VERTBISKY, “EL AVIADOR” Y LA DECAPITACION DE LA FUERZA AEREA.

Febrero de 2005

Informe (2005) Argentina con Lupa
Actualización semanal, cuarta semana, Febrero de 2005

El tema del narcotráfico entre Ezeiza y Barajas ha desplazado de manera rutilante e inexorable tanto el incendio de República Cromagnon como el derivado: el referéndum para que cese en su cargo el jefe de la intendencia porteña, doctor Aníbal Ibarra por considerarlo responsable de la ausencia del control publico en el caso.

A su turno, el incendio de Cromagnon y sus derivados - interrumpidos brevemente por la no menos rutilante e incierta visita del jefe de gobierno español, señor José Luis Rodríguez Zapatero - habían desplazado el tema de la deuda externa, critico e inmediato; este a su turno, había desplazado el cuasi histriónico de China; el de China a su vez... etcétera. etcétera.

Las sucesivas pulsiones de la realidad inmediata y cotidiana instalaron, en cada segmento episódico un tema diferente, una situación de ultima generación y de inminente resolución de los asuntos de fondo que bordean al poder, cuando no la situación y estabilidad del poder propiamente dicho.

De manera no menos inexorable, estas pulsiones han generado respuestas y han levantado apresurados castillos de naipes a partir de bien descriptas ilusiones y no menos insoportables efectos y resultados, tan pulsados inesperadamente, como las mismas pulsiones que los originaron.

En cada circunstancia, la presencia y subsistencia del estado como tal, ya sea por errores - cuando no horrores - diplomáticos, del ejercicio de su poder de policía o de su indiferencia frente al avasallamiento de los derechos civiles, por las evidencias de la perdida de contralor sobre la actividad y actualidad política y de la misma vigencia de la ley, han sido una constante que bien permite inducir el colapso de la estructura estatal.

El bandazo parece el estilo dominante: La Real Academia Española define el significado de la palabra "bandazo", en su tercera acepción, como un "cambio brusco de rumbo que experimenta una acción; dar un bandazo en la política” es, justamente la ejemplificación que aporta la Real Academia Española para comprender el significado de "dar golpes imprevistos de un costado al otro" del barco en tormentas imprevistas.

Las tormentas imprevistas parecen el escenario en el que se desplaza el poder y el bandazo el efecto constante de sus respuestas con el común denominador de no disponer inicialmente de programa o proyecto alternativo alguno, de manera que los episodios que conmueven a la sociedad motivan recién el planteo de las soluciones que deberían implementarse.

Si hay algo que caracteriza a la política es la previsión.

Y si hay algo que caracteriza este momento de la política argentina, ya desde hace casi tres años y de manera acentuada en los últimos dos años, es justamente la imprevisión, la ausencia de proyectos o programas.

Cada vez que, de improviso - y esto ocurre casi con cuentagotas - la realidad no impone una situación dramática o critica, se nota la absoluta ausencia de gestión.

Parecen cometer un error supino quienes atribuyen a la actual gestión planes maquiavélicos o mesiánicos, sin advertir que lo que describen como tal es, en realidad, una variedad de actos fruto de la existencia quizá de una intención genérica pero claramente sin articulación en proyectos específicos.

Un iceberg con fondo pesado
En el fondo de la escena, muy cerca de los decorados contra los cuales se intenta desarrollar los episodios centrales de la gestión, aparece la postergación de esos temas realmente operativos.

Por ejemplo, nada se ha dicho - o tampoco que en el curso de la semana y hacia fin de la semana que ahora concluye, ocupó el tercer o cuarto lugar - de que en los próximos cinco dìas quedará sellada la suerte del canje de bonos de la deuda externa.

Pero que, de suyo, esta alternativa plantea para lo inmediato la siempre postergada con variedad de excusas de una y otra parte, la sustitución del actual ministro de Economía, doctor Roberto Lavagna.

El ajetreo del narcotráfico ha permitió que saliera del primer plano lo que en cualquier pasillo del poder y en los medios más avezados de la economía y la política se considera un hecho sin - o con muy pocas, escasísimas - alternativas.

Este esquema del muy cercano, casi inmediato futuro, es que si el canje de la deuda externa resultara positivo, un éxito cabal, el ministro de Economía, doctor Roberto Lavagna, pasaría con agilidad y un as de triunfo inocultable en la mano, a revistar entre los civiles sin cargo, a la espera del año 2007.

Y si, por el contrario, el canje fuera un fracaso y el gobierno experimentara una derrota, el primer magistrado, doctor Néstor Carlos Kirchner, le haría pagar el precio sustituyéndolo con celeridad a fin de no pagar él los platos rotos emergentes.

En consecuencia, tanto si gana como si pierde, el doctor Roberto Lavagna no seguirá siendo el ministro de Economía.

La única alternativa es que el canje resulte una mediocridad intrascendente, que no sirva para consagrar ni para condenar la política seguida, en cuyo caso, obviamente - y a pesar de quedar atravesado por la indiferencia en el asunto más critico de las políticas pendientes -, podría permanecer en su cargo a la espera de algún remezón que defina su destino, en cualquier sentido que sea.

Los menos optimistas en torno de este escenario, consideran que aún con un resultado mediocre, lo que significaría una aceptación del canje inferior al sesenta por ciento y superior al cincuenta por ciento, el ministro optaría por abandonar el cargo con cierta orla de éxito al quedar superado el cincuenta por ciento que él enunció como óptimo.

Pero de paso, el estallido del tráfico de narcóticos en una empresa cuasi estatal, que cuenta entre sus directivos, justamente, al consuegro del propio ministro de Economía pero, del mismo modo, a connotados asociados políticos y de gestión del ministro de Infraestructura, arquitecto Julio De Vido, a quienes todavía no ha citado la justicia, ha hecho pasar a tercer o cuarto lugar también a la feroz crisis interna del peronismo bonaerense donde se está jugando inocultablemente la expectativa del presidente de la Nación de contar con una línea interna propia o, al menos, afín a su política, encabezada, para el caso, por el actual gobernador, ingeniero agrónomo Felipe Solá, que enfrenta al poder local y provincial encabezado por el ex presidente interino de la Nación, doctor Eduardo Alberto Duhalde.

Es decir, que China primero, el Fondo Monetario Internacional después, la misión China en seguida, el incendio de República Cromagnon a continuación, la venida de Rodríguez Zapatero en termino intermedio y, ahora, el restallante narcotráfico mediante una línea aérea semiestatal, han permitido que la descarnada lucha intestina en el peronismo bonaerense se reduzca a pequeños e intrascendentes comentarios con escasísimo valor informativo e ilustrativo y que, de no existir aquellos mantos de disimulo y ocultamiento, ocuparía el centro de la escena.

Finalmente, el asunto que se deja figurar en quinto o sexto lugar pero que. en cualquier sistema democrático y constitucional, ya sea republicano o monárquico, constituiría, hasta su develación final, el tema central y de primera línea, como es la salud del presidente de la Nación, se intenta que pase a un rápido olvido tras su ajetreo a través de un medio que este fin de semana aporta datos contundentes y genera una tentativa de aplacamiento del tema merced a una versión oficial que intenta llevar tranquilidad y finalmente resulta nada tranquilizadora, al cohonestar los hechos y, lo que es más importante, el silencio oficial tan sostenidamente mantenido.

Deuda externa, continuidad o no del ministro de Economía, crisis política insoluble en el partido que debería identificarse como partido de gobierno, salud del propio presidente de la Nación, son algunos de esos ítems que el relampagueante cambio de la cúpula de la Fuerza Aérea designada in totum por el mismo actual gobierno, como coletazo de efecto político, no logran modificar aunque sí disimular ante la opinión pública, alimentada por los encuestadores contratados por el Estado con ilusorios altísimos porcentajes de adhesión en la opinión pública.

Tapadera con agujeros
Sería una sobrevaluación suponer que cada una de las situaciones que han venido actuando como tapaderas de la situación real de fondo han sido el resultado de un planeamiento detallado y cuidadoso.

En realidad, las circunstancias avalan la precipitación de hechos crecientemente dramáticos dado el no menos creciente deterioro de la gestión.

Por eso, el episodio del narcotráfico cabe medirlo en su exacta dimensión, bien que puntualizando algunos hechos que resultan cuando menos curiosos y que revelan o bien la existencia de circunstancias convergentes criticas o quizá una operación real inmediata que guarda pocas o ninguna expectativa de solución.

El primer detalle que no ha pasado desapercibido para algunos medios pero del que no se extraen las conclusiones que cabe reconocer al menos como implícitas, consiste en el largo periodo de silencio que el episodio ha arrojado.

Una denuncia e inicio de actuaciones judiciales registrados en la primera semana de Setiembre, recién restalla y tiene estado público al comenzar la tercera semana de Febrero, es decir poco más de cinco meses después.

El hecho registrado en Setiembre era tan importante y disponía de tantos elementos de juicio como en la tercera semana de Febrero.

¿Porqué aguardó tanto tiempo y por qué los principales detenidos e implicados en las actuaciones judiciales locales están de manera abstracta y al decir de "La Nación" del 15 de Febrero está "ahora bien lejos de la Argentina"?.

La referencia a Claudio Tamburrini, jefe de la base de la línea aérea SW en Madrid no motivó como conocen documentadamente y en detalle los suscriptores de Informe (2005) Argentina con Lupa, una indagación para verificar no solo los antecedentes o vínculos familiares, sino qué ligazones previas pudo haber tenido con oficiales de la propia Fuerza Aérea.

Otro tanto ha ocurrido, como saben asimismo los suscriptores de Informe (2005) Argentina con Lupa de manera fehaciente y documentada - con el mismo olvido de sus antecedentes personales o ligazones familiares tanto como relación con oficiales de la Fuerza Aérea, con los dos detenidos en España y a cuyo nombre, se asevera, iban dirigidas las valijas con alcaloides.

¿Se ha indagado de qué modo el señor Claudio Tamburrini (detenido por escasas horas en Buenos Aires en el mes de Diciembre y puesto de inmediato en libertad sin una clara explicación de las motivaciones (ya que era el encargado de recoger la valijería transportada por SW en Barajas y recibir a los viajeros frecuentes, como son los dos acusados ahora presos en Madrid) fue designado en su cargo en Madrid y a propuesta de quién?

¿La doctora Elisa Carrió dispone la información de que fue designado por sugerencia de quien pocos días después del episodio del transporte de las valijas, asumiría como embajador argentino en Madrid, señor Bettini, quien habría conocido a Tamburrini como exiliado o como integrante del mismo aparato subversivo de la década del '70, algo que asocia del mismo modo a la pareja detenida ahora en Madrid y cuya extradición solicitará la justicia argentina?

Pero de manera curiosa, esa causa que venia durmiendo el sueño del olvido desde hacía cinco meses, se reactiva casi el mismo `día en que se enuncia en forma pública que habría llegado el país un personaje del narcotráfico identificado como "el Ingeniero", el mayor experto mundial en montar laboratorios para el procesamiento de alcaloides con todo lo que esto lleva implícito en materia de estructura clandestina y contactos y provisión de insumos, asunto que prevé una producción no doméstica ni secundaria, sino de gran escala, algo que ya no supone residir en un "país de transito" sino en un centro productor de dimensión importante, asunto que no cabe desligar de las frecuentes y previas revelaciones acerca de la presencia de cuadros de las FARC, caracterizadas como uno de los principales soportes técnicos


 
 Continúa  >>>

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada