El PUÑO DE HEZBOLAH LLEGA A QUITO, BUENOS AIRES Y RIO DE JANEIRO

Junio 2005

 

Seis ciudadanos, cinco extranjeros y una ecuatoriana fueron capturados en las últimas horas en Quito y señalados como miembros de una red internacional de narcotraficantes con nexos en el Medio Oriente.

Los implicados al parecer tienen conexiones con la banda terrorista Hezbolá y podrían estar implicados en el atentado a una sinagoga judía en Buenos Aires, que costó la vida a más de cien personas.

Pese al hermetismo con que las autoridades han venido manejando este caso,se logró saber que el ‘Operativo Desierto’ fue llevado a cabo por miembros de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía Nacional y la colaboración de agencias extranjeras.

Este medio también conoció los nombres de los implicados.
La banda que cayó en la capital lograba enviar un promedio de 200 kilos de droga cada mes.

Ciudadanos sirios, libaneses, nigerianos y argelinos formaban parte de la red, y algunos están solicitados en extradición por Francia.


LOS DATOS

Allanamientos. Red financió ataque a sinagoga judía en Buenos Aires


Caen narcoterroristas con nexos en Medio Oriente


Cinco extranjeros y una ecuatoriana fueron aprehendidos en Quito. Forman parte de la organización Hezbolá.


LOS HECHOS
Un impresionante operativo, llevado a cabo por la Policía en las últimas horas en Quito, permitió la captura de seis ciudadanos, cinco de ellos extranjeros y una ecuatoriana, dedicados supuestamente a delitos de narcotráfico y pertenecientes a la red terrorista Hezbolá.

El caso adquirió connotación internacional, toda vez que ayer se decomisaron 30 kilos de cocaína en Damasco, Siria, y se realizaron allanamientos en dos inmuebles en los Estados Unidos, al igual que en Brasil y Argentina.

Pese al hermetismo con que ha manejado la Policía este caso, se supo que desde el mes de diciembre, los agentes de la Unidad de Investigaciones Especiales(UIESS), le venían siguiendo la pista al propietario del restaurante El Turco, ubicado en la avenida de los Shyris y El Telégrafo, al norte de Quito.

Según la Policía, ese negocio servía como centro de reunión y reclutamiento de las personas que iban a ser enroladas por la red como "mulas". Se presume que esta organización enviaba a Europa y Medio Oriente un promedio de 200 kilos de cocaína por mes. El alcaloide llegaba al Ecuador procedente de Colombia.

La droga era herméticamente camuflada, en maletas de doble fondo. Las personas reclutadas, por lo general estaban pasando por apuros económicos, dijo una fuente que pidió la reserva.

EL ARRANQUE
El inicio de las investigaciones se dio con la captura en Colombia del ciudadano libanés Rody Zeiter, quien tiene un largo historial delictivo como narcotraficante. Zeiter habría sido ya deportado a Francia.

En Quito, durante los allanamientos al restaurante El Turco y los inmuebles ubicados en los sectores de La Pampa segunda etapa, avenida González Suárez y La Primavera segunda etapa,cayeron Moher Hamojo(sirio), Reiman Davies(nigeriano), Harouni Lotfi(argelino), Alí Bullok(libanés), Zulkuf Tamuk(turco) y la ecuatoriana Nuria Priscila Oviedo Chiriboga.

De fuentes extraoficiales, se supo que esta red habría financiado el ataque a una sinagoga judía en Buenos Aires- Argentina, hace varios años, en donde murieron más de cien personas.

INTERPOL Y LA BANDA
Además de Zeiter, la Policía de Colombia capturó en Bogotá al libanés David Assi Alvarez (39 años).

La policía de Francia reclama en extradición a este ciudadano por narcotráfico, y confirmó que en Ecuador se capturó a otros seis integrantes de la organización.

Las autoridades colombianas y ecuatorianas, por su parte, aseguraron que la banda está conformada por sirios
 

BACK UNO
Una banda de narcotraficantes árabes operaba en la capital
 

Un restaurante de comida árabe fue la fachada para encubrir una organizada banda de narcotráfico, con supuestos vínculos con la

 organización fundamentalista del Líbano Hezbolá.

El local estaba ubicado en el norte de Quito, en la av. De los Shyris y El Telégrafo. Su nombre era el Turco Uno. Allí, según informes de Antinarcóticos, la red planificaba el envío de 200 kilos de coca a Europa y al Oriente Medio, especialmente Siria, Líbano, Israel y Turquía. En esos países, el kilo puede costar 100 000 dólares.

El propietario era el sirio Maher Hamajo. Los agentes aseguran que él era uno de los cabecillas de la red y que obtuvo una identidad falsa ecuatoriana con el nombre de Ismael Farid Saadi Chiriboga. Con ese nombre adquirió casas y vehículos y tuvo facilidad para viajar a diferentes países "sin causar sospechas".

Las actividades de Hamajo fueron rastreadas durante nueve meses. Durante las investigaciones se estableció su relación con Rady Zaiter, un presunto narcotraficante que financiaba las actividades de Hezbolá en el Líbano.

Zaiter era buscado por la Policía de Francia por traficar con drogas, por eso se refugió en Latinoamérica, donde cambio de identidad: David Assi Álvarez (en Colombia) o Almawla Fares (en Venezuela).

Por esas conexiones internacionales, los agentes de Ecuador y Colombia decidieron trabajar conjuntamente e iniciaron el “Operativo Desierto o Damasco”. Entre el martes y miércoles pasados, los agentes detuvieron a 7 personas.

Zaiter fue capturado en un departamento de Bogotá. En tanto, Hamajo junto con Reymond Iyekhoro (nigeriano), Harouni Lotfi Beikacem (argelino), Ali Ballouk (libanés), Zulkuf Taruk Diyarbarik (turco) y Nuria Oviedo (ecuatoriana) fueron detenidos en varias zonas de Quito.

El operativo, considerado de alto peligro, se llevó a cabo por unidades de élite investigativas y operativas.

BACK 2
A nivel continental, esta red operaba en seis países: Ecuador, Colombia, Perú, Chile, Argentina y Brasil. Desde estas naciones, por medio de vuelos intercontinentales, transportaba unos 200 kilos mensuales. La Policía Judicial colombiana sostiene que para llevar la droga contaban con la complicidad de funcionarios de los aeropuertos que les permitían viajar sin chequear las maletas, que casi siempre llevaban la cocaína escondida.

Esta banda, dice Antinárcoticos, prefería llevar la droga por medio correos humanos, quienes eran reclutados en varias naciones.

Como evidencia, muchas ´mulas´ fueron detenidas en aeropuertos de EE.UU., Europa y Asia. Por ejemplo, la ecuatoriana Jacqueline Quezada fue capturada el año pasado en Damasco. Ella llevaba escondidos 13 kilos de cocaína.

La Policía sostiene que parte de las ganancias era desviadas hacia la organización fundamentalista Hezbolá, que nació en la década de los 80 en el Líbano para frenar la invasión de Israel. Hezbolá es considerada por Estados Unidos como un grupo terrorista.

Antinarcóticos informó que en los próximos días emitirá una información más completa del operativo, porque hasta el pasado viernes aún buscaban a más sospechosos.

Zaiter era el cabecilla del grupo

BACK 3
Las policías de Colombia y Ecuador apuntan a Rady Zaiter como el líder de la organización y su búsqueda era intensa. Los uniformados lo encontraron en Colombia, días después de que llegara a ese país. Su rastro demuestra que por lo menos estuvo Venezuela y Colombia, hasta que fue detenido en Bogotá.

El supuesto narcotraficante tiene en su contra un proceso de extradición a Francia, por narcotráfico y condenado a ocho años de prisión.

La Policía de ese país lo busca hace cuatro años. Durante este tiempo su familia también ha sido investigada en Alemania, Brasil, Estados Unidos y en otros países por tráfico de estupefacientes.

El Departamento Administrativo de Seguridad de Colombia (DAS) tiene en sus manos la posible extradición de Zaiter a Francia, para ser juzgado. Hasta el cierre de esta edición no se informó si se iba a cumplir con el trámite judicial.


La investigación prosigue y no se descarta que pueda estar vinculada con la operación Narcogate-Southwinds,que compromete a altos funcionarios del gobierno argentino.

Nota de La Redacción:  las autoridades ecuatorianas aun no han precisado si la llamada sinagoga no se trata en verdad del atentado a la AMIA o a la operación contra la Embajada de Israel, donde efectivamente el numero de muertos parece bastante razonable si se los compara con las cifras que habitualmente se manejan estadísticamente en medioriente.


Se trata simplemente de cierta sofisticación y entrenamiento en el uso del plástico como precursor de contenedores de mayor capacidad expansiva.


Veremos que dice Dante Gullo,al respecto, tan conmovido por los bombardeos de la historia paleolítica nacional de los años cincuenta.
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada