¿QUÉ ES DEUDA EXTERNA PUBLICA SUSTENTABLE ?

 

El presente trabajo constituye un buen aporte jurídico, económico pero esencialmente epistemológico de lo que se discute en las calles, en las asambleas mas o menos piketeriles y en algunos recintos parlamentarios que siempre apuestan hacia la arqueología en un sentido inverso: miran el presente tratando de volver al pasado, probablemente porque los intentos de reanimación son mas confiables que los intentos de generación, mucho mas audaces y a la vez imprevisibles.

Si la "guerra es dulce para quienes no la libran", esta claro que el autor nos convoca a una guerra menos dulce pero mucho mas sutil. Una guerra razonada, inteligente, parricidamente controversial hacia las discusiones insoportablemente revisitadas por gente que no solo no sabe distinguir los alcances de la deuda argentina sino que se llena la boca con una lengua de madera, en la cual la solemnidad solo encuentra su propia mimesis en el balbuceo de los eternos lugares comunes.

El trabajo de Carella, riguroso y sin guiños a la platea analiza las deudas mas importantes del siglo XX – siglo pasado ya – y propone una revisión de los contenidos, teniendo una cuenta una visión claramente epistemológica, es decir holistica para ser moderno de lo que es una deuda nacional en los hipnóticamente controversiales tiempos de la globalización.

El autor tiene la delicadeza de rehuir, de forma simultanea, los gases asfixiantes del regionalismo y la folklorización del problema.

A leer, entonces.

Dr. Alfredo Carella

Abogado y Escribano. Fue auditor de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación y de la Auditoria General de la Nación (AGN) de la República Argentina, docente de Universidades Públicas y Privadas en cátedras de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales y Convencional Constituyente de la ciudad de Buenos Aires.

VAGUEDAD Y AMBIGÜEDAD TERMINOLOGICA

El abordaje a esta problemática ha sido encarado desde distintas perspectivas. Ha tenido acentuada difusión y atención por parte de los gobiernos y de los organismos financieros internacionales, incluso de ONG´s que han partido de la aceptación apriorística de la construcción lingüística "deuda sustentable". A partir de allí, con la pretensión de universalidad se han elaborado teorías, modelos, discursos, sistemas y axiomas explicativos y normativos de o para su viabilidad.

Las reflexiones epistemológicas deductivas y racionalistas han prescindido de la inteligibilidad de este "discurso" por lo que entendemos que en esta falencia se halla el origen de la dificultad para encontrar un paradigma de consenso sobre esta unidad mínima de comunicación sintáctica. La falta de atención sobre los problemas derivados del nivel semántico de la frase "deuda sustentable" se encuentra insita en las diferentes formas de comunicación de la idea. Antes de entrar en observaciones clásicas merece insinuarse un enfoque hasta ahora esquivado: el metalenguaje de la frase.

"Deuda" es un sustantivo abstracto por lo que su significado se encuentra condicionado por la percepción intelectual del observador. Es por consiguiente una palabra ambigua.

En el terreno que nos ocupa el término aparece teñido de versatilidad toda vez que es pasible de tres acepciones básicas, según sea el estadio de la relación jurídica entre deudor y acreedor.

Puede ser considerada, como causa de la obligación, causa de su empinamiento y como causa de su incumplimiento. En el primer caso se acepta o se prescinde de razonar sobre los motivos que dieron lugar al endeudamiento o sea de evaluar su legitimidad y legalidad. En el segundo y en el tercero se reconocen o desechan las razones del incremento o quebrantamiento parcial o total de la obligación.

El adjetivo "sustentable" peca de la anomalía de la vaguedad ya que resulta encallado el esfuerzo de fijar un límite preciso y aceptado al sentido del vocablo.

Este cuadro de indefinición informativa impide ofrecer una representación "normalmente reconocida" de la relación entre ambos términos. Puede merecer varios sentidos y en su construcción deben tenerse en cuenta, la intención de los sujetos intervinientes así como el contexto en el que se desplaza. Ante esta polisemia, se recurrió a las definiciones reguladoras. El académico, funcionario, el político, le asignan entonces a la frase un alcance concreto y específico, tantos como los necesarios para el propósito perseguido.

"BABELIZACION" DEL CONCEPTO DE SUSTENTABILIDAD DE LA DEUDA

Pensamos que es valido extender al tema que nos ocupa la afirmación de que "En el frente del lenguaje, la babelización prevalece sobre la universalización" y que así como el poder se difunde esta incrementa su "spread".

Junto a esta denotación genérica aparece la especifica y preponderante, desarrollada en los Working Papers del FMI, la asumida en los informes periódicos sobre la aplicación del articulo IV del Convenio Consultivo, los análisis y políticas de esa entidad y la desarrollada en el ámbito teórico y empírico por distintos académicos, instituciones bancarias públicas y privadas adscriptos a las modelizaciones matemáticas y algebraicas.

De la compulsa de los mismos se ha podido observar una notoria inhabilidad para obtener parámetros o conclusiones sobre la consistencia de certezas sobre la evolución de los indicadores asumidos lo cual revela la vulnerabilidad de las proyecciones sobre deuda sustentable. Pareciera ser el castigo del Génesis para quienes intentan construir una torre que llegue al "cielo de la sustentabilidad"

En consonancia con el teorema del Estado Incompleto de Gödel (1931) un afinado sistema de axiomas destinado a lograr deudas sean genuinamente sustentables no podría ser suficientemente sólido para responder a cualquier contingencia puesto que existe siempre alguna circunstancia que, cuando acontece, coloca en crisis el modelo.

Se plantea así la paradoja de que aun cuando un sistema formal sea altamente consistente, está emboscado un hecho que al aparecer no obtendrá respuesta. Las cosas se complican aun más cuando se toma como apotegma la concepción mítica de la sustentabilidad "per se", porque al presuponerse la existencia de una formula o procedimiento que falta descubrir para lograrla, la deuda es siempre insustentable hasta que el hallazgo no se realice.

El FMI ha señalado que se observó que en los episodios de default registrados en los últimos 30 años en los mercados emergentes el nivel de deuda publica al momento de producirse no solo varía sustancialmente sino que en muchos casos era muy bajo

Un género de deuda sustentable se deduce de la definición que ha dado últimamente el FMI que engloba tanto la pública como la privada. Con ella se institucionaliza la noción de que el endeudamiento de empresas locales con entidades extranjeras puede ser absorbido por el gobierno en casos de incumplimientos. Ello surge de la afirmación de que; si un residente (corporación, agencia gubernamental, dador hipotecario) tiene una obligación frente a un no residente, que requiere el pago del principal y/o intereses en el futuro, esa obligación representa un derecho futuro sobre los recursos económicos de la economía del residente.

El Banco Mundial había definido en 1998 sustentabilidad de deuda externa y la había catalogado como la aptitud y predisposición de un país para "pagar en su total el actual y futuro servicio de las obligaciones sin recurrir a reprogramaciones o acumulación de atrasos". Tres años después, dicha entidad y el FMI agregaron un concepto denotativo de ambigüedad "y sin comprometer el crecimiento".

La anfibología del vocablo "sustentable" aparejó delimitar por defecto el alcance de su significado en la propuesta del Sovereign Debt Reestructuring Mechanism (SDRM) de noviembre del 2002. Hay "insustentabilidad" si un país no es capaz de resolver la crisis y volver a capturar su viabilidad con instrumentos de política económica sin reducir sustancialmente el valor presente de su deuda soberana.

Esta sucesión de variaciones pone de manifiesto de que manera el caparazón de los Organismos Públicos Financieros Internacionales (OPFI) fue afectada por las crisis de los 90, más precisamente las de los últimos seis años.

"SOFT" Y "HARD LAW"

Esta presentación pesimista de la problemática tiene posibilidad de ser atemperada con la transformación de tales reglas asistemáticas de "soft law" en normas sistemáticas de "hard law".

En otras palabras, tales pautas emanadas de los OPFI, como las provenientes de organismos especializados de las Naciones Unidas y de las conferencias como las de Estocolmo, Montreal, y Monterrey, que por su naturaleza no tienen carácter obligatorio, pueden ir articulándose e incluyéndose en un régimen armónico que culmine en un "standard" de reconocimiento y comportamiento internacional, con multiindicadores que hasta el momento permanecen marginados o hegemonizados por el triangulo, sustentabilidad de deuda - sustentabilidad fiscal – crecimiento del PBI.

Esta evolución se ha insinuado con fuerza introduciendo en los procedimientos de control del articulo IV (Sección a) y b) del FMI, principios metatécnicos cuales son los de información y de consulta con organismos no gubernamentales, hasta hace poco fuera de mira. Su inclusión en la preparación de los informes periódicos del FMI es un caso típico del inicio del tránsito de reglas de "soft law" a normas de "hard law".

Encontradas apreciaciones con unidimensionalidad económico financiera

Recientemente se han preparado documentos internos tendientes a "fortalecer la efectividad de la supervisión" a través de mejoras en la "calidad del proceso" enfocando la problemática de cómo brindar elaboradas perspectivas de análisis y recomendación de políticas.

El FMI ha llegado a concluir que las crisis financieras que quebraron la sustentabilidad de las economías y deudas soberanas estuvieron relacionadas con cuatro áreas de vulnerabilidad restringidas a la evolución de económico financiera: regímenes de cambio insustentables, problemas de deuda publica externa, fragilidad del sector bancario, desbalances entre recursos y obligaciones del sector público y/o privado que empeoraron por cambios de circunstancias e nivel global o regional, y por alteraciones repentinas en el mercado internacional de capitales.

Este camino no aparece abandonado ya que las innovaciones practicadas en la materia parten de presupuestos estadístico -contables como es, por ejemplo, intensificar estos aspectos en las consultas del Articulo IV fortaleciendo los cálculos de sustentabilidad de la deuda publica y privada en conformidad, por ejemplo, con la metodología del "balance sheet aproach".

En el corriente año se ha resaltado la necesidad de fortalecer el marco del Financial Sector Assesment Program (FSAP) y del Reports on the Observance of Standards Code (ROSC’s) en tanto que se destacó que las fragilidades del método del "balance – shett" Sobre este ultimo el propio organismo ha señalado que pocas áreas de sus Departamentos experimentaron lo aplicaron en los programas de consulta bajo el articulo IV.

Se observa, además, por parte del Directorio Ejecutivo y de su "staff" un perceptible paso de la excesiva autoconfianza y exceso de optimismo a un estado de precaución y prudencia en cuanto al valor asertórico y conclusivo de sus diagnósticos y medicinas mas apropiadas aunque, el núcleo duro de la metodología, insistimos, no aparece alterado.

En consecuencia no hay razones para suponer que los modelos EWS (Early Warning System) del FMI, tengan consistencia preventiva ya que "mientras trabajaron razonablemente para predecir la crisis financiera de Turquía, no fueron exitosos" para anticipar la de Argentina.

Permanecen como regla de "soft law" la interpretación del Directorio Ejecutivo sobre la forma de justipreciar la sustentabilidad fiscal y externa otorgando excesiva ambigüedad al agregado "y sin comprometer el crecimiento" que se incorporó, como señalamos, a su definición de deuda sustentable. Ello ocurre al afirmarse que el juicio sobre la misma, "el afinamiento de cómo la deuda puede ser servida sin una apreciación irreal de una gran corrección en el balance de gastos/ingresos, apuntala las decisiones de los programas que podrían ser apropiados para financiarla y bajo que supuestos debe ser necesaria una reestructuración"

Permanecen alejadas de los estudios los principios de protección del medio ambiente insertado en varios instrumentos internacionales, directivas y recomendaciones de foros internacionales públicos y privados y Resoluciones de las Naciones Unidas y trabajos que vinculan la problemática con el "desarrollo sustentable".

La orientación prevaleciente ha sido ocuparse, ora de la insolvencia, ora de la iliquidez para evaluar la capacidad para atender los servicios de la deuda donde los países son aptos para generar el aumento del PBI y superávit primario en su presupuesto, sujeto a condición de aceptabilidad social con ajuste estructural posible.

Una visión retrospectiva revela que hasta el presente se han propugnado y desarrollado tres tipos de estrategias descollantes.

SUSTENTABILIDAD CURATIVA

Las patologías fisiológicas y anatómicas pueden ser atacadas con distintas estrategias y medios curativos. Para alcanzar la sustentabilidad de la deuda también se han aplicado técnicas agresivas.

La mas "salvaje" tiene, como precedente contemporáneo la ejecutada por el dictador rumano Ceaucescu, quien después de rechazar en 1983 la asistencia del FMI – BM impuso un plan de económico que condujo a un ahorro de U$S 2000 millones por año alcanzado a partir del recorte del gasto público en un 50% a costa de la exportación de la casi totalidad de su producción agrícola, supresión de importaciones, incremento del horario de trabajo a 10 horas diarias, seis veces por semana corte del suministro de electricidad cuatro horas por día, que llevo a que los hogares rumanos soportaran un promedio de 10 grados de temperatura en el invierno.

En abril de 1989, ocho meses antes de su derrocamiento, el déspota proclamó, no ya la sustentabilidad de la deuda externa de su país, sino su eliminación y el alcance pleno de la independencia económica y política.

Un año después el economista John Willamson acuñaba el denominado "Consenso de Washington" a partir de la cual se sistematizaron aspectos claves de la mejor manera de encarar en sus causas, la cuestión de las deudas externas excesivas.

Dentro de este esquema, las terapias curativas pueden converger medios quirúrgicos ante una exposición irreversible de abscesos malignos en el cuerpo financiero nacional con o sin posibilidad de ramificación sistémica (contagio regional o mundial) con medicamentosos. Los métodos seguidos para evitar metástasis han sido la aplicación simultánea, diferida temporal o permanente, de acciones "quirúrgicas" de agresividad "limitada" para el deudor (ajustes estructurales, privatización de empresas públicas) controvertidas "quitas" para los acreedores, acompañadas de recetas "farmacológicas" como liberación de los tipos de interés e inversión extranjera, reforma y disciplina fiscal.

La terapia y sus resultados: Argentina y Méjico

El "tratamiento Brasil" de 1992, por ejemplo, vinculó cirugía menor(quita) sobre las acreencias reclamadas por los acreedores, cirugía mayor sobre los deudores a través de las iniciativas de "ajuste estructural" ejercitadas con distinto grado de exigibilidad en las "condicionalidades" incluidas en las facilidades otorgadas por el FMI y la supervisión del articulo IV.

Si bien fue empleado en distintos países con severas crisis financieras en las décadas del 70 y del 80, lo sucedido en el "caso argentino" es de imprescindible mención ya desde su implementación en 1992, hasta diciembre del 2001, describe un perfecto y paradigmático circulo vicioso que muestra su objetivo fracaso.

Las medias aconsejadas por el FMI aparejaron en un primer periodo un alto crecimiento del PBI medido en dólares. Sin embargo esta política que fue adversa a proponer como en otros casos, el paso a una tasa de cambio variable, abandonando en tiempo oportuno el régimen de cambio fijo (convertibilidad), trajo perversas consecuencias que se agravaron después de la crisis del "Tequila".

El déficit fiscal que se acumuló desde entonces y a pesar de los fondos suministrados durante la época del gobierno del presidente De la Rua, a condición de la reducción del déficit fiscal y la aplicación de su receta procíclica a fin de lograr el equilibrio presupuestario durante la secesión cortando gasto publico, dio cima en un primer escalón a la declaración de insolvencia interna, con la adopción de la política del llamado "déficit cero" en el año 2000, y finalmente la declaración de insolvencia externa mas grande de la historia financiera internacional, a fines del 2001.

Como lo señalara John Willamson tanto en el caso argentino como en otros países se notó una desorientación y una "enorme variación entre programas" que inevitablemente llevaban a aumentar el endeudamiento, incluso con los OPFI. Téngase presente que en el "caso Indonesia" el FMI había explicado a las autoridades "con considerable detalle las razones de un inapropiado sistema de convertibilidad al inicio de 1998"

No debe olvidarse que en octubre de 1998 el entonces director gerente Michel Camdessus, en plena crisis asiática y ante la presencia de los presidentes Clinton y Menem dijo en la reunión anual del FMI que la Argentina era "un ejemplo a ser seguido por otros países y como gestionar la economía en tiempos turbulentos".

La falencia conceptual y metodológica queda expuesta si se compara las afirmaciones efectuadas por Camdesssus sobre la Argentina y los comentarios preeliminares sobre la actuación y afectación de la reputación de la entidad en el periodo 1990 -2001 que encara la Oficina de Evaluación Independiente del FMI. El Directorio Ejecutivo de la Entidad reconoció la debilidad estructural de los controles, hace poco más de un año, al señalar que los elementos que tuvo presentes en las supervisiones "no tuvieron suficiente consistencia y ni disciplina para asegurar una evaluación creíble de sustentabilidad"

El Departamento del Tesoro de los EEUU había advertido en abril de 1999 que existía una alta posibilidad de que Argentina entrara en insolvencia en los próximos tres años y que era "virtualmente cierto "que ocurriera en los próximos cinco

El FMI no solo no tuvo en cuenta esta advertencia. En marzo del 2000 incrementó la línea "stand by" (U$S 7.2 millones) sujeta a una política de condicionalidades recesiva que no alteraba el régimen de convertibilidad. Postulaba el aumento impositivo que, cuando se produjo, acentuó la recensión iniciada un año antes. A pesar de ello en septiembre del 2001 poco antes de la renuncia del presidente de la Rua y de la declaración formal de insolvencia aprobó un incremento de U$S 21.57 millones

No se observó el cumplimento de la Decisión de Directorio Ejecutivo que prescribe que, cuando el volumen de crecimiento del endeudamiento externo es un factor relevante para el diseño de la política de ajuste y que una "performance" sobre la deuda externa garantizada debe ser incluida en el primer tramo de los acuerdos (v.g. "stand by")

La crisis mejicana de 1994/95 gana también especial mención porque debió recurrirse a practicas donde el "paciente" se hallaba en "estado critico" ya que el total de su deuda externa había alcanzado el 356% del PBI de 1993, se encontraba bajo fuerte ataque financiero y soportaba una gran desconfianza del mercado que colocaron al gobierno al borde de la insolvencia.

El tratamiento consistió en la aplicación de antibióticos asociada a cirugía. Se facilitaron préstamos masivos del FMI y del gobierno de los EE.UU. y las autoridades del país adoptaron un programa de ajuste estructural que de manera inmediata sirvió para estabilizar la situación financiera azteca.

El informe del GAO, ya citado, apunta que una de las razones de la situación desatada fue la carencia de información en tiempo, confiabilidad y disponibilidad sobre la evolución de la situación económica, financiera y sociodemográfica del país.

La emergencia fue superada como también la asiática y rusa aunque las soluciones fueron sometidas a fuertes criticas. Fue a precio de reconocer escenarios patológicos de "bail out" y conductas de "moral hazard" desplegadas por los acreedores a sabiendas de la concurrencia de prestamistas de ultima instancia (FMI, EEUU) para evitar el colapso del sistema financiero internacional a raíz de configurarse notas relevantes de inminente desencadenamiento de la etapa final del "efecto Ponzi" y a costa de la alta corrupción con la que se enfrentaron las privatizaciones y la gestión financiera durante el gobierno de Yetsin

SUSTENTABILIDAD PREVENTIVA

La terapéutica preventiva, diseñada para la detección temprana de "tumores de deuda" (debt cancer), inscrito implícitamente en el articulo IV del Convenio Constitutivo del FMI para obtener los objetivos de su articulo 1º , ha estado lejos de ser satisfactoria. Prueba de ello fue la necesidad de emplear acciones curativas de emergencia ante la manifestación de las crisis financieras a resultas de la actividad especulativa de prestamistas desaprensivos y de maniobras de agresión a las monedas.

En 1999 el Grupo de Expertos Independientes, a poco de los acontecimientos de Asia y Rusia, apuntaron la incidencia negativa de los análisis con marcos preconcebidos (preconceived freamework) destacando la insuficiencia de mostrar a partir de un solo indicador el comportamiento del sistema de supervisión (one-size-fits-all) y su "devoción por los datos mas que los consejos".

Resaltó que el FMI "no se orientó en el desarrollo de un comprensivo conjunto de recomendaciones políticas a pesar de que esta previsión databa de 1993" y que fue adicto "a los tradición típica de la macroeconomía de la demanda (demand – side topics) en tanto que la supervisión estuvo envuelta en la microeconomía y en cuestiones relacionadas con la oferta (supply – side matters)".

La crisis mejicana de 1995 había llevado a las autoridades de la Organización a corregir las debilidades y agregar indicadores de control que fueron puestos en práctica hacia 1997. Sin embargo resultaron insuficientes, o no estuvieron a punto, para prevenir los sucesos de Asia y Rusia lo que empujó al Fondo a "reconocer" después, su "inhabilidad en la participación de las crisis pasadas e instituyera informes cuatrimestrales de vulnerabilidad en el 2001 a fin de identificar a los países que podían ser susceptibles de crisis".

El FMI ha admitido que a pesar del la aplicación de la iniciativa Brady de reestructuración de la deuda y de las privatizaciones la deuda pública en los mercados emergentes es actualmente superior a la que era en los comienzos del la década del 90" y cita los casos de Argentina y del Líbano donde aumentaron en un 30$ a un 150% y del 50% al 180% del PBI a fines del 2002, respectivamente

Niveles de alerta

Si tomamos como patrón de medida los niveles de alerta de los EEUU nos atrevemos a decir que nos hallaríamos entre los niveles 4, alerta naranja (alto riesgo de default) y 5, rojo (default global) Las causas serian básicamente las siguientes:

a) la deuda externa de los países en desarrollo creció de los U$S 1718,4 mil millones en 1994 a U$S 2.207.8 mil millones en el 2003, ascendiendo los servicios de la deuda de los 240 mil millones a 331.8 mil millones, respectivamente, con un promedio entre extremos, de casi un 15% de interés anual.

b) los flujos de capitales se están elevando a niveles previos a la crisis asiática, lo cual indica que la propensión al riesgo se esta exacerbando, tanto en materia de acciones como de bonos.

c) los bancos están incrementando su exposición en los mercados de distintas maneras invirtiendo su propio capital en fondos de alto riesgo.

d) un cambio en la tasa de interés en los EEUU, oscilaciones bruscas en el precio de las "comodities", en especial del petróleo, y de la cotización del dólar puede provocar un efecto "puerta 12" cuando todos se precipitan hacia la salida para salvarse del siniestro agravando y generalizando el desastre

e)una reversión en la tendencia de los principales indicadores de la actividad económica global que hasta hace poco señalaban optimismo.

El FMI no ha sido eficiente en contener la evolución del riesgo sistémico "ex ante" No se observan indicios de que pueda hacerlo ahora cuando las condiciones son mas graves que la de la crisis de Asia – retorno a alerta 1, verde – y de converger los factores apuntados la posibilidad de "roll over" de las deudas y de los prestamos extraordinarios del Tesoro de los EEUU estarían seriamente comprometidos.

Brasil

El "siniestro" menos severo o sustentable fue el de Brasil de hace dos años. Apagado con el apoyo del FMI, a partir del examen de la continuidad de las políticas del presidente Cardoso por Lula da Silva, se tradujo en la disminución del riesgo país de 2400 puntos a 600. El motivo del "stand by" otorgado en septiembre del 2001 estuvo relacionado con el eventual "contagio" del avecinado default argentino. No obstante, como lo admitió recientemente la subdirectora, Anne Krueger, "aun cuando las crisis aparecen sustentables un cambio en las circunstancias pueden alterar el cuadro. La disminución del crecimiento, la depreciación de la tasa de cambio o el aumento de los "spreads" pueden hacer que un aceptable excedente primario luzca insuficiente".

Cabe advertir que la Carta de Intención presentada al Director Ejecutivo de la Entidad, el gobierno de Brasilia señalaba que en materia de la deuda publica "se mantiene una importante vulnerabilidad por lo que se trata de estimular la de largo plazo, incluyendo el uso de recompras competitivas vinculadas con instrumentos indexados.

Ante la imposibilidad de aplicar prácticas de extirpación de deudas incobrables o de concurso preventivo reguladas y aceptadas internacionalmente bajo el temperamento SDRM, Anne Krueger, avanzó en una variante "genérica" de su iniciativa de reestructuración voluntaria, bajo condición de una estrategia de reforma macroeconómica que rebalance la economía y posibilite obtener los recursos necesarios para "proveer un plan convincente de servicio de la deuda … calculando un apropiado superávit primario (en el presupuesto)".

Vigencia del Consenso de Washington y la Cuestión Social

Estas expresiones ponen de manifiesto la vigencia del "Consenso de Washington" con lo cual continúa pronunciándose por una cirugía preventiva cuyo nivel de mayor o menos agresividad se esta testeado actualmente con Argentina.

No advertimos ningún cambio relevante con relación a la postura divulgada en 1995 en ocasión de la "Cumbre sobre Desarrollo Social" En aquella oportunidad el FMI ya había expresado que el desarrollo social "requiere un crecimiento económico de alta calidad, estabilidad macroeconómica, lo cual genera baja inflación y promueve el sector de la agricultura, donde trabajan los mas pobres.

Una estrategia de crecimiento económica de alta calidad, decía, esta integrada por un paquete de políticas con cuatro elementos: políticas macroeconómicas apuntadas a una estable y sustentable entorno macroeconómico, políticas estructurales dirigidas a un mercado basado en un medio que (favorezca) el comercio y la inversión, una fuerte política social que incluya redes de seguridad para proteger a los pobres durante los periodos de reformas económicas, una relación del gasto social sobre la base del criterio costo – efectividad con empleos generadores de políticas de mercado y buen gobierno, instituciones responsables y un marco legal transparente".

Existe por lo tanto una tendencia profunda que muestra que el Organismo no ha modificado su conducta, manteniéndose la cuestión social en el plano enunciativo y retórico.

Desde el ángulo jurídico ha ofrecido una interpretación de la definición modificada FMI – BM del 2001 sobre deuda sustentable, ya comentada "supra", que, coincidente con el propósito de mantener, la gobernabilidad del sistema de acuerdo con su propia visión, le facilita la adecuación táctica del concepto de crecimiento económico con interpretaciones, actividades y programas "tout azimutes" como lo prueba la Iniciativa HIPC.

No puede dejar de advertirse que la conducta del Fondo sigue adherida a una grave interpretación que ha sido recientemente, reiterada por François Gianviti - consejero del FMI - en el sentido de que, en consonancia con el convenio firmado entre el Organismo y las Naciones Unidas en 1947, las cuestiones relacionadas con los Derechos Humanos se encontraban fuera de su mandato y que "ni el Fondo ni el Banco Mundial veían vinculaciones entre sus respectivas actividades y los derechos económicos, sociales y culturales … " y que el rol del primero es proveer asistencia externa para asistir a los miembros en la superación de problemas temporarios de balanza de pagos.

Recuerda en su trabajo a Daniel D. Bradlow quien manifiesta que las influencia del FMI sobre los Derechos Humanos es mas limitada incluso que la del BM y que si alguna responsabilidad tiene al respecto "no puede llegar a imponer sanciones al estado que los viola si las mismas pueden llegar a tener efectos adversos sustanciales sobre el sistema financiero internacional".

Agrega, por su parte, que "los programas del Fondo pueden llegar a tener un resultado que empeoren la situación de los segmentos mas pobres de la población"

Esta adscripción canónica y dogmática ha sido desvirtuada por la propia Oficina de Evaluación Independiente del FMI que señaló que "la mayor debilidad de los programas de ajuste fiscal es que a menudo no expresan con claridad la racionalidad de la magnitud y el tiempo de su ejecución"

El doctor Rolando E. Gialdino ha ilustrado sobre la postura diametralmente opuesta formulada por la Comisión de Derechos Humanos de la UN en el sentido de que "el ejercicio de los derechos básicos de la población de los países deudores a alimentos, vivienda, vestido, empleo, educación, servicios de salud y medio ambiente saludable no puede subordinarse a la aplicación de políticas de ajuste estructural, programas de crecimiento y reformas económicas adoptadas a causa de la deuda" que los pagos "no deben tener prelación sobre los derechos básicos de la población de los países deudores a alimentación, alojamiento, vestido, empleo, servicios de salud y un medio ambiente saludable"

Decir, como lo hace Gianviti, que "es competencia de cada estado miembro decidir como sus compromisos frente a los derechos económicos y sociales … pueden afectar sus programas de ajuste no pudiendo el Fondo sustituir a los estados parte en este propósito (subrayado nuestro)" no resulta compatible con la práctica que muestra la intervención ostensible e incisiva de su "staff" en la preparación y formulación de las "condicionalidades particulares" que se incluyen para otorgar las distintas facilidades. El Premio Nóbel de Economía 2001, Michael Spencer, dijo al respecto "creo que el (FMI) apareció sustituyendo a los gobiernos locales, cosa que no es buena"

La estabilidad financiera internacional emerge entonces: a) Independiente de los Derechos Humanos, b) Subordinada al juicio unilateral, aleatorio y ocasional que pueda realizar el FMI sobre lo que debe entenderse como "deuda sustentable"

Este "Standard" debe reorientarse de acuerdo con lo expuesto por el doctor Gialdino quien puntualizó que "si al carácter de organismos especializados de la ONU, añadiéramos que están compuestos por Estados vinculados por las decisiones de esta última, bien podríamos afirmar, como lo hace S.S. Äkermark, que el FMI y el Banco Mundial deben reconocer su obligación de cumplir con toda decisión vinculante de los órganos de la ONU, y de aplicar las recomendaciones de dichos órganos, lo cual incluye las observaciones" de la Comisión sobre Derechos Económicos Sociales y Culturales …"

Con respecto de la Argentina será inconstitucional una interpretación con este sesgo así como también la que patentice inordinación al sistema de tratados sobre Derechos Humanos incorporados, con jerarquía superior a las leyes, en el artículo 75.22 de la Carta Magna.

Las Propuestas de Cancelación de Deuda

Mas allá de las reproches o elogios que pueda merecer el SDRM y de su entrara en letargo, introdujo con nitidez la perspectiva de la deuda soberana pasible de ubicarse en la "zona roja", iliquidez – insolvencia, y de beneficiarse con un procedimiento de acuerdo preventivo o de bancarrota que hasta ese momento no era debatida por los actores internacionales. En un estadio mas alejado del consenso se hallan variantes como la de Kunnibert Raffer de aplicar en lugar del capitulo 11 de la ley de Bancarrota de los EEUU, el capitulo 7 de quiebra de municipios que anunciara una década antes, con casi nula repercusión mundial.

En materia de arbitraje internacional se perfila un "desarrollo progresivo" hacia normas de "hard law" en la propuesta formulada por Caritas Internationalis International Cooperation for Development and Solidarity (CIDSE) a través del International Fair and Transparent Arbitration Process (FTAP) En ésta se opina que el FMI debe limitar su rol al de consultor ya que como acreedor no puede desempeñar un papel independiente en dirimir conflictosSe han elaborado también sugerencias quirúrgicas de repudio institucional (odious debt repudiation) que tampoco debe dejarse de recordar ya que, como veremos, es estimulada en estos días por los EEUU con respecto de Irak.

En el campo empírico se dispone de indicadores específicos creados por el FMI para abordar la sustentabilidad de la deuda de los países muy pobres y de indicadores generales aplicables a otros contextos para mantenerla en el largo plazo.

El tratamiento focal y activo: la iniciativa HIPC

Una terapéutica específica es el Programa HIPC, pensado con carácter inmunizatorio o de relentizamiento de la inviabilidad de la deuda externa acumulada para países considerados en situación de extrema pobreza. Se esquematizó en un régimen de "alivio -auxilio" de deuda (debt relief) acompañado de olvido (debt forgiviness) con puntos neurálgicos de monitoreo económico, financiero e institucional (decisión point – interim phase – completation point) para evaluar de manera constante la performance de acuerdo con los servicios de la deuda vs. exportaciones.

Consideramos que el origen de su debilidad se encuentra no solo en la elección paramétrica para asignar a los países la condición de sustentabilidad sino en la arbitrariedad en la elección de los números que conforman la formula de pasaje por los distintos estadios.

La ausencia de estudios para respaldarlos, salvo la inconsistente referencia que pueda hacerse a la experiencia de la crisis latinoamericana de la deuda en los 80 -que como es sabido difiere sustancialmente de las de las naciones africanas y la de los países de América Central y del Sur, participes o a la espera de ser incluidos en el Programa -nos lleva a sostener que este fue el motivo principal de su modificación en 1999. Sin embargo por haber sido rearmado bajo el mismo criterio arbitrario, lleva ínsito un vicio que compromete su viabilidad y consistencia temporal. La segunda razón es que los problemas de la "debt overhang", "revelan que las correlaciones sobre porcentajes de exportaciones, ingresos públicos y PBI despiertan expectativa y necesidad de incrementos impositivos futuros para servirla y provocan una negativa correlación con la inversión y el crecimiento..."

En un principio la deuda sustentable se calculaba sobre la base de una relación deuda/exportaciones del 200% al 250% y el servicio de la misma en una relación del 20% al 25%. Después de 1999 se estableció que cuando esa "ratio" es mayor al 150%, recién entonces se cae en la categoría de insostenible.

Se afirmó que "desde el punto de vista de los países deudores, la situación ha empeorado volviéndose cada vez dependiente de las asistencia, en el sentido de que altos niveles de ayuda son necesarios para asegurar un grado positivo de transferencias netas" y que el "juego de la deuda refuerza el ciclo del estancamiento, generaliza la pobreza, disminuye las exportaciones y lleva al crecimiento de la deuda externa" también sobresalió el comentario de que "a menudo se había ignorado la intervención parlamentaria, en beneficio de estructuras consultivas, no habiéndose dado al legislativo" prácticamente ninguna participación, excepto para endosar y debatir las versiones finales del Programa".

Hay que detenerse un poco en la evaluación efectuada por académicos. Como es sabido, su viabilidad multilateral se asienta en la decisión del G/7 de ponerla en marcha a través del FMI. En 1995 ya se había puntualizado los efectos negativos que había aparejado la política de ajuste estructural del FMI y el Banco Mundial.

Henry Zal Northover efectuó un claro análisis de la debilidad sino del fracaso de la Iniciativa. En septiembre de 1999 se realizó una segunda revisión del la iniciativa (HIPC II) a fin de lograr rápidamente una profundo y mas amplio alivio de la deuda y para fortalecer la relación entre esta, la reducción de la pobreza y favorecer políticas sociales. Se señala que para ello los países calificados en dicha iniciativa deben efectuar continuos esfuerzos hacia el ajuste macroeconómico y estructural y las reformas en políticas sociales – incluido un fuerte incremento en el gasto en estos últimos programas así como en educación básica y salud. Se aprobaron hacia septiembre del año último paquetes de reducción de deuda para 24 países, por un total de "olvido" por U$S 51 mil millones ("Debt Relief under the Heavily Indebted Poor Countries (HIPC) Initiative, Factsheet, 9/03).

Un informe del estado de implementación la iniciativa del mismo mes señala que "hay reconocimiento por parte de la comunidad internacional que el alivio de la deuda alcanzado puede reducir la carga de la deuda pero no garantiza su sustentabilidad para lo cual se requiere continuados esfuerzos por parte de acreedores y deudores para asegurar un apropiado nivel y la concesión de nuevos recurso, incluido el fortalecimiento de la capacidad de gestión gubernamental de la deuda destacando la necesidad de emplear el ahorro fiscal para la reducción de la pobreza y del crecimiento dentro del marco del PRSP. ("Heavily Indebted Poor Countries (HIPC) Initiative—Status of Implementation", FMI y Banco Mundial, Internacional Monetary Fund e International Development Association. pag. 29, 12/9/03) Se ha preguntado porque este esfuerzo ha llevado a tal panorama.

La respuesta la encuentra en que el marco para su aplicación tuvo solo en cuenta lo que afirmaban los documentos producidos por el FMI y el BM ("on paper" sustainability) que propugnaban que podía ser alcanzada durante un periodo que culmina en el denominado "punto de completamiento" (Completion Point), asumiendo de manera explicita que el alivio de la deuda seria salvado en ese momento de forma definitiva (delivered unconditionally).

Sin embargo afirma que ese alivio, esta preparado para un periodo entre 30 y 40 años, dependiendo del método seleccionado e indica la arbitrariedad del razonamiento que determinó la elegibilidad de los países a incluir en el proyecto.

Esta apreciación tiene valor puesto que el requisito de sustentabilidad del sector externo es el eje de la sustentabilidad de la deuda.

Para el FMI y el BM esta premisa excluye la posibilidad de nuevos olvidos sobre montos de pago de deudas" (debt forgiveness) si se lleva "el valor presente neto de la deuda externa por debajo del 150% de las exportaciones o del 250% por ciento de los ingresos el momento de la decisión (decision point) Con este objetivo se propone eliminar la barrera critica de sustentabilidad de la deuda a largo plazo" de los países bajo la HIPC .

"Este modelo considera explícitamente el rol de la deuda domestica, y cuantifica el alcance de la dependencia de prestamos concesionales con tasas de interés subsidiadas del cual depende la sustentabilidad".

Como venimos observando los análisis sobre los beneficios del programa difieren sustancialmente. Mientras que para el FMI se registra un acentuado progreso la opinión de África sobre sus beneficios son opuestas.

Hacia el 2001 se señalaba que la estadística muestra por ejemplo que Zambia, Zimbabwe, Angola, Mozambique, Tanzania, Sudáfrica y Malawi tenían serios problemas de deuda externa toda vez que su necesidad exigía el consumo del 46.6%, 25.3%, 21.1%, 20%, 15.6%, 13.9 y 11.4%, de sus exportaciones, respectivamente. En algunos casos los países continúan en un nivel de pobreza de tal magnitud que la carga de la deuda no solo retarda el desarrollo económico sino que además deja a la economía exhausta e insustentable siendo políticamente desestabilizadora y éticamente inaceptable. En consecuencia la iniciativa de cancelación de la deuda no es sustentable para países como Malawi, Mozambique, Tanzania y Zambia, porque son exportadores de productos primarios con cada vez menor aceptación en el mercado mundial. El único caso con el que podría sustentarse amortizaciones de deuda parece ser el petróleo.

El FMI, en tanto, informaba que antes de la iniciativa HIPC los países que reunían los requisitos gastaban, en promedio, ligeramente más en el servicio de la deuda que en salud y educación combinados.

"Esto ya no ocurre en las 27 naciones que reciben alivio en el marco de la Iniciativa... En los recientes programas respaldados por el FMI y el Banco Mundial, los países han incrementado acusadamente sus gastos en salud, educación y otros servicios sociales y, en promedio, dicho gasto en la actualidad equivale a casi cuatro veces el monto de los pagos del servicio de la deuda" Puntualiza que "si bien los datos por países comprueban que se están registrando avances claros, se ha requerido tiempo y esfuerzo para garantizar que el dinero se reoriente hacia la ayuda a los sectores pobres de maneras que más reduzcan la pobreza. Sin embargo esta posición logra un punto de convergencia con sus críticos al manifestar que los Programas "no pueden asegurar la sustentabilidad de la deuda en el futuro"

Debe tenerse en cuenta la visión del GAO de los EEUU que señalara que "nuestra visión sobre los siete países industriales lideres es que (el sistema HIPC) ocasiona un adicional costo presupuestario para cada uno de ellos" y que dicha percusión "sobre sus presupuestos proviene de cinco factores clave: el monto de los de los préstamos pendientes, el método empleado para su valuación, el usado para presupuestar el alivio de la deuda, las opciones para suministrarla, y las restricciones que imponen ciertos requerimientos legales. El costo para los Estados Unidos sobre U$S 346 millones (en términos netos de valor presente) respecto del olvido (to forgive) de U$S 3.8 mil millones (en términos nominales)".

Un caso paradigmático: Haití

Haití, nuevamente convulsionado por conflictos políticos internos, con la tendencia profunda de seguir siendo el país con mayor indigencia del Hemisferio Occidental (el 65% de la población vive debajo de la línea de pobreza y en Puerto Príncipe el desempleo alcanza el 85%), no es elegible por el FMI – BM, para ingresar en la Iniciativa HIPC.

La razón es que no cumple con uno de los requisitos fundamentales de elegibilidad toda vez que debe reducir el nivel de insustentabilidad de su deuda por debajo del 150% de sus ingresos por exportaciones.

Ahora bien, este requisito conforma un acabado circulo vicioso ya que el país no esta en condiciones de alcanzar ese piso justamente porque las condiciones sociales, económicas e institucionales le son totalmente adversas y no las puede corregir si no se soluciona, entre otras cuestiones, su absoluto estado de pobreza y regresión productiva por medio de una asistencia especial que supere las magras donaciones que hasta el momento ha recibido.

En la actualidad esta comprometido, junto al FMI y el Banco Mundial, a desarrollar un programa destinado a eliminar, para marzo del corriente año, el estado de mora en los pagos en el que se encuentra desde hace tiempo con estas entidades a fin de facilitar la adscripción a la HIPC. Para ello debe alcanzar con una serie metas de ajuste estructural, algunas de ellas iniciados, pero con graves falencias en su implementación

LA GUIA GENERAL DE SUSTENTABILIDAD DEL FMI

En una Guía preparada por el Organismo en junio del año último se expresa que es "premisa asumir que el deudor puede cumplir con los requerimientos del contrato de deuda". Expresa que si los ingresos de este son insuficientes aparecen problemas de deuda que tendrán que ser objeto de una adecuada gestión de riesgo para mantener su monto a un nivel sustentable. Reconoce, no obstante, que el estado de insolvencia como el de solvencia no puede nunca ser completamente certificado, y que las pruebas tardan en materializarse.

 

La Guía trae indicadores para medir tales situaciones con subindicadores que comprenden también al sector público, financiero y empresario que totalizan 21 ítems con sus respectivas explicaciones. Esta clasificación es presentada en el trabajo en tres tipos de indicadores, uno basado en variables de flujo (flow variables) relacionadas con exportaciones o PBI, el otro donde tanto el numerador como el denominador o ambos son variables de flujo, y un tercero con variables de activos (stock variables), donde el numerador y el denominador son variables de stock.

Como habíamos advertido emerge con nitidez la importancia de la relación deuda / exportaciones, deuda / PBI que se detalla detallado en: a) la relación intereses del servicio de la deuda, b) su carga total respecto de las exportaciones, b) la vinculación con el PBI, c) su valor presente respecto de las exportaciones d) el valor presente de la misma respecto de los ingresos fiscales c) servicio de la deuda / exportaciones, considerado como indicador hibrido de solvencia y liquidez.

Se pronuncia por un régimen de cambios flexible para hacer frente a los costos de una crisis dejando de lado suspicacias sobre su apoyo a modelos similares a los de una caja de conversión.

El comentario efectuado por un funcionario del FMI sobre este documento indica que las herramientas de análisis que históricamente tuvo en cuenta el Organismo están sujetas a una "más sistemática evaluación de sensibilidad" porque los estudios realizados demuestran la "dificultad para calibrarlos".

Esta observación contiene una ostensible advertencia de incertidumbre. Indica la imposibilidad de ofrecer "el momento" en que puede afirmarse la existencia un nivel de endeudamiento sustentable y la entrada de un país en una "zona roja" Lo corrobora al decir que "algunos estudios empíricos sobre crisis de deuda (o de "correcciones" de deuda) sugieren que el umbral es de alrededor del 40% para el mercado prestatario y que la probabilidad de la crisis se incrementa apreciablemente a ratios de deuda que oscilan entre el 4% y el 13% sobre el porcentaje del 40%.

Esta elaboración descubre, a nuestro parecer, la aplicación temerosa de un oscilador estocástico y una hipótesis acerca de que la deuda sigue una ruta naturalmente "aleatoria" (randomized) donde no es posible predecir su comportamiento a partir de situaciones pasadas.

Claro que ello llevaría a admitir expresamente la imposibilidad de establecer validaciones futuras consistentes de sustentabilidad, dadas las conductas y el atropellamiento de la información negativa o positiva disponible, con lo cual el carácter canónico del Organismo se vería seriamente comprometido. Es por ello que para evitarlo insiste con el uso de modelizaciones inspiradas en la hipótesis de los mercados eficientes (Efficient Market Hypothesis (EMH) focalizado en que el dislocamiento en alguna de las relaciones de los indicadores principales adoptados, muestra toda la información relevante sobre el comportamiento de la deuda y sobre su valor.

Es de interés destacar que al realizar una aplicación retrospectiva de la Guía elaborada por el FM para la Argentina, Turquía, Brasil y Méjico dice que respecto de 1999 la relación deuda/PBI era; para el primero a fines del 2001, del 15% mayor a la proyectada, la del segundo llegaba casi el 37%, la de Brasil al 12% y la de Méjico para el periodo 1884/98 resultaba del 23%

Debe resaltarse que los tratamientos encarados tanto los preventivos como los curativos partieron de inconsistencia en los análisis porque los datos y la información necesaria
proveniente de los países resultaba poco confiable o estaba indisponible. Esta situación afectó y perjudica los consejos programas e iniciativas.

El "World Economic Outlook 2003", deja constancia de esta situación al señalar las dificultades para elaborar un "set" sobre la deuda de algunos países y que "su compilación es el mayor desafío para cualquier estudio sobre deuda publica en las economías de mercado emergentes" Mas aun trae como ejemplo la importante diferencia en la evaluación de la deuda externa de Brasil con respecto del PBI a fines del 2002, que resulta ser de un 31% según el indicador adoptado.

La importancia de los déficit fiscales sigue teniendo una presencia e importancia significativa que se afirma un menor sobreendeudamiento esta vinculado con el buen funcionamiento institucional Adoptando Para ello la definición de Alesina, Perotti y Tavares (1998)que señala que "una coalición gubernamental lleva a menudo mas tiempo para consolidar una política fiscal que el gobierno de un solo partido".

Esta pluralidad de enfoques sobre sustentabilidad sobre bases técnico financieras, de relación exportación/deuda, de crecimiento PBI/deuda, superávit fiscal/deuda, se encuentra incisivamente interferida en la practica por dos "atractores" que ayudan a descompaginar el desorden intelectivo y operativo de la temática: el judicial y el político.

INTERFERENCIA JUDICIAL

Respecto del primero cabe apuntar que a pesar de que según cálculos del FMI y del BM la deuda externa de Nicaragua era en el año 2000 de U$S 4 mil 500 millones, (cerca del 180%
del PBI) y que la HIPC contemplaba reducirla a aproximadamente a U$S 4 mil 200 millones, apenas en 6.6%-por lo que su sustentabilidad ya resultaba seriamente comprometida -su posición se agravo a raíz de una sentencia judicial.

El reciente fallo de la Cámara Comercial de Bruselas que posibilita a un acreedor -que había obtenido sentencia favorable de los tribunales Nueva York en 1999 a raíz de no haber participado de la reestructuración de la deuda con bancos comerciales alcanzada por ese país en 1995 –cobrar a prorrata U$S 87.115.856.63 de los pagos que efectúa ese país en reembolso de una deuda externa agrava peligrosamente su situación y puede llevar a la aplicación de medidas de asistencia de emergencia no previstas en el Programa.

Nueve países en el marco de esa Iniciativa se encuentran demandados a septiembre ultimo en los tribunales por cerca de U$S 402.2 millones.

Los juicios contra la Argentina entablados en virtud de la declaración de "default" de diciembre del 2001, en tramite en jurisdicciones extranjeras, especialmente en la ciudad de Nueva York, pueden afectar la reestructuración de la deuda externa y comprometer su viabilidad por motivos similares a los que afectan la sentencia sobre Nicaragua.

INTERFERENCIA POLÍTICA

La intercepción del componente geopolítico en la resolución de crisis de sustentabilidad ha sido por lo demás notoria en los casos ya comentados de Méjico, Asia, Brasil y Turquía. Los Estados Unidos, el G/7, ora de consuno, ora en relaciones de tensión dados los intereses relevantes de cada uno de ellos, sea como grupo o individualmente han actuado en lo posible bajo la cobertura del FMI. Sin embargo el primero de los nombrados no vaciló en emprender actividades unilaterales en las regiones de su más directo interés (v.g. Méjico).

Turquía

La importancia geoestratégica de Turquía (tiene fronteras con Irak, Irán, Siria, Georgia y Armenia) se acrecentó desde el momento en que el gobierno de Saddam Hussein comenzó a ser un blanco prioritario de los EEUU desde la administración Clinton, llegando a su estado paroxístico en oportunidad del "ataque preventivo" desatado por el presidente e Bush.

Esta circunstancia le posibilitó asistencia privilegiada a través del FMI. A instancias de Washington obtuvo ayuda superior en siete veces el monto de la cuota otorgada a Brasil. Tal comportamiento es posible gracias a la elasticidad con la que se interpreta el criterio de elevar el auxilio a montos superiores al 300% de la cuota acumulada, bajo circunstancias excepcionales.

En el 2001 recibió una fuerte dosis de "farmacopea monetaria" con un "stand by" de U$S 19.000 millones con la que pudo controlar la crisis económica que la afectó duramente a finales de febrero de ese año, cuya magnitud condujo a disponer la libre fluctuación de su moneda (devaluación del 50%) Originalmente, la asistencia era de U$S 4.000 millones, pero tuvo que ser aumentada a la cifra mencionada después de varias revisiones. Contra esta flexibilidad otorgada a Turquía cabe recordar que el sistema financiero argentino se derrumbó cuando el FMI con pretextos formales no desembolso la cuota remanente de U$S 1200 millones de las facilidades ya acordadas.

En abril del 2003 el FMI, a los 13 días de la presentación de una nueva Carta de Intención y a pesar del reiterado incumplimiento de las anteriores, aprobó un desembolso por parcial de U$S 701 millones. El país ya había retirado cerca de U$S 14 millones bajo el "stand by" por un total de U$S 18 mil millones, concedido el 4/2/02.

Hacia junio del 2003 el portafolio del Banco Mundial se hallaba comprometido en 16 proyectos (incluidos planes de de reforma económica y programas de ajuste) por un total de U$S 4.8 mil millones. De esa cantidad se había desembolsado al gobierno turco cerca del 50%.

La política de subsidios que supera los U$S 560 mil millones anuales que aplican los países altamente desarrollados afecta decisivamente el nivel de exportaciones y en consecuencia la sustentabilidad de la deuda. Este factor tampoco es registrado por el FMI – BM cuando realizan análisis y proyecciones sobre los déficit de balanzas de pagos de los emergentes.

Alguna historia de la relevancia del "indicador político"

En los distintos casos analizados parecen confirmarse evidencias empíricas de que las decisiones terapéuticas estuvieron presididas por consideraciones extraeconómicas (out of economy) El uso del "poder de votación" de los EEUU y del G/7 en el FMI –BM, ha sido determinante tanto para: a) fijar las cifras de "alivio", "olvido" y "sustentabilidad" de deuda, b) establecer la forma, cantidad y tiempo de los recursos suministrados, c) regular el contenido y grado de flexibilidad de las "condicionalidades" d) Apreciar la calidad del régimen de supervisión del Articulo IV.

Este patrón de conducta no es nuevo. Como lo señalan Barry Eichengreen y Richard Portes "los gobiernos han estado siempre íntimamente involucrados en los procesos de ajuste de deudas" Gran Bretaña debe todavía U$S 14 mil millones a los Estados Unidos por prestamos que le efectuara en la I GM. Mientras que se dice que un 20% a 25 % en la relación deuda/tasa de exportación de los países del HIPC es sustentable, en la década del 20 del siglo pasado, se consideraba excesiva y fue causa del acceso nazi al poder en Alemania.

El criterio de relacionar deuda exportaciones para comprobar la aptitud de pago era desconocido hace 51 años en oportunidad de renegociarse la deuda teutona de la II GM. Si el criterio se aplica retrospectivamente el monto que debía pagar Alemania por el acuerdo de 1921 ascendería al 29% del valor de las exportaciones. El "Plan Young", de 1930, significó un corte del 20% sobre el monto total de 2 mil millones de marcos oro con una extensión de pagos de 58 años (1988) con la posibilidad de contraer nuevos endeudamientos.

El gobierno alemán estimó en 1951 como insustentable la relación del 10%, servicio de deuda/exportaciones, y logró que los desembolsos fueran del 3.5% de las exportaciones y que nunca superaran el 5% de las mismas.

Las reglas del "Consenso de Washington" lucen profundamente internalizadas en el "staff" del FMI - BM quizá más, que por los gobiernos de los países hegemónicos. Ese entusiasmo ha tenido gran importancia en los trabajos de campo del sus funcionarios como también lo ha sido la juventud del personal. Como se manifiesta con crudeza en el "Informe del Grupo de Expertos Independientes (1999)", "el programa de reclutamiento es simplemente irrealista: un promedio de edad de quienes ingresaban en el Programa económico es de 29 años; es muy difícil contar con una sustancial y relevante experiencia a esa edad"

Irak

El tratamiento de la deuda externa de Irak pone hoy nuevamente en evidencia la tarea que los EEUU realizan en forma paralela con el grupo integrado por Internacional Advisory and Monitoring Board (IAMB), el Arab Fund for Economic and Social Development, las Naciones Unidas, el FMI y el Banco Mundial.

En su comunicado del 5/12/03 el IAMB declaró que su "responsabilidad primaria era promover los objetivos del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, resolución 1483/03, de asegurar que el Fondo de Desarrollo de Irak sea empleado de manera transparente… y que las exportaciones de petróleo, productos y gas natural desde Irak sean efectuadas de manera consistente con las reglas de las mejores practicas que prevalecen en el mercado internacional".

El gobierno del presidente Bush avanzó en sobre la problemática a través de dos rutas. Envío a James A. Baker III a Bagdad para interiorizarse sobre el carácter de su monto estimado de deuda externa en U$S 125 mil millones (la segunda deuda externa más grande del mundo después de la Argentina) y expresó su "parecer de reestructurar y reducir la deuda oficial" del país que "demanda actualmente el pago de servicios de U$S 7 a 8 mil millones". El mandatario norteamericano explicitó en su afirmación la intención de hacer aplicable el concepto de "deuda odiosa" cuando manifestó que "el futuro del pueblo irakí no puede ser hipotecado con la enorme carga de la deuda incurrida por el régimen de Saddam Hussein" ya que "estaba mas interesado en construir palacios y cámaras de tortura" que en ayudarlo"

Existe una gran similitud conceptual con lo ocurrido después que los EEUU resultara victorioso en la guerra contra España por Cuba de 1898. En aquella oportunidad Washington rechazó su responsabilidad por la "deuda cubana" afirmando que ella estuvo originada en la revolución criolla contra la dominación ibérica en cuya adopción no solo no se escucho al pueblo de la isla sino que se adopto en contra de sus intereses.

Esta posición fue acogida también por el presidente de la Corte Suprema del mencionado país en el caso "Gran Bretaña v. Costa Rica" que envolvió en litigio al nuevo gobierno costarricense con el Royal Bank of Canada, hacia 1923.Como arbitro en el entuerto, el juez Taft, desconoció la legitimidad del préstamo al gobierno del dictador Federico Tinoco porque "el banco conocía que ese dinero seria usado para beneficio personal del ex presidente después de que se refugiara en el extranjero".

Solo desde una perspectiva de "realpolitik" puede entenderse que el gobierno conservador de Bush se adscriba a la doctrina del entonces Institute of Soviet Law, que en apoyo al repudio de la deuda decidida por Moscú en 1918 manifestó que la misma había sido contraída de manera personal por el gobierno zarista y que por consiguiente no podía ser transferida al gobierno soviético.

Cuba

Otro ejemplo de versatilidad política es la aplicación del Titulo III de la ley Helms/Burton de 1996. La misma prevé el derecho de los cubanos con ciudadanía norteamericana, que tienen sus propiedades confiscadas por el régimen de Fidel Castro, a demandar ante los tribunales de EEUU, pero el presidente tiene autoridad para demorar su ejercicio cada seis meses si considera que dicha demora se realiza en beneficio del interés nacional y de la transición del país hacia la democracia. Tanto Clinton como Bush han hecho uso de esa facultad.

Con la misma fuente de imputación política, puede obtenerse respuesta a que la deuda cubana originada en 1975 con la Argentina de U$S 1.200 millones, no haya sido reclamada hasta el presente.

PLATAFORMA PARA UN DIAGNOSTICO PREDICTIVO

Nos extendimos en el programa HIPC toda vez que es un caso concreto de aplicación de definiciones cuantitativas y cualitativas destinadas prevenir en el mediano y largo plazo una mayor influencia negativa de la deuda en el desarrollo de un grupo de países.

La conclusión hasta el momento es que los hitos de diagnóstico y terapéutica se manifestaron insuficientes, cuando no desacertados. El Secretario General de la UN lo planteó sin ambages: "la irrealidad de las expectativas para encarar el crecimiento y reformas".

La Cumbre de Johannesburgo, de septiembre del año último sobre preparación de un desarrollo sustentable, no superó las dificultades de la reunión de 1992 que proponía relacionar la pobreza con la degradación del medio ambiente. El Consenso de Monterrey, de marzo del 2002, fue solo un "llamado a la responsabilidad" de las naciones para que provean los medios necesarios para atacar la pobreza mundial y solo hizo una convocatoria para obtener pautas que permitan el pasaje de la retórica a la acción.

Es válido temer que pueda ser el inicio de un nuevo y frustrante intento de encarar el desenvolvimiento armónico internacional por la carencia de indicadores consensuados sobre la manera concreta de llevar a cabo los Objetivos del Desarrollo del Milenio (Millennium Development Goals), tal como ocurriera con la "Década del Desarrollo" de los 60.

En ello incide la volatilidad macroeconómica de los países en desarrollo que debiera ser contenida con políticas contracíclicas pero que no logran instrumentarse por la confluencia de ineficiencias del FMI, como lo señalara el año último la Oficina de Evaluación Independiente de la entidad con falta de capacidad o desánimo de los países involucrados para ponerlas en marcha.

Sin embargo poner el acento en estas debilidades es considerar la cuestión desde un ángulo macroeconómico estricto en tanto soslaya el enfoque integrador de las Cumbres, posterga la vigencia de los instrumentos internacionales sobre Derechos Humanos, Económicos, Sociales y Culturales, y Protección Climática, así como la evolución de los diseños de "soft law" hacia el estado de "hard law"

Las falencias empíricas de las terapéuticas curativas y preventivas reseñadas, añadida a la heterogeneidad y multiplicación de esforzadas formulaciones teóricas provenientes de distintos linajes metodológicos (matemático, ontológico, epistemológico), interpretaciones y acciones políticas de intereses por lo demás variados, son representativas de la "babelización" que destacamos al inicio del presente trabajo.

La exploración nos conduce al análisis de la posibilidad de emprender otro rumbo terapéutico que abreve en la predicción de patologías en la sustentabilidad.

LA SUSTENTACION PREDICTIVA

Una de los métodos para encarar la cuestión es aplicar el teorema de Bayes (redes bayesianas) asumiendo que la información que se dispone para resolver los problemas económicos, mas precisamente los de sustentación de la deuda, es incompleta, insuficiente e inconfiable.

Se podría entonces realizar un tratamiento de la incertidumbre que nos lleve a conclusiones empleando la lógica probabilística. En nuestro caso: a) probabilidad "a priori" de ocurrencia de un suceso que produzca en un país la insustentabilidad del servicio de su deuda, b) probabilidad "a priori" de que ese suceso se difunda (contagio) mas allá del país involucrado c) probabilidad de que dado un disfuncionamiento en sus indicadores hasta el presente predominantes, (déficit, PBI, exportaciones) desencadene eventos de iliquidez e insolvencia.

Seria interesante evaluar la posibilidad de aplicación de modelos de redes neuronales artificiales, algoritmos genéticos y sistemas híbridos teniendo como faro principios axiólogicos.

Podemos tener tendencia a contestar el mecanicismo imperante con su opuesto, es decir con sistemas conductistas dadas las contradicciones de las hipótesis de los mercados eficientes (incluso e político) y la imposibilidad de capturar estándares afincados en las conductas racionales de los actores.

Entendemos que tal radicalización no seria productiva porque se insistiría en desatender las cuestiones sustantivas ya que: 1) se toma el monto de la deuda registrado y sobre ella se aplica un numero aleatorio de cancelación, b) se la acepta sin reducción, c) se la manosea en combinaciones de monto, interés y plazo de pago para aparentar un mejoramiento a través de las la creación constante de instrumentos financieros y prácticas de "roll over"

Es por ello que consideramos que se impone como paso previo a la adopción de modelización de sustentación de la deuda preocuparse por precisar: POR QUÉ, CUANTO, CÓMO Y A QUIÉN SE DEBE .

A tal fin tiene que realizarse su decodificación genética para comprobar la cantidad y calidad de sus "genes" y enlaces. Tal como se hiciera para poner en conocimiento de la comunidad científica el descifrado de la secuencia completa del genoma humano, habrá que transparentar el resultado de la información que ha llevado a su nacimiento, desarrollo y reproducción. Dicha tarea habilitará la predicción y el combate de las patologías que han conducido a la realización de la convocatoria del FMI y del Banco de Madrid.

CONCLUSIONES

1. El "núcleo duro" de la sustentabilidad de la deuda compuesto por el FMI es reduccionista. Su conformación esta dominada por tres relaciones de carácter econométrico que la vinculan con el PBI, las exportaciones y el déficit fiscal. Cuenta con una periferia cercana, que relaciona esos nodos con la calidad institucional y una lejana, conectada con los Derechos Humanos, la sustentación del desarrollo y del crecimiento.

2. Aun aceptando la prevalencia de los componentes del "núcleo duro" solo se tiene en cuenta el PBI oficial y eliminado estimaciones sobre: a) el PBI emergente de la economía negra y gris, b) la calidad tecnológica y ecológica del PBI, c) distribución del ingreso, d) el impacto de sobrefacturaciones y subfacturaciones en exportaciones, e) la incidencia de las limitaciones al comercio internacional impuestas por barreras arancelarias y paraarancaleras, f) la importancia de los subsidios que constriñe las importaciones desde las naciones calificadas como "emergentes"

3. El FMI ha basado la aplicación de terapias curativas y preventivas en los criterios mecanicistas, newtonianos, propios de la economía positiva. Aborda, como dijéramos, las anomalías apoyándose en el "triángulo" de las relaciones de la deuda con el PBI, el superávit fiscal y las exportaciones. Dichos criterios se encuentran presididos por los principios normativos de contenido laplaceano (determinista) derivados del Consenso de Washington, que continúan inmunes al reconocimiento de que, ciertos pares de variables no son medibles con absoluta precisión (Principio de indeterminación de Heinsenberg)

4. Cuando el FMI demanda la modificación de normas jurídicas y la sanción de nuevas, cualesquiera sea la jerarquía de ellas, actúa como reductor del espacio de autodeterminación de los países y expone el propósito de que, por intermedio de los gobiernos, se desenvuelvan terapias preventivas del disfuncionamiento actual o potencial de los indicadores de sustentabilidad que ha prefijado.

5. No es ajustado a derecho excluir de responsabilidad financiera al FMI puesto que es mandatario de la vigilancia (surveillance) del cumplimiento de las obligaciones estatutarias de los estados miembros y, en especial, cuando ha mediado reconocimiento de debilidad en su ejercicio. Cuanto mayor es el deber de obrar con prudencia y pleno conocimiento de las cosas mayor es la obligación que resulte de las consecuencias de los hechos.

6. Desconocer el carácter de acreedor privilegiado al FMI contribuirá a la sustentabilidad de la deuda pública y desalentará su propensión al riesgo (moral hazard)

7. La falta de análisis sobre el rol descollante del "atractor político" y de integración entre los indicadores de sustentación de la deuda, es desconocer su relevancia como gobernante de su equilibrio que, por su naturaleza, es dinámico inestable.

8. La trayectoria de las crisis de insolvencia y reestructuración de deuda soberana hacia el "atractor judicial" debe ser tenido en cuenta en el enfoque holístico que proponemos frente a la carencia de un mecanismo internacional consensuado de resolución de conflictos.

9. Tanto el atractor político como el judicial pueden ser pensados como "atractores extraños" (strange attractores) porque la conducta que desenvuelven en el sistema nunca se repite exactamente de la misma manera.

10. Las mediciones sobre sustentabilidad de pago de la deuda, asentadas prioritariamente en premisas estadísticas, por mas que se tengan en cuenta correcciones algebraicas y matemáticas, desconocen no solo que en cualquier sistema que contenga la aritmética, existe por lo menos una fórmula, que, aun siendo verdadera, no podrá jamás ser demostrada (Teorema de Gödel) sino también la percusión de conductas "azarosas" de actores actuales y potenciales, aptas para provocar "accidentes" en su trayectoria.

 

11. Las políticas de subsidios, en especial a la producción agropecuaria, que aplican los países industrializados perjudica la sustentabilidad de la deuda y afecta seriamente la balanza de pagos de los emergentes. El desconocimiento de esta variable en los análisis del FMI – BM, y distorsiona sus conclusiones y proyecciones.

12. Pautas de evaluación sobre sustentación de deuda que observan y analizan comportamientos macro y microeconómicos pero que marginan los que desenvuelven las economías negra y gris neutralizan terapias preventivas eficaces y eficientes.

13. Mientras permanezca indeterminado el "qué y porqué se adeuda", cualquier sistema de indicadores de sustentabilidad permanecerá incompleto.

14. Debe modificarse la definición de deuda del FMI – BM a fin de separar deuda pública de privada porque el temperamento escogido fortalece conductas que distorsionan la libre competencia al asegurar a los prestamistas internacionales que los gobiernos o dicho Organismo, se harán cargo de situaciones de insolvencia de los deudores privados.

15. La sustentabilidad de la deuda bajo vigencia de un postmodernismo avanzado, debe considerase antes que como un proceso, como un "dibujo" (pattern) de gran complejidad sujeto a indeterminismo, bifurcación y autoorganización, en el sentido que tienen para Ilya Prigogine estas palabras.

16. La incrustación de los actuales y nuevos indicadores demanda una aproximación epistemológica que admita conseguir acuerdos globales sobre el contenido axiológico de los objetos que serán materia de atención dada la anfibología que hoy los caracteriza.

17. La sustentabilidad de la deuda exige un tratado internacional que establezca un régimen de resolución de crisis potenciales o expuestas de pagos, apoyado en principios éticos generalmente aceptados y en un marco de los procedimientos concursales receptor de la naturaleza soberana de la obligación.

18. Aun bajo supuestos de acuerdo sobre los indicadores de sustentabilidad, es de la dinámica propia de todo sistema institucional lidiar entre objetivos económicamente eficientes pero políticamente imposibles y políticamente ideales pero económicamente inviables.

DEFINICION DE DEUDA SUSTENTABLE

La elaboración de indicadores debe tener como centro de gravedad establecer significados concretos y consensuados sobre una enunciación de deuda sustentable. A nuestro juicio esa tarea debe partir de la siguiente definición:

Deuda sustentable es la contraída y mantenida bajo condiciones de aceptabilidad social, legitimidad política y legalidad constitucional, destinada a contentar las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones para satisfacer las que les sean propias.

Dr. Alfredo Carella

Primera Versión, 8/1/04. Segunda, 23/2/04.carella@sinectis.com.ar

 

"Introducción a la Lógica Jurídica", Georges Kalinovsky, EUDEBA, 1973.

Véase, por ejemplo: "Finding real solutions to unsustainable debt: A comparative analysis of the FMI’s Sovereign Reestructuring Mechanism and the fair transparent arbitration process", Robin Round, Halifax Initiative Discussion Paper, Marzo 2003.

Foreign Affairs, November/December 1993.

The clash of civilizations and the remaking of world order. Huntington, Samuel P. (1996). New York: Simon & Schuster.

"En el 55% de los defaults registrados, la deuda publica se encontraba por debajo del 60% del PBI – referencia establecida para los países de la Unión Europea por el tratado de Maastrich – un año antes que aconteciera, y en 35% respecto de los que ocurren actualmente la relación ha sido del 40% del PBI. .. La tasa media de la deuda publica un año antes era de cerca del 50%" (World Economic Outlook 2003, FMI, pags. 118/19) El ABM –AMRO al referirse a la las décadas de los 80 y de los 90 expresa que la relación deuda externa PBI en los años que ocurrieron los episodios de insolvencia soberana experimentaron limitaciones al acceso a créditos a pesar de que sus "ratios" de deuda estaban por debajo del 50% con respecto del PBI (Emerging Markets Fortnightly, ABM –AMRO, 22/11/03)

"External Debts Statics: Guide for Compilers and users", FMI, 25/6/03, pag 7.

Idem, anterior.

"World Bank (1998)", pag. 55; "IFM – World Bank 2001", pag. 4, respectivamente.

La idea de plasmar un sistema de reestructuración de deuda tuvo su origen en la reunión de la UNCTAD en Paris a raíz de los efectos de la primera crisis petrolera (Ver "Selected issues relating to de stablishment of common norms in future debt reorganizations", TD/AC 2/9, Ginebra ,1977)

"Strenghthning Survillance – Fhurther Considerations", documento preparado en consulta con otros departamentos del FMI , Julio 2003 y "A Balance Sheet Aproach to Financial Crisis", (WP/02/210 y (PIN/00/37)

"Strenghening Suervillance – Fhurther Considerations", PIN Nº 03/116, 9/10/03.

"International Financial Crisis, Challenges remain in IMF’s Ability to anticipate, Prevent, and Resolve Financial Crisis", United States General Accounting Office, GAO -03 -734, Junio 2003.

"Desarrollo sustentable es inevitablemente una idea conflictiva, depende de las conclusiones de un correcto balance entre diferentes y a menudo opuestos objetivos con cada vez mayores e integrados procesos de decisión y planeamiento. Poner sus principios en practica demanda debate, experimentación y continuo aprendizaje por lo que se requiere una democracia floreciente para permitir que evolucione y prospere"("Toward Refined Indicators of Sustainable Development", Stanley R. Carpenter, Georgia Institute of Technology, invierno, 1997)

"New Sovereign Debt Restructuring Mechanisms Challenges and Opportunities" , Kathrin Berensmann Economist, German Development Institute (DIE) Germany, Bon, www.dse.de/ef/sdrm/rep.htm

EuroViews, International News Magazine, 2002.

"What Washington means by policy reform", Latin American Adjustment: How much has happened,

Washington. Institute for International Economics.

Esta calificación es relativa y dependerá de la posición que adopte el observador. La adoptamos para mostrar simplemente su oposición con la implementada por el dictador rumano.

Las "Enhanced Structural Adjustment Facility (ESAF)" fueron transformadas en 1999 en "Poverty Reduction and Grouth Facility (PRGF)"

"External Evaluation of IMF: Informe del Grupo de Expertos Independientes. 1999.

"Press Conference prior to the Annual Word Bank – IMF Meeting", 3/10/98.

"IMF Discusses Assessments of Sustainability" (PIN nº 02/69, 27/7/02)

"Searching for Argentina’s Silver Lining", Michele Wucke, World Policy Journal, winter 2002/03.

FMI, Press Release Nº 01/37 (7/9/01)

Selected Decisions Nos. 6230 - (79/140), 11096 – (95/ 100) y 12274 – (00/85)

Sobre la evolución de la situación previa a la "emergencia", el rol preponderante de la Reserva Federal de los EEUU, la importancia del NAFTA, el conflicto entre el Congreso y el Ejecutivo que llevo a este decidir el empleo del Exchange Stabilization Fund (ESF), la falencia del escrutinio de la situación mejicana y la incapacidad para restaurar la confianza por parte del FMI, que condujo a que su monitoreo de la emergencia estuviera a cargo del gobierno estadounidense, la "mas grande extensión de cuota" otorgada finalmente por aquella institución a un país, la "mala suerte y la histeria del mercado", la secesión y recuperación subsiguiente a la aplicación de un paquete de reformas y las diferencias con la crisis de 1982, véase el importante trabajo, "México: The making of an Economy (1998)", Nora Lusting, Brooking Institution Press, Segunda Edición.

De acuerdo con datos del Banco de Méjico, al tercer trimestre del año actual, la deuda externa ascendía a un total ajustado de U$S 158 mil 140 millones, o sea un 25 % de su PBI.

El último colapso de un régimen de piramidelización bajo el esquema Ponzi fue el de Albania en 1997 iniciado un año antes.

"El Moscow Times señaló que una segunda auditoria de la Duma " reveló que el Banco Central había vendido simultáneamente dólares y adquirido rublos y extendido préstamos en esa monada a bancos comerciales bien conectados (well-connected commercial banks) que subsidiaron sus compras de dólares ... " ("Crime and Corruption", Sam Vaknin, Ph.D., Editing and Design, Edited, Lidija Rangelovska, A Narcissus Publications Imprint, First published, United Press International – UPI, Primera Edición no commercial, Skopje 2003. www.suite101.com/file)

En especial los puntos i), ii) ,ii) v) y vi

"La evidencia no sugiere un acercamiento al "one-size-fits-all" con austeridad e inflexibilidad en los objetivos fiscales", .Releases Report on The Role of Fiscal Adjustment in IMF – Supported Programs, IMF’s Independent Evaluation Office (IEO), Press Release Nº 03/03, 9/9/03.

"External Evaluation of IMF: Informe del Grupo de Expertos Independientes. 1999.

"International Financial Crisis , Challenges remain in IMF’s Ability to anticipate, Prevent, and Resolve Financial Crisis", United States General Accounting Office, GAO -03 -734, Junio 2003.

"World Ecomomic Outlook 2003 ", ( 9/03), Capítulo III, pag. 116.

"World Economic Outlook", 9/03.

Véase "El Cronista" y "La Nación", 12/2/04 – 23/2/04 ( referencia al informes de economistas del Desddner Kleinwort Wasserstein (DKW) y 21/2/04, respectivamente.

La Carta de Intención remitida al FMI en noviembre de 1998 requiriendo un stand by de U$S 18.023.21 millones por tres años comprometía promover la sustentabilidad, el crecimiento equitativo, el aumento del empleo en condiciones de baja inflación y la viabilidad interna refería a las medidas tomadas a raíz de la crisis rusa y asiática , el propósito de procurar un acentuado ahorro en los gastos estatales a nivel federal y municipal ajuste impositivo y privatizaciones. A diferencia del caso argentino el FMI acepto la continuidad gradual de la devaluación del real, en conjunción con los cambios estructurales Se afirma también en el documento que el gobierno intensificara la continuidad de la política de liberalización del comercio que caracterizo el primer mandato de Cardoso. (Carta de intención del 13/11/98, www.imf.org.) El 14/9/01, en vísperas del default de Buenos Aires, el FMI aprobó un crédito de U$S 15.58 millones parte al programa económico y financiero del 2002, disponible en tramos, bajo la facilidad Supplemental Reserve Facility (SRF) Este "stand by" reemplazo al de diciembre de 1998 (Press Release No. 01/38, 14/9/01) El 15 de diciembre del 2003 consintió su extensión por 15 meses con un aumento de U$S 6.6 millones sobre el "stand by" anterior (Press Release No. 03/ 217, 15/12/ 03)

"The Difference is in the debt: Crisis Resolution in Latin America", Anne Krueger, Standford, 14/11/03. www.imf.org.

"Brazil - Letter of Intent", 21/11/03.

Idem, anterior.

"Social Dimensions of the IMF’s Police Dialogue", Copenhagen, FMI Pamphlet Series, Nº 47, 3 6/12/95.

"Economic, Social and Cultural Rights and the Internacional Monetary Fund", François Gianviti, General Counsel. IMF.

Idem, pag 26.

Idem, Press Release, 03/03.

"Derechos Humanos y deuda externa ", Gialdino, Rolando E., LA LEY 2003-E, 1468, Bs. As. Argentina. (11/9/03)

"El Fondo debe asegurarse que los programas que apoya son realistas y razonables con la expectativa de ser completamente exitosos. Bajo las normas de su Acuerdo Constitutivo el Fondo debe colocar sus recursos disponibles para sus miembros, bajo "apropiadas salvaguardias", destinados a asegurarse que los recursos provistos serán usados como se ha prometido y repagados en su hora", Idem, pag 30.

La Nación, Sección Economía, 25/1/04.

Idem, Gialdino.

"La propuesta original de Krueger fue revisada en distintos aspectos. Las siguientes versiones tomaron en cuenta las objeciones de políticos y académicos contra el papel que debía jugar el FMI en el proceso de reestructuración soberana. Estas modificaciones no evitaron el rechazo de la iniciativa por parte del la gerencia del FMI ni del universo acreedor que continuaron oponiéndose a los procedimientos internacionales sobre insolvencia. [The Economist (2002)]. Estados Unidos enviaron señales conflictivas por algún tiempo [Nunnenkamp (2002a)], pero, finalmente, se alinearon con los bancos internacionales más activos que desenvolvieron una acción de lobby contra cualquier inflingimiento de los derechos de los acreedores. En el verano del 2003, los miembros del FMI resolvieron no proseguir con la idea" (Economic Reforming the International Financial Architecture: What globalization critics demand and what policymakers have (not) achieved ,Peter Nunnenkamp Research Division Chief -International Capital Flows, Kiel Institute for World Economics The Capco Institute Journal, 2002 y 2003, www.capco.org) Véase la observación sobre abandono anterior de esta estrategia en el ya citado, "External Evaluation of IMF: Informe del Grupo de Expertos Independientes. 1999.

"The Final Demise of Unfair Debtor Discrimination?, Comments on Ms. Krueger's Speeches", Kunibert Raffer, Department of Economics, University of Vienna, Austria, http://mailbox.univie.ac.at/~rafferk5.

EL FMI desarrolla un conjunto de actividades que susceptibles de configurar "conflicto de intereses" ya que supervisa y analiza la economía de los países, efectúa recomendaciones, provee información a los mercados, crea facilidades, concede "waivers", se la reconoce el dudoso rol de acreedor privilegiado, certifica el cumplimiento de los programas de ajuste ante el Club de Paris. Esta situación tiende a agudizarse toda vez que los criterios para elegir a los países que resultan beneficiarios de la "Millennium Challenge Act of 2003" de los EEUU, destinada a suministrar asistencia para promover el crecimiento económico, eliminar la pobreza, fortalecer el buen gobierno, la libertad económica y la inversión en el pueblo, se basa en 16 indicadores elaborados sobre datos suministrados preponderantemente el FMI y el BM (The White House, Fact Sheet, 25/11/02)

"Analytical History of Heavily Indebted Poor Country (HIPC) Debt Sustainability Targets", Peter Hjertholm. Versión revisada y ampliada del "paper" presentado para la reunión conjunta del Banco Mundial y el Bank/Nordic en el seminario "La revisión de la Iniciativa HIPC", Oslo, 4/3/99, 21/3/99 , www.econ.ku.dk/

Otra manera de denominar su olvido ha sido Jubileo 2000 a través de su campaña "Caída de la Deuda" (Drop Debt) .Sostiene que de la reunión del G8 en Japón del año 2000 se desprende que el progreso para rebajarla es inalcanzable bajo los supuestos establecidos y que no es optimista respecto de lograr su objetivo de cancelación total (BBC, 20/7/00) 16/9/03. Véase también sobre "Olvido de la Deuda", "Debt Forgiveness", Patricia Adams, Cato Institute, 16/9/03 y "Rescheduling of Sovereign Debt: Forgiveness, Precommitment, and New Money. Journal of Money, Credit and Banking, Arnoud Boot y George Kanatas, vol. 27, issue 2, 1995, pags.363-77, entre otros. Estos autores tienen una posición distinta. Sostienen que el país endeudado puede atribuir una vinculación entre bienes comercializables y no comercializables otorgando incentivos para vender la producción de estos últimos si los prestamistas se cobran de los activos obtenidos de la venta de los primeros. Los ministros de finanzas de los países involucrados en la Iniciativa señalaron en el 2002 que "hay muy pocas evidencias de un cambio importante de políticas en los aspectos macro y microestructural con relación a la primera versión del Programa … no hay análisis profundos de cómo los sectores y las medidas estructurales, insertas en la Iniciativa, podrán producir el objetivo del crecimiento y que no se cuenta con programas de cómo las medidas macro, sectoriales y estructurales que puedan traducirse en modificaciones en la distribución del crecimiento" (UNCTAD 2002 LDC’s Report)

"The Other Costs of High Debt in Poor Countries: Growth, Policy Dynamics, and Institutions" Todd J. Moss & Hanley S. Chiang1, Center for Global Development, Issue Paper on Debt Sustainability No.3, agosto 2003. Escrito a pedido y con financiamiento del HIPC y del Banco Mundial., no refleja la opinión de esta ultima organización.

Ídem UNCTAD anterior.

"Desde 1980 al comienzo de la aplicación de la década de ajuste estructural a 1992 los países de bajos ingresos incrementaron las importaciones sobre exportaciones de U$S 6.5 millones a U$S 34.7 millones. El Banco y el FMI respondieron con mas prestamos para continuar el con ajuste. Como resultado el endeudamiento de estos países se incremento de £ 134 millones en 1980 a U$S 473 millones en 1992. Los intereses pagados se acrecentaron de £6.4 millones a U$S 18.3 millones. Mas que acrecentar su independencia bajo la guía del FMI y del Banco Mundial , continuaron acrecentando su hipoteca y su futuro en el sistema internacional cada año" ("When Corporations Rule the World Earthscan, Korten, 1995:165, London)

"A Human Development Approach to Debt Sustainability in Sovereign Debt Restructuring Mechanisms" Henry Zal Northover, Public Policy Analyst, Catholic Agency for Overseas Development (CAFOD), United Kingdom.

Vease, www.imf.org/external/np/exr/facts/hipc.htm

"Debt relief and fiscal sustainability", Sebastian Edwards ,Working Paper 8939, National Bureau of Economic Research, Massachusetts, Cambridge, http://www.nber.org/papers/w8939

"Finding real solutions to unsustainable debt: A Comparative analisis of the FMI‘s Sovereign Reestructuring Mechanism and the fair transparent arbitration process", Robin Round, Halifax Initiative, Discussion Paper, Marzo 2003.

"Alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa para los países pobres muy endeudados (PPME)", FMI, Ficha técnica, septiembre de 2003.

"Heavy Indebted Poor Countries (HIPC) Initiative .States of Implementation – IMF – BM" (12/9/03, pag. 6)

GAO/NSIAD-00-161, Table 5: Seven Industrialized Countries’ Participation in the Enhanced HIPC Initiative, Junio 2000

"Haiti—Letter of Intent, Memorandum of Economic and Financial Policies, and Technical Memorandum of Understanding", FMI, Puerto Principe, 10/6/03.

"External Debt Statics: Guide for Compilers and Useres. 15. Debt Sustainability: Medium – Term Scenarios and Debt Ratios" FMI, págs, 171/176, 25/6/03.

"Fundamentals of Corporate Finance", Brealey, R., Myers, S. y Marcus, A. , McGraw-Hill, New York, 1995, pag. 302.

"Assessing Debt Sustainability", Rex Atish Gosh , deputy division chief, FMI.

"World Economic Outlook 2003", FMI, pag 114 .Advierte que frente a las limitaciones en material de datos el documento enfoca el análisis a partir de la deuda global del sector público, mas que en la deuda neta o su valor presente. (pag.115)

Idem anterior, pag 132.

Véase para más información "World Bank and IMF (2000)"

"Default y Reestructuración de la Deuda Externa", Marcelo Villegas, Eugenio A. Bruno y Lucas Piaggio, Suplemento de LA LEY, noviembre 2003.

"Heavy Indebted Poor Countries (HIPC) Initiative .States of Implementation – IMF – BM (12/9/03, pag. 36)

Véase, "Cuotas del FMI", FMI, Ficha Técnica, 9/03 y "Access Policy in Capital Accounts Crisis" (29/7/02)

Agencia EFE, 06/08/01.

Press Release No. 03/53.

"Memorandum of the President of the International Bank for Reconstruction and Development and the International Finance Corporation to the Executive Directors on a Country Assistance Strategy of the World Bank Group for the Republic of Turkey". Report Nº. 26756 tu , 2/10/ 03.

El director general de la OMC, Supachai Panichpakdi, afirmó que los países industrializados destinan subvenciones a la agricultura por un monto de unos U$S 1.000 millones diarios lo que representa un grave impedimento para el desarrollo del comercio. (El Cronista, Buenos Aires, 23/2/04)

Citado en "After the deluge: Default, negotiation and reajustment during de interwars years", Eichengreewn & Lindert. pag 7.

Para mayores detalles sobre estos aspectos, véase; "We’ve been here before. Debt, Default and relief in the past – and how are demanding that the poor pay more this time" Joseph Halon, setiembre 1999. http://www.jubilee2000uk.org/jubilee2000/reports/.

"Informe del Grupo de Expertos Independientes (1999)", pag 123.

Press Release No. 03/213 , 9/12/03

"Bush names Baker Envoy on Iraqi debt" N.Y.Times , 5/12/03.

"Report for Congress" Congressional Research Service, Mark P. Sullivan, specialist in Latin American Affairs Foreign Affairs, Defense, and Trade Division, The Library of Congress Order Code RL31740, 24/2/03.

"Financing for Development", Briefing Note Nº 3, www.un.org/esa.

"Muchos de los programas con suporte del FMI son excesivamente optimistas y proyectan crecimiento en especial cuando comienzan bajo situaciones adversas. En particular es reluctante a proyectar disminuciones en el crecimiento económico y muy raramente estiman crecimientos negativos. Esto tiene importantes implicancias en el diseño de los programas porque significa que la necesidad de aplicar políticas fiscales contracíclicas raramente se discute de manera explicita", idem, OEI, FMI, Press Release Nº 03/03 (9/9/03)

"Como resultado de la conferencia de Monterrey convocamos a las Instituciones de Bretton Woods a una revisión fundamental sobre los criterios de sustentación de sustentabilidad de la deuda para incluir una evaluación del impacto del alivio en programas que permitan alcanzar los objetivos de la Declaración del Milenio. Para tal fin es necesario que las definiciones sobre deuda sustentable sean provistas para casos concretos por instituciones independientes de acreedores y deudores" ("ECOSOC Special High-Level Meeting Bretton Woods Institutions and the World Trade Organisation", Contribución de Christiane Overkamp, Secretaria General de CIDSE International Cooperation for Development and Solidarity -, Nueva York, 14/4/03) Esta opinión es coincidente con la de la UNCTAD para la cual se requiere un fuerte, nuevo y fresco camino para evaluar en que casos la deuda era sustentable, pagable o no.

"Uno puede ser escéptico sobre la efectividad de los programas del FMI, pero una discusión sobre la sustentabilidad de la deuda sin una discusión sobre como asegurar el mejoramiento de las políticas y la performance económica, pueden conducir solo a un debate vacío de contenido" (Camard, Wayne, miembro del staff del FMI, 19 Julio 2001, htpp://cfs. colorado.edu/forums)

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada