EL INVIERNO DE NUESTRO DESCONTENTO Y LA DERECHA OBLICUA.

 

Como habíamos previsto el espacio de centro-derecha ira adquiriendo gradualmente un nuevo protagonista, Aníbal Ibarra.

Este tránsfuga del viejo PC, con aire de gitanillo lorquiano pero proveniente de un partido de severo orden moscovita, ira gradualmente girando hacia el espacio de convergencia de centro agrandado. Ya lo ha hecho mediante los negocios que lo amalgaman fraternalmente a Mauricio Macri y ya también -perspicaz y avizor de que la placentera complacencia del Poder Ejecutivo favorece a los extremistas y perjudica la intención del voto progresista, que son los suyos en definitiva, ha comenzado a tomar distancia del poder kirchnerista al que visualiza en retroceso y sangrado a muerte en la propia Capital Federal.

No es casual entonces que su responsable de Seguridad, un señor López, haya declarado, no sin cierta irónica autorectificación:
"La policía cumplió exitosamente su tarea, de acuerdo a las órdenes que recibió del Gobierno nacional", disponía defender prioritariamente el interior de la Legislatura y no la vía pública".

El tiempo de la cándida obsecuencia parece estar terminando aún para los propios aliados del gobierno.

¿Tendremos en la capital Federal una variable socialdemócrata antimontonera ?

Un alianza virtual entre Lilita Carrio y el ibarrismo repentinamente ordenancista. El tercer excluido en política es siempre la imposibilidad que termina por alzarse con el triunfo.

La verdadera derecha no debería olvidarlo.

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada