LA ARGENTINA, UN PAIS INESPERADO PARA EL TURISMO AVENTURA


El PANORAMA NACIONAL
LUNES 24, NOVIEMBRE 2003


No hay mejor solución cuando algo quiere mantenerse en el status quo o pasar al diletante espacio del olvido colectivo, que tornarlo tema de investigación. Así fue como se instauró en la sociedad lo referente a inseguridad. Es como si algún político hubiera afirmado contundentemente que los hechos serán "investigados hasta sus últimas consecuencias"...

Así han entrado en el terreno de lo insoluble los temas relacionados a la inseguridad, a las internas piqueteras y a esa afrenta inicial para con los sectores uniformados con que el gobierno de Néstor Kirchner inaugurara y basara lo que podemos considerar su gestión política hasta la fecha.

Como dijera Elisa Carrió se han sembrado vientos y hoy se cosechan tempestades. No serán los idus de marzo pero diciembre viene con un ventarrón de conflictos que exceden el marco económico y hasta muy posiblemente el meramente político para centrarse en el marco social donde, sin embargo, reside todo el actual poder del Ejecutivo Nacional. No nos olvidemos que Kirchner, más allá de la transversalidad concentra su poder en estudios de opinión pública observando su alto índice de popularidad. Índices éstos que en el humor de la ciudadanía suelen ser tan volátiles como en algunas ocasiones lo han sido los mismísimos índices oficiales marcando tendencias de reactivación financiera. Hasta qué punto cobra trascendencia la situación social que ha dejado de lado el interés por la estabilidad en materia económica ante un panorama que pinta alentador si no se lo analiza en sus respectivos ejercicios. Si el total da positivo, ¿para qué indagar el modo cómo se ha llegado al mismo? Vendría a ser algo así como un fin que justifica los medios, o peor aún, un fin que no tiene en cuenta la inestabilidad de los medios en que se sustenta.

En ese aspecto recemos por buenas condiciones meteorológicas porque si la producción de soja no es acompañada por el clima apropiado, las variables intermedias de esta economía presentada como "óptima" puede darse vuelta con la rapidez del rayo. Podremos ser soja-dependientes y grandes productores pero cuidado que no somos los únicos que tenemos el privilegio de producir granos.

Principales Productores

Proyección en millones de toneladas

Estados Unidos 66,7

Brasil 60,0

Argentina 38,0

Otros 36,7

Producción Mundial 201,4

Principales Compradores

Proyección en millones de toneladas

China 22,0

UE 18,6

Japón 5,1

México 4,4

Otros 4,6

Importación Mundial 54,7

 

Eso por un lado, la economía parece darnos un respiro al menos en el corto plazo y está visto que el gobierno actual se caracteriza por un acentuado afán en el corto-plazismo. Asimismo, tiene a favor la posibilidad de mostrar imponentes números y cifras relativas al turismo aunque cueste asumir que un país que no garantiza seguridad pueda recibir grandes contingentes de extranjeros para que caminen libremente sus calles y se den a un consumo masivo.

En este aspecto, una simple mirada a las páginas oficiales de gobiernos extranjeros pueden marcar un escenario un tanto disímil al que ofrecen nuestros medios.

Y esa advertencia del Reino Unido a quienes deseen visitar Argentina es sólo un ejemplo sin que pueda decirse que apela a situaciones que no responden a la realidad por la que atraviesa el país.

La depuración de las FFAA, el posterior cuestionamiento a la eficacia de las fuerzas de seguridad urbanas, la liga entre corrupción y policía que abrió frentes de tormenta entre el Ejecutivo Nacional y el gobierno de la provincia de Buenos Aires -sin que se hayan mostrado avances, pruebas o cambios de estructura relevante - junto a los conflictos que el poder de caudillos en las provincias dejó de manifiesto con los sucesivos abusos de autoridad, abren otro panorama poco alentador para mostrar un país presto para disfrutar.

Quizá sea Argentina hoy un buen centro de "turismo aventura" o de desafío a la supervivencia tratando de atravesar el centro de la ciudad para fotografiar la Casa de Gobierno o el Cabildo si lo admiten lo piqueteros. Respecto a paisaje, la belleza es innegable pero también lo es la geografía de los Balcanes o la historia de los turcos y dudo que haya quienes deseen hoy día elegir esos destinos para pasar en ellos su tiempo de esparcimiento...

LA IGLESIA SE SUMA

Sin voz ni voto en el sector militar (no por voluntad sino por una seudo censura poco afable en realidad) y con la policía limitada al "qué pasará", debió salir la Iglesia a dar algunas pautas de lo que sucede en el escenario nacional. Así se alzó la voz de Monseñor Jorge

Casaretto como una suerte de analista de coyuntura dejando ver a las claras el peligro que significa esta política de dádivas que el Ejecutivo decidió implementar para la creación de fuerzas de choques (hoy desparramadas en frentes difícilmente identificables y con lealtades muy efímeras)

Los planes sociales se han convertido en un arma peligrosa fomentando la no saciedad y el recelo por tener cada vez más sin aportar para la productividad del país.

Como vocero oficial – y quizá sabiendo que 2000 años de poder no son vanos – el líder piquetero D’Elía salió a convalidar los dichos del religioso. A ello se sumó el artífice mismo de los grupos en cuestión, nada menos que el Presidente de la Nación.

Monseñor Jorge Casaretto, titular de Caritas fue a fondo en contra de la política social del gobierno, aduciendo que la misma "fomenta la vagancia".

 

Kirchner reaccionó con cierta habilidad al darle la razón al obispo de San Isidro. El y su equipo evaluaron que la decisión de rechazar sus críticas hubiera equivalido a crear un

nuevo conflicto de enormes proporciones, esta vez con la Iglesia. Nada más insensato cuando aún no se ha solucionado el frente con las fuerzas armadas, la policía, y hasta algunos sectores de centro izquierda que comienzan a dudar si dar su apoyo a esta treta de la transversalidad.

En menos de una semana el Ejecutivo volvió a demostrar su capacidad de abrir frentes de batalla en forma indiscriminada, reiterando lo que hiciera al asumir allá por mayo pasado. El particular estilo de Kirchner lo llevó a confrontar abiertamente con el gobierno de España, primero con su canciller Ana Palacio, siguió con el propio José María Aznar; luego con el titular del BID, Enrique Iglesias; y después con el mandatario uruguayo, Jorge Batlle. No podía dejar de lado al diario La Nación que se atrevió a mostrar claramente esos desplantes del Presidente. Opinar distinto no es simple en este ahora donde nada pasa y todo está pasando al unísono.


Por ello, ante la voz de la Iglesia, fue necesario calmar a los voceros del Ejecutivo y antes que abrir otro conflicto de peso, Kirchner ordenó alinearse y darle "la razón" a Casaretto.

Con esto queda ratificado que la política del Gobierno hacia los piqueteros hasta ahora ha sido un fracaso. Pero esto no es nada nuevo. La pregunta es hasta adónde ha de llegar y qué consecuencia acarreará. Kirchner puede estar en tregua con Duhalde pero no son los mismos estilos presidenciales y el actual jefe de Estado no sabe si soportaría un par de muertos en una asonada entre piqueteros y fuerzas de legalidad.

La primer medida que salió del gobierno para evitar algo similar a lo acontecido en Avellaneda en aquel nefasto diciembre, fue cajonear en el Congreso el proyecto de ley del Grupo Talcahuano, que pretendía otorgarle una amnistía a 3000 "luchadores sociales" procesados, pero analiza otro que reglamentaría las marchas y los cortes de ruta con regulaciones similares a las del derecho de huelga.

El Presidente sabe ahora que su alianza con los llamados sectores blandos piqueteros –Luis D’Elía, Juan Carlos Alderete y la coordinadora Aníbal Verón- le está diezmando su imagen pública en los sectores medios urbanos. Bajan los índices de aceptación en Capital y en grandes ciudades sólo promedia hoy día un 60%.

El único bastión que quedaba con imagen alta era Salta con un 90% hoy desterrada por los hechos acontecidos en los alrededores de la petrolera cuyas pérdidas gracias al accionar piquetero, provocaron más de un millón de pesos de pérdidas y la posibilidad de que mil personas queden sin empleo. A pesar de ello en la casa Rosada hay orden de hallar un acuerdo para que la planta permanezca y no se hable más del tema.

Sin embargo, ahora el problema social y piquetero no está en poder de D’Elía o Alderete. La mayor inquietud debe centrarse en las facciones que lidera Raúl Castells, el titular del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados, el Polo Obrero y otras agrupaciones marginales, que comenzaron a emplear un lenguaje de violencia preocupante.

Las sospechas de que Castells tiene estrechas relaciones con el aparato del PJ bonaerense que conduce Eduardo Duhalde no son infundadas. Y en ese sentido aunque Duhalde manifieste su apoyo a Kirchner, una cosa es el hombre como líder -Eduardo Duhalde- y otra muy distinta el duhaldismo desparramado en el conurbano.

 

Las lealtades no tienen asidero en política partidista. De allí también que el mismo D’Elía denunciara que Castells recibe apoyo del duhaldismo para sus movilizaciones. No en vano se volvió a escuchar en las últimas horas que los aliados de D’Elía defenderán al Gobierno "a los tiros" si fuera necesario...

DUHALDE Y EL DUHALDISMO, ¿ES LO MISMO?

Duhalde considera preocupante la expresión de violencia tanto de D’Elía como de Castells, que sugirió la toma de las sedes gubernamentales por la fuerza para exigir el cumplimiento de sus reclamos.

Kirchner, por su parte, cree que está a salvo con sus aliados pero esa ingenuidad no la posee el ex mandatario que manifestó su preocupación por todos los piqueteros sin distinción de asociacionismo o agrupación. Que el Presidente tenga dentro de estas grupos, aliados que eventualmente sirvan como fuerza de choque –ante los que cedió en la mayoría de sus exigencias de planes sociales y subsidios-, no es garantía de paz y calma social. La insurrección es la única ley con la que estos hombres se manejan.

Cierto temor existe por lo que Duhalde escribiera una carta a todos los dirigentes del PJ bonaerense, en la que pidió apoyo para Néstor Kirchner y Felipe Solá y advirtió que no acompañar el cambio es traicionar a la Patria. Esto debe ser tenido en cuenta como el puntapié inicial de la política de renovación y reformas en el PJ bonaerense que el ex presidente se propuso llevar adelante como su principal estrategia de supervivencia política.

Esta decisión también se sustenta en el pedido de asistencia a la OEA para obtener información y antecedentes de reformas partidarias. El enviado al organismo sería Alfredo Atanasof, operador principal de Duhalde en esta iniciativa. El ex presidente comparte esta propuesta también con Luis Verdi, Eduardo Amadeo, no muchos más. La carta aducía enfáticamente que "Hay que pagar todos los precios que tengamos que pagar. Y si alguno tiene que jubilarse, este es el momento". Todo un mensaje. Duhalde quiere esta reforma pero no está dispuesto a tirar a sus hombres leales por la borda...

Por eso Béliz iniciará la depuración y el ejemplo ético comenzará por las fuerzas policiales, así se gana tiempo y se analiza qué hacer con algunos hombres del justicialismo bonaerense. Duhalde sabe que no está en condiciones de obstruir ninguna investigación que provenga de Kirchner o de Solá, que tienen apoyo social, y que cualquier actitud en ese sentido lo dejaría abrazado a lo peor de la política. Pero ya encontrará la manera.

De algún modo Duhalde está analizando alejarse tímidamente para que Kirchner haga su política de limpieza. "En ese sentido, Duhalde no es Carlos Menem. No encubrirá a nadie", dicen... Ahora bien, el bonaerense impone una sola condición: cualquier embestida debe estar bien fundada con pruebas y no ser una burda caza de brujas que sólo tenga por objetivo alimentar la popularidad de Kirchner.

Es por ello que si se cumplen esas condiciones, algunos duhaldistas aseguran que la guerra que se viene –y que puede tener un alto grado de virulencia- no es en realidad entre

Kirchner y Duhalde, sino entre el gobierno nacional y los jefes territoriales de Buenos Aires. El ex presidente acepta la nueva alianza de Solá con Kirchner, admite la reforma en la policía bonaerense pero no deja de alistar a sus hombres por si viniesen tiempos más duros.

Sabe que si no hace una renovación habrá varios intendentes que caigan en los próximos años. Entonces la opción dentro del PJ, entienden, es: o cambian los nombres y se renuevan las figuras, o cambian las conductas. Si esto último no se puede –es lo más difícil-, habrá recambio de nombres en muchos casos. Sin embargo, es cierto, este no será, advierten, un proceso lineal y rápido. Habrá marchas y contramarchas.

Lo cierto es que las internas crean desazón y resentimientos que salen a la luz en forma de conflictos sociales. Y a ello ha de sumarse aún la incertidumbre piquetera. ¿Quién los alienta? Nadie tiene la respuesta cierta.

LA ESTRATEGIA DE DUHALDE

Por su parte, Amadeo es el hombre fundamental de la otra parte crucial de la estrategia de Duhalde: es su asesor en su cargo de coordinador permanente del MERCOSUR, a partir del cual la idea es adquirir un fuerte predicamento internacional.

Atanasof tendrá la tarea de convocar a académicos y políticos para estudiar distintas formas

de reforma y apertura del PJ bonaerense. Un ejemplo, creen ellos, es el Partido Comunista de China, suele decir. Del maoísmo se transformó hasta promover la economía de mercado. Lástima que acá siempre vamos a contra mano ya que el peronismo, dice Duhalde, debe hacer el tránsito inverso. De defender en los 90 el paradigma "neoliberal" debe involucionar en sus posturas a postular una economía fundada sobre el trabajo, la producción y la distribución equitativa del ingreso. Y allí veremos qué pasa con esta buena racha económica que quieren mostrar hoy día.

Ya suena absurdo incluso hablar de la reelección de Kirchner para el 2007 pero es lo que se escucha lamentablemente. La ciudadanía sigue estando relegada y sus demandas perentorias desatendidas.

Al parecer Duhalde busca algo diferente y no cargos locales aunque sí no desdeñará el mantener su influencia en el plano internacional e incidir en el MERCOSUR. Hay quienes creen que desea ocupar un lugar en la historia del nivel de Carlos Pellegrini, pero me parece un desparpajo comparar a un Pellegrini o incluso relacionarlo con el ex jefe de Estado. Prefiero obviar esos comentarios...

Cierto es que Duhalde tomó distancia de ciertos intendentes y de la cotidianeidad de la conducción partidaria y si bien no quiere cargos –si no hace falta para que el PJ gane, prefiero no ser senador en 2005, dijo- su otro objetivo político es convertir a su esposa,

 

Chiche Duhalde, en gobernadora en 2007 (para lo cual necesita el éxito del gobierno de Kirchner) El bonaerense le ordenó a Atanasof que para renovar la dirigencia peronista

había que integrar al PJ a las organizaciones desestructuradas que se originaron en 2001: piqueteros, asambleas, ONG, empresarios, etc.

De ello surgirá una nueva "forma de actuar del partido y establecer nuevos canales de diálogo con otros sectores sociales", dice Atanasof.

Se proponen romper viejas prácticas –algo difícil y a lo que el propio Duhalde está muy apegado- y hacer una apertura del partido pero en la última reunión de diputados del PJ bonaerense, José María Díaz Bancalari expresó la voz de quienes recelan del cambio, fundamentalmente los intendentes del conurbano. Esto no será simple ni se vislumbra posible en un corto mediano plazo. La creencia de que tendrá un Congreso propio no es tan válida. En número de diputados o senadores es una cosa en fidelidad no hay medición posible y las más atroces peleas en el recinto históricamente surgieron en los mismos bloques y no entre disidentes.

De ese modo, por más que haya triunfado Busti en Entre Ríos no hay nada asegurado en el poder actual del Presidente. Menos aún cuando ahora los teléfonos aparecen todos ligados y nadie que figure en guía está a salvo de quedar libre de culpa y cargo.

Desde los teléfonos de la familia García Belsunce hasta los de los jugadores de football raptados, todos están en la lista que se puso en el tapete en estos días. Poco serio una investigación donde todos somos sospechosos de manera tal de que nadie pueda quedar identificado para ocupar el rol del sospechado.

La lista que circula parece una burda copia de la guía telefónica, o una maniobra distractiva para que todo siga como hasta ahora. Mientras tanto nos ocupamos del Clan Puccio porque no hay legisladores que pretendan cambiar códigos para que estos personajes no deambulen por las calles impunemente.

 

CONCLUSIONES

No hay políticas de Estado que estén estudiándose para cambiar lo que en el país está causando daño desde tiempos inmemoriales, es decir reestructuración de fondo no se ve por ningún lado. Todo queda resumido en unas cuantas polémicas ALCA o MERCOSUR cuando cualquiera sabe lo que implica adherir a mercados desarrollados y lo que implica quedar fuera, razón por la cual no se ha tocado el tema en este escenario.

A su vez sumamos denuncias: corruptos surgen por doquier pruebas pocas, la Justicia no hace mucho o calla demasiado o alguien nos sigue ocultando el final y hasta parte del desenlace de este relato.

No hay soluciones a los conflictos que se abrieron por el "estilo" de confrontación del Gobierno. No sabemos si tendremos luz o no en verano, si habrá gas en invierno... Nos dejaron sin respuestas en el más sutil pero lamentable estado de inconsciencia cuando no somos espectadores sino protagonistas en esta comedia.

 

GABRIELA R. POUSA

 

(*) GABRIELA R. POUSA SE DESEMPEÑA COMO ANALISTA DE COYUNTURA INDEPENDIENTE. NO PERTENECE A NINGÚN PARTIDO NI MILITA EN MOVIMIENTO POLÍTICO ALGUNO.
Registro de Propiedad Intelectual en trámite. Queda prohibida su reproducción total o parcial sin autorización previa.
 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada