La tarea del estadista es construir poder

RUMBO DE COLISION

 

El sábado 16 de agosto el diario inglés "Buenos Aires Herald" publicó un editorial que cerraba con una significativa oración que culminaba su visión de la crisis Kirchner-Scioli: "Si este gobierno realmente se desintegra, tal vez no sea el Vicepresidente quien se marche esta vez".

El Herald, a través de buena parte de la historia argentina ha sido el vocero del Foreign Office y su redacción la cobertura de más de un agente del Servicio de Inteligencia de Su Majestad. De ahí que sería ingenuo no tomar buena nota de la suposición que allí se plantea.

Más alarmante resulta que la habitual sutileza del Imperio se transforme de una casi tosca advertencia, que hasta podría interpretarse como una consigna dirigida a quienes están atentos a la mínima señal que emane de Londres. Que, en definitiva es lo miso que decir de la coalición anglosajona

Un análisis de la realidad, avanzada la semana, nos sugiere diversas reflexiones:

  • El estilo Kirchner, consistente en descargar su iracundia a fuerza de mandoble, desechando la elasticidad de la espada de duelo, sugiere que el conflicto con Daniel Scioli lleva rumbo de colisión. El barco del gobierno apunta a peligrosos arrecifes.
  • En su campaña electoral, el Presidente anunció que su aspiración era ser un administrador del Estado y no un estadista. El estadista construye su poder; el administrador es un empleado del dueño real del poder. Grave error inicial de concepto. No es posible administrar lo que no se tiene.
  • El estadista es un estratega de la política. Parte de un país real, con todas su eventuales limitaciones, para estructurar el país deseado, delimita claramente a amigos y enemigos, convoca a aliados a quienes asocia a su proyecto, propone objetivos compartibles y beneficiosos para las partes, se propone desarticular líneas de resistencia y se fija un tiempo para llegar a la meta, tratando de prever las variables que indefectiblemente se introducirán en su primitiva ecuación política. Todo esto requiere condiciones de prudencia, sagacidad, sutileza y manejo del tiempo político. Todo lo contrario de huir hacia delante, arremetiendo como un toro embravecido contra la capa del torero. Y el torero no está dentro de nuestras fronteras; observa, con paciencia y pertinacia de siglos, desde afuera. Un estratega se preguntaría si el primer sacudón alarmante que sufre este gobierno es fruto de la ambición o la torpeza del Vicepresidente o si éste, conscientemente o no, es influenciado desde otras latitudes.
  • Un estadista debe saber que el poder real se estructura con la mayoría de los aportes de los sectores que integran la Nación. Y así como las bayonetas sirven para todo menos para sentarse sobre ellas en el trono, los votos pueden encandilar con su ovación en el momento del triunfo, pero la predilección de la masas es volátil y las encuestas de opinión, como el vino de mala calidad, producen una embriagante sensación de poderío que puede diluirse rápidamente y dejar detrás de sí la poco confortante sensación de la "resaca". Generar simultáneamente reacción en las fuerzas armadas y de seguridad, en los productores agropecuarios, en las grandes empresas, en la importante masa ciudadana que tiene legítimos valores espirituales, en lo grupos multinacionales –por más que tengamos en claro que no vienen a la Argentina precisamente para ayudarla a crecer- es contravenir las normas de la inteligencia estratégica. Como lo es ufanarse, más allá de lo que puede formar parte de una táctica necesaria, de abrir las puertas del país a Fidel Castro o a Hugo Chávez y mostrar predilección por Hebe Bonafini, gravemente cuestionada entre las mismas Madres de Plaza de Mayo.
  • Un gobernante tiene la enorme responsabilidad de unir a la sociedad en torno de un proyecto sugestivo de vida en común; no puede marcar desde su sitial la predilección por los elegidos y su adversión por aquellos que considera réprobos. Mucho menos de crearse líneas de resistencia gratuitas; no está en juego solamente su suerte personal; es la Argentina la que no puede permitirse una nueva frustración.

Ambos protagonistas de este lamentable episodio político deben meditar sobre su responsabilidad. Es hora de decidir si se ama a la Patria –la tierra de los padres- por sobre toda ambición individual o si aceptarán ser peones en un juego cuyos hilos no deben estar seguros de manejar personalmente.

A pocas horas de las elecciones se abre un interrogante que desde Balcarse 50 debería ser considerado: ¿en qué medida sobreviviría la capacidad de maniobra del Presidente a una eventual derrota de su candidato Anibal Ibarra? Con Mauricio Macri en la capital federal, Eduardo Duhalde controlando la provincia de Buenos Aires, José Manuel De la Sota en Córdoba y Carlos Reutemann en Santa Fe, el control del Congreso sería una ilusión tal vez inaccesible y la Casa Rosada comenzaría a recibir un creciente envío de facturas de múltiples orígenes.

La ominosa referencia del Herald comenzaría, lamentablemente, a tener visos de profecía.

Sergio Cerón – Agosto de 2003

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada