LA TALASOCRACIA CHILENA NO SE PREOCUPA DEMASIADO DE LA ESMA


Una oferta norteamericana considera un paquete de tres naves tipo Spruance por 17 millones de dólares.

La potencia armamentista más grande del mundo, Estados Unidos, realizó una nueva y mejorada oferta al Ministerio de Defensa de Chile, proponiendo la venta de tres destructores tipo "Spruance" por 17 millones de dólares, los mismos que son capaces de disparar los misiles larga distancia Tomahawk. que ya mostraron su eficacia en los mas recientes guerras de Afganistán e Iraq.

La proposición se habría materializado en los últimos días, según confirmaron a "El Mercurio de Valparaíso" y a fuentes argentinas en Chile areas ligadas al proceso, y correspondería a destructores norteamericanos que serán dados de baja entre el 2004 y 2006.

De esta manera, se abre una nueva alternativa para el país, luego que a fines de enero último la ministra de Defensa, Michelle Bachelet, informara la decisión del Gobierno de adquirir 4 fragatas holandesas usadas, en un monto estimado de US$350 millones. Sin embargo, la adquisición aún no se ha finiquitado, y debiera sellarse en marzo o abril próximo.

Las nuevas unidades se sumarán a la reciente adquisición a Inglaterra de la fragata FFG "Almirante Williams", que fue el primer paso de la renovación de la Escuadra Nacional, que considera al largo plazo el recambio de 8 naves y forma parte del ambioso programa de modernización naval encarado por el gobierno socialista de Ricardo Lagos e impulsado por Bachelet, tambien una socialista rosa blindada, es decir nacionalista chilena, que ha comprado material en Gran Bretaña, Suecia, Holanda y Alemania con el objetivo de convertir a Chile en una potencia que cubra los espacios marítimos del Pacifico extremo, el nuevo corredor por donde se deslizara el trafico comercial del siglo XXI hacia Asia.

Ahora se entiende mejor el ultimo coloquio desarrollado entre el ministro argentino Pampurro y su homólogo administrativo Donald Rumsfield, quien le sugirió al argentino que no se apresurase a vender material italiano –fragatas Lupo- al gobierno de Lagos, para no desatar una carrera armamentista en la región. La posición nacionalista de Rumsfield, coherente con la protección de sus industrias nacionales empalma con la escasa confiabilidad hacia la Argentina, un país que blande un nacional –neutralismo inexistente y al mismo también sugiere la preocupación por algo mas concreto, los intereses del reequipamiento militar del Brasil y- tangencialmente- del Uruguay, que se orientan con pequeños pasos hacia Moscú.

Justamente en Montevideo los rusos acaban de abrir una oficina comercial de Robortexport, la empresa que se ocupa de tecnología militar y de seguridad y de una forma bastante coherente el presidente Lula, que ya vendió sistemas aéreos en Egipto y Libia ,busca diversificar su sistema de armas para potenciar un polo militar tecnologicamente multipolar en el cual la Argentina hasta el momento no entra.

En este contexto el país, que debería haber ocupado el puesto que ahora ocupa Chile ,por una lógica de inevitable contrabalanceo de poder para mantener a raya la hegemonía militar de un solo pais, en verdad dos cruciales capitales, Brasilia y Santiago en el MERCOSUR, se encuentra en ese lugar deshabitado de la Escandinavia del extremo sur latinoamericano.

De la oferta norteamericana llama la atención lo bajísimo del precio, lo que de seguro despertará suspicacias en los próximos días, como una eventual dependencia hacia las empresas estadounidenses de armamento para la dotación de instrumentos bélicos de las naves, en caso que el gobierno chileno decida a última hora ceder ante esta última "tentación" proveniente de Estados Unidos.

PROCESO

En abril de 2003 la NIPO (Navy International Programs Office) había presentado a la Armada una propuesta de 2 Spruance por 33 millones de dólares.

En junio del año pasado el Ministerio de Defensa chileno respondió que estudiaría la oferta, ya que se
analizaba la posibilidad de construir buques nuevos, en el denominado programa Fragata. Pero el mes pasado el Gobierno confirmó que suspendía el Proyecto Fragata, reemplazándolo por el Plan Puente que permitirá renovar la Escuadra Nacional con naves usadas. En este nuevo escenario, EE.UU. revisó su propuesta en enero de 2004 y acaba de entregar una nueva oferta al Ministerio de Defensa.

El paquete ofertado considera la venta de una nave "Spruance" por un monto de 17 millones de dólares, más otras dos en modalidad grant (cedidas).

La primera en llegar sería el destructor "USS Fletcher", que se entregaría a comienzos de 2005. Esta nave se traspasaría luego de tres meses "cold" (en frío), es decir, tras terminar su servicio activo en
la marina norteamericana.

La segunda nave sería el destructor "USS O'Bannon", que llegaría a fines del 2005 vía "hot transfer" (traspaso en caliente), lo que significa que el cambio de tripulación se haría sin tener que parar sus
motores.

El tercer destructor llegaría en el primer semestre del 2006. Por el momento se desconoce el nombre de la nave, lo que dependerá del plan de retiro de destructores de la fuerza naval de Estados Unidos.

Consultada una versión oficial a la Embajada de Estados Unidos en Santiago, su Oficina de Asuntos Públicos no emitió pronunciamiento, aunque tampoco se descartó la información.

EVALUACION

Los "Spruance" serían entregados con todos sus sistemas de armas, excepto el misil de largo alcance "Tomahawk" que ha sido utilizado masivamente en los últimos conflictos bélicos en los que ha participado Estados Unidos.y que tiene un costo de un millon de dolares por unidad y permite centrar objetivos desde mil kilometros aproximadamente.

Fuentes expertas en defensa, compararon las naves holandesas y las estadounidenses. Las europeas son más pequeñas y tienen menor dotación, lo que se traduce en menor gasto operativo. Las dos tipo L no tienen cubierta para vuelo, con lo cual no pueden operar con helicópteros. Mientras, las tipo M son multipropósito.

Los destructores norteamericanos son más grandes y tienen mayor dotación, con el consiguiente mayor gasto operativo. Asimismo, por su envergadura, para estos destructores habría que refaccionar la dársena del puerto naval de Talcahuano, con un costo cercano a un millón de dólares.

De todas formas, la estadounidense es una oferta que resulta tentadora para Chile, en estos momentos en que se decide la renovación de la flota de superficie, que en promedio tiene una vida superior a los 30 años. Retomando la posición argentina, el divorcio entre las estructuras de defensa y la sociedad civil continua y en verdad la única política relacionada con temas de defensa es la penosa disquisición jurídica que blanden los organismo de derechos humanos locales en torno al destino final de la ESMA, en una inevitable autocelebración de autoaniquilación nacional cuidadosamente camuflada.

Lo chilenos, conscientes de los conflictos que se plantearan inevitablemente con Bolivia y por ende el Perú cuyo plan de modernización naval tambien esta en marcha, preparan los arneses de guerra preventivos para las próximas hipótesis de conflicto que sacudirán la zona.

Del lado argentino no hay respuesta nacionalista de ninguna naturaleza y todo lo que surge es el rancio laissez -, paseé de los inadecuados nacional-neutralistas encallecidos y ligeramente derrotados antes de la batalla.

Esta claro que la potente talasocracia del siglo en esta zona del mundo comienza por Chile.

EA.Informe desde Chile: Osvaldo Alvarez.

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada