El análisis político y económico de los doctores Vicente Massot y Agustín Monteverde
inc@ba.net

[copiarse archivo .pdf]

Aguas mansas… y turbias

Luego de los discursos beligerantes, a tono con el mejor folklore peronista, las aguas bajan mansas. Lejos de llevarse por delante todo cuanto acertaran a encontrar en su camino —como muchos pronosticaban que iba a suceder ni bien diera comienzo la disputa entre Néstor Kirchner y Eduardo Duhalde— han desembocado en un estanque y allí permanecen en calma. A días de tomar el avión que lo llevará a China, el presidente le extendió una invitación al gobernador de Buenos Aires, Felipe Solá, que este, ni lerdo ni perezoso, aceptó con gusto. Cual era previsible, y fue adelantado en estas crónicas, la ley de coparticipación no se votó. Pero ello no resultó impedimento para que entre Kirchner y Solá cerrasen uno de esos arreglos provisorios que en la Argentina duran meses o, inclusive, años, hasta que estalle la próxima crisis. Solá, ideológicamente más cerca de Kirchner que de Duhalde, ha tratado de hacer valer el único poder que le queda para repetir el único juego en el que sobresale. Su poder no deriva de la tropa dispuesta a acompañarlo —que no existe— ni de la masa crítica a la cual puede echar mano en un momento decisivo —que no la tiene. Deriva del hecho, ajeno por completo a su voluntad, que ni al presidente de la Nación ni al jefe del peronismo bonaerense les conviene su caída. Siendo así, su juego es pendular: hoy con Duhalde, mañana con Kirchner, Solá sabe mejor que nadie que su aspiración de máxima es ganar tiempo y durar. Nada más. En esto de acercar posiciones con el presidente, Felipe Solá no ha sido el único de los gobernadores peronistas en mover sus fichas. El 20 de junio, en el discurso central del acto convocado para festejar el día de la Bandera, Jorge Obeid no dejó dudas respecto de con quien esta alineado. Mientras tanto, en Córdoba, el tercero de los mandatarios provinciales de la primera línea del justicialismo, recorrió un camino parecido. Sin el énfasis del santafecino, se olvidó pronto de las acusaciones que había enderezado contra el gobierno nacional apenas unas horas antes, revisó su negativa a subirse al avión con destino a Pekín y fue claro a la hora de limar asperezas respecto de su relación con el santacruceño. Claro que Felipe Solá, Jorge Obeid y José Manuel de la Sota sumados no le llegan a la suela de los zapatos a Eduardo Duhalde en términos de poder. Que hayan querido alinearse junto a Kirchner por supuesto que no es un dato menor, pero ciertamente no es un acontecimiento decisivo. En primera instancia porque acercarse al presidente, como lo han hecho los tres, no significa tejer una alianza. Además, porque ninguno maneja una bancada en la cámara de diputados como Duhalde. Solá hace las veces del jamón de un sándwich cuya presencia en la escena política resulta, en no pocas ocasiones, decorativa. Obeid sabe a la perfección que, por muchas vueltas que le de al asunto del poder en la provincia de Santa Fe, siempre estará presente Carlos Reutemann, al que no se puede evitar cuando llega el momento de decidir los temas estratégicos, y en cuanto a De la Sota, no solo carece de la posibilidad de ser reelecto —en esto padecen con Felipe Solá la misma limitación— sino que tiene metida en la mismísima ciudad capital de la provincia mediterránea la cuña transversal que encabeza el intendente, Carlos Juez. En esto de estar un día con uno y al siguiente con el contrario los peronistas son mandados a hacer. Pero los cambios de posición; los amagues hacia un lado para finalmente terminar en el otro; las ondulaciones y las estrategias pendulares son propias de los actores secundarios del peronismo. Como en definitiva nadie sabe a ciencia cierta quien es más poderoso —si Kirchner o Duhalde— como tampoco si entre ellos habrá guerra, para los Solá, Obeid, De la Sota, Marín y Romero posicionarse políticamente en esta hora significa estar dispuestos a moverse en zigzag. Si hubiese un líder indiscutido, como Perón, o Carlos Menem entre 1990 y 1999, el posicionamiento sería estático. Al haber una suerte de diarquía el posicionamiento deber ser dinámico. Las aguas bajan mansas porque los dos garantes de la gobernabilidad decidieron llamarse a silencio, lo cual no quita que sus escuderos —Chiche Duhalde y Carlos Kunkel— sigan cruzándose andanadas de palabras. La estrategia del presidente y la del de Lomas de Zamora apuntan en estos días a lo mismo: medir fuerzas en la cámara baja a la manera de los candioteros italianos, que rara vez llegaban a quitarse la vida en el campo de batalla. Preferían, en cambio, contar sus fuerzas respectivas y decidir por vía del número de lanzas quien era el ganador. Más allá de las comparaciones históricas, lo cierto es que los peronistas suman un total de 130 diputados, poco más o menos, de los cuales 35 responden como un solo hombre a Eduardo Duhalde y entre 45 y 50 acaban de formalizar un acuerdo para respaldar al presidente. Faltan, pues, unos 50 que en principio harán valer su poder negociando con unos y otros según la ocasión y la ley que se trate. Si alguien supone que la orden de Duhalde a su tropa ha sido la de hacerse fuerte en el Congreso para desde ese recinto desatar las hostilidades contra el Ejecutivo, se equivoca de medio a medio. Sin embargo, Duhalde, al mismo tiempo, no ha dejado de remarcar algo de suma importancia en punto al futuro: que él no será un impedimento para el normal desarrollo del gobierno aunque defenderá a rajatabla la identidad peronista. ¿Por qué decirlo en voz alta si no considerase que esa identidad peligra? Y si peligra ¿quién podría ponerla en tela de juicio con el suficiente poder como para cambiar la naturaleza del movimiento histórico gestado por Perón y Evita? A veces las medias palabras dicen más que los discursos vitriólicos. Uno puede imaginarse cuál es el destinatario de esas medias palabras, pero en política —no hay que olvidarlo— nada es lo que parece. Al menos no mientras las aguas, aunque bajen mansas, sigan siendo turbias.

Hasta la semana próxima.

 

Compacto y destacado

Coyuntura monetaria y financiera:

Buena recuperación (2,5 %) de los depósitos a plazo fijo durante los primeros días de junio. Continúa el corrimiento de plazo fijo a cuentas a la vista ante los vencimientos del adelanto de impuestos y las bajas tasas ofrecidas. Los plazos de captación de PF se siguen concentrando en el corto plazo. Con la actual estructura de depósitos se hace imposible fondear créditos de mediano plazo. La muy sólida relación reservas/base —2,78 limita la posibilidad de subas en el tipo de cambio, presionándolo hacia la baja. Frente a una cotización de $ 2,969 por dólar en el mercado mayorista, la podemos considerar una ultra-convertibilidad de hecho, ya que representa un sobre-respaldo, superior a los tiempos del 1 a 1. El crecimiento de los créditos en moneda local a mitad de mes era de solo 0,8 %.

PBI al primer trimestre. Creció 1,7 % contra el cuarto trimestre de 2003 y 11,2 % interanual. Estos números no incorporan los efectos de la crisis energética, por lo que en el futuro podrían observarse nuevos deslizamientos. Es evidente una desaceleración respecto al crecimiento que se venía registrando en los últimos cuatro trimestres: 3,0 %, 2,2 %, 3,4 %, y 3,0 % en el cuarto del 2003. Las exportaciones crecieron solo 7,7 % contra el mismo trimestre del año pasado, pero las importaciones saltaron 57 %. La industria creció 15,6 % interanual. La actividad que motorizó el crecimiento siguió siendo la construcción con un incremento interanual de 41,3 %.

Encuesta Permanente de Hogares al primer trimestre: se desacelera fuerte la recuperación del empleo. La desocupación (14,4 % de la población económicamente activa) cayó solo 0,1 % respecto al cuarto trimestre de 2003 y 6 % interanual. Si no se computa como empleados a los beneficiarios del plan Jefes, la desocupación real es de 19,5 % de la PEA. La subocupación (15,7 % de la PEA) cayó 0,6 % en el trimestre y 2 % interanual. Si se proyectan los resultados de la encuesta al total nacional, la desocupación real sin plan Jefes pasaría de 19,5 % a 24 %. A nivel nacional, habría entonces 4,1 MM de desocupados y 2,4 MM de subocupados. El relevamiento de expectativas empresarias del INDEC para junio muestra que solo el 5,5 % de los empleadores piensan aumentar su dotación.

La aparición de presiones inflacionarias y la necesidad de esterilizar la emisión requerida para absorber el creciente flujo de dólares y sostener así el tipo de cambio real, obligarán a elevar las tasas de interés en las próximas semanas. Esto contribuirá a enfriar la economía y provocará tensiones con la autoridad monetaria, si es que ésta decide mantenerse fiel a su política de inflation targeting.

La renovación del mandato del presidente del BCRA podría inducir a una mayor docilidad del Central frente a los reclamos oficiales.

Se aprecia un estancamiento en la generación de puestos de trabajo para el segundo semestre de este año.

La desaceleración de la recuperación puede concluir en recesión en el 2005. Capacidad de producción cercana a la saturación en algunas industrias, cortes de energía, ausencia de inversión extranjera directa, demanda y oferta de crédito débiles, precios máximos y alta presión tributaria son algunos de los factores endógenos en juego. Para el año próximo se descuenta una profundización del déficit energético.

La suba de la tasa internacional, los eventuales contratiempos para Brasil, la caída de la soja y otros commodities y el alza del crudo están entre los condicionantes externos. La baja de 20 % en los precios de la soja sumada a la menor cosecha esperada (33 MM de ton contra 36 MM originalmente estimados) pueden impactar en el humor y ritmo de actividad del interior, pero los precios actuales están aún muy elevados (casi un 50 %) respecto a la media histórica. ÿ El superávit fiscal del corriente año podría superar los $15000 MM y la recaudación sumaría unos $ 91000 MM. Es, a la vez de un signo de disciplina fiscal, una manifestación de la fuerte transferencia de ingresos del sector privado al público que significa la actual estructura tributaria. El superávit de mayo rondaría los $ 3500 MM. ÿ Concordante con nuestra apreciación de la semana pasada, volvieron a producirse ataques piqueteros en reclamo de mercaderías. Esta vez atacaron distintos locales de Mc Donald’s exigiendo la entrega de 1000 libros de texto y 20000 cajas de leche en polvo. La estrategia de las organizaciones piqueteras, ante la generalización del pago de los planes sociales vía tarjeta de débito, encaminar sus reclamos a la entrega de mercaderías. De esta forma, la administración de las mercaderías "procuradas" bajo esta forma de "presión" les permite preservar el manejo clientelista de su "tropa". ÿ El BID acordó un programa a cinco años por U$ 5000 MM. U$ 2000 MM son para cancelar amortizaciones a vencer a partir de 2006. ÿ El BM no tratará el segundo tramo del paquete de U$ 2000 MM hasta que el FMI no compruebe avances concretos en la renegociación de la deuda. ÿ El cuestionado proyecto de ley de promoción de inversiones "nuevas" en infraestructura y bienes de capital es objeto de fuerte lobby en Diputados para su ampliación. Contempla la devolución anticipada de IVA (hasta $700 MM) y la amortización acelerada de los bienes de capital (hasta $ 300 MM). Distintos diputados que la objetaban por considerarla una "ley Techint" han cambiado de opinión luego de reunirse con el secretario de industria y funcionarios de Economía. Los fabricantes locales de bienes de capital, el sector rural y el de pymes buscan ser abarcados por el proyecto. Las pymes podrían obtener un cupo separado y adicional para ellas del orden de los $ 200 MM. La redacción original dejaba afuera a estos sectores, al limitar los beneficios a la industria y las obras de infraestructura, siendo los principales beneficiados un puñado de proyectos de grandes compañías, como el gasoducto del Noreste (Techint), una ampliación de Aluar y obras a cargo de IMPSA.

La norma concede esos privilegios a las inversiones recientemente anunciadas, discriminando o excluyendo a aquellas ya previstas o anunciadas con anterioridad. También discrimina a aquellos inversores que tengan reclamos al Estado pendientes por la aplicación de ajustes por inflación o del derogado factor de empalme. ÿ Más presiones para generar barreras internas dentro del MERCOSUR. La UIA tratará en su próxima reunión de Junta las "asimetrías" que observa en el comercio entre los países del bloque. Si bien reconoce que en los últimos diez años la balanza comercial con Brasil ha sido superavitaria para la Argentina en unos U$ 14000 MM, señala que el 35 % de las exportaciones argentinas son de commodities en tanto que el 95 % de las brasileñas son de bienes manufacturados. El MERCOSUR ha evolucionado hacia un foro de lamentos, reclamos cruzados y discriminaciones solicitadas, en el extremo opuesto al soñado mercado libre común. Según datos oficiales, la región representaba en 1998 el 23,8 % del comercio brasileño con el mundo mientras que en 2003 esa cifra cayó a 13 %. ÿ China rechazó por razones fitosanitarias un embarque de 50000 toneladas de soja provenientes de Argentina. Esto anticipa complicaciones y será con seguridad uno de los temas que deberán abordar los funcionarios argentinos en la próxima visita presidencial a ese país. ÿ La exitosa colocación de títulos por parte de Brasil en esta semana despeja el riesgo de complicaciones en la refinanciación de la deuda durante el corriente año.

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada