EL REGRESO DE LOS CHICOS BUITRES DE TOM WOLFE: LOS FONDOS DE ALTO RIESGO.


Las grandes fortunas cada vez acuden más a los hedge funds o fondos de alto riesgo para arañar una mayor rentabilidad a su patrimonio. Estos productos están nuevamente de moda. Hasta tal punto es así que se está produciendo una demanda brutal de gestores especializados en este tipo de fondos. Algunos, incluso, tentados por el negocio que se viene encima, abandonan sus actuales responsabilidades y deciden armar sus negocios propios.




El Financial Times (FT) señala que uno de los gurús de la inversión colectiva, Ross Margolies, de Citigroup, dejará el banco a finales de verano, para comenzar su andadura en su propia gestora de hedge funds. Eric Mindich, el socio más joven en la historia de Goldman Sachs, también se marchó de esta firma el año pasado para crear Eton Park.

Por su lado, el Citi, junto a otros gigantes de la industria financiera como UBS o Deutsche Bank, está buscando urgentemente gestores con capacidad para transformar sus divisiones de gestión en plataformas de fondos de hedge funds. FT cita el caso de Tribeca Investments, la sección de propietary trading de Citigroup, que gestiona el dinero propio del grupo, y a la que planea convertir en una enorme plataforma de los denominados productos de alto riesgo. En abril, Tribeca fichó a Tanya Styblo Beder, que trabajaba en el gigante Caxton Associates.

¿Está esto ocurriendo en España? Desde hace más tiempo del que parece. El año pasado, BBVA incorporó a su área de propietary a Juanjo Peralta, brillante gestor de fondos tecnológicos, que logró rendimientos anuales del 100%. Este año, UBS, entidad que en España preside Eduardo Serra, ha fichado en bloque al equipo de gestión alternativa del SCH.

Un abogado de uno de los principales despachos españoles, especializado en asuntos financieros, destaca que "hay mucho movimiento y muchos rumores sobre la actividad en el área de los hedge funds en España", sobre todo teniendo en cuenta que todavía no están tipificados y que se está a la espera del reglamento de inversión.

En el capítulo de nombres propios, fuentes del mercado apuntan, en primer lugar, a Fonditel, gestora de Telefónica, como una de las principales entidades en aplicar a sus fondos una filosofía de retorno absoluto y férreo control de la volatilidad, es decir, una filosofía de gestión alternativa. El responsable de la gestión es Cristóbal de Carranza. Otros nombres señalados por los expertos son el de Juan Laborda, de Barclays, responsable del fondo Barclays Gestión Total, o Lorenzo de Cristóbal en BBVA.

Las grandes firmas no han perdido el tiempo. SCH ya lanzó su división Optimal Fund Services, con sede en Ginebra y Nueva York, en 2001, y el año pasado presentó Alternative Investment, división de hedge funds con la que tiene grandes expectativas de crecimiento. BBVA, por su lado, tiene BBVA & Partners Alternative Investments.

Sin embargo, los grandes consumidores de este tipo de productos son las sociedades dedicadas a la gestión de patrimonios. Fuentes del sector comentan que las firmas más importantes en este apartado son, especialmente, Omega Capital (Alicia Koplowitz) y M&B Capital Advisers (Guillermo Morenés, marido de Ana Patricia Botín, y Javier Botín). Otro ejemplo destacable es el de EDM (Eusebio Díaz Morera), que tiene plataformas de hedge funds en Luxemburgo e Irlanda y, además, es representante de la Alternative Investments Managers Asociation (AIMA), asociación de gestores de fondos especulativos.

Omega Capital, entidad dedicada a gestionar el patrimonio de Alicia Koplowitz, tiene en Irlanda su plataforma de hedge funds llamada Laredo. Omega tiene fama de ser el principal inversor español en estos instrumentos. Por su lado, M&B, firma que, conforme fuentes del mercado, gestiona patrimonio de la familia Botín, ha registrado recientemente en la Bolsa de Irlanda un fondo llamado Tukan Fund, con un patrimonio inicial algo inferior a los 50 millones de euros.

Los hedge funds o fondos de cobertura son los productos estrella del momento. Sin embargo, en el pasado fueron demonizados por las quiebras sonadas de los hedge funds Long Term Capital Management (LTCM) o Eifuku Master Fund, que hizo perder 180 millones de dólares al todopoderoso George Soros, al caer un 98% en siete días. Sin embargo, estos fondos también son instrumentos que sirven para minimizar los riesgos, o lo que es casi lo mismo, para sortear las caídas de los mercados, si se utilizan de manera eficiente.

Esta nota fue originalmente publicada en el diario editado en Madrid, El Confidencial y claramente no ha escapado al alto riesgo de los derechos de autor interneteanos.

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada