LA HORA DE  60  MINUTOS .

 Por Gabriela Pousa (*)

 

Crisis (Del lat. crisis, y este del gr. κρίσις).
1. f. Cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse o agravarse el paciente
2. f. Mutación importante en el desarrollo de procesos, ya de orden físico, históricos o espirituales
3. f. Situación de asunto o proceso cuando está en duda la continuación, modificación o cese
4. f. Momento decisivo de un negocio grave y de consecuencias importantes
5. f. Juicio que se hace de algo después de haberlo examinado cuidadosamente
6. f. Escasez, carestía
7. f. Situación dificultosa o complicada Fuente: Real Academia Española

Tras la definición que la Real Academia brinda no es factible afirmar que Argentina está en crisis. Definitivamente, cualquiera que apele a su memoria podrá advertir que Argentina es la crisis misma. De otro modo no se comprende, no se justifica ni hay consuelo que redima…

 Veamos:
• ¿Cuántas veces mejoramos y empeoramos a lo largo de años, meses, incluso días?
• ¿Cuántas mutaciones hay en nuestro haber?
• ¿Cuántas veces auguramos caídas y/o cambios de figuritas?
• ¿Acaso los momentos decisivos no se perpetúan durante las 24 horas de los 365 días? Un amigo me recordaba una frase infaltable del discurseo político desde tiempos inmemoriales: “Estamos en un momento crucial para la República”
• Sobran juicios, escasean condenas… Y tras la denuncia carecemos de pruebas.
• Sólo Funes, el Memorioso podría decir a ciencia cierta cuándo fue el instante en que la piedra rozó el agua y se alteró ad eternum la calma…

Convengamos que no es la situación sino Argentina la complicada. En una época biodegradable: todo se recicla. Nada se pierde, todo se transforma.

El autónomo de ayer es el monotributista de hoy, el buscavida ahora es cartonero, la caja PAN fue la Super Sopa y ahora es el Plan Jefes de Hogar, los radicales ya son una especie en extinción, y los peronistas… ¿Los peronistas, quiénes son? No lo supimos ayer. ¿Acaso lo sabemos hoy? Kirchner puede ser el hijo pródigo pero, ¿será Duhalde el padre que espera con la puerta abierta? No hay enciclopedia que valga para hallar las respuestas. Quizá, las Memorias de Alfonsín puedan iluminar la senda… Bastante oscurecieron ya sus amnesias.


¿Qué pasó en la última semana? Nada. Nada que amerite pensar un país diferente al de dos, tres, cuatro meses atrás o más… Y menos aún que amerite confiar en un país distinto en un plazo medianamente aceptable. Las declaraciones de Béliz hicieron creer a muchos que se adelantaban los tiempos. Ahora bien: ¿Los tiempos para qué? ¿Para comenzar una gestión de gobierno? ¿Para finalizar con la campaña en la que estamos viviendo? ¿Para anunciar nuevos planes? ¿Para prometer qué cosa? ¿Más promesas? Esta vez deberán ser muy creativos los asesores del Presidente porque a la lista de escasez, súmese excusas válidas…

Los tiempos no se alteran por una denuncia que no aportó novedad ni una sola prueba capaz de sustentarla. Estamos hechos de sospechas, intrigas y misterios. Nada es nunca del todo cierto… Menos aún puede inquietar al acusado si quién acusa no saldría absuelto de ser él, el enjuiciado.


Los tiempos políticos en Argentina tienen duración incierta. Nada los precipita. Nada los demora.
El helicóptero de Fernando De La Rua despegó a la hora justa, en el minuto preciso: No seamos ingenuos. No fue el hambre de un día devenido en saqueos lo que marcó la salida. Tampoco es dable creer que Eduardo Duhalde se fue pos mortem de dos piqueteros… Recuérdese que siempre hay más de lo que nuestros ojos pueden ver. Quizá no había forma de barrer más mugre debajo de la alfombra….
Las horas tienen 60 minutos y en ese lapso todo puede virar del blanco al negro, y viceversa. De ahí a modificarse en serio hay largo trecho. Ejemplos:
- La Legislatura porteña sigue en letanía. La convivencia es ya utopía…
- Los casetes de la AMIA se autodestruyeron como los de la serie televisiva
- En el “nido de víboras” redescubierto por Béliz, alguien se mordió la lengua
- ¿Las encuestas mostraron una foto movida? Se ordena cambiar el rollo y sacar una nueva. “Argentina es un país seguro”- Kirchner dixit. Pero el presidente no dijo lo que dijo decir, fórmula infalible que se aplica desde el primer día.
- La CEO de Hewlett Packard, Carly Fiorina, puede esperar. También la Sociedad Rural… ¡Y lo sigue haciendo la sociedad!
- Blumberg amenaza con nueva marcha. Felipe Solá lo convoca: ¿Novedades en materia de seguridad o prima la necesidad de no ser el blanco de la protesta social?
- La necedad oficial no cree que el crimen engendra el castigo. Para ellos, es el castigo el que engendra el crimen. Ende, no se “criminalizará” ¿…?
- Raúl Castells por fin actúa donde debe actuar: en televisión con Tinelli. Una bromita para la sociedad…Vuelve D’Elía con las manos vacías; no duplicó los talentos que se le dieran, habrá que rendir cuentas…
- Los piqueteros andan como los renos de Santa Claus: el 8 de Agosto es el Día del Niño. Y ellos sí respetan fechas y protocolos. Tienen agenda precisa sin pausa y con prisa…

Asumen dos nuevos Ministros: ¿Qué es lo que se altera? La polémica: “Ese era amigo de Duhalde, el otro era un hombre de Reutemann” Esa es toda la profundidad del debate nacional.

Más allá de eso, nada parece modificarse. Se afirma que cesa el no-plan de seguridad. Boomerang. Nuevamente: Nadie dijo lo que dijo: ¿Por qué el asombro ante un tema harto conocido? Volvemos al no-plan… ¿Qué hacer con los secuestros, los robos, la delincuencia? Fernández sale al ruedo: se agregan 237 millones al presupuesto de seguridad por decreto presidencial.

 No Señor Presidente… No todo tiene precio. Dicen además que los fondos son para equipar a la policía pero reafirma que no cambia su política de seguridad (suponiendo que la hubiera) En ese caso, ¿para qué gastar en armas que no puedan ser portadas?

Veamos pues, si la crisis se desató en estos días o es un nuevo slogan para seguir igual…
28 de Septiembre, 2003

Si la crisis es coyuntural deberíamos pensar que en septiembre de 2003, sin ir más lejos, Kirchner gobernaba tranquilamente y todo era armonía en Argentina. Usted es libre de creer lo que desee.

Ante las evidencias de la necedad y la ignorancia acerca de cómo actuar, la orden es dar vuelta la página y situar otro tema donde haga foco la ciudadanía: Y hete aquí el FMI, aggiornado con autocrítica. Bien puede ser de nuevo el malo de la película. Se dilatan los plazos. Pero convengamos también que no es el desvelo del presidente.

¿Quién puede afirmar que el santacruceño quiere honrar la deuda nacional? El primer mandatario está sentado sobre la caja y está contando cada billete para aplacar las iras piqueteras y hacer frente a una nueva contienda pre electoral… Lo hizo de ese modo en Santa Cruz, lo hace de igual manera en la Presidencia.

Próximo round: Septiembre de 2004. Técnica vieja: postergar los problemas. En el trayecto se nos adiestra para convivir con ellos… En rigor, se nos domestica.

En trance de originalidades: ¡Otra vez sopa! La Reforma Política retorna. ¿Para qué gastar tinta? En los archivos ya están las novedades de ayer como noticias de hoy y primicias de mañana.

Bueno, quién dice Marzo del 96 dice Agosto del 2004...

Domingo 17 de Diciembre, 1995



En este trance, regresa el mutismo que representa el diálogo político.


Otro Pacto de Olivos, acusan algunos… Nadie sabe si es el segundo el tercero o el décimo quinto… ¿Y qué varía de saberlo?
En ese escenario, asoma como “la nueva política” Chacho Álvarez explicando que la crisis se da por la falta de intelectualidad en la dirigencia… “La culpa es de la mediocridad que gobierna”. (Agréguese a la lista inicial de escasez: ¡vergüenza!)

Se colma el ambiente de rumores de regresos. Encabeza la nómina Carlos Menem… En este contexto, ¿alguien negaría la posibilidad de hallar a Gustavo Béliz en el 2010 sentado cómodamente al frente de un Ministerio?…

En definitiva: ¿Por qué caer en la trampa de suponer que la semana pasada se desató la crisis en Argentina? ¿Qué cambió para comprar la ficción de una repentina crisis que hará cambiar el rumbo de la política?

También cambiaría cuando surgió la gastroenteritis del Presidente, cuando Duhalde le dio la espalda, cuando las encuestas descendieron…

¿Qué es lo determinante de una transformación en el gobierno? ¿El desorden piquetero? ¿La legislatura vencida? ¿El salto de un fusible en el seno del gabinete ¿La transversalidad que nunca fue? ¿La hegemonía del PJ? ¿La unión de Kirchner al Justicialismo porque éste le ha cedido un nombre para ministro?
Historia harto repetida…

3 de Agosto, 1999

En 5 años sólo cambió el sujeto pero no la acción. Hoy podría titularse: “Duhalde instó al PJ a respaldar a Kirchner” y quién se atreve a negar que pueda leerse -en 5 años más-: “Kirchner instó al PJ transversal a respaldar a…?

No ha habido novedad que alterase tiempos, menos aún, indicios de un repentino viraje de Kirchner hacia un modus operandi distinto. No hay acontecimiento capaz de definir comienzo o final de una crisis hasta tanto no se decida Argentina dejar de ser ella la crisis misma…

“Todo era fácil nos parece ahora, en el plástico ayer irrevocable (…) Esas cosas pudieron no haber sido. Casi no fueron. Las imaginamos en un fatal ayer inevitable. No hay otro tiempo que el ahora, este ápice del ya será y del fue, de aquel instante en que la gota cae en la clepsidra. El ilusorio ayer es un recinto de figuras inmóviles de cera o de reminiscencias literarias que el tiempo irá perdiendo en sus espejos”. Jorge Luis Borges (extracto)


GABRIELA POUSA

(
*) Analista Política. Lic. en Comunicación Social (Universidad del Salvador) Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE) Estudios en Sociología del Poder (Oxford) Queda prohibida su reproducción total o parcial sin mención de la fuente.

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada