe comunal señor Quindimil giró apresuradas quejas al ex presidente interino por entonces en Italia, señalándole que "el ataque llega a la raíz

misma" y precisando algo que no parece tener secretos ya que "lo que viene en reemplazo es lo que ellos ha alimentado y pactado enestos dos años", con referencia a los nuevos cuadros de conducción promovidos desde la gestión del doctor Juan Pablo Cafiero.

Este cuadro que o supone la posibilidad de un recambio con ventajas sino la sustitución simple de un equipo por otro con similares ventajas y desventajas, parece haberse generalizado ala propia gestión política.

Apenas doce horas después de poner pie en Ezeiza, el ex presidente interino concurría aceleradamente a la Residencia Presidencial de Olivos para una reunión de más de dos horas y media con el primer Magistrado.

El intento inicial de ajuste de cuentas pendientes entre ambos, parece haber seguido senderos azarosos para uno y otro de los que, sin dejo alguno de exageración, en los pasillos de la Casa de Gobierno son caracterizados como "contendientes".

Obviamente, el tema del Pami revistó en la primerísima linea, ya que la noche anterior al encuentro, en el mismo `día de su llegada, la màs prolongada comunicación del doctor Eduardo Duhalde parece haber ocurrido en un contacto telefónico con el jefe cegetista Rodolfo Daer, de quien habría recogido no solo las quejas por el Pami sino por la política en materia salarial, la intención de postergar al cegetismo en beneficio del ceteaismo de Victor De Gennaro y la manifiesta perdida de exposiciones sindicales en por lo menos media docena de organismo bajo responsabilidad personal del presidente, entre otros en la Agencia Télam de donde serian desplazados hombres del sindicato de prensa en beneficio de cuadros originados en Pagina 12 y aledaños.

Pero a continuación, casi sin solución de continuidad habrìa pasado a un tema central: las prisiones de dos empresarios de la màs intima conexión duhaldista, sobre todo el primero de ellos - el señor Gualtieri -, en tanto el segundo - el señor Eurnekián - habrìa sido levantado en una suerte de pedestal para colocarlo "fuera de toda sospecha".

"Te olvidás - se le atribuye al doctor Eduardo Duhalde haber reprochado al presidente Néstor Kirchner - que los dos fueron, entre todos, los principales contribuyentes a sufragar tu campaña".

Por eso mismo, se habrìa señalado en el curso del intenso diálogo, el señor Gualtieri se encuentra en su casa, lejos de los enrejados carcelarios, siguiendo el curso de un proceso que seguramente no llegará ni lejos ni a aguas muy profundas; en tanto, el segundo, probablemente en el curo de los

próximos diez dìas, tras registrarse el lapso de postergación sumarial que reclamaron sus abogados, pueda retornar indemne a su domicilio.

Pero, aún más, en el curso dle dialogo habrían surgido expectativas que suponen que las objeciones contra la concesión de Aeropuertos 2000, superadas con un decreto que firmaba el propio presidente interino doctor Eduardo Duhalde, cesarán en un lapso razonable, antes de fin de año.

Pero según las mismas fuentes, el dialogo, naturalmente, no habrìa concluido allí, ya que a su turno el presidente de la Nación habrìa reprochado al ex presidente interino que algunos de sus cuadros aún en la estructura del gobierno, como el doctor Abad, jefe de la AFIP; procedan a "aprietes injustificados y ejecuten hasta allanamientos que vulneran la imagen de importantes empresas nacionales fundamentales para el normal desenvolvimiento económico del país" (sic, según las fuentes, en el reproche presidencial).

Traducido al lenguaje corriente, el relamo presidencial habrìa girado en torno de los allanamientos que afectaron severamente clientes del Banco de Santa Cruz tanto como algunos negocios emprendidos por esa institrución privatizada durante la gestiòn del doctor Néstor Kirchner como gobernador de la provincia homónima, y a la propia institución.

La recorrida parece haber sido bastante màs amplia y espinosa cuando se abordaron los comicios que hasta Octubre comprometerán no solo al conformación del poder legislativo nacional y buena parte de las Legislaturas provinciales, sino los liderazgos en diversas provincias.

Conforme con su limitado poder, el presidente de el Nación habría planteado las resistencias que el peronismo bonaerense ejerce para que el segundo termino del listado de candidatos a diputados de ese distrito, incluya a un hombre del kirchnerismo.

El doctor Eduardo Duhalde habrìa sido terminante, escudándose en el principio de "le fait accomplie": las listas bonaerense ya fueron acordadas, están cerradas "y permanecerán cerradas, no tenemos otra alternativa" (sic, Duhalde dixit).

Y como réplica habrìa surgido el tema del escenario electoral de la Capital, donde el kirchnerismo ha roto lanzas en favor del candidato de la izquierda, el actual intendente-jefe Aníbal Ibarra, en tanto el peronismo, bajo la conducción de Miguel Angel Toma, ex jefe de la SIDE bajo la presidencia de Eduardo Duhalde, ha cerrado alianza con el candidato Mauricio Macri, hombre

denostado y ultrapresionado por el gobierno a través - entre muchos otros detalles - de las negociaciones con el Correo, cuya concesión dispone el padre del candidato, señor Franco Macri.

Hubo intrincados senderos arguméntales de uno y otro lado sin acuerdo previsible alguno, del mismo modo que al abordar el tema de los candidatos en Misiones, donde el actual gobernador, auspiciado y con respaldo del kirchnerismo, deberá ir por afuera del peronismo ya que el ex gobernador y jefe partidario local, señor Puerta, con el auspicio del propio Eduardo Duhalde, mantendrá su candidatura con el respaldo del peronismo del distrito.

El choque habrìa sido fulminante en cuanto a la provincia de santa Fe, donde el doctor Néstor Kirchner parece haber logrado doblegar la "comprensión" de un ya bastante devaluado Carlos - Lole - Reutemann, con la condición de prescindir en principio de la candidaturas alternas del intendente rosarino Binner y del propio actual canciller, doctor Rafael Bielsa.

El presidente habrìa dejado pasar por alto el hecho susurrado ya a la llegada del propio vindicante ex presidente interino, respecto de un eje de acción configurado por el mismo Eduardo Duhalde con el misionero Puerta y el cordobés José Manuel De la Sota.

Esta avanzada fragmentación de lo que fuera la alianza antimenemista - con una celeridad infinitamente mayor que la liquidación de la alianza previa encabezada por los doctores Fernando de la Rúa y Carlos -Chacho- Alvarez - ha tenido comienzo de expresión orgánica en la conducta propiamente dicha del partido peronista.

La reunión de su nueva conducción - la Comisión de Acción Política - integrada por todos los jefes de distrito y presidida por el hombre del kirchnerismo en Tierra del Fuego que viene de perder el comicio como segundo termino de ela formula peronista - no pudo determinar una linea de acción ni definir una linea política tras prolongadas reuniones que se iniciaron de manera silente hace no menos de dos semanas.

La decisión de reconocer las decisiones del peronismo en cada distrito del país, sin disponer de capacidad para decidir cual habrá de ser esta, retrotrae la situación del peronismo al critico lapso de 1974-1989, esos quince años en los cuales la excusa de la federalización permitió disimular la inexistencia de un liderazgo y de una acción común y uniforme.

Eduardo Duhalde no alcanza a controlar el aparato partidario, aun cuando disponga de buenas chances en cuanto al aparato de provincia de Buenos Aires - y esto en un lapso promedio limitado a los resultados electorales de elección de gobernador.

Por afuera solo las circunstanciales alianzas con José Manuel de la Sota y Puerta le permiten tener alguna presencia exterior a Buenos Aires.

Con buena voluntad se podrían sumar las provincias de entre Ríos y, quizá, el Chaco, puntos limites y finales de su presencia en el orden nacional.

En Santiago del Estero y Tucumán, Kirchner había logrado la adhesión de Carlos Juárez y del gobernador Miranda, este último por una mediación de la esposa del doctor Eduardo Duhalde, la señora Hilda -Chiche- González de Duhalde - cuando manejaba los asuntos sociales de la Nación, pero tanto Juárez como Miranda han caída en el fuerte descrédito dejando un lastre en el cual el gobernador triunfante en Tucumán, dispone del apoyo tardía de Kirchner pero debe compartir presencia política en la provincia con el general Domingo Bussi, denostado por el propio Kirchner.

En el resto de las provincias, el dominio o presencia activa del menemismo parece un hecho incuestionable, de manera que sobre un total de 4 distritos, Carlos Saúl Menem continuaría teniendo mayoría o presencia dominante en no menos de 16 distritos de tamaños y pesos notoriamente diferentes.

Esta "mayonesa cortada" del peronismo, refleja la ausencia de liderazgos y la dificultad extrema con la que podrá chocar la continuidad institucional.

Fracasos de la ofensiva y la cosecha
No avanzar en materia política tanto como ocurre en ciertos procesos económicos, es retroceder.

El gobierno del doctor Néstor Kirchner a comenzado a registrar una acentuada parálisis en el proceso de avance acelerado que intento imprimir a su gestión en los primeros diez dìas de gobierno.

Un repaso objetivo de las circunstancias con las cuales ha tropezado ese proceso ofensivo inicial, permitiría demostrar las difíciles circunstancias con las cuales deberá desenvolver su gestión en as semanas inmediatas.

Detención del proceso cortista - la denuncia del doctor Radrizani Goñi acerca de las doctrinas jurídicas tanto como por el comportamiento judicial que alimentan la hoja de antecedentes personales del doctor Eugenio Raúl Zaffaroni, propuesto por el doctor Kirchner y el ministro de Justicia, doctor Gustavo Béliz para reemplazar al renunciado ex presidente del alto organismo de ela justicia nacional, doctor Julio nazareno, han planteado en el curso de la semana que acaba de concluir las mas severas dudas de que eventualmente el titular de la cátedra de derecho penal de la UBA pueda llegar a ocupar el sillón dejado vacante por el juez empujado fuera de la Corte por la acción mancomunada de Béliz y Kirchner.

Parece difícil que el doctor Kirchner logre que pase por el Senado la designación de un jurista que funda buena parte de su doctrina en un alemán nazi, penalista en la peor época del nazismo: entre 1938 y 1945, es decir en el momento en el cual el nazismo necesitaba disponer de fundamentaciones doctrinarias jurídicas extremas para justificar sus mayoreo delirios totalitarios y violadores de los derechos humanos nacionales y de los países sojuzgados.

Pero en forma paralela el doctor Radrizani Goñi ha colocado un punto de muy difícil dilucidación y que amenaza con destapar una situación conflictiva mayúscula en el país, ya que viene de denunciar que el doctor Eugenio Raúl Zaffaroni asumió el 5 de agosto de 1976 su cargo de camarista, jurando por las Actas del Proceso de Reorganización Nacional en cuyo primer articulo que establece que la Constitución nacional regirá solo en aquellos caso en que no se oponga a lo instituido por las propias Actas.

Pero que, además, en un extenso articulado legitima la "aniquilación" de la subversión, un asunto que habría sido objeto de las sentencias manipuladas contra los jefes castrenses que derrotaron a la subversión.

El punto parece de consecuencias mucho màs graves y que exceden aún a la propia eventual designación del doctor Eugenio Raúl Zaffaroni, ya que el denunciante reclama que las actas de juramento de todos los magistrados que el Proceso de reorganización nacional mantuvo bajo secreto y por lo tanto no figuran los terminos de los juramentos, se hagan publicas levantando el secreto de las mismas fin de fundamentar su denuncia respecto del cortista propuesto por el presidente y su ministro de Justicia.

Para el caso, se ha mencionado no menos de media docena de camaristas que juzgaron y condenaron a los jefes castrenses que derrotaron a la subversión, como ex funcionarios judiciales que habrìa jurado del mismo modo.

Cabe imaginar la calidad de juridicidad y legitimidad ética de aquellas sentencias en el caso de hacerse publicas esos juramentos y la posibilidad de que a través de ellos se descubran la exactitud de acusaciones que quedaron flotando sin precisión y certeza probatoria.

De manera paralela se observa con preocupación el hecho de que costosas solicitadas oficiales informando acerca de los antecedentes del propuesto cortista Eugenio Raúl Zaffaroni hayan omitido no solo este hecho sino ,la filosofía que informa algunos de sus fallos entre los cuales se han denunciado en fechas recientes de manera pública las que corresponde a la inocencia de un hombre que incitó a practicar la felatio a una niña de seis años, la de un ladrón de autos declarado inocente al considerar que un auto estacionado en la vida pública es un bien mostrenco y sin dueño; la de un captor de un rehén que resultó declarado inocente de ese delito por que el rehén, se habrìa argumentado, protegía su vida y, en consecuencia, jamas habría podido atentar contra su vida.

No caben dudas de que tan solo la exhibición del Código de Convivencia urbana -. que ha venido generando las màs severas controversias y desavenencias públicas - del que es autor el abogado propuesto como cortista, ha generado ya severas inquietudes en el área de la Iglesia Católica al extremo de que el papa, Juan Pablo II haya llamado a audiencia al cardenal Bergoglio, que se encontraba "casualmente" en Roma, para que le informe acerca de ela gravedad de esta eventual designación.

Parece haberse generado una situación por la cual pese a la renuncia del juez Julio Nazareno, el doctor Néstor Kirchner experimentaría una sonada derrota en torno de la designación de un reemplazante.

En medios legislativos ajenos a la comisión de juicio político, se estimaba que esta sola situación pondría en riesgo el proceso que se intenta seguir contra el actual cortista, doctor Moliné O'Connor a fin de que el gobierno obtenga una plaza propia adicional en las designaciones en la Corte.

Extradición de militares detenida - A su llegada a España, uno de los temas liminares de la visita presidencial girará en torno de la negociación ya iniciada por el canciller argentino, doctor Rafael Bielsa, con el juez Baltasar Garzón, en torno de la extradición de militares argentinos para ser procesados en Madrid, tal como se ha realizado ya, desde México - y ante el silencio oficial argentino en torno de qué hacer reclamado y por disposición del presidente Fox - con el capitán de corbeta (RE) Caballo.

Voces de juristas de muy elevada jerarquía, tanto como multitud de observaciones formuladas desde constados diplomático alarmados ante el episodio eventual si se otorgaran esas extradiciones, determinan que la negociación se haya empantanado y que el decreto que el doctor Néstor Kirchner disponía sobre su escritorio para la firma, haya sido postergado.

La salida habrá de ser, probablemente, derogar toda resolución oficial a manos de ela justicia.

El principal escollo para el decreto que podría haber derogado el dictado por Fernando de la Rúa y Ricardo Hipólito López Murphy (este último como ministro de Defensa), reside en que constituiría una manifiesta interferencia en la gestión judicial.

Pero a su turno, la gestión judicial extrema el proceso en cuestión hasta la máxima resolución: la legitimidad de las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final.

La urgencia del doctor Néstor Kirchner, dentro de aquellos planes que alguien trazó para su gestión, para "limpiar" la Corte - y de ahí la catarata de denuncias-presión respecto de Julio Nazareno primero y ahora de Moliné O'Connor - reside en el hecho de que la Suprema Corte de Justicia ya se pronunció sobre la constitucionalidad de ambas leyes y una revisión de aquél fallo debería operarse mediante una abrumadora mayoría que justificara una rectificación de la jurisprudencia sentada, bien que los fallos de la Corte procedan, caso por caso, a los recursos demandados, lo que no excusa el punto respecto de la constitucionalidad de las normas.

El tema se habrìa complicado al palparse el estado de ánimo de las propias Fuerzas armadas tras el descabezamiento de su cúpula.

Durante la comida de camaradería de las Fueras Armadas realizada el lunes de esta semana que ahora concluye, el presidente Kirchner pudo palpar de manera directa el nulo ámbito de simpatías o coincidencias de los cuadros superiores de esas instituciones.

Unos doscientos cuatro comensales, reconocían entre los presentes tres mesas centrales en las cuales aparte del presidente se ubicaron una veintena de civiles - miembros del gabinete en todos los casos - y los cuatro jefes de los Estados Mayores Generales de la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea, además del jefe del Estado Mayor Conjunto.

El presidente habló sin interrupción alguna y al final se escucharon unos desvaídos aplausos procedentes de las tres meses restantes en tanto las poco más de veinte mesas restantes permanecieron en demostrativo y manifiesto silencio, sus comensales con las manos sobre los manteles, casi desafiantes.

El tema pasa, al mismo tiempo, por un hecho que en el esquema global de quienes planificaron las acciones presidenciales, parece ser un hecho cierto y que, en realidad, distaría abismalmente de la realidad.

El tipo y modelo de Fuerzas Armadas descripto y anunciado en sus proyectos por el presidente Néstor Kirchner, consiste en el modelo de unidades de despliegue territorial extenso, suerte de Fuerzas Armadas de colonización interior y escaso rendimiento en cuanto a su capacidad operativa castrense.

De manera paralela, el proyecto supone un Ejército, una Marina y una Fuerza Aérea aplicados a temas de producción industrial - modelo clásico las fabricaciones Militares - que desarrollaron conflictivos perfiles en esas instituciones.

De todos modos, es el modelo de Fuerzas Armadas con inserción territorial y económica que convirtieron enel pasado a esas instituciones en factores operativos de poder significativos, siempre comprometidas y asociadas al poder político, algo que muy probablemente figura en los esquemas de quienes prepararon los proyectos del gobierno del doctor Néstor Kirchner y que de manera alguna se supo durante el comicio.

Parece indudable que en este punto cuasi crucial de las políticas desplegadas por el doctor Néstor Kirchner, también cabrá apuntar una doble caída si se confirma la postergación de la firma del decreto derogatoria de la norma dictada por De la Rúa-López Murphy.

La intervención del PAMI - La decisión adoptada por el doctor Néstor Kirchner parece haber figurado desde el comienzo en los proyectos oficiales:

intervenir el Pami antes que seguir contando con un directorio elegido por jubilados y dirigentes sindicales.

La decisión final, sin embargo, debió generarse enel medio de una prolongado forcejeo en cuyo transcurso quien ha quedado enforma evidente comprometido es el propio gobierno, en una ambición de dominio y poder,. sobre todo si se verifica como cierta la denuncia que estigmatiza a dos de los tres colaboradores del nuevo interventor, traídos desde la propia ciudad de Mendoza y que estarían bajo proceso y ambos con condenas previas por haber cometido actos administrativos irregulares en diversas dependencias oficiales de la provincia.

La decisión de intervenir, reclamada al Congreso mediante una modificación de la propia ley estatutaria del PAMI, exhibe la urgencia de quebrar la estructura legal sobre la cual se sustentaba la normalización del mayor instituto de salud del país.

El triunfo "a lo Pirro" derivada de la intervención no parece favorecer de manera terminante al gobierno, ya que si bien ha pasado al contralor del alto organismo, ha generado hacia abajo, fuera del ámbito sindical y cegetista, de los sospechados manejos del ala que responde al sindicalista

Barrionuevo y de los cautos pasos del propio cegetismo que comprometieron la buena fe y la buena voluntad del gobierno, severas dudas en los propios jubilados agrupados en variadas listas y de minoritarios alcances, pero los únicos legitimamente interesados en la conducción del organismo.

Los intentos del kirchnerismo de declarar herederos del PAMI a los cuadros fieles a Victor Ce Gennaro habrìa tropezado ya con severas advertencias desde el cegetismo, un área ya alterada por el tema de los aumentos salariales de alcance fiduciario (se trata de aumentos que se traducirán en alrededor de 1300 millones de recaudación anual extra al tiempo que agravan a los deudores hipotecarios sin solucionar casos netos en el área de la pobreza.

Micropolìtica
Cambiantes aires del general Martín Balza

A mediados de la semana que viene de transcurrir, en la audición "Cuento Chino" que se trasmite por Radio Belgrano, en horas de la tarde y que conduce el colega Carlos Kikuchi, se realizó una entrevista al ex jefe del Estado mayor General del Ejército, teniente general (RE) Martín Balza acerca del tema de la extradición de jefes acusados por su lucha contra la subversión y en cuyo transcurso el alto ex jefe castrense profirió severas aseveraciones relativas a la defensa de los derechos humanos y se mostró coincidente con la condena a los mencionados.

Muy poco después, los integrantes de la audición dieron lectura a una carta que les dirigió la hija del teniente general Reynaldo Bignone, de perfiles y contenido sorprendente acerca de opiniones del propio general Balza. El texto es el siguiente:

"Querida Familia de "Cuento Chino": Soy Cristina Bignone, orgullosa hija del Teniente General Reynaldo Bignone.

"Con respecto al Teniente General Balza, me gustaría preguntarle al Señor General si se acuerda de la primera reunión (después sólo hizo unas pocas más) con Generales retirados al asumir su cargo como Jefe de Estado Mayor General del Ejército.

"La misma, en la que estaba presente mi padre, la comenzó diciendo que agradecía a los generales presentes ya que habían sido su ejemplo durante toda su vida como militar.

"Agregó que las prioridades de su gestión iban a ser reivindicar la Guerra de Malvinas y la lucha contra la subversión.

"¿Qué le habrá pasado al General Balza después? Sólo Dios sabe y él en su fuero más íntimo.

Los jefes reclamados por Garzón - La nomina completa de los 47 ciudadanos argentinos reclamados por el juez Baltasar Garzón y que el gobierno tenía bajo estudio para autorizar su extradición,, incluye a 46 jefes castrenses y un civil

Algunos de ellos están privados de su libertad por causas que se siguen en la Argentina. La nómina es la siguiente:

Jorge Rafael Videla, Emilio Eduardo Massera (en esta técnicamente vegetativa en el Hospital Naval), Omar Domingo Rubens Graffigna, Armando Lambruschini Dellavalle, Jorge Isaac Anaya, Basilio Arturo Ignacio Lami Dozo, Carlos Guillermo Suárez Mason, Jorge Olivera Rovere, Antonio Domingo Bussi (intendente electo de la ciudad de Tucumán), Ramón Genaro Díaz Bessone, Luciano Adolfo Jáuregui, Juan Carlos Ricardo Trimarco, Luciano Benjamín Menéndez, José Antonio Vaquero, Jorge Eduardo Acosta, Jorge Raúl Vildoza Ostini, Luis María Mendia, Jorge Enrique Perrén Fernández, Rubén Oscar Franco, Alfredo Astiz, Antonio Pernías Basterreix, Juan Carlos Rolón, Pablo Eduardo García Velazco, Adolfo Miguel Donda Tigel, Carlos Octavio Capdevila, Julio César Coronel, Ernesto Frimon Weber, Héctor Antonio Febres Méndez, Juan Antonio Azic, Juan Orlando Rolón, Luis Santiago Martella, Fernando Humberto Santiago, Jorge Alberto Maradona Jofre, Alberto Luis Cattaneo, Eugenio Antonio Barrozo o Barroso, Albino Marino, Alberto Zimmerman Theler, Antonio Arrechea Andrade, Mario Arturo Cafarena Sese, Luis Ricardo Rizo Avellaneda, Roberto Heriberto Albornoz, Augusto Leonardo Neme, Héctor Mario Schwab, Arturo Félix González Naya, Carlos Eduardo Daviou, Carlos José Pazo, Gonzalo Dalma Torres de Tolosa (abogado, único civil de la lista).
"Es justicia - dice el exhorto del juez Garzón - que pido en Madrid a 27 de junio del 2003".

 

regresar