¿VUELVE EL CORREDOR POLACO A SER EL EJE DE LA NUEVA EUROPA?

 

El fracaso de la reunion de la Union Europea y el llamado franco-aleman a conformar una Europa a dos velocidades, constituye la exteriorizacion desnuda de conflictos geopoliticos que se han desatado este año, como consecuencia de la guerra en Irak, golfo tradicionalmente euroarabe, la apabullante espiral exponencial del euro, la segunda o tal vez primera moneda del mundo occidental en poco tiempo y la persistente alianza estrategica entre Paris, Berlin y Moscu.

Estados Unidos, que ha apuntado a la división con una lógica impecable, recrea los fantasmas de los paises latinos-Italia, España, Rumania, Portugal -hacia el mundo germanico, sumando a ellos el nuevo bloque de paises antistalinistas, ese arco que va desde las profundas aguas del Danubio hasta el extremo oriental de Odessa- que constituirán, eventualmente, los nuevos aliados del Occidente anglosajon en la vieja Europa.

No hay tanto una nueva o vieja Europa en los terminos un poco superficiales o marketineros rumsfeldianos. Hay simplemente, una Europa que se reconoce en el mito carolingio y una Europa que -sometida primero a Viena y a Moscu después- prefiere operar como puente entre el continente, la masa euroasiatica y los primos lejanos de la America potente. Varsovia es naturalmente la capital espiritual de esa nueva, en el fondo muy vieja Europa, porque allí la masacre de judios empalmó linealmente con el medio millon de catolicos yacientes en Auschwitz y las fuerzas sociales catolicas dieron la primera estocada mortal al corazón del sistema de poder poststalinista.

No es casual, entonces, que Polonia siga recibiendo contingentes americanos y británicos y es muy probable que -en un futuro muy proximo- se autolegimite como centro de gravedad militár de la nueva NATO.

La Europa a dos velocidades preanuncia una defensa continental franco-alemana con una NATO de silla vacia, como hizo por años el viejo De Gaulle y, simultáneamente, el reforzamiento de un sistema de seguridad atlantista e intraeuropeo a la vez, que tendrá su logística esencial en Zagreb y Varsovia y su mecanismo mental en el Pentágono.

Gran Bretaña, perfectamente alineada en sus intereses de seguridad militar podría revelar una inesperada flexibilidad diplomática hacia las dos coaliciones militares. Sus intereses petroleros y gasiferos se encuentran en las repúblicas islámicas que circundan al viejo oso rojo, pero también British Petroleum ha desembarcado en Rusia, el euro es una opción aún no resuelta en la City británica y el juego de bisagra entre las millas que la separan de la amable Normandia y los miles de millas que la acercan a Washington, siempre han proporcionado un rico inventario de alternativas estrategicas para los objetivos ingleses.

La nueva Europa es también parte de la Vieja Europa.
Y ese es el resultado que cuenta en el año que se va .

EA.

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada