Climas liberales y las dos almas ucedeistas

Marzo  de 2005

Por Edgardo Arrivillaga


La UCEDE capitalina se ha estado reuniendo en un lugar algo mas espacioso que las cabinas telefónicas del locutorio de Callao y Santa Fe ,al lado de lo que era Piacere y ahora es un barricado bar para tragos y horas buenas ubicado en ángulo recto a la vieja esquina de la funeraria Lázaro Costa.

Esta vez se reunieron en el Centro Argentino de Criadores Caballos de Pura sangre que se encuentra casi al lado del Centro de Oficiales Retirados, un edificio donde funcionaba la embajada alemana hasta 1945 y que conserva un espléndido trabajo en madera negra que recuerda fuertemente al barroco de la Selva Negra.

También el centro de los hombres de a caballo es agradable. Tiene mármoles de Carrara, alabastro de Volterra, arañas francesas y un baño para damas en el primer piso y el de caballeros ciento veinte metros más arriba. Exactamente un piso de corcoveante escalera hichkoniana y lo suficientemente alejado el uno del otro como para establecer diferencias y desalentar proximidades.

Hay cierto rigor francés en el aire y hasta los paseadores de perros y los jóvenes de seguridad caminan con un aire suficiente y ligeramente glamoroso. Parecen todos medio scrums y los mas viejos, pilares fuera de forma y en general tienen ojos celestes y expresivos y saturados de cautela.

Hasta los perros tiene el aspecto serio y suelto que da la buena alimentación y el cepillado constante y me atrevería a afirmar que todos tienen también una expresión algo fija. La expresión de los lentes de contacto duros y azulados.

Si, los perros ucedeistas tienen en general ojos azules aunque sean de plástico.

La UCEDE capitalina se nutre del pensamiento de Cachanowsky, un economista televisivo con la voz de un amante del fútbol que se crió en el extremo sur del extremo oeste de un barrio periférico del Buenos Aires de hace unos años.

El hombre habla de la dictadura, la peronista sin dudas, que hay inseguridad jurídica en el país y que los piqueteros están armados y pueden dedicarse a la caza mayor de la clase media.  En esto tiene razón pero luego agrega, casi piketerilmente, que la única función social del empresariado consiste en ganar plata y nada mas y luego saluda y desaparece rápidamente entre fuertes aplausos deportivos. Hay sparring de cierta edad que saludan al Rambo Cachanoswky.

Hay cien personas en la sala y tres cuartas partes de ellas superan holgadamente los sesenta y cinco años.

Luego lo reemplaza Ávila, que se parece curiosamente a Vargas Llosa de joven si Vargas Llosa hubiera elegido como ficción la teoría económica en lugar de ganar plata con la literatura primero como izquierdista y luego como liberal centrista.

Ávila es un patricio de una provincia norteña - San Luis, creo - y señala que pese a su desacuerdo el modelo económico de Lavagna funciona por tres razones: el apoyo de la Sociedad Rural por los beneficios de la soja, el apoyo de la Unión Industrial por los beneficios del dólar a tres pesos y el apoyo de los piqueteros por los beneficios sociales.


Sostiene que es un remedo corporativo y que las reformas de segunda generación quedaron inconclusas en los noventa. Y también hace su propia autocrítica y eso parece ser algo que podríamos definir como el comienzo de algo. Ávila es mucho mas serio, se mantiene delgado y Fernanda Ferrero lo observa, desde un extremo, con ojos de experimentada evaluadora.

Luego la UCEDE entra en una crisis cuando se discute sobre las eventuales alianzas con el peronismo. “Necesitamos al menos un quince por ciento de peronistas“ musita alguien y algunos asienten y otros sostienen que es mucho mejor volver al genuino pensamiento liberal de Alsogaray padre. Y se recalca como una bandera también de rugby: "Alsogaray padre”

En un extremo Pereyra de Olazábal luce una gran sonrisa y un extraño peinado que lo asemeja a George Hamilton en la versión amable del último Drácula que es casi un musical.Ocurre que el problema es serio para todos y para él tal vez mas porque se ocupa de problemas de Defensa y Seguridad, esta en línea con la doctrina rumsfeldiana y es uno de los que advierte que el liberalismo en la Argentina tiene dificultades de inserción real. Digamos que ante la ausencia de generales y de comisarios la única alternativa medianamente seria pasa por el peronismo o el residual menemista que le ha dado un contenido profundamente liberal al sector de clase media del peronismo capitalino.

Como muchos de los neocons es un sector que puede venir de la revolución pero lo cierto es que la propuesta ahora pasa por la revolución conservadora. Son voluntaristas – nunca dejaron de serlo – y el ejemplo de Bush y la ola democratizadora en lugares tan inverosímiles como los países árabes o las republicas islámicas vecinas a Rusia parecen darles cierta legitimidad histórica. Son combatientes antitolitarios y Koestler y Orwell los nutren con el mismo empeño que lo hicieron Jauretche y Scalabrini en los setenta.

La contradicción se mantendrá por un tiempo. Ocurre que la UCEDE en la provincia de Buenos Aires se ha unido con López Murphy en un claro ensayo de conformar un frente antiperonista liberal. La misma UCEDE en lugares como Codoiba parece mantener una excelente relación con el gobernador De la Sota, un inevitable rival de Kirchner en el 2007 si ningún tsunami arrasa con el sistema.

En la capital están mas cercanos a gente como Jorge Llampart, el democristiano Ricardo Bussacca y la discutida - por los ucedeistas precisamente- Silvia Magdalani. También hay sectores nacionalistas como el que lidera Raúl Padro que están cerca de estos alieamientos. La discusión que estoy presenciando semeja a una catarsis y cada vez la cosa me queda clara: hay dos radicalismos, tres peronismos y también para no ser menos dos liberalismos.

En un país normal o con un sistema parlamentario la situación sería previsible y se hablaría simplemente de socialdemócratas o conservadores de centro. Pero en la Argentina creativa inventada por Alfonsin, Duhalde y K la cosa semeja a una aburrida reyerta entre fumadores y no fumadores.

Me voy en medio de la discusión que parece interminable. Además es temprano y solo hay café y el mal jugo de naranja de maquina.

Advierto que Kohan no está en ninguno de los entrepisos pero como el conde de la leyenda de Transilvania parece estar un poco en todas partes.


 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada