ALBISTUR ALZHEIMER

Julio 2005
Por Edgardo Arrivillaga


Hace unos días escribí que una virtual noche de cristal se abatiría sobre la Argentina. Dicha expresión, que nos remonta al hitlerismo iniciativo de los años treinta, acaba de confirmarse plenamente por la acción judicial emprendida por el ex montonero Albistur contra el semanario Noticias, simple globo de ensayo que revela dos hechos descarnados en su esencialidad. Los nervios frágiles del funcionariado ante una situación de desguace del Partido de gobierno ya fracasado en su transversalidad hacia su ala izquierda – el proyecto de Torcuato Di Tella pasará de aquí al 2007 a alguna oposición mas o menos previsible y la brutal intolerancia de un sistema que no acepta la heterogeneidad democrática cuando los números le dan en contra y la mermelada punteril termina por empastar la táctica y estrategia de los gnomos que, irritados, nos gobiernan.

Hace tiempo que sabíamos que Albistur, un personaje casi ignoto en los historia de los últimos años del periodismo argentino estaba vinculado mas a los jabones que a los problemas agudos y de reflejos rápidos que exige la contemporaneidad del periodismo político. Es cierto que el hombre no esta vinculado a los panes de jabón amasados con los residuos de Dachau, Treblinka o Auschwitz. Pero esta mas criollamente vinculado a la proliferación de televisión relacionada con jabones con alas y elementos que lavan mas blancos que los otros.


Se cuenta en los ambientes periodísticos que la lucha por la liberación nacional del secretario de Medios esta casi localizada en el tema de la blancura. Comisiones ocultas mediante.


Pero la corrupción con cierta displicente impunidad es algo a lo que estamos acostumbrados. Lo grave es que la noche de cristal - algunos me calificaron de exagerado - comienza a cegar por coacción o simple amenaza a la libertad de prensa argentina. Los trabajadores de prensa de Telam coaccionados por un plumífero inexistente de Pagina 12 saben exactamente de que hablo.


La situación tendera a empeorar porque el gobierno considera a la libertad de pensamiento, no solo de libre albedrío, como algo que debe regimentarse ya que se opone al simple constructo de una argentina medianamente regimentada que solo existe en las alfombras rojas de Balcarce 50.  Por lo tanto la libertad de prensa es virtualmente el enemigo. En un mundo ficcional - el gobierno construye la realidad política a golpe de imágenes – el control de los medios es esencial.

Pese al baño de Samuel en la doctrina de los Derechos Humanos en sentido único, el partido cívico-paramilitar montonero vuelve por sus fueros.


Muy mala señal para unas elecciones que solo interesan a los cargos políticos rentados pero que pueden disparar los nervios de un sector que ya siente el efecto del calentamiento global de una base social que, con respecto a las ultimas elecciones, nacionales, se ha adelgazado significativamente. Menem no esta más para funcionar como una clave galvánica magnéticamente negativa y al que hay que demonizar. Y Duhalde no parece poder cubrir exactamente ese rol, que era el objetivo de los viejos y jóvenes K.

El ataque de Albistur contra Noticias por vía judicial lo instala en la línea roja de la intolerancia política y la censura de prensa preventiva y muy pronto, también esto podemos anticiparlo, la misma doctrina - ahora catapultada contra cuarteles bases, comisarías y escuadrillas -  se abatirá sobre los medios, partidos políticos, escuelas y universidades.


La dictadura se instala de esa forma tranquila y sosegada como un alzheimer que va borrando el pasado y deja a la pobre y simple gente indefensa en manos de jóvenes oportunistas y aventureros con inevitable vocación de latrocinio.

Comete un crimen y el mundo se vuelve de cristal, decía Emerson
.No hay país o lugar en la tierra al cual poder escapar.

Pare evitar esa claridad reveladora el gobierno, tan preocupado por seducir a los sectores progresistas de la sociedad, incurre en la censura preventiva.
Tendremos más novedades sobre el asunto. Y no serán buenas y como en una elegía inevitablemente contrapuntística habrá que contrarrestarla con hechos y acciones que coloquen a los funcionarios en la calle y a los delincuentes en su lugar.


El totalitarismo disfrazado de estado de bienestar es un vecino inicialmente amable y colaborador.


Luego hay que hacerlo volver al descampado de su oprobio.

Si las elecciones van como estimamos la situación nacional será peor, la fragmentación del discurso político y mediático se acentuará y solo un potente instinto de supervivencia colectivo podrá remediar las cosas.
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada