¿NO LES RECUERDA A NADIE?

Julio 2005
Por el Lic. Gustavo Adolfo Bunse


Esta nota de Bunse es bastante brillante y analiza un modelo político - el del matrimonio militante que - efectivamente se dio en Rumania.

Tanto Elena como Ceausescu eran dos personas con fuerte capacidad de trabajo, inauguraron un comunismo nacional o social fascismo, no eran títeres de la URSS como se dice y gobernaron el país con los jenízaros, hijos bastardos que integraban a la Securitates - la gran policía del Ministerio del Interior. Ceasescu era padrino civil de todos ellos y esta tradición - que viene del lado turco, es decir de los niños rumanos adoptados y educados por los turcos para servir como los cipayos hindúes en Rumania, el más conocido es el Conde Drácula, quién finalmente los enfrentó - les permitió conformar un sistema represivo bastante eficaz .


Mas o menos como si los piketeros argentinos fueran hijos adoptivos de K y Cristina del mismo modo en que oblicuamente el presidente se reconoce filialmente en Hebe de Bonafini.

También en el campo de las analogías hay otras curiosidades. La permanente reivindicación de la Transilvania, de hecho en posesión de Rumania pero tironeada siempre entre Budapest y Bucarest, recuerda un poco las ambigüedades de la retórica malvinense de nuestra Cancillería ocupada en la soberanía de papel o en el simple griterío de nación mediana crepuscular.

Otro elemento curioso, Ceasescu pago íntegramente la deuda externa de su país a los organismos internacionales y en ese momento dejo de tener crédito y el Comecon ya no podía ayudarlo salvo mediante una economía primaria de tráfico por compensación.

Ceasescu quiso hacer el Mercado Común Balcánico - no les recuerda a nadie ??? - y basaba el crecimiento de su país en las exportaciones de petróleo crudo, de cemento, miel de abejas -Rumania es competidora de la Argentina en este rubro- urea para fertilizantes o explosivos y productos de manufactura cultural folklórica de la vieja Moldavia y Valdachia.

Ceasescu cae no solo por la aparición de Gorbatciov como desarticulador del sistema, sino también porque los universitarios hijos de comunistas se vuelven liberales y porque su iluminismo ateo chocaba con la tendencia profunda de la Iglesia Ortodoxa con fuertes raíces tanto en el campesinado como en las Fuerzas Armadas.

Su liquidación física la hace el ejercito una vez que consigue armamento adecuado vía Rusia y Alemania, porque Ceasescu destinaba el mejor armamento y los mejores sistemas de inteligencia y seguridad a la Securitatis y el peor al Ejercito... no les recuerda tampoco a nadie ????

A Ceasescu lo juzgan en un juicio somero y sin garantías y lo fusilan junto con su mujer, porque sus propios funcionarios no podían permitir que siguiera con vida porque el Coedukator conocía los secretos de todos lo que habían sido jerarcas del régimen...no les recuerda a nadie ?

El modelo de Ceasescu era muy violento hacia adentro y muy flexible hacia afuera, de hecho acompañó muchas iniciativas americanas en los organismos internacionales y mantenía relaciones pasablemente satisfactorias con Israel, pese a la política pro-árabe de su entorno ....no les recuerda tampoco a nadie ?

Cae porque le evolución generacional hacia el liberalismo nacional - los rumanos sigue siendo profundamente nacionalistas pero liberales-ya no podía coexistir con el modelo político de MATRIMONIO ÚNICO.

No les recuerda a nadie ?

En el campo cultural Ceasescu vendía una imagen de progresismo dentro del Comecon, con fluidos contactos con la cultura italiana y francesa y la permanente exaltación de figuras que como Tristán Tzará - creador del surrealismo o Mircea Eleade, un historiador religioso de notable penetración y fuste acompañaran la obra del tradicional Eminescu. En eso Ceasescu era un gramsciano de ley. Un perfecto conocedor que la revisión permanente de la historia termina por ser un relato cultural político funcional al gran contrarrelato del partido único del poder.

Alguno de ustedes encuentra alguna retorcida y perversa analogía?


Veamos lo nota .
Harry.


"NICOLAE CEAUSESCU Y SEÑORA"


Kirchner aunque lo niegue y lo disimule, está bastante mal de salud y acaso peor de ánimo, de espíritu y de conciencia crítica.

Tiene un examen médico obligatorio en puerta y lo posterga como si supiera que le va a traer malas noticias.

Respecto de su ánimo, todos le dicen que se quede tranquilo por cuanto las elecciones egislativas dentro de 112 días (falta ya tan poco?) ya están ganadas "en promedio" por todos sus candidatos por más del 40 %. Pero tiene miedo y exhibe (desde siempre) una intolerancia enfermiza a la frustración.


Antes bien, tales números, muy lejos de conformarlo, le producen una enorme angustia.

Ganar con el 40 % y acaso con el 45 %, no es, en absoluto, suficiente para él.

Anhela, en modo ferviente, algo superior al 55 % y está convencido íntimamente que, por debajo de ese porcentaje, todo será un fracaso.
Todo su "esfuerzo" para sacar al país de la ruina vale (para él) mucho más que ese 40 %. Vale el 70 % y vale además una procesión de multitudes para agradecerle su gestión a Plaza de Mayo.

Todo su esfuerzo vale, en su imaginación, un pasaporte a la historia. A los libros. A una reelección asegurada en el año 2007 y a un sitial de honor entre los "cumplidores del mundo".

Vale que se le "reconozca" el liderazgo del Mercosur y de cualquier otra sociedad de naciones.


Pero ve, como hipocondríaco político, que eso no ocurre y que su imagen, según el propio Instituto Di Tella, sigue cayendo.

Piensa, de antemano, que son todos unos desagradecidos y que necesita mucho más poder y más consenso para convertir cualquier reproche en algo que, por minoritario, pueda ser amordazado y despreciado, cuando no pisoteado.

Su creencia en las representatividades es nula. Cualquiera que salga a la palestra como competidor suyo es un monstruo y debe ser denostado, vituperado y descalificado.

Juega, con su esposa, un juego peligrosísimo.


El juego de los impolutos, sin serlo.

El juego del ejemplo moral desde la ideología política como imposición dogmática y no como un derecho de la preferencia pública.


Juega al "inmaculado" de la honra que, por contraste con los últimos 50 años, debe ser aceptado como dueño de una partitura política moralizadora, irreprochable e iluminista.

Así, exactamente del mismo modo, aparecieron en Rumania Nicolae Ceausescu y su esposa en 1967 y a la hora de rendir cuentas, los odios que sembraron, los fueron a buscar para cobrarles caro.

Resulta pues, inimaginable que este Presidente llame alguna vez a cualquier líder de la oposición para escuchar propuestas ó aportes intelectuales. Resulta imposible que no siembre inquinas por doquier.


No lo ha hecho jamás en su vida, ni va a hacerlo ahora.


El poder, para él, es algo patrimonial, acumulativo, en el que todos, sin excepción en su escenario de acción, son enemigos.


No opositores. Sólo enemigos.

La enemistad y el enfrentamiento son su única respuesta pública en una concepción esencialmente bélica, conspirativa y totalitaria de su propio "sistema democrático", en el que, muy íntimamente, no cree un bledo.

Cualquier cosa diferente o atravesada en su estrecho callejón de avance, que se anime a obturar los niveles de acumulación de poder que tiene en mente, debe ser aplastada.

Se supone que ninguna de las "carpetas" que tiene de Duhalde le alcanzan para cortarle la garganta de cuajo. Ya lo hubiera hecho.

Lawrence de Arabia, degollando turcos en el desierto, es un ícono de la tolerancia "krishna" frente a su liturgia de choque.

Por eso, acaso le convenga "bajar la cerviz" por ahora y acordar en las próximas horas a cualquier precio.

Si no lo hace ó si luce como si no lo hiciere, es porque tiene las cartas del complot y la desestabilización en la manga y no ha de trepidar en arrastrar todo hacia ese territorio, en algún momento.


Justificación más que perfecta para su secreta premonición de derrumbe.

Es una hora crítica para él.

La locura, la paranoia y la perversión son "virtudes políticas" que pueden vivir bajo el mismo techo, sin murmullos, hasta que las ataca el miedo y se sienten acorraladas.


Entonces, cualquier bulto que se menee, correrá un grave peligro de muerte, aunque sea inocente.

Nicolae Ceausescu y su mujer, trataron de huír, en un primer momento.

Lo que fue a buscarlos y los atrapó, no fue la pericia de búsqueda, sino sólo el odio acumulado de muchos años de "siembra".
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada