Inteligencia de medios

Abierto en Francia un debate sobre la conveniencia de aportar un nuevo enfoque académico a la formación de los futuros periodistas desde una optica esencialmente política. Las nuevas tendencias europeas rompen con el mito de la objetividad y apuntan al desarrollo de un profesional mas cercano a la sociología o a la descarnada ciencia política que a la literatura.
El problema en discusión no solo roza –inevitablemente– la antigua deontología profesional sino que reposiciona el rol de los profesionales y a los propios medios en el ajedrez de la política real. No es casual que la escuela francesa, tradicionalmente epistemológica e interpretativa, se encuentre a la vanguardia de esta estrategia.

En todos los países la cuestión de la formación inicial de los profesionales de la información supone, por sí mismo, un asunto controvertido, abierto a polémicas y enormemente difícil de cerrar, incluso a largo plazo. Además, el entorno en que se desenvuelven los medios, cada vez más condicionados por los intereses empresariales de los grupos a los que pertenecen, plantea nuevos retos a los periodistas a los que los centros académicos en los que se forman no han encontrado aún la forma de adaptarse. Un intento de hacerlo es el que va a emprender una escuela francesa que va a abordar la formación desde la óptica de la sociología y la política.

24/10/2003. El próximo curso escolar, una nueva escuela de periodismo abrirá sus puertas en Francia. El Instituto de Estudios Políticos de París, conocido como Science Po, ha decidido incorporar esta nueva rama a su programa de estudios, un movimiento que ha provocado una cierta controversia en el ámbito académico galo tanto por las características del centro como por los problemas económicos que atraviesa su actual competencia en la actualidad.

El director del centro, Richard Descoings, en declaraciones al diario Le Monde, afirma que "la idea no es que Sciences Po cree un escuela de periodismo más, sino aportar una reflexión sobre lo que es la profesión de periodista y su evolución en los diez próximos años". El catedrático afirma que para concebir la nueva escuela parten de determinadas concepciones sobre la evolución del papel del periodista "como vector de regulación de nuestra sociedad, así como sobre el espacio cada vez más grande de la televisión o sobre la transformación industrial de los grupos de medios a escala nacional e internacional y también sobre la deontología ligada al impacto que pueden tener los periodistas". El proyecto prevé un primer ciclo de tres años de formación fundamental y un segundo ciclo más orientado hacia una formación más práctica.

Michèle Cotta, presidente de la plataforma de televisión por satélite AB Sat, recibió en julio el encargo de Descoings de crear un grupo de trabajo encargado de elaborar el proyecto pedagógico del nuevo centro. Cotta afirma que "disponemos en Sciences Po de un tronco de materias formidables en política, economía o relaciones sociales. Cuanto más demos un bagaje intelectual a los periodistas mejor les armamos para entender la época en la que viven". Lo esencial, según Descoings, es hacer el mundo inteligible, "claro hay que poder estar operativo pero primero está la necesidad de dar sentido a las evoluciones actuales y de abrirse hacía el horizonte internacional".

Otra de las aristas de la polémica que rodea a la puesta en marcha de este centro se refiere a su base económica. Los difíciles momentos que atraviesan algunas de las escuelas de periodismo emblemáticas del país ha provocado que se cuestionen sus planes de financiación. Para tratar de zanjar la discusión, Sciences po ha manifestado su idea de financiarse a través de tasas de aprendizaje y con mecenazgo, pero no a costa de los fondos públicos. Los recursos procedentes de grandes grupos de medios deberían estar en el proyecto.

La enseñanza del periodismo en Europa

Con motivo de la controversia surgida en Francia en torno a la próxima creación de esta nueva escuela de periodismo a partir de nuevos conceptos pedagógicos, Le Monde repasa la situación en la que se encuentra la formación de los periodistas en algunos países europeos:

- En Alemania se exige un aprendizaje de dos años que combina clases y prácticas en empresas. Los estudiantes se benefician de un convenio colectivo desde 1990 que determina su estatuto y fija su remuneración. Entre las instituciones que imparten estas enseñanzas están los colegios profesionales como la Deutsche Journalistenschule de Munich, que reúne editores y sindicatos de periodistas y la Berliner Journalistenschule, que pertenece al Deutscher Journalisten-Verband, a la vez sindicato de periodistas y asociación profesional. Algunos editores han creado escuelas propias como Axel Springer, Grüner + Jahr o RTL. También se imparte formación universitaria en Colonia, Hamburgo y Leipzig.

- En Italia el 90% de los periodistas están formados en la universidad y el resto sobre el terreno. La carrera universitaria es de cinco años. A una licenciatura de tres muy teórica le sucede un máster de periodismo de otros dos, con una enseñanza más práctica e impartida en parte por profesionales. Una docena de universidades están habilitadas para ofrecer esta enseñanza. Tengan o no el máster, los aspirantes a periodistas tienen que pasar un examen nacional para iniciar la búsqueda de un empleo.

- En España un elevado número de universidades, públicas o privadas, ofrecen una licenciatura en ciencias de la información, en comunicación social o en periodismo. En la mayoría de los casos esta formación universitaria es puramente teórica. Los grandes periódicos nacionales como ABC, El País o El Mundo o agencias de prensa como EFE proponen una formación complementaria (máster) mucho más centrada en el terreno y en la práctica, a partir de cursos ofrecidos por los periodistas de la casa.

- En Gran Bretaña la forma tradicional exigía el paso por la prensa de provincias, trampolín obligado para trabajar un gran diario nacional. Hoy la formación está diversificándose. Existen varias vías de acceso. Al lado del National Council for Training of Journalists, situado en Harlow (Londres), que administra el test necesario para la obtención de la carta profesional, una veintena de escuelas de periodismo proponen sus formaciones entre las cuales las más reputadas son las londinenses City University y Westminster University. Sus programas mezclan ejercicios prácticos y cursos de deontología y de derecho. Otra opción son los medias studies en todas las universidades, que se centran más en las relaciones públicas, publicidad y audiovisual.

- En Suecia, los aspirantes a periodistas pasan por uno de los tres circuitos de formación: las universidades (las más cotizadas están en Estocolmo y Gotenborg, asi como en Humea), las altas escuelas, dotadas de un estatuto menos relevante, y la formación para adultos. Esos trámites, financiados en mayoría por el estado, proponen una enseñanza más o menos práctica.

 

© Mediabriefing.com. / Harrymagazine.com
 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada