CLIMAS SOBRE BALCARCE 50

Mayo 2005
por Roberto Roth


Grl ALEMANZOR.
S/D
Estimado general:

Para revitalizar la presencia militar en el país no precisa pedirle permiso al Presidente y Comandante en Jefe.. Les acaba de dar un ejemplo la Señora Pando de Mercado. Contraste su actitud con la de un Jefe de Estado Mayor que obedece la orden de subirse a una silla para descolgar un cuadro, otro que entrega bienes acordados por ley a su fuerza para instalar un llamado museo cuyo fin principal es mantener vivo el odio a la tropa que comanda y el descrédito que se expresa a su arma y agregue a la balanza la fila de oficiales generales que se alinean para reemplazar a la decena de sus jefes manoseados y enlodados que son echados de un plumazo. Han estado todos, a su manera, revitalizando la presencia militar en el país.

Para revitalizar otra presencia militar, diríjase al Presidente no para pedir permiso, sino para enrostrarle su proyecto de repartir suculentas propinas a los veteranos de Malvinas. Señálele que los oficiales y suboficiales que hicieron la campaña cumplieron su deber profesional y no precisan más que las gracias por el deber cumplido y que los conscriptos han cumplido con el deber ciudadano de armarse en defensa de la Patria. Ponga en claro que el proyecto de dádivas a veteranos tiene por objeto enmascarar el proyecto de recompensar a terroristas y delincuentes que se asilaron en el exterior con su jefe Firmenich a la cabeza. Ponga por fin en claro que algo ha cambiado y el Ejército no está más en venta, a diferencia de los tiempos en que, subordinado férreamente al poder político desarmaba unidades para vender su armamento y volaba una fábrica militar para encubrir los faltantes.

Diríjase al Presidente para señalarle que las facultades del Comandante en Jefe deben ser ejercidas con rectitud y prudencia, serenidad y equilibrio dentro de los reglamentaciones vigentes para que la disciplina se mantenga, ya que los ex abruptos y estallidos coléricos provocarán desprecio que es el seguro precursor de la indisciplina..

Diríjanse al Presidente para sugerirle que ha llegado el momento de levantar al menos un monolito en homenaje a los 511 integrantes de las Fuerzas Armadas y de seguridad asesinados por la guerrilla.

Empezando por allí adquirirá con el tiempo una presencia revitalizado. Por ahora, la Sra. Pando de Mercado se lleva las palmas que muchos no saben para qué se las dieron.

Le saluda muy amablemente,


Roberto Roth
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada