LIBERTADES PRESTADAS

Marzo de 2005

Por Gabriela Pousa (*)

Vulgarmente podría decirse que se “pinchó” la euforia del canje. El 76,07% se redujo a un par de festejos inexplicables aunque factibles de ser analizados a la luz de las conductas que enmarcan el mentado “estilo K”. Como avizoramos una semana atrás, el rol protagónico es, ahora, del Fondo Monetario con todos los adjetivos peyorativos que el primer mandatario le viene adjudicando desde mayo de 2003. Los mismos adjetivos que supo callar cuando - siendo gobernador de Santa Cruz - le tocara manejar los fondos provinciales con más afinidad a la política de dicho organismo que a la que pretende instrumentar en la actualidad, a nivel nacional.

En otra punta del escenario se debate, como si fuere la demanda perentoria de la gente, la puja Kirchner- Lavagna. ¿Quién aspira a más? Es el interrogante que desvela a duhaldistas, alfonsinistas y kirchneristas por igual. Quizá este compartir intereses, los torne a todos, cada vez menos disímiles y pronto debamos adivinar quién es quién y cuál es cuál. Hasta hace poco, por ejemplo, podía suponerse que Felipe Sola, gobernador de la provincia de Buenos Aires, pertenecía a las huestes del ex presidente Eduardo Duhalde. Hoy no hay forma de encastrar su ficha en este rompecabezas que es la Argentina. Mañana puede estar en la familia menemista o vérsele en afiches junto a Rodríguez Saá. ¿Para qué volvernos a engañar?


Hay más posibles que probables en un país donde las reglas cambian en forma arbitraria y con una dirigencia que se ufana de intereses más que de ideales. El verdadero prócer nacional pareciera ser Narciso.

 

Con falsos historicismos revisionistas bajamos de pedestales a los héroes de verdad para erigir sobre ellos mitos y figuritas sin valores y sin identidad. Lejos estoy de la prédica moralista y poco interesa si hay concepción conservadora o liberal detrás de estas líneas puesto que no se trata de guardar las cerillas consumidas sino de resguardar los principios fundacionales del país y, más aún, de la humanidad.


Considerar soluciones mágicas como pactos morales al estilo Carrió, suena más a slogan de campaña que a política que se traduzca en acción de gobierno concreta. No ha sido con metáforas bíblicas ni con artilugios de semiología como Irlanda pasó de la crisis a ser el tigre celta. No fue con alianzas especulativas como Nueva Zelanda ordenó sus cuentas. Ni ha sido con dirigencias altruistas y eufóricas, como Chile avanzó hacia Europa en vez de estancarse en el círculo vicioso de la miseria característica de Latinoamérica.

Por otra parte, analizar las internas del Justicialismo equivale a establecer una suerte de servicio meteorológico que otee lluvias un tiempo, sol a pleno luego y el retorno de tormentas o lloviznas hasta cumplir el ciclo de las cinco estaciones y comenzar de nuevo.


No hay parámetros que puedan develar quién está con quién y quién contra quién, suponiendo que, los bandos puedan enfrentarse más allá de los medios. Unos y otros están motivados por los fines y no hay evidencia empírica que defina alguna base mínima de respeto para llegar a ellos.


Por eso quizá, es preferible no detenerse efímeramente en la polémica acerca de la libertad de prensa y el rol de los medios de comunicación. O en todo caso hacerlo a sabiendas que, avanzado ya el siglo XXI, la prensa se ha convertido – guste o no - en un engranaje más del empresariado. Las más de las veces, no está para cumplir un rol solidario. No es benefactora de la sociedad sino es un negocio que, bien manejado, debería proporcionar ganancias a quien los detenta a través de un intercambio racional: servicios o productos ofertados en el mercado donde, el libre juego de oferta y demanda, decidirá. Si el pueblo compra – a sabiendas de la falta de calidad - no tiene o tendrá demasiada autoridad luego, para juzgar.


¿Y el gobierno? El gobierno - si lo analizamos con frialdad - es una empresa más. Un poli rubro que oferta baratijas. La falta de competencia no puede atribuirse únicamente a mentes de extrema mediocridad, demasiada exigencia. Pretender ganar el mercado sin salir a conquistarlo es vano. Creer que puede ganárselo con meros spots publicitarios es ingenuo en un mundo caracterizado por la velocidad del tiempo y la displicencia del espacio. La oposición como industria capaz de ofrecer un producto o servicio atractivo al mercado no logra estructurarse como competencia. En consecuencia, el monopolio oficial se convierte a sí mismo en lo menos malo, lo más rescatable, lo bueno, o como se prefiera denominar pero, en definitiva, lo que hay.


¿Puede, el pueblo, abstenerse de consumirlo? No es factible pensar esa actitud en un mundo globalizado donde no hay capitalismos salvajes sino necesidades sociales y costumbres arraigadas que, para ser removidas requieren más que soberanos educados, educandos capaces de salir ellos también a competir al mercado.

Posiblemente, el cariz económico de los términos empleados torne confusa la idea pero se trata de hacer ver que hay sociedad oprimida por una izquierda o una derecha, ni es la sociedad de consumo la que pone el palo en la rueda, sino es la sociedad consumida en un mercado intervenido la que está sujeta a los vaivenes de una dirigencia paupérrima.


En cuanto a la polémica entre el jefe de Estado y la prensa quedan muchas dudas y pocas certezas. Entre las primeras, rescato aquella que lleva a discernir si acaso no hay realmente libertad o es parte de la prensa la que no quiere hacerse responsable del costo que toda libertad acarrea…


Sin duda, el cortoplacismo y la mediocridad de algunos sectores hacen que se encuentre más seguridad en el rebaño que en la independencia. De las certezas, en cambio, salta a la vista que ir contra lo “oficial” tiene precio elevado y, en contrapartida, ir con lo “oficial” tiene premio asegurado. La disyuntiva tienta si no hay base sólida, conceptos claros, mirada de largo plazo. Y, el cambio permanente de normas especulativas y figuras indignas de idolatría, han hecho mella no sólo en los medios sino en toda la sociedad. Si enfrentado al presidente, la pregunta “relevante” que le hace un periodista resulta ser: -“¿Usted es peronista o kirchnerista?”, como acaba de escucharse esta noche de miércoles, el problema no pasa por la libertad sino por la falsa concepción que ha logrado hacerse de ésta de manera de diezmarla sin que el grueso de la ciudadanía tome conciencia.

Entonces, lo grave no es el funcionamiento de la libertad de prensa sino la libertad de conciencia de cada uno y ésta se alimenta con educación y ejercicio del juicio crítico, de mentes abiertas. ¿Cuántos cargos electivos se han ganado con los medios de comunicación en contra de los candidatos? No minimicemos las causas de los problemas porque ese, es uno de los motivos de la permanencia de estos en la Argentina. La coyuntura pasa a ser eterna y así la crisis es perpetua… Sin tener presente la definición del país de la Real Academia en 1918, ¿quién se acuerda de una Argentina pujante y capaz de erigirse centro de la tierra? Vaya, nuevamente, un aporte a la memoria de veras y no a la que se estanca en los setenta:

La que tenemos es la Argentina donde llega a juicio un abusador de menores con reincidencia en la provincia de Salta, y la fiscalía pide sólo doce años de pena. Dónde el narcotráfico aparece en los albores del 2005 como “novedad” a pesar de que oficialmente están los datos del consumo y tráfico de drogas. Los medios han sido justamente los que graficaron, días atrás, cómo se abastecen los adictos y que se “Consumen seis toneladas de cocaína” en la provincia de Buenos Aires, cifra que, reitero, es o dice ser oficial. Lo mismo cuando se habla de “27 detenidos por droga en un día” en Capital Federal como el dato más alto de todo el país, pero a juzgar por las respuestas dadas tampoco es de incumbencia del jefe de la ciudad que sigue tras la puerta contando firmas de un plebiscito aunque logran que nos olvidemos incluso qué es lo que se tiene que plebiscitar…

.
En esa distorsionada libertad que se goza hoy en la Argentina, las novedades son viejas pero se viven con la dinámica de los descubrimientos que sorprenden y paralizan la noción lineal del crecimiento, del día tras día. Siempre quedamos en un presente perpetuo, asombrados ante lo reciclado que compramos como nuevo. La democracia incluso nos es vendida como sinónimo de pueblo soberano cuando, en rigor de verdad, se limita sólo a 10 ó 12 horas en las que, cada tanto, el ciudadano va a votar. Por todo eso, en lo que resta del mes tendremos novedades como las de antaño.


A saber:
- Un acto a pedido del jefe de Estado en la base de Puerto Belgrano, posiblemente para el 22 de Marzo a fin de aparentar que no hay “recelos” con los uniformados. Una limosna a la Marina anunciada a gritos por el primer mandatario se habrá de ofrecer como falta de revanchismo… y se pretenderá de ese modo, bajar decibles a la contienda que está librando con la Fuerza Aérea y a la que librara -y sigue librando- con el Ejército, dejándole un jefe con procesos fraudulentos a cargo.

- La afrenta al FMI y a los acreedores que no suscribieron el canje y el anuncio de barricada de una nueva obra pública aun cuando nunca llegue a concretarse.
- Volverán a escena las privatizadas como volvieran las antiguas golondrinas de Bécquer o los secuestros aún cuando no sea difundidos a los cuatro vientos.
- Octubre tratará de permanecer un tiempito más como un mes dentro del calendario hasta tanto se esfume la derrota electoral de Catamarca y de Santiago.
- Veremos el sainete de la falta de gas ante otro invierno que, como hace casi 50 años, habrá que volver a pasar comiendo más pescado porque la carne sufrirá una suba que jamás reconocerá el gobierno nacional. Y de hacerlo, lo endilgará a empresarios inescrupulosos que se combaten con controles de precios: pasajes directos al desabastecimiento.

Lo increíble es que después, hasta es factible que haya gas, la carne no aumente demasiado y no se consuma pescado porque la dirigencia parece desconocer cómo funciona correctamente el mercado…
Asimismo, las novedades que pueden esperarse de acá a finales de marzo serán vividas como tal en tanto, la cultura de la costumbre, nos ha llevado a aceptar que:

- Los piquetes son parte del mobiliario urbano…
- Cromagnon es una tragedia más para los anales de la historia nacional…
- La delincuencia, una sumatoria de hechos fortuitos y aislados y, las víctimas visitas de un día en casa de gobierno y luego datos estadísticos disimulados en algún registro burocrático…
- La justicia tarda años y María Marta García Belsunce sigue y seguirá siendo una suicidada en barrio privado…
- La AMIA fue un “caso” no resuelto a tiempo, con muchos implicados…
- La policía es maldita si evita la usurpación de una fábrica o propiedad o no aparece rescatando a un secuestrado y, es heroína cuando se soluciona alguno de esos “hechos aislados”. Entonces, Solá y Arslanian reconocen sin previo ADN, su paternidad.
- Los aumentos de precios se deben a especuladores que quieren acabar con el mercado, y no a subsidios o a intervenciones que impiden actuar competitivamente. Al margen, ya no nos importa demasiado si total sale a la luz para paliar la emergencia la garrafa social, un clon de las cajas PAN o los planes jefes y jefas que dejan paradójicamente, sin mano de obra a los especuladores previamente mencionados….
- La inflación es poca ya que comparando a la de la época alfonsinista -Kirchner no duda en poner al radical de referente en cada acto-, nunca será magnánima como para reaccionar.
- Los paros docentes son una materia del ciclo lectivo más y pueden sosegarse con 70 pesos el día del Maestro o con estampilla en el parabrisa del automovilista.
- La cultura es para pocos y ni León Ferrari ni Torcuato Di Tella están. Además pueden repartirse libros en colectivos y estadios. ¿Qué más…?
- La doctora cubana sigue sin venir y no se hable más porque genera caos diplomático y en este momento, Rafael Bielsa está siendo medido en sondeos de imagen con miras a los próximos comicios.
- Lo que se dijo se sacó de contexto o no se quiso decir… ende, los funcionarios seguirán dando letra a Hugo Caligaris que, en vez de un excelente diccionario de disparates políticos, tendrá enciclopedia y un Pullitzer en su haber.
- Los días festivos aparecerá Raúl Castells pidiendo aportes para el decorado. En Pascuas irá por las fábricas de chocolate a buscar los clásicos huevos, y los electrodomésticos para el día de la madre…
- Los subterráneos tendrán problemas de horarios: paros sorpresivos o accidentes que nunca se sabe qué o quiénes ocasionaron. Qué lo accidental sea frecuente y común es una costumbre también muy arraigada en el ámbito ciudadano.
- En épocas de esparcimiento estará en duda el servicio de pasajeros de larga distancia con el fin de recrearnos con angustias y con Retiro y Constitución, abarrotadas.
- Cuando el calor agobie el agua será escasa. Explicaciones pocas como cuando caen dos gotas y la ciudad ya casi no flota…
- Días previos a elecciones se asfaltarán las calles, los semáforos darán tres luces y el frutero de la esquina…., no tendrá al vendedor ambulante tapando esa vidriera que paga con impuestos distorsivos por sobremanera.

Y es que en la cultura de la costumbre, todo cuanto pasa es NADA, y lo que surge a superficie es NOVEDAD aunque haya acontecido inexpugnablemente año tras año…

(Cada uno agarra una punta de la cuerda y tiran. La cuerda se rompe. Están a punto de caer.)
VLADIMIR: No sirve para nada.
ESTRAGON: ¿Dices que mañana hay que volver?
VLADIMIR: Sí.
ESTRAGON: Pues nos traeremos una buena cuerda.
VLADIMIR: Eso es.
ESTRAGON: Vos…
VLADIMIR: Dime.
ESTRAGON: No puedo seguir así.
VLADIMIR: Eso es un decir.
ESTRAGON: ¿Y si nos separásemos? Quizá sería lo mejor.
VLADIMIR: Nos ahorcaremos mañana. (Pausa) A menos que venga Godot.
ESTRAGON: ¿Y si viene?
VLADIMIR: Nos habremos salvado. (Vladimir se quita el sombrero mira el interior, pasa la mano por dentro, se sacude)
ESTRAGON: ¿Qué? ¿Nos vamos?
VLADIMIR: Súbete los pantalones.
ESTRAGON: Ah, sí, es cierto. (Se sube los pantalones. Silencio.)
VLADIMIR: ¿Qué? ¿Nos vamos?
ESTRAGON: Vamos.
(No se mueven)
Extraído de “ESPERANDO A GODOT” de Samuel Beckett


(*) Analista Política. Lic. en Comunicación Social (Universidad del Salvador) Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE) Sociología del Poder (Oxford) Queda prohibida su reproducción total o parcial sin mención de la fuente.

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada