EL SHOW DEBE SEGUIR

Por GABRIELA R. POUSA (*)

PANORAMA POLÍTICO SEMANAL
 17 – 21 DE NOVIEMBRE, 2003

SUMARIO

AVATARES DE LA COYUNTURA ECONÓMICA
EL VERANITO VINO TORMENTOSO

POLÍTICA EXTERIOR
TODOS CON EVO
...

ASUNTOS INTERNOS
"ES DE SABIOS CAMBIAR LA OPINIÓN"

LA CUESTIÓN SOCIAL
PIQUETES, SINDICALISTAS Y OBREROS:

CONCLUSIONES

 

AVATARES DE LA COYUNTURA ECONOMICA

UN "VERANITO" TORMENTOSO

Todo parece indicar que la prioridad para el Gobierno es mantener los altos índices de popularidad razón por la cual los conflictos tratan de mantenerse alejados de la opinión publicada. Aunque nadie se explique cómo aparecen nuevas encuestas patrocinadas por la Consultora X que dirige Artemio López ofreciéndole al jefe de Estado un 80% de imagen positiva.

La cifra resulta elevada por cuánto no ha habido hasta el momento ningún atisbo de política de Estado concreta ni siquiera un lineamiento del rumbo a seguir ni una suerte de mapa que trace la ruta elegida para posicionar la Argentina. Por el contrario, todo parece indicar que el país está confinado a esa especie de sin sabor que viene caracterizando a Latinoamérica.

Termina el año y no hay agenda ni objetivos que se vayan logrando. Las prioridades de la gente son las mismas que antes de la asunción de Kirchner aunque el desempleo haya quedado en segundo plano ante la inseguridad. A la inseguridad delictiva se contagió la inseguridad de vivir en un país sin política concreta, con reacciones imprevisibles según el deseo de un mandatario cuya voluntad es el leitmotiv de su hacer o de su omitir. Los temas son siempre los mismos: internas partidistas, problemas con sindicatos, paros docentes... ¿Cuántas veces escuchamos hablar de la maldita policía? ¿Cuándo fue que Eduardo Duhalde la defendió haciendo alusión a ella como la mejor policía? Y hoy, ¿cuál de ellas es la que está velando por nuestras vidas?

Ningún ciudadano común y corriente se anima a jugarse el todo por el todo para dar una respuesta. Los vaivenes de los dirigentes lograron sumirnos en una nebulosa y ya no sabemos siquiera si hay fuerzas de seguridad o no las hay, y más aún, de haberlas hay cierto tufillo a un entuerto político poco limpio escondido tras de estas.

En estos días sólo supimos de algunos vaivenes entre dirigentes del conurbano y miembros del gabinete junto con maniobras ya características del llamado "estilo K". En esa línea ha habido una serie de confrontaciones alejadas de ser conducentes para perfilar el rumbo nacional.

Hace más de un mes que estamos pendientes de una puja empresariado-clase política en torno al aumento de tarifas. Escuchamos agresiones desde el oficialismo pero diálogos o debates con argumentos que justifiquen una u otra postura no han sido transmitidos a la ciudadanía. Sin embargo, las compañías de servicios públicos privatizadas que están en esta suerte de batalla tienen sus balances al día y no presentan objeciones si se los solicitan para que sea los usuarios los que puedan analizar hasta qué punto requieren más fondos para inversión o sus pasivos no entraron en desequilibrio.

Vayamos a un solo ejemplo que sirva para ilustrar la consigna referido al tema de la energía:

La demanda de energía eléctrica creció 10,4 % en septiembre respecto a igual mes de 2002, impulsada por una mejora en la actividad industrial, según un informe realizado por Fundación de Energía Eléctrica.  Esta institución también resaltó el crecimiento de la demanda energética en otros puntos del interior del país.  En orden decreciente se encolumnan la zona del COMAHUE -La Pampa, Río Negro y Neuquen- con un incremento de 15,2%, empujado por la actividad petrolera; la del NEA -Formosa, Chaco y Corrientes (sin Misiones) con un 14,4 % por incidencia del sector papelero. En la región del BA -que abarca el interior de la Provincia de Buenos Aires- el consumo subió 12,4 % respecto a septiembre de 2002 impulsado por la actividad siderúrgica, papelera, petroquímica y agroquímica.  CUYO -San Juan y Mendoza- con 33,96 %, y GBA -que comprende las concesionarias EDENOR, EDESUR y EDELAP- con un aumento del 9 %

En este sentido basta aplicar una de las leyes más básicas de la economía para comprender qué está ocurriendo con las tarifas. Si aspiramos a un mercado sin intervenciones deberíamos dejar que la demanda y la oferta ajustaran sus necesidades para brindar un servicio óptimo, eficiente. Y aunque se esmeren en querer mostrar que el conflicto pasa por una estructura empresaria que no es la deseada por el Presidente a raíz de haberse gestado en la década del 90, el verdadero conflicto pasa por un ángulo distinto.

Argentina no tiene problemas con España ni con otro proveedor de servicios públicos.

Argentina tiene el problema en sí misma, como un tumor arraigado en el seno del país: esto es el vivir sin reglas y sin normas fijas.

Qué entre al juego quién sea siempre y cuando se atenga a los vaivenes de los intereses de turno pero que no se espere un avanzar por casilleros según lo indique el dado que se ha tirado sino un perder turnos o cambiar el rumbo acorde al capricho de la dirigencia política.

Respecto al aumento salarial anunciado días atrás también hay un entrevero que no permite ver el hecho como resultado de un plan económico activo.

Quizá la gente comienza a darse cuenta en algunos aspectos de la demagogia y más de uno podrá incluso interrogarse quién financiará ese incremento salarial. El mismo jamás deparará un garrafal aumento de consumo. En otro orden de cosas hasta se ha comenzado a violar el Presupuesto 2004 aún antes de ser sancionado en el Parlamento por cuanto no hablaba de aumento de las jubilaciones mínimas en ningún párrafo. Confirma lo anteriormente dicho: ausencia de reglas aunque haya reglamentos.

La magra cifra que se le ofrece a los jubilados con la mínima es inútil al lado de las necesidades insatisfechas de estos sectores. Al mismo tiempo, por citar un ejemplo, ha habido un aumento de remedios que supera el 50%. El último estudio del Ministerio de Salud dio cuenta hace unos días del aumento que han sufrido los medicamentos de mayor consumo desde la devaluación. El informe describe que "los 68 remedios más vendidos se incrementaron un 50,9% desde la salida de la convertibilidad, aplicada en enero de 2002, de acuerdo con un relevamiento realizado por el Ministerio de Salud".

A su vez fue Néstor Scibona en su columna de La Nación quién se animó a decir con todas las letras: "La realidad indica, además, que tanto jubilados como empleados públicos están contribuyendo a subsidiar, en forma indirecta, a los 2,2 millones de beneficiarios de planes de asistencia social".

Finalmente cabe tener en cuenta cuán peligroso es dejar nuevamente la distribución del ingreso en manos de un Estado que se ha mostrado ineficiente a la hora de administrar. Asimismo, parece que el único objetivo apunta a mover el consumo interno lo cual no es garantía alguna de crecimiento. Las empresas necesitan otro tipo de reactivación y lo más probable es que salgan a buscarla a través de las paritarias como aquellas que se estipularan para el próximo 3 de diciembre donde el sector de comercio se reunirá para debatir la situación actual con los gremios mercantiles donde el salario convenio pasó de 360 a 634 pesos en menos de seis meses.

Lo que queda claro es que política económica no hay. Plan que justificar o criticar no hay y toda voz opositora es rechazada y menoscabada en discursos de funcionarios con desdén tal como pasara durante el coloquio de IDEA.

La confusión en materia económica se traslada a las medidas instrumentadas, ya sea el aumento de sueldos reciente así como la creencia falaz de un incremento de exportaciones cuando éste viene precedido por una devaluación que aumentó la miseria y los índices de indigencia en el país. ¿Cuánto tiempo se puede mantener un país soja-dependiente?

Como los resultados obtenidos de la devaluación y la política de sustitución de importaciones no dio resultado ahora se pretende incentivar el consumo con un mísero aumento de salarios descartando encima el sector público. Pero no es el modo de encarar una reestructuración de fondo en una economía nacional con miras a un crecimiento sustentable en un mediano, largo plazo. El cortoplacismo de los argentinos es amenazante. Vivir en la incertidumbre degrada al hombre como individuo y le acarrea crisis de diversas índoles (familiar, laboral, salud, etc.)

Un aumento salarial debería ser consecuencia de un incremento de inversiones capaces de crear empleo y a su vez mejorar la productividad. Sin embargo, en Argentina la suba salarial sólo emana de una redistribución del ingreso en detrimento de la rentabilidad empresaria. También confirma este modo de asumir la responsabilidad del aumento la poca voluntad del Ejecutivo por aunar criterios de crecimiento con el sector empresario. Este martes 18 el mismísimo presidente Néstor Kirchner denunció que "hay sectores del establishment" que se oponen a discutir una redistribución del ingreso nacional y los acusó de "perversos". Agregando que le "cuesta creer que todavía, después de lo que pasó en la Argentina, haya algunos que defiendan ideas que nos llevaron a la concentración económica y la exclusión social".

Pero tras este aumento, ¿cuál puede ser el siguiente paso? Mayor porcentaje aún de trabajo informal o en negro. Lo expone la Fundación Mediterránea con los siguientes datos:

Empleo en negro
Octubre 2003 45%

Octubre 1990 25%

Mayo 2002-Mayo 2003: 8 de cada 10 nuevos empleos asalariados son informales

• Más afectados
Los trabajadores menos productivos
Los de menor educación,
Los que se desempeñan en actividades primarias,
Los empleados de construcción o de servicio doméstico
Los empleados en empresas pequeñas
Los empleados de tiempo parcial

Kirchner quiere repetir la falacia del crecimiento económico a través de un aumento salarial sin inversión sino con redistribución de ingresos y consumo interno. Una fórmula que no conlleva a ningún tipo de actividad económica positiva con estabilidad en el tiempo.

Su criterio es poner en marcha mecanismos que permitan "el crecimiento económico, con inclusión social" resaltando que ello se ha de lograr "con una combinación del crecimiento de las exportaciones con crecimiento del consumo interno".

Téngase en cuenta también cómo ha ido incrementándose el costo laboral salarial en las empresas para tener una mejor comprensión de la política poco eficaz de aumentar salarios sin buscar inversiones o hacer crecer la productividad.

COSTOS LABORALES NO SALARIALES (en pesos)

SUELDO NETO 87
DEDUCCIONES (1) 13
SUELDO BRUTO 100
CONTRIBUCIONES (2) 23
AGUINALDO 10
ART 2
VACACIONES 7
INDEMNIZACIÓN (por despido) 7
PREAVISO 0,5

  1. Jubilación, PAMI, obra social
  2. Jubilación, PAMI, fondo de desempleo, obra social y asignación familiar.

Una situación poco clara también ha sido la que trasmitieran en nombre de la Iglesia algunos medios acentuando su postura contra el ALCA. No es eso lo que dice el documento eclesiástico. El ALCA en sí mismo no provoca desigualdades. Las desigualdades que ya existen en la Argentina son consecuencia en todo caso de la falta de políticas claves que permitan acceder a un libre mercado, a la sana competencia. La desigualdad también está en aquel que recibe un plan social y se dedica al corte de rutas y violaciones de la ley y en quién sin percibir más que lo que le dejan algunas changas sigue remando cada día sin desfallecer.

Veamos como se producen desigualdades a causa de la actual falta de instrumentación de planes económicos -en este caso- en el marco del costo de vida dado por el INDEC

DESIGUALDADES EN EL COSTO DE VIDA

ENERO 2003-OCTUBRE 2003

Salarios altos 1,6%
Salarios Bajos 2,9%

SEPTIEMBRE 2003-OCTUBRE 2003 DESDE LA DEVALUACIÓN

Conurbano Bonaerense 0,6% 47,9%
Capital Federal 0,5% 41,9%

CANASTA BÁSICA ALIMENTARIA (CBA) / CANASTA BÁSICA TOTAL (CBT)

FAMILIA TIPO MATRIMONIO / UN HIJO MATRIMONIO / TRES HIJOS

CBA 321,73 pesos 254,05 pesos 349,84 pesos

CBT 704,58 pesos 766,15 pesos 766,15 pesos

Asimismo, el gasto del Estado en materia de subsidios y de asistencialismo alcanza niveles altísimos. Véase cómo se infla el gasto estatal en las diferentes regiones de la Argentina.

Porcentaje del total de hogares por provincia que reciben ingresos públicos

ASISTENCIA DEL SECTOR PÚBLICO

Formosa 72,8
Catamarca 70,7
Jujuy 63,7
Chaco 62,5
La Rioja 57,0
Sgo.del Estero 47,8
Salta 44,2
Corrientes 41,9
TOTAL DEL PAÍS 31,6%

Fuente: SEL

POLÍTICA EXTERIOR

TODOS CON EVO...

Pero así como la política económica es una sumatoria de parches y pruebas incompletas, la política como gestión de gobierno también es un rejunte de supuestos que no ayudan mucho a la hora de predecir hacia donde se encamina el futuro del país. Néstor Kirchner quiere ante nada mostrarse fuerte y poderoso. Ni protocolo ni diplomacia son términos que el Presidente vaya a tener en cuenta. Si para los argentinos es complejo digerir esto, desde afuera es aún más complicado hacerlo.

Europa no comprende aún la política de Kirchner. Aznar lo intentó en vano, más confiado el Rey Juan Carlos buscó sin confrontación hallar puntos en común pero se encontró con un desparpajo poco habitual para el protocolo real que sólo le permitió acercarse al jefe de Estado como si éste fuese una suerte de guía turística pero no mucho más.

De todos modos la cintura política del rey permitió una suerte de acuerdo donde al menos las compañías españolas puedan desempeñar un papel digno en su prestación de servicios. De allí los comentarios de tarifas sociales y ese dedo que apunta a un incremento tarifario para los grandes usuarios en un comienzo al menos.

Sin embargo, como dijéramos es posible que España y sus empresas no sean el verdadero conflicto en ciernes para Argentina. El asunto esencial va más allá del estilo de confrontación que quiere imponer el Presidente Kirchner. Todos los problemas que puedan enumerarse hoy día, toda esta coyuntura que parece un rompecabezas donde no terminan de encastrarse las fichas responde a un conflicto base que de no ser enmendado en un corto plazo hará que ninguna hipótesis de crecimiento y progreso sea admitida como válida.

Se trata de esta seudo anarquía inmersa en un sistema sin reglas y en completa ausencia de normas preclaras para definir más allá de izquierdas o derechas, un escenario real donde el juego pueda llevarse a cabo sin obstáculos o sorpresivos imprevistos ante los cuales se desvanece toda posibilidad de seguir avanzando.

Hay acuerdo bastante generalizado en la necesidad de inversiones para crear fuentes de trabajo, pero ¿cómo invertir si no hay seguridad jurídica, si no hay una normativa precisa, si no hay posibilidad de mirar en perspectiva el escenario donde ha de desarrollarse Argentina?

No sólo faltan los casilleros para avanzar sino que el dado a tirar no tiene siquiera marcado los números en sus lados, de ese modo se lo arroja y a piacére quién lo arroja, elige la cifra

que más le conviene para mover sus fichas. En la próxima jugada el contrincante puede darle vuelta el resultado sin demasiado preámbulo. Esta incertidumbre en el hacer y en el apostar genera una parálisis difícil de disipar. Pero no hay normas; en consecuencia tampoco premios y castigos distribuidos con equidad.

Todo es factible y nada es posible al mismo tiempo. Perder o ganar es cuestión del azar o de alguna maniobra política que nada tiene que ver con el ejercicio real del poder gubernamental.

Lo dicho reviste gravedad por cierto, pero no hay atisbo de modificarse si acaso observamos que tampoco estamos situados en una etapa previa donde estén debatiéndose premisas o ideas acerca del modus operandi o de los reglamentos que han de quedar estipulados para encausar políticas de Estado. Ya no es dable justificar que no se le ha dado tiempo al Primer Mandatario. Ni es tan nueva la democracia en Argentina como para no haber aprendido ciertas premisas incuestionables y algunas reglas contundentes e inalterables para la construcción de una Nación.

Hasta ahora el Presidente solo tiene en su haber un par de encuestas que le dan índices medianamente favorables de aceptación en las clases medias bajas, números que los argentinos ya deberíamos saber que duran lo que la espuma del mar en la orilla un día de lluvia. Mientras, en el debe, Néstor Kirchner acumula un sinfín de cuestiones de envergadura. No es la política de internas, la demostración caprichosa de fuerzas o la imposición sin lógica de estrategias vacías de contenido lo que genera la reactivación de un país sino que es precisamente la primacía de estas la que impiden avanzar hacia la salida de la crisis.

Kirchner supo desde mucho antes de asumir que había conflicto con las tarifas de servicios, que las de gas y electricidad sin ir más lejos estaban atrasadas (aún desde antes de la

devaluación) En un principio pensó en resolver el tema tras bambalinas pero si atiende el problema pone en peligro el número favorable de adhesiones que le ofrecen las encuestas... La ecuación del presidente es la siguiente: "Si aumentan las tarifas cuánto baja mi popularidad con la gente? La prestación del servicio no cuenta. La optimización de recursos es un mito para el santacruceño.

El Presidente quiere desentenderse de estas empresas europeas que se asentaron en el país en la década del los 90. Otros índices de actividad económica dan pauta de ciertos crecimientos: empleo, ventas, consumo en sectores de menores ingresos, etc. Pero no nos mintamos a nosotros mismos: estamos sostenidos por una cosecha de soja que se vende a buen precio en el extranjero. ¿Cuánto durará esta bonanza? El mundo pretende poder invertir con cierta garantía, el mismo Banco Mundial expuso este informe mostrando qué debe ser lo prioritario:

"La Argentina es uno de los países donde los derechos de propiedad son más débiles. A su vez es complejo en normativas. Al comparar indicadores cuantitativos de la normativa comercial y su aplicación en más de 130 países, para determinar qué reformas son necesarias a fin de atraer inversiones se observa una Argentina confusa en legislación laboral, ejecución de contratos, obtención de crédito y liquidación de empresas. Además el acceso al crédito es considerado uno de los principales obstáculos al crecimiento. Los caminos para sortear esto es un mayor intercambio de información crediticia y garantías eficaces de ejecución de contratos. En los países en donde existen sólidos derechos de acreedores y hay alto flujo de información, los mercados están arraigados y son menos las tasas de incumplimiento, lo cual posibilita la creación de círculos virtuosos de inversión productiva y financiera. En la Argentina, el índice de derechos jurídicos de los acreedores se ubica en "1", siendo el nivel óptimo de "4". También presenta dificultades para la constitución de empresas. Los procedimientos engorrosos están asociados a un mayor grado de corrupción, obstaculizan la inversión privada e incentivan el crecimiento de la economía informal. En el país, crear una empresa demora 68 días, contra sólo cuatro en los EE.UU. o 28 en Chile. La legislación laboral en nuestro país, es sumamente inflexible. Las intervenciones reglamentarias estrictas tienen efectos secundarios negativos, como una menor creación de puestos de trabajo y largos períodos de desempleo. Subsiste un alto nivel de economía informal y en consecuencia elevada proporción de trabajadores que carecen de cobertura legal. El tiempo para ejecutar un contrato en la Argentina es de 300 días, contra 200 en Chile. Cuanto mayor es el plazo, mayores son la tardanza y los costos."

Basta también para ilustrar este comentario observar la caída que ha sufrido el país a la hora de medir su competitividad con otros tantos:

  1. Finlandia
  2. Estados Unidos
  3. Suiza

5- Taiwán
28- Chile
47- México
50- Uruguay
54- Brasil
74- Argelia
77- Serbia

78- Argentina

79- Senegal
80- Uganda
102 – Haití

Fuente: WEF

Una frase muy repetida es aquella que dice que es mejor no ventilar los paños sucios fuera de casa. Pero no es esa la política del Presidente quién acaba de regresar de una Cumbre en Bolivia donde demostró en forma explícita su temperamento y poco tino para establecer una diplomacia que sirva de nexo entre Argentina y otros gobiernos.

Nadie puede borrar la foto de Néstor Kirchner junto a Evo Morales, el líder cocacolero candidato a la presidencia de Bolivia, y el piquetero D’Elía. En dicha cumbre Iberoamericana no se ha avanzado sustancialmente. La falta de delicadeza para referirse a España fue el comienzo de una ronda de gestos poco agradables para un Mandatario que debe aún ganarse la credibilidad del extranjero.

Kirchner no puede admitir que su voluntad no es la de un Dios a nivel mundial y que no haya sido electo Chacho Álvarez para ocupar el puesto en la CEPAL lo dejo con resentimiento de modo que su reacción primera antes que con Kofi Annan fuera con un amigo de la Argentina, Enrique Iglesias.

Para echar paños fríos Duhalde debió viajar a Brasil a poner paños fríos sobre la situación reinante en el MERCOSUR donde aún no existe una política concreta que satisfaga a sus miembros en general. Eduardo Duhalde sabe que ese es su rol: encausar los desbordes de un carácter poco efectivo a la hora de negociar para insertar la Argentina en un nuevo orden mundial más allá de este desorden nacional.

ASUNTOS INTERNOS

"ES DE SABIOS CAMBIAR LA OPINIÓN"

En política interna Néstor Kirchner está encarando una estructuración de centro izquierda bastante compleja. No sabe a ciencia cierta quienes son sus aliados y la composición del PJ es poco clara. La hegemonía en ese sentido es una utopía.

Hay tantos peronismos como caudillos en provincias y finalizado el proceso electoral, el Presidente deberá rearmar sus filas. Sin embargo, con estos extraños movimientos piqueteros que crearon desacuerdos en el seno del Gabinete cabe preguntarse hasta qué punto puede subsistir una marcada ideología de centro izquierda en el Ejecutivo.

Kirchner aún no logró un grupo que le responda fielmente, está culminando el año y carece de su estructura propia, Duhalde aún no le ha soltado del todo la mano y eso le permite que vaya tirando sin muchos tropiezos.

La transversalidad que surgiera como novedad política no es sino un grupo disperso de nombres sin certeza de que quieran responder a un líder hegemónico como pretende serlo el santacruceño. Mismo dentro del ala oficial subsisten personalidades demasiado variadas y disímiles entre sí.

A su vez, Elisa Carrió parece querer volver a la arenga política y de hacerlo hasta podría ganarse la simpatía y el aval de algunos dirigentes de centro izquierda que no están 100% cómodos con el gobierno. La líder del ARI ya ha salido con los tacos de punta a despotricar contra el gobierno y hay quienes aseguran que unos cuantos aliados del oficialismo compartieron sus críticas.

No es coherente esperar que el Ejecutivo gire a la derecha, eso es un desatino pero sí puede poner un matiz de pragmatismo que enderece un poco una gestión de la que aún no se tiene demasiada noción del rumbo que pretende marcar para la Nación. A Menem en los noventa la derecha le tuvo paciencia, habrá que determinar si la centro izquierda que elige Kirchner será igual de paciente para con éste o le dará vuelta la espalda antes de tiempo. En ese sentido podrá avanzarse hacia una idea más cierta al observar cómo se desenvolverán los líderes sindicalistas en estos días para con Néstor Kirchner y asimismo los piqueteros.

Lo trascendente para el entorno político es el nuevo rol de Eduardo Duhalde respecto a la necesidad de acabar con focos de corrupción que vienen empañando la gestión en el conurbano y generando chispazos con el Ejecutivo. El ex presidente le garantizó a Néstor Kirchner que tomará distancia de sus tradicionales aliados y punteros, los intendentes del PJ bonaerense, y que así dejará que el gobierno nacional haga su política de purificación. De allí la alineación de Felipe Solá para con el Presidente y la certeza de un alejamiento de Álvarez en un corto, mediano plazo.

Duhalde ratificó su alianza con la Casa de Gobierno y mostró que aún no hay grietas entre los dos líderes. Duhalde sabe manejar muy bien los tiempos.

En realidad el cambio del duhaldismo obedece a que en las últimas semanas advirtió que tanto el presidente como la sociedad demandan transparencia y no quiere correr el riesgo de contradecir a ninguno de esos dos factores. Oponerse a ellos le significaría un costo demasiado alto en imagen pública, luego de haber acumulado poder y popularidad durante su paso por el Gobierno, logrando salir por la puerta grande aún cuando no hizo mérito para ello.

Duhalde quiere que se lo vea a él por un lado y al PJ bonaerense por otro ya que es allí donde se hallarán focos de corrupción desagradables. Le es necesario separarse de ello porque caerán posiblemente intendentes que mal o bien son los que le garantizan desde hace diez años la base del poder electoral al duhaldismo. El desafío es grande.

Dicen que el ex presidente está dispuesto a entregar la cabeza de varios de ellos a condición de que desde la Casa Rosada no se haga una caza de brujas, sino una cuidadosa investigación, eventualmente con pruebas y procesos judiciales regulares. Pero la actitud es contradictoria con la intención del bonaerense de ser electo senador

por el PJ en 2005 y de lanzar al ruedo político a su esposa, Hilda "Chiche" González, a quien quiere ver como gobernadora desde 2007 en reemplazo de Felipe Solá.

Todo eso requiere del apoyo del aparato del PJ al que Kirchner atacará, con colaboración activa de Solá. Acá habrá que esperar alguna carta en la manga que sacará oportunamente Duhalde.

La candidatura de Chiche no tiene el visto bueno de Kirchner ya que la 1era.Dama se perfila también para ese cargo en el 2007, aunque se lo lance como un globo de ensayo. De hecho, parte del pacto entre Duhalde y Kirchner reside en que éste no intervenga en la vida del PJ bonaerense. Pero sabemos como funcionan las fidelidades en política... Pero tampoco se puede sostener esa contradicción ya que Duhalde necesita despegarse de la mala imagen del PJ en el conurbano y su relación con la inseguridad, la fuerza policial, etc. Su futuro político no admite quedar públicamente complicado en un eventual encubrimiento o protección a intendentes y dirigentes ligados a la corrupción.

El ex presidente evalúa todo esto políticamente: si triunfa la política de Kirchner sobre la seguridad y si la economía y el empleo dieran señales de vida en estos cuatro años, Duhalde se asociaría al éxito de Kirchner y se transformaría en beneficiario principal de su popularidad (y de sus votos) en la provincia de Buenos Aires.

En materia de estrategia Duhalde sabe lo que hace. En esa disyuntiva, prefirió largar lastre y renovar su base de sustentación política, ya que la mayoría de los caudillos e intendentes del PJ bonaerense continuarán a su lado, según estima por ahora.

En otro orden de cosas, Felipe Solá habló de más. Le faltó decir que habrá subsidios para pagar rescates por secuestros en el Gran Buenos Aires. En los próximos días, Solá mantendrá una serie de encuentros con intendentes, legisladores y dirigentes representativos del peronismo y de otras fuerzas para pedirles su apoyo. Kirchner obviará las declaraciones vertidas a La Nación para seguir aunando fuerzas en el conurbano pero llamará a orden al gobernador para que no corra idéntica suerte que Daniel Scioli.

De todos modos, ya se ha visto que Kirchner no opina ni parece estar inmerso en el tema de la seguridad aún cuando es el primordial para la ciudadanía. Por último, según reza un informe de fuente segura esa alianza Solá Kirchner no es contra Eduardo Duhalde, que tiene vigencia presente y futura y que apoya la embestida contra la corrupción que ambos harán en la provincia", dijo Solá en la intimidad. Y agregó que lo que haga de ahora en más no será una corriente política, sino una actitud de apoyo a su gestión.

En la Legislatura provincial, el PJ y la UCR le cierran los caminos a las leyes. Por ejemplo se recuerda la obstaculización a la ley del juego, que limitaba el funcionamiento de las máquinas tragamonedas, que era un negocio multimillonario para ciertos sectores policiales y ciertos intendentes. Esa ley fue boicoteada y frenada en la Legislatura.

 Luego de ello, Solá promulgó un decreto al respecto. Semanas después sobrevinieron los asesinatos de Kosteki y Santillán en Avellaneda, relacionó un alto funcionario del gobierno de Kirchner que viajaba en el mismo Tango 01.

La nueva alianza entre el Presidente y el gobernador tiene su raíz en las presiones que hace dos semanas comenzaron desde la Casa Rosada sobre el mandatario provincial para que depurara la policía bonaerense en el peor momento de la crisis de inseguridad. Solá está resuelto a jugar con todo con Kirchner en esa causa.

Solá advirtió que no tiene margen para alejarse de la política del gobierno nacional. Su relación con el PJ bonaerense es insostenible; su vínculo personal con Duhalde está deteriorado. Sólo le queda abrazarse políticamente al gobierno nacional. Kirchner también se comprometió a prestar colaboración en la reforma de la Constitución provincial. Ese capítulo comprenderá cuatro reformas centrales, según Solá: la reforma política, la judicial, la municipal y la del Estado.

La reforma política incluiría la institución de códigos de ética para funcionarios, con duras sanciones a quienes incumplan. Todas tienen que ser votadas independientemente y con un sistema de enmiendas, que evite las asambleas constituyentes largas y engorrosas, dice el gobernador. También incluirá esa reforma la reelección de Solá, la que no apoya Duhalde pero sí podría respaldar con el tiempo Kirchner.

También hay una faz económica en el acuerdo que se relaciona con la seguridad. Kirchner se comprometió a ayudar a Felipe en obras de infraestructura y vivienda para sanear el problema de la pobreza y erradicar las "villas más peligrosas", que son focos del aumento de la delincuencia, según los hombres de La Plata. En este punto Solá se entenderá con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

LA CUESTIÓN SOCIAL

PIQUETES, SINDICALISTAS Y OBREROS:

El gobierno nacional congeló disimuladamente el proyecto de ley de amnistía que pedían las organizaciones piqueteras para despenalizar a 3000 activistas procesados por manifestaciones y actos delictivos en la vía pública. Sin embargo, no hay grandes cambios en la relación de éstos con el gobierno. Lo que pidió el Presidente es que se informe un poco menos acerca de las idas y venidas de estos líderes a la Casa de Gobierno.

De este modo reinará cierta incertidumbre sobre qué ha de deparar el escenario social. Kirchner le hizo decir a los piqueteros que respetará el principio de división de poderes y que el proyecto tendrá curso propio en el Parlamento.

Pero la realidad es que el jefe de Estado quiere abrirse elegantemente de la iniciativa motorizada por el sector progresista de su gobierno, que integran Eduardo Luis Duhalde, Oscar Parrilli y Carlos Kunkel, entre otros. Un factor importante para ello fue la feroz oposición del núcleo duro del bloque de diputados nacionales del PJ, conducidos por José María Díaz Bancalari, quienes atacaron a sus pares del Grupo Talcahuano, kirchneristas, por impulsar la iniciativa. La relación entre ambos sectores se volvió más tensa esta semana.

Pero todos estos acuerdos quedan en palabras cuando se inicia una serie de paros, amenazas de cortes y protestas que el gobierno deberá frenar. Lejos de la cumbre de Bolivia, ahora Kirchner deberá de una vez comenzar a trabajar y arremeter contra otros grupos ante los que, en realidad no tiene idea de cómo salir a manejar.

CONCLUSIONES

Sobrevienen dos semanas de decisiones en el Ejecutivo para que diciembre se inicie sin sombras que puedan amenazar un fin de año de paz. El fantasma del 2001 merodea y uno de los líderes insurrectos Raúl Castells planea revolucionar el escenario nacional. El Gobierno debe estar atento a ello.

Sobrevendrán a su vez anuncios, promesas de obras públicas y el Presidente delegará en su Gabinete aquello que él no pueda manejar abiertamente.

Lo cierto es que el 10 de diciembre se acerca y es el día que Kirchner tiene marcado para asumir al poder, veremos si finalmente toma conciencia.

Mientras, seguirán abriéndose frentes de batalla: al sector militar se le impondrán medidas que no le satisfaga como esa incorporación de civiles para formar sus cuadros, se irá tras algunos otros empresarios de actividad expansiva en la década menemista y Béliz deberá rendir cuentas de sus gestiones en Suiza.

Porque amén de los temas más calientes de la política, Kirchner sabe que al pueblo hay que entretenerlo. "Show must go on"...

 

(*) GABRIELA R. POUSA SE DESEMPEÑA COMO ANALISTA DE COYUNTURA INDEPENDIENTE. NO PERTENECE A NINGÚN PARTIDO NI MILITA EN MOVIMIENTO POLÍTICO ALGUNO. contactar a la autora
Registro de Propiedad Intelectual en trámite. Queda prohibida su reproducción total o parcial sin autorización previa.

 

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada