LA CONJURA DE LOS NECIOS SIGUE ACTUANDO EN EL PARLAMENTO ARGENTINO

Por: Inés TRUYAMAN

Febrero de 2005


La clase política que actualmente nos gobierna, ha reafirmado su bien ganado desprestigio, utilizando una vez mas el mandato de sus representados al modificar, casi clandestinamente, el Código Penal para cambiar las causales de prescripción en los procesos judiciales, lo que podría llevar al archivo a importantes casos de presunta corrupción entregando simultáneamente a delincuentes procesados con prisión preventiva la llave maestra para obtener su libertad ya que, pese a que desde el Gobierno dejaron trascender que la ley no tendrá efectos concretos para causas en trámite, esta posición constituye un absurdo que contraría toda la lógica moderna del derecho penal.


La prescripción es la renuncia del Estado al castigo del culpable de un delito. Transcurrido un tiempo determinado sin que avance la causa, el imputado puede oponer esta excepción en tanto no haya habido, durante el tiempo del proceso, ningún acto que interrumpa la prescripción y, justamente, lo que se modificó son las causales de interrupción de la prescripción, reduciéndolas a: Llamado a la primera indagatoria, requerimiento de elevación de la causa a juicio; auto de elevación y la sentencia condenatoria.-


El proyecto de Ley sancionado el 16 de diciembre de 2004 y promulgado el 10 de enero de 2005, jamás fue debatido en el recinto por las Cámaras y tampoco recibió objeción alguna en las Comisiones en las que fue tratado. Las consecuencias de esta falta de discusión jurídica y este exquisito monocromatismo legislativo, camufladas bajo la intención de respetar las garantías constitucionales de los imputados y de obtener mayor agilidad por parte del Juzgador, manifestada por los legisladores en defensa de la norma secretamente aprobada, constituye un obstáculo para el funcionamiento del Poder Judicial, teniendo como consecuencia directa la impunidad. Hubiera sido saludable para la Nación que en vez de reformar el Código aduciendo la supuesta ineficiencia judicial se modificara el método de selección de los jueces y los mecanismos de control de los magistrados.


Así las cosas, los jueces culparan por ello a los legisladores y éstos a aquéllos. Mientras tanto, se ha subestimado las legítimas pretensiones de los ciudadanos de reclamar al Estado que cumpla con su deber de impartir justicia.


Con esta ley causas como: la presunta omisión maliciosa de Carlos Menem de una cuenta en Suiza, la que investiga el giro al exterior de 500 millones de dólares del la provincia de Santa Cruz, durante la gobernación de Néstor Kirchner, IBM-Bco.Naciòn, IBM-ANSES y Créditos al Grupo Yoma HABRÍAN PRESCRIPTO. Asimismo ESTARÍAN POR PRESCRIBIR las causas que investigan los Contratos del PAMI, IBM-DGI, el doble contrato con Dick Morris, donde se investiga la responsabilidad de Santibáñez y los sobornos en el Senado, que provocaron una parcial acefalía en el Ejecutivo finalizando en el derrocamiento de un Gobierno, entre otras.


La reforma que se ha visto obligado a anunciar el Ejecutivo mediante una operación de marketing que incluyó al propio ingeniero Juan Carlos Blumberg, solo tendrá influencia para el futuro. no podrá neutralizar los efectos de la Ley Nº25.590, esto es: que los imputados en las causas existentes hasta el dictado de la nueva reforma tengan la vía expedita para invocar las causales de prescripción establecidas en la ley que motivó este estudio. El mal en las causas en trámite ya está hecho, el efecto de la norma es irreversible.


Sería ingenuo soslayar la idea de que la reforma del Código Penal en análisis podría constituir una amnistía encubierta para consagrar, una vez mas, la impunidad de los supuestos actos de corrupción de los distintos “hombres de turno” y de las respectivas familias políticas a las que pertenecen.

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada