BELIZ Y KIRCHNER, SINGLE AND SINGLE?

El informe de Nueva Mayoría que transcribimos haciendo uso de esa excelente desregulación que implica la realidad interneteana - esperemos que el gobierno no intente hacer alguna trapisonda stalinista también en este campo - revela algo bastante obvio. Al margen de la lucha de palacio, al margen de la dura embestida de Beliz para trasformar el relato de su renuncia /expulsión en una espiral que circunda los fosos levadizos del poder jaqueado, hay una clara percepción en la opinión pública de que el presidente es desaprensivo, incoherente, caprichoso y que no toma realmente muy en serio las necesidades de la gente común.

Kirchner es, básicamente, una mala persona - sostuvo Beliz en su alegato - y ese perfume mortal para el poder carismático ha quedado flotando, tenuemente, en el aire.

Viviéndose como un hijo solitario, asumiéndose como un extraño Saint Exupery que finalizara su periplo perdido en un vuelo rasante y estremecedor en el Atlántico - ¿hacia el oeste tal vez? - no es casual que Kirchner se sienta un genuino hijo de Hebe de Bonafini y que, por las mismas causas ,su verdadero hermano y rival sea Sergio Schoklender, la figura que mejor expresa el triunfo del matriarcado progresista contra el patriarcado auto suicidado en la guerra civil de los 70 y luego en las fintas desarrolladas por los gobiernos del periodo de la democracia oscura de los años 90.Y no es nada casual que alguien como Domingo Cavallo haya querido estigmatizar a Aníbal Ibarra de impotente, cuando se enfrentaron en las cruciales elecciones por la conducción de la ciudad de Buenos Aires.

No es tampoco casual que Macri sea hijo de Macri, otro calabrés ,otro padre - padrón y ahora que profundizamos la cosa es claro y perceptible que la Argentina se encuentra en una extraña fase de pasaje de liderazgos en el cual el exceso de ying femenino exige una despiadada corrección hacia la austera ley del yang patriarcal. Pero el problema esencial y no olvidemos que estamos hablando de la recurrente renuncia de Beliz el Joven, es que esos padres parecen no poder superar los limites de los padres padrones de la baja mediterraneidad europea. Por eso o - al menos parcialmente por eso - la Argentina no tiene códigos, es una nación mentirosa, presuntuosa e incestuosa y allí se incuba la deflagración inacabada de muchas de nuestras guerras civiles, Guerras civiles pasadas y muy probablemente futuras.

Con innegable ironía, Jorge Asís sostiene que Elisa Carrió, un liderazgo femenino embebido de teorías foucoltianas y barrocas, es una excelente empresa de desmantelamiento que no sabe en esencia que hacer con sus escombros.

Algo de eso es real, si bien no es menos real que toda sociedad que cambia, que muta y que se desplaza sobre su propio eje, necesita un periodo de inevitable demolición. Y a esto aportan no sólo los lectores nuevos de Hanna Arendt sino también las piruetas de Beliz contra Kirchner, la debilidad intrínseca de un gabinete de anestesiados hombres grises, de bajo perfil y la cólera violenta de un presidente que no sólo ha robado los fondos de su provincia colocándolos a nombre suyo y de su mujer en acta secreta en una oscura y a la vez luminosa oficina de un banco nórdico, sino que ha robado a la transversalidad la esperanza de la ingenuidad, a la mitad de la Nación los conceptos raigales de su propia historia, desarrollando paralelamente como en un juego de billar a varias bandas, una prolija desarticulación del estado, del peronismo y de sus estamentos administrativos mas sólidos en beneficio del estéril nomadismo de la política improductiva. La política de la partidocracia somera y sin grandes ideas, la política de la corrupción y de los gargarismos que se hablan a si mismos en nombre de la anticorrupción. La política de la lluvia que no hace florecer. La política de los piketeros enfrentados a la CGT y de la nueva CGT enfrentada ahora a los piketeros. En síntesis, la peor de las políticas.

Kirchner es el hijo de la Madre y a la vez - como en una estremecedora tragedia griega el parricida de Juan Domingo Perón, al cual en esencia detesta.
.
También, es el miope reivindicador del social-fascismo que convirtió a los montoneros en el ala derecha, es más, extrema derecha, del dispositivo de fuerzas desplegado por el peronismo en los años 70 para jaquear al poder militar y ponerlo en disciplinada y momentánea fuga.

Fascistas inconsecuentes, pero fascistas al fin, estos Kunkel , estos Bárbaros, al fin alguien que tiene un apellido que sarmientinamente conjuga con el presente... Parrilli, Sigal y Diana Conti expresan al peronismo derrotado en los 70 porque habían dejado de ser políticamente peronistas y eran simplemente la expresión residual de las barricadas francesas de mayo del 68. Eran hijos militarizados en revuelta y como nuestro presidente accidental, no toleraban a los otros hijos a los que calificaban ostensiblemente de burgueses y de trabajadores.

Poco tenia que ver eso con el proyecto neogaullista de Perón de comunidad organizada, de reforma política, de creación de organismos de planificación que llevarían a la Argentina a ser un producto similar a la Francia capitalista y eficientemente estatista que Perón en 1974 llevaba en su imaginario. Una adecuada mezcla de la banca Rothschild y el gaullismo asociativo, de izquierda dirían en la Argentina, de Rene Capitant. Basta leer, al respecto , la correspondencia intercambiada entre Perón y De Gaulle que se encuentra en la fundación Georges Pompidou y todo adquiere una perspectiva precisa donde no queda mucho lugar para la auto celebración montonera que ni siquiera ha producido un líder resistente e insobornable como Jean Moulin.

Es cierto que De Gaulle habló del Quebec libre pero no se le ocurrió invadirlo para reconquistarlo. Nuestras Malvinas son el ejemplo inverso de esta peligrosa vuelta de tuerca histórica el riesgo país desde ese momento nunca dejó de bajar del todo en el inconsciente occidental, pese a Maradona.

Kirchner es el hombre que viene a romper con esos textos clásicos y bíblicos incumplidos del peronismo que no fue. Kirchner es la expresión sórdida y un poco vacía de un narcisista de la revolución que termina por enajenarse al país entero sin consumarla y termina su vuelo aislado y solitario, F implacable y mal tratador de una izquierda que se ignora fascista, antisemita, y románticamente ágrafa, pro palestina y a la vez tremendamente antimoderna y cuya vinculación con el onanismo de la revolución es mucho mas concreta y perturbadora que los actos revolucionarios en si mismos.

El conflicto con Beliz es un ejemplo mayor de esta desinteligencia menor.

Beliz fue echado por un acto de obediencia debida y punto final del cual sus mandos, que lo inmolan, no se hacen claramente responsables y ahora - no tan paradójicamente - será procesado por lo mismo. Imprevistamente, integra el panteón de los Alfredo Astiz, de los jóvenes oficiales procesistas represores y de tantos otros que fueron abandonados por un estado irresponsable, plagado de padres generacionalmente irresponsables. Son casos Dreyfus argentinos que la gente bien pensante ignora, tanto desde la derecha como de la izquierda, a quienes sirven simplemente como piel ideológica de sus tambores de guerra siempre sonoros.

En este caso el joven supo abandonar, con precisión florentina y supervivencia católica sucesivamente a Menem, Cavallo y ahora Kirchner y lo ha hecho no solo por sus problemas con un sector de la policía federal o con el señor Jaime Stiusso, el verdugo repentinamente pensionado que muy pronto descubrirá que carece de trabajo simplemente porque la pena de muerte ha dejado de existir, sino por algo mayor y políticamente mas trascendente. La búsqueda de posicionamientos en el sector menos maquiaveliano y algo mas ético de una política que no será sustancialmente mejor que la anterior pero intentará, al menos, ejecutar vigorosos guiños a la platea en busca del aplauso moralista y reparador.

Beliz es un lifting, pero puede todavía ser un lifting eficaz. Kirchner ha hecho crioterapia pero el frío ha endurecido sus escasas neuronas ya plagadas de un incesante comics de los setenta. Y si Stiusso es el guasón desenmascarado no podemos obviar que Cristina es, mas o menos, una Gatubella promiscua con el pesado y cargado maquillaje que usaban las damas lánguidas y ligeramente insaciables de los setenta.

Este proceso del drama familiar de la transversalidad, la transversalidad es una gran familia de hijos de cepas diferentes en verdad, cierra el ciclo de los antihéroes, producto de la proscripción del peronismo en 1955, del lonardismo, del nacionalismo sin Perón y de todos los ismos sucedáneos que se incubaron durante el Proceso, con esa caterva de militares que intentaban repetir a Perón fingiendo ignorar que Perón había sido el producto militar mas logrado. mas eficaz y funcionalmente mas operativo de su estirpe. Único militar político de su generación y único militar progresista de su siglo, los demás solo fueron sucedáneos a la búsqueda inadecuada del mito original. El militar progresista que ya había nacido, gobernado y desaparecido tuvo el raro privilegio de morir en servicio activo y sus ultimas instrucciones para con la guerrilla a la que había sobrevaluado fue: ¡arrójenle el peso de la Ley!

Pepe Firmenich, desde el otro extremo y sin Colegio Militar formativo, había intuido que el general era un militar y su propuesta política era simplemente una milicia.

Olvidó, afortunadamente para muchos argentinos, que Perón ya conocía la diferencia entre Mussolini y Farinacci. Pero, hoy por hoy, las cosas han cambiado muy rápidamente.

El país comienza a reclamar el liderazgo de gente pausada, somera, jacobinos de la ley, antirománticos y a la vez concretos que los alejen de los sueño piketeriles, de las fantasías de la unidad política latinoamericana - la económica se forjara en la realidad de la historia y en los bancos centrales de las naciones sudamericanas - y de las declaraciones irresponsables de un presidente que sostiene tener cosas mas importantes en que pensar cuando se le pregunta por los largos sitios y saqueos de la legislatura en el corazón mismo de la ciudad - estado. Ya esta claro entonces que el contrato moral sigue despedazado, que el presidente no está en sintonía con los cambios, que su propio cortex intelectual ignora al intelecto racional en beneficio de la realidad ficcional, y de los apoyos de las subyacentes encuestas que, hasta hace muy poco ,reemplazaban a la realidad.

Beliz no ha dicho todo lo que tiene y debe decir, pero es probable que lo haga en el futuro. No ha dicho, por ejemplo, que el sistema de inteligencia argentino, la inteligencia es siempre la expresión mas o menos soterrada del inconsciente colectivo de una sociedad compleja y estructurada en compartimientos cerrados e íntimos, está desmantelado en su esencia no solo por el procesismo, no solo por los bizantinismos paramasonicos de Coti y sus amigos sino por la simple desarticulación de los propios formadores de los cuadros de especialización locales.

Desde febrero pasado, la Escuela Nacional de Inteligencia está acéfala, dependiendo de una amable y despreocupada burócrata de modales gentiles y todo su despliegue internacional y académico ha sido devaluado. Y esto no le interesa ni a la Presidencia, ni a la Comisión Bicameral especializada en el tema ni a los múltiples grupúsculos que desde el FUP pugnan por saturarla de ñoquis y de profesores de tiempo acotado, en parte porque ocupar esos espacios metafísicos ha sido el único logro concreto del FUP desde que el saqueo grosista los exilió con separatista crudeza del poder de las cajas grandes del estado.

Al mismo tiempo ya se sabe que el círculo Revlon continúa siendo operativo, que las mujeres en el exterior que sirven al país deben pagar su derecho de pernada a las entrepiernas de Pepe Larcher, el increíble contador de Enrique Ezkenazi, ese ex cursante de la Escuela de Defensa Nacional que ya en 1975 y desde su cargo gerencial en Molinos Rio de la Plata alternaba con militares que preparaban, por la tardes, la génesis económica del golpe - pero volviendo al tema de las damas Mónica Levinsky sentó jurisprudencia en la materia - y se sabe que algunas de ellas son amantes itinerantes no sólo del poder argentino sino también de las entrepiernas paraguayas, chilenas y bolivianas.

También se sabe que el sobresueldo de los funcionarios argentinos está pagado por los presupuestos de seguridad extranjeros - y un caso emblemático se encuentra en una precisa capital europea que posee dos estados en su territorio - y está bastante claro que el país carece de ley de secreto de estado, que el presidente no se interesa demasiado en el asunto y que las virtudes del lopezmurphysmo dentro del círculo Revlon tienen su expresión en una germanista de amables cabellos grises y rubios bien cuidados que se despacha por experta en anterriterrorismo pero cuya verdadera especialidad la acerca mas al regenteo de las casas de placer parisinas, bien narradas por Maupasant en el demasiado prontamente olvidado Bel Ami.

Una transeúnte de esos itinerarios, Parodi dicen podría ser el apellido, se desplaza entre Santiago de Chile y Asunción del Paraguay y sus favores le han permitido su inocultable formación monolingüista ya que de foniátricas oralidades, al fin de cuenta, se trata la cosa.

Todos estos elementos surgirán a la luz próximamente y sin demasiada timidez y conformarán la mueca desagradable de la realidad que golpea al hombro de la presidencia, advirtiéndole que ha pasado mas de un año discutiendo en que consiste la esencia del kirchnerismo, pero que no logrado aun establecer exactamente cual es la esencia de un proyecto nacional peronista, neoperonista o simplemente postperonista , más o menos desregulado del viejo clientelismo de los años cuarenta.

Y entonces nos acercamos a la deslumbradora verdad y la verdad no tiene muchas mas opciones que ofrecer. Nuevos candidatos se acercan como propuestas y al centrismo de Macri, Sobisch, López Murphy, Patricia Bullrich, recientemente Fernández Valoni, se arrima, simultáneamente, el otro centrismo que encuentra sus raíces mas estrictas en la democracia de Tony Blair, la democracia social que lleva las mejores banderas de Occidente, la socialdemocracia que desangró con fintas precisas y católicas -¿estilo Beliz? - el Jurassick Park del pacto de Varsovia y que ahora busca desde la izquierda topográfica acercarse al perfil referencial del centro derecha.

Solo falta a estos pasajeros inesperados enterrar la bandera de los derechos humanos de los 70, aferrarse a los derechos humanos y ciudadanos del siglo XXI , aceptar con 50 años de atraso el programa de Bad Godesberg, que propuso a la nación alemana algo mas concreto que los tiempos elegíacos de Fichte, hoy barrialmente fotocopiados por Feinman, asumiendo la concreción y la eficacia de la economía social y popular de mercado.

En síntesis nacionalismo peronista de ambulancia para los duros tiempos de la postglobalización, socialismo liberal o liberal socialismo en la cultura porque nadie quiere a la Gestapo de Jaime Stiusso o de Alberto Fernández abajo de su cama, economía capitalista, popular y accionaría de mercado son los puntos cardinales sobre los cuales deberá desplazarse la nueva corriente política argentina si quiere superar a los gemelos cretinos del centrismo sin votos desde la presidencia a los cuales Kirchner y el doctor Alfonsín ,in extremis ,intentan aferrarse.

El otro centrismo, es simplemente la derecha liberal o el peronismo de Winston Churchill, que por timidez y por marketing de estos tiempos modernos no osa asumirse como tal.

Para ejecutar todo esto se hace necesario contar con lideres pragmáticos, duros, vacunados contra el zumbido de la ideología e introduciendo la hegemonía cultural existente, dentro de las pautas de la política concreta.

Operación triple: aceptar las pautas culturales postmodernas, reconocer a la economía de mercado como el sistema de producción auto legitimado en su propio éxito, proponer políticas activas para un nuevo liderazgo de padres fundadores dejando de ser eternos hijos setentinos que ya rondan ellos mismos los amenazadores sesenta y setenta años que preanuncian al pensionamiento político.

El desafío no es poco y tal vez entonces se sabrá que hacer con los escombros improductivos que denuncia el turco Asís. Pero vamos a los hechos. A la desagradable astucia objetiva de los hechos encuestados que nos propone la austera prosa de Nueva Mayoría.

Edgardo Arrivillaga.


INFORME.
Tomas a comisarías y edificios públicos, tomas de ex empleados a petroleras en el sur, escraches de piqueteros a empresas privatizadas, depuración infinita de la fuerza policial, papelón internacional por los casetes de la AMIA, internas en la SIDE y salida de ministros y funcionarios vinculados a la cartera de justicia y seguridad interna argentina.

Ahora, el reciente caso del empresario Rubén Vidal secuestrado, vinculado a sectores políticos de Manuel Quindimil en Lanús, pone en evidencia no solo las graves fallas del plan de seguridad que lleva adelante la administración kirchnerista, sino la incapacidad de desarticular a sectores políticos que estarían utilizando al secuestro como un ajuste de cuentas, (de acuerdo a las declaraciones recientemente formuladas por el empresario que apareció en Paraguay). Es urgente que el gobierno se arremangue en un proyecto más serio de país y tome a la inseguridad por las astas.

Rubén Vidal fue encontrado a salvo este mediodía en Asunción del Paraguay. Dijo que está seguro de que en su secuestro está vinculado el intendente de Lanús, Manuel Quindimil, y destacó que fue capturado en la propia sede de la municipalidad. En tanto el gobernador bonaerense Felipe Solá acaba de señala que "no puedo dar precisiones del caso porque no estoy al tanto. Sólo sé que apareció en Paraguay".

Cuando todos los días se escuchan cataratas de afirmaciones y conjeturas del gobierno sobre el plan de seguridad, o de hechos de vandalismo como los ocurridos en la puerta de la Legislatura porteña, hasta el momento no se escuchan sin embargo señales de que el tema sea de real interés para el gobierno.

Kirchner avaló depuraciones policiales, relevó cuando estimó que era conveniente a comisarios; quería quitarse de encima a Béliz y a sus colaboradores, y lo hizo. También dejó atrás el tema de los casetes de la AMIA; al igual que en la prensa no aparece más el tema de las fotos del agente de la SIDE Jaime Stiuso. Pero a raíz de los últimos acontecimientos, el primer mandatario deberá - en adelante - reconocer otra alternativa de gestión al conflicto mediático si no quiere que la próxima marcha contra la inseguridad se haga en la mismísima puerta de la Casa Rosada.

Recientemente un sondeo de opinión realizado por el Centro de Estudios Nueva Mayoría sobre 1.100 casos en la Capital Federal y el Gran Buenos durante la 2da. semana de julio, muestra cómo los desempleados y los excluídos tienen una visión más crítica de la realidad que el promedio de la opinión pública. La imagen positiva del presidente Kirchner, es del 45% en el promedio de la opinión pública, baja al 33% en los excluídos y desciende aún más siendo de sólo el 23% en los desocupados, entendiendo por tales a quienes tienen solo estudios primarios completos o incompletos, carecen de obra social y tienen una ocupación informal o están desempleados. La imagen negativa muestra una tendencia similar, siendo más alta en ambos segmentos que en el promedio de la opinión pública.

¿Qué imagen tiene del presidente Néstor Kirchner?

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Positiva

45%

23%

33%

Regular

37%

51%

48%

Negativa

18%

26%

19%

NS/NC

0%

0%

0%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

Respecto a la imagen positiva de la gestión del Presidente, es del 35% en el promedio de la opinión pública, baja al 23% en los desempleados y desciende aún más siendo de sólo el 16% en los excluídos. La imagen negativa es algo más alta en ambos segmentos que en el promedio de la opinión pública.

¿Qué imagen tiene de la gestión de Kirchner?
 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Positiva

35%

23%

16%

Regular

40%

51%

57%

Negativa

24%

26%

27%

NS/NC

1%

0%

0%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría
 

La misma tendencia muestra la política económica, con imagen positiva más baja en excluídos y desempleados que en el promedio de la opinión pública, donde a su vez la imagen negativa es más baja.

¿Qué imagen tiene de la política económica?

 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Positiva

11%

9%

6%

Regular

45%

34%

33%

Negativa

44%

57%

60%

NS/NC

0%

0%

1%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

Ante la pregunta de ¿cómo cree que evolucionará el próximo año la pobreza?, desocupados y excluídos son más escépticos que el promedio de la opinión pública sobre que mejorará y a su vez estos segmentos creen más que empeorará que el promedio.

¿Cómo cree que evolucionará el próximo año la pobreza?
 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Mejorará

17%

13%

6%

Empeorará

24%

30%

27%

Seguirá Igual

57%

53%

61%

NS/NC

3%

4%

6%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

En lo que hace al desempleo, desocupados y excluídos creen menos que mejorará que el promedio de la opinión pública y a su vez piensan más que empeorará.

¿Cómo cree que evolucionará el próximo año el desempleo?
 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Mejorará

21%

15%

5%

Empeorará

22%

28%

28%

Seguirá igual

55%

55%

63%

NS/NC

2%

2%

4%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

En materia de inseguridad, también quienes creen menos que mejora, no muestran una diferencia sustancial respecto a que empeora, pero creen más que seguirá igual que el promedio de la opinión pública.

¿Cómo cree que evolucionará el próximo año la inseguridad?

 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Mejorará

11%

9%

5%

Empeorará

31%

30%

34%

Seguirá igual

56%

60%

60%

NS/NC

2%

1%

1%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

Los excluídos y los desempleados, también sufren la inseguridad. Es así como el 13% de los excluídos ha sufrido algún delito en lo que va del año y también lo ha sido el 15% de los desempleados, mientras que en el promedio de la opinión pública, lo ha sufrido el 26%.

¿Ha sufrido algún delito en lo que va del año?
 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Si

26%

15%

13%

No

74%

85%

87%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

Quienes fueron víctimas de un delito en lo que va del año, no lo denunciaron un 76% de los desocupados, un 70% de los excluídos y un 44% en el promedio de la opinión pública, registrándose así claramente un porcentaje mayor de no denuncia entre los desempleados.

¿Denunció haber sido víctima de un delito?
(Quienes fueron víctimas de un delito en lo que va del año)
 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

Si

56%

24%

30%

No

44%

76%

70%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

En lo que hace a la opinión sobre los cortes de rutas y vías públicas como forma de protesta, el 84% de los excluídos se manifiestan en desacuerdo, el 79% de los desempleados y en el promedio de la opinión pública se manifiesta en contra el 87%.

¿Está de acuerdo con los cortes de rutas y vías públicas?
 

Imagen

Promedio

Opinión Pública

Desocupados

 Excluídos

De acuerdo

12%

21%

16%

En desacuerdo

87%

79%

84%

NS/NC

1%

0%

0%

Total

100%

100%

100%

Centro de Estudios Nueva Mayoría

Las conclusiones del análisis del estudio señalan:
a) Los desempleados y excluídos tienen una visión más crítica y escéptica sobre la realidad que el promedio de la opinión pública, como resulta lógico

b) Es así que respecto a Kirchner y su gestión, muestran imagen positiva más baja en desempleados y excluídos que en el promedio de la opinión pública, mientras que en ellos es más alta la imagen negativa.

c) Respecto a la pobreza, el desempleo y la inseguridad, desocupados y excluídos son más escépticos sobre que estos problemas mejoren durante el próximo año.

d) Cabe señalar que los sectores más postergados también sufren la inseguridad, es así como ha sufrido algún delito en lo que va del año el 15% de los desempleados y el 13% de los excluídos.

e) En lo que hace al desacuerdo de los cortes de rutas y vías públicas, el nivel de rechazo de los sectores más postergados es similar al del promedio de la opinión pública.

FICHA TÉCNICA:
Tipo de investigación: Encuesta domiciliaria de opinión de los segmentos más ostergados -excluídos y desocupados- sobre imagen del Presidente, gestión de gobierno, política económica, percepción sobre evolución de la pobreza desocupación e inseguridad y de los cortes de rutas.
Alcance de la muestra: Población residente en Capital Federal y Gran Buenos Aires, que reúne las condiciones para sufragar en el presente año.
Tamaño de la muestra: 1.100 casos domiciliarios.
Instrumento de recolección: Planillas cuestionario con preguntas cerradas y semicerradas, escalas de opinión y categorización ordinal.
Composición del universo: Personas residentes en Capital Federal y Gran Buenos Aires, mayores de 18 años de edad.
Directora del estudio: Licenciada Adriana Martínez Vivot.
Análisis estadístico: Licenciado Eduardo Ovalles.
Fecha de la toma de encuestas: Segunda semana de julio de 2004.

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada