ELECCIONES EN MUNDO UNO.


Noviembre de 2004

Introducción
El imperio se prepara para elegir emperador y el resultado de los debates arroja como consecuencia una situación electoral de empate técnico y a la vez ciertas sorprendentes alternativas en las apuestas del futuro Cesar. La mas significativa  -  la guerra en Irak y en toda la Mesopotamia oriental que se prolongará, gane quien gane- no logra oscurecer del todo algo esencial: por primera vez,d esde los tiempos en que Kennedy y Nixon discutían la carrera del espacio, los candidatos han introducido la variable tecnológica para debatir los desafíos autopropuestos por la geopolítica cultural en una escala cada vez menos humana, menos antropocéntrica y mas ajustada a la microfísica del poder real.

 

Nunca antes en una elección presidencial ideologizada por las realidades militares para llevar adelante la pesada carga del colonizador desde una visión unilateralmente típica de la revolución conservadora, densa, huntingtoniana, cargada de determinismo protestante ,se habían discutido temas como el futuro de las células madre, la legitimidad de los experimentos de clonación celular y el avance de los estudios en biotecnología.


Simultáneamente, dos hechos deberían advertirnos que los cambios profundos no se limitan a la cartografía de Irak-previsiblemente destinado a la balcanización , Arabia Saudí o Persia o a los problemas impositivos del contribuyente americano. Se acaba de aumentar en 4.9 billones de dólares el presupuesto para experimentos en tecnología genética y los juicios por las patentes tecnológicas han pasado de medio millón de dólares a un millón y medio lo cual establece un férreo cordón sanitario en torno a las fronteras del descubrimiento hegemónico de la única potencia existente a la vez militar, científica y comunicacional. Esto implica que la revolución khuniana está muy lejos de haberse detenido y que la ciencia ha blindado o transfigurado el pasado para siempre.


En esta elección americana se juega un tramo importante del futuro europeo y de la regulación jurídica de Mundo Uno, prácticamente nada de la irrelevante, olvidada y oscurantista América Latina, empantanada en sus amores adolescentes –salvo el Brasil –próximo disturbador nuclear - y las ideas fuerza que transcribimos en el extenso reportaje sucesivo, impregnadas del los conceptos de la revolución conservadora y smchmidtoniana de la nueva derecha europea que teorizan el desenganche de la américo-esfera desde hace mas de veinte años ponen de relievelas pulsiones que viviremos entre lo nuevo, lo europeo y simplemente lo que Eliot llamaba los "otros ecos que habitan en el jardín".


En ese contexto el fatalismo reduccionista del terrorismo también ha llegado para quedarse como un vecino permanente porque es la variable autocorrectora del poder imperial y la dislocación tecnológica que propone el propio desarrollo científico tecnológico, democratizado desde la centralidad del hemisferio norte. La irrupción de Bin Laden en el discurso electoral americano no es un hecho anecdótico. Tampoco las tajantes declaraciones de Mel Gibson convocando a la rebelión impositiva contra la clonación. Son extremos que, de forma curiosa e impensada, se tocan en los bordes.


Las armas de destrucción masiva están en el supermercado del mercado mundial y de esta democratización de lo tecnológico militar no se vuelve atrás fácilmente.


Justamente por eso y con cierta lucidez anticipatoria, los rusos replantean una inevitable bipolarización del mundo en el escenario de la nueva guerra antiterrorista porque tanto Tchechenia como Palestina proseguirán su inevitable escalada de masacres, replicas y contrarréplicas.


Ocurre que los terrorismos nacionales están luchando por los rudimentos de un estado nación que las futuras guerras revolucionarias han dejado atrás a partir del 11 de setiembre, momento en que la doctrina militar angloamericana descubrió en sus propios flancos al enemigo principal. Y si en los medios el comunicador hacía al mensaje, en la nueva guerra la táctica determinaba la estrategia. Por eso la carrera policial tiene un gran futuro en el mundo que se viene.


Y también en ese aspecto la muerte de Arafat llegaría justo a tiempo como subrayando metafóricamente que Beguin llegó, Mándela y Nasser y los príncipes apiñados en el Trianón en 1920 llegaron, pero por un motivo que es básicamente histórico Arafat no llegó.


Ocurre que todo esto no se limita a una simple lucha de intereses oligárquicos entre europeos y americanos sino a una visión implacablemente faustiana del poder internacional para los próximos cincuenta años Britannia ya no domina los mares pero. en la concepción hungtintoniana y rumsfeldiana sus hijos y nietos dominan el espacio y sobre todo los lugares imaginarios del espacio. Dominan los metatags del inconsciente mundial y en ese aspecto la revuelta islámica no solo era previsible ya caída la URSS, era la inevitable y cruelmente inexorable revuelta del otro, exactamente desde el borde periférico del Imperio.


Observemos, de cerca, las ideas europeas que desde hace mas de una década anticipaban estos cambios mientras advertimos que crece el nacional -neutralismo en Europa, exactamente como en los 80 - y hasta el gaullismo, revisitado por los ingleses, en Gran Bretaña.


Los dos Occidentes, las dos derechas, la liberal nacionalista y la socialdemócrata europea ,tan vecinalmente cercana al mundo árabe se perfilan como visiones opuestas y- a la vez -complementarias del gran juego de la globalización.


Y el pacifismo tiene en toda esta historia una tarea ingrata. Con Kerry o con Bush simplemente no tiene nada que decir.


Ocurre que Osama no es exactamente Arafat. No trae la paz o la guerra, trae la guerra o la masacre simplemente y Mundo Uno no trae una versión televisiva del Derecho Romano corregido por los 1400 canales de televisión que tanto en inglés como en chino y español se preparan para conquistar el pensamiento del mundo.


Trae los rudimentos del nuevo orden tecnológico diseñado en comics fácilmente comprensibles. En síntesis un mensaje asimilacionista y
cruelmente darwinista a la vez. Un mensaje para inteligencias fuertes.


Edgardo Arrivillaga

 

 

 Al artículo  >>>

 


 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada