DOSSIER LONDRES: PORQUE DEBEMOS ARMARNOS DE CORAJE

Julio 2005
Por: Edgardo Arrivillaga


Debo agradecer al amigo Luis Calviño, coordinador de una excelente síntesis de informaciones bien elegidas de lo que vivió Londres. Londres bajo fuego y Londres con el espíritu antichamberlaniano nuevamente en alza Pero lo cierto es que el juego de Al Quaeda y de la conexión euro árabe ha equivocado el camino. Al Quaeda y los grupos de jóvenes árabes que se reconocen en esta metodología - la del anticruzado como ellos mismos se definen y por consiguiente nos definen - han repetido exactamente el mismo error cometido por la OLP en los setenta con la captura y secuestro de aviones de europeos en cualquier parte del mundo.

Han hecho saltar sus espacios de inmunidad diplomática, financiera y de autoseguridad en el espacio común europeo. La OLP, en su momento, hizo lo mismo y la famosa causa nacional Palestina quedo arenada en la confrontación bipolar y nadie en el mundo árabe quería un nuevo estado árabe así como nadie de los países con estados nacionales medianamente desarrollados –desde Egipto hasta Marruecos,-quiere el regreso del nomadismo romántico y balcanizador que propone el militantismo de Bin Ladem.

Esta diseminación del terrorismo ciego en términos de anticolonialismo primario versus colonialismo igualmente primario evita reconocer lo esencial. Europa es y todavía podemos hablar en presente, tal vez pronto hablaremos en pasado, genuinamente multicultural. Multicultural en el sentido euroarabe y euroasiático y euroafricano del termino y hasta pro quechua y de una forma arbitraria los atentados han golpeado el propio hinterland cultural de los países árabes implantados en Europa y de las poblaciones orientales que viven en el territorio europeo. No ha sido casual
Han buscado alargar el espacio de confrontación, llegar a las ciudades, y ahora esta claro que New York fue un golpe remoto, Madrid, Londres y probablemente Roma o los Países Bajos son golpes cercanos y realmente muy posibles y establecen una clara definición sobre el verdadero frente de batalla.


Esta en todas partes y no es ubicuo , pero una cosa son las oportunidades remotas, la Amia argentina, las Torres, el primer atentado interesante y fácil en en una nación hjperdemocratica y el otro, el espacio de confrontación en un relato de muertes sistemáticas que cuentan con varios millones de árabes en su territorio. Orientales que son rehenes,de un lado y del otro, pero los rehenes siempre son débiles y el síndrome de Estocolmo forma parte de su ADN de inevitables emigrados.El verdadero frente de batalla es Europa y los países de matriz europea como el nuestro y es bueno tenerlo en cuenta y armarse de coraje para enfrentarlo,asumirlo y vencerlo.


También y es un tema de análisis hay sectores occidentales que ven en el mundo árabe simplemente una religión intolerante, fanática y particularmente cruel con los enemigos y sus propias mujeres y en eso los atentados están estableciendo un linkage pero a la inversa

Todos los occidentales somos enlazados de una forma un poco tediosa con los intereses petroleros y una eventual cruzada energética contra el mundo árabe.


Todos los árabes están interesados en la reconstrucción del poder musulmán del siglo X y la reconstrucción de la Al .Hambra.
Pero las cosas en el mundo terrorista y antiterrorista ya que de eso estamos hablando y no de religión, historia o filosofía más o menos onanistica, mancomuna a las tácticas operacionales de un lado y del otro. No hay interrogatorios amables ,no hay torturas con gusto a mayonesa ,Simplemente hay interrogatorios y necesidad de procurar información vital en el menor tiempo posible . Y punto. Los argentinos hemos conocido precozmente el tema.


Esta es una victoria táctica y a la vez pirrica en la secuencia lenta de las tendencias profundas de los asesinos naranjas mecánicas de Al Quaeda, que en verdad nunca se llamaron así – Frente Islámico de Liberación era el verdadero nombre .pero el imaginario del periodismo americano los rebautizó y Bin Ladem declaró en un viejo reportaje que el nombre actual –la Red –t he Net –l e parecía mucho mas sexy.


Ahora el problema para los Occidentales, que es lo que somos y es lo que el enemigo nos define, el espacio cultural de blanco y objetivo en que se nos coloca en términos militares y la experiencia de la Amia nos hace conocer bien el problema a los argentinos-reinstala nuestra ubicación en el esquema antiterrorista internacional en términos claramente occidentales y sin tapujos. Las bombas de Al Quaeda –que no son el Zorro precisamente- nos reubican en nuestro sistema de alianzas culturales -entierra las fantasías del tercermundismo residual que campea en las oficinas gubernamentales –y nos reposiciona en nuestro espacio común con el sistema de seguridad de la NATO, sistema del que nunca debimos haber salido.


En el orden interno ayer la ciudad de Buenos Aires –otro fenómeno cultural que explica que el argentino no se se preocupa demasiado por las maravillas de la civilización abasica-la cultura árabe floreciente entre los siglos IX y XII analizadas desde la óptica de Samir Amim, un Eduardo Galeano trosko- árabe – estaba mas preocupada por lo que ocurría en Londres que por las imbecilidades locales que rodean una interna política culturalmente devaluada.


En eso el gobierno ha perdido y todo su despliegue se ha visto pulverizado por la realidad. Y esto hay que tenerlo en cuenta.


El G -8 pasó al olvido.La arrebatadora y estridente experiencia británica por el triunfo de la sede de las Olimpiadas pronto pasó a la contención, el estoicismo y la bravura frente a los paquetes forrados de muertos arrancados del subway.


Como no pasaría al olvido la lucha de pobres matriarcas argentinas que cultivan la lucha política del Evatest de las encuestas?‘

En una sociedad globalizada lo mediático es el territorio que impone la jerarquía del discurso y la tragedia de Londres es mucho mas convocante que las miserabilidades que rodean a Pampurro, la interminable sucesión de mujeres lanzadas a la política , Cristina, Chiche, Patricia, Sonia y ahora hasta Moira y la oferta masculina devaluada detrás de de sus ventrílocuos femeninos.


Pero eso es lo local y de campanario, vayamos a las cosas serias

.El desafío para los británicos y sus aliados será ahora múltiple: mantener a rajatabla las tropas en Irak, estos muertos se los debemos también al inolvidablemente irresponsable y accidental señor Zapatero -.con eso están protegiendo Roma y los países escandinavos y –es hora de que lo asumamos de verdad también a nosotros,-eternos brokers hijos de perra de las calamidades ajenas, y a cualquier blanco occidental en el mundo,
.Pero y esto es lo mas complejo es necesario no caer en las contradicciones seudemocraticas y garantistas de la izquierda americana que si piensa que Al Quaeda es el Zorro, un Diego de la Vega hijo del subdesarrollo con trescientos millones de dolares solo en el circuito financiero y evitar simultáneamente la trampa de Bin Ladem y sus amigos que desearían un Occidente amurallado con vocación racista antiarabe, parafascista y escondido en sus amuralladas fortalezas de cristal, acero y concreto.
El mudo pesadillesco de Ballard y Blade Runner. También el mundo de cientología de ese simpático actor que es Tom Cruise.

Las bombas han galvanizado el espíritu británico y a los argentinos, si somos inteligentes , nos reinstala en el complejo rompecabezas de las democracias occidentales.


Quedan fuera de juego las fantasías social neutralistas ya que Al Quaeda fija los parámetros de la revolución militar tecnológica de las minorías y golpea tácitamente nuestros sistemas de comunicaciones, de transporte y de logística. Esto significa claramente la guerra.
Pero es una guerra que implica no solo la protección de los sistemas de transporte de personas ,mientras escribo estas líneas hay una alarma en la India y el Ministerio del Interior teme ataques contra las hiperpoblados trenes de su país repitiendo la ola de atentados musulmanes desatados en los días de la partición hindú pakistaní


La olvidada BhowaniJuction
.Es una guerra que implica la descentralización de las respuestas-un pelotón de ghurkas con una retaguardia de estudiosos culturalmente bien formados e infiltrados pueden ser mas eficaces que toda la red global de INTERTEL y sobre todo la revisión histórica de la doctrina de los Derechos Humanos, hecha por un mundo de paz o para una confrontación clásica en un mundo clásico con una potencia clásica como fue la URSS.


Nada de eso sirve ahora y es bueno que lo asumamos.Los asesinos terroristas exigen esbirros, calabozos, hierro y fuego y si es necesario el perdón pero inevitablemente post-mortem. Derechos Humanos pero en un lugar metafísico que ya no es claramente humano.


El mundo occidental esta dipsómano de la Doctrina de los Derechos Humanos y es hora de terminar con esta comedia.


Los tiempos del social neutralismo van quedando atrás también en la Argentina, no solo en los países escandinavos.


Simplemente porque también somos Cruzados, en ese lugar nos han puesto y por lo tanto somos blanco.


Por lo tanto habrá que armarse de valor y no pensar como siempre que estamos coyunturalmente fuera de juego.


Edgardo Arrivillaga.



Veamos las notas .

EL ENEMIGO ESTA DENTRO
Lorenzo Contreras

Era difícil creer que el Reino Unido sería atacado por el terrorismo islamista tratándose, como es el caso, de un territorio tan especial. La condición insular de la Gran Bretaña parecía hacerla menos vulnerable a un atentado de la índole del que ha sufrido. Será muy problemático para los terroristas escapar del acoso de las fuerzas de seguridad de su elegido objetivo, empezando por una Scotland Yard que debe sentirse humillada como pocas veces en su historia, por no decir más que nunca durante su transcurso. No hace falta especular demasiado para llegar a la conclusión de que las islas británicas constituyen ahora un auténtico cordón policial y militar del que los terroristas no tienen escapatoria razonable. Una cosa es un espacio geográfico abierto y otra muy diferente una ratonera territorial en la que, por mucho que busquen salida, no la hallarán si es que existe en el mundo algo de verosimilitud estratégica.


Todos pensábamos que el objetivo elegido por Al Qaeda, que parece ser el agresor hasta que los hechos se confirmen, o dejen de serlo, jamás estaría localizado donde los terroristas han preferido que se encuentre. Todo tiende a indicar que el parecido con el atentado del 11M de Madrid va a resultar más exacto de lo que cualquier observador habría imaginado. Leganés puede ser una burda imitación de lo que en la Gran Bretaña se prepara en los próximos tiempos. Ahora, por ejemplo, ya se habla de la posibilidad de que los terroristas de los trenes del Metro londinense y de los autobuses del trasnporte de superficie sean suicidas. Es probable. De todos modos, el terrorismo islamista, si su autoría se confirmara, habría escogido un tremendo enemigo. Lo que en Londres, como antes en Madrid se ventila, es el corazón de Occidente. No ya el núcleo del mundo de los negocios, la City londinense, siguiendo la ruta marcada por el caso de Nueva York, sino la médula de lo que la civilización occidental representa.


Se trata de defenderse. Quien piense que estamos en alguna medida en la tercera guerra mundial y que la Gran Bretaña, como en 1939, ha experimentado un reencuentro con su destino bajo la forma menos esperada, posiblemente no andará muy equivocado en su análisis. Había que oír y ver, a través de la televisión, la imagen de Tony Blair para deducir que el recuerdo de Winston Churchill no estaba demasiado alejado de aquellas patéticas escenas. Otra cosa es que Blair tenga la categoría de su predecesor. Pero las circunstancias son casi tan graves como entonces. Por una razón esencial: desde los tiempos de Guillermo el Conquistador, las islas británicas no habían sido invadidas y ahora lo están. El enemigo se ha infiltrado, como ocurre también en España, a través del fenómeno inmigratorio agresivo. La porosidad del enemigo terrorista está ahí para quien quiera verlo y comprobarlo.


Al Qaeda ha atacado no por el aire, como fue la elección de la Luftwafe alemana, sino preferentemente por el subsuelo. La famosa batalla de la Gran Bretaña adquiere hoy o puede llegar a adquirir otra dimensión. Refiriéndose a Alberto de Mónaco y su advertencia sobre el peligro del terrorismo en Madrid, el periodista Octavi Martí ha expresado en El País, antes de los trágicos hechos de Londres, esta premonición: “Desde los menos de dos kilómetros cuadrados de Mónaco, esa pasión por el transporte subterráneo no dejó de relacionarse con los problemas que tiene Londres con un Metro escaso, caro, peligroso y lento”. Ni que se lo hubieran soplado al oído

Acerca del próximo 11-S
Por James Carafano, experto en defensa y seguridad doméstica de la Fundación Heritage / columna escrita en 2004 tras los atentados terroristas de Madrid.

Antes de que los terroristas atacaran a cuatro trenes en Madrid -con esa arma favorita de los cobardes, la bomba- se veía que los estadounidenses tendríamos que contemplar lo impensable. ¿Qué haremos si hay otro 11 de septiembre? Así, un primer paso clave es pensar de antemano cómo responder al ataque. Si es que se produjera, hay cuatro argumentos que, sin duda, escucharemos. Son simples, claros y, por lo general, incorrectos.
El primero de ellos será tirar dinero al problema. Si se produce otro ataque terrorista, oiremos gritos estridentes de que es culpa de la administración Bush, y que no eran suficientes los US$ 40.400 millones que él propuso gastar en 2005 en seguridad interior. Pero pocos son los problemas que se pueden solucionar sólo con dinero. La guerra contra el terrorismo es un conflicto estratégico, y a ese nivel el pensamiento debe preceder a la acción. Gastar mucho y rápido en programas que no están bien pensados sería un derroche contraproducente.


Sabemos, por ejemplo, que debemos gastar mejor el dinero que ya hemos asignado a los servicios de emergencias. Un estudio citado en la revista Time concluyó que la mayor parte de las fondos dados a los gobiernos estatales y locales se han distribuido "sin considerar las amenazas, vulnerabilidades y potenciales consecuencias que enfrenta cada región". Necesitamos un sistema que invierta el dinero eficazmente.


El segundo argumento será que debemos intercambiar seguridad por libertades civiles. Se escucharán llamados para que se apliquen medidas de seguridad que requieren imponerse temporalmente a las libertades civiles básicas. Eso está casi desprovisto de lógica. Durante la Guerra Fría, EEUU pudo aguantar una larga lucha contra un superpoder global durante décadas sin hacer pedazos la Constitución o la Declaración de Derechos. Es difícil ver cómo una pequeña banda de extremistas religiosos merece la suspensión de las libertades que generaciones pelearon por conservar.


Por otro lado, los norteamericanos deben tener cuidado con los reclamos histéricos de que cada acción gubernamental para combatir el terrorismo es una bofetada a la Constitución. El debate sobre el equilibrio entre las libertades civiles y la seguridad justifica un debate bien pensado, no gestos histriónicos.


Tercer argumento: Estados Unidos está equivocado, de modo que si hay otro ataque, lo habremos merecido. Los críticos pueden ofrecer muchas razones pero, en general, deberíamos desecharlas inmediatamente. Ninguna nación es perfecta, pero EEUU trata de ser una fuerza para el bien mundial. A algunos puede no gustarle su política, pero nada de lo que ha hecho Estados Unidos justifica actos terroristas que apuntan a personas inocentes.


De todos modos, no deberíamos sorprendernos si se culpa a los estadounidenses por los ataques contra ellos mismos. El "enemigo es nosotros" fue un refrán que se escuchó más de una vez después del 11-S. Eso debe esperarse. Reflexión, crítica y reevaluación son parte de la democracia, y hacen a una sociedad civil fuerte y vigorosa. Pero no deben transformarse en una excusa para dejar de actuar, atrincherarse o retirarse.


El cuarto argumento será que estamos en la senda equivocada. En todas las guerras hay avances y obstáculos, victorias y víctimas. EEUU tuvo éxito durante la Guerra Fría porque se mantuvo firme, apegado a una estrategia a largo plazo que invirtió en seguridad, protegió las libertades civiles y fomentó el crecimiento económico. La nación entró a una guerra global contra el terrorismo tratando de seguir un camino similar. Deberíamos perseverar en ello.


Podemos estar seguros de que a EEUU le esperan más ataques terroristas. Pueden llegar pronto o en muchos años más. Después de todo, sabemos que demoró entre cinco y siete años perpetrar los ataques del 11-S. Pueden ser extranjeros o personas que viven en EEUU hace mucho tiempo, incluso tal vez ciudadanos estadounidenses, pero vendrán.


Ninguna administración puede garantizar que detendrá cada ataque, en todas partes. Pero si tomamos la ofensiva, podemos quitarles la iniciativa a los terroristas, reducir su oportunidad de éxito, mitigar el daño que causan y, un día, vivir en un mundo donde ellos permanezcan en las páginas de la historia

Londres frappée par une série d'attentats meurtriers dans les transports

uatre attentats ont frappé la capitale britannique, jeudi matin 7 juillet, faisant 37 morts et plus de 700 blessées selon un dernier bilan officiel fourni par Scotland Yard. Les services d'ambulance avaient fait état précédemment de 345 blessés, dont 45 graves. La police avait plus tôt dans la journée parlé de six attentats dans le métro et d'une explosion dans un autobus et donné un bilan de deux morts et 150 blessés. Mais selon le ministre de l'intérieur français Nicolas Sarkozy, le bilan provisoire des attentats de Londres est d'au moins 50 morts et 300 blessés dont 50 "très graves".


Ces explosions ont provoqué de "terribles blessures", a souligné le ministre de l'intérieur britannique, Charles Clarke.


Les attentats sont survenus au lendemain de l'annonce du choix de Londres pour organiser les Jeux olympiques de 2012 et le jour même de l'ouverture du sommet des sept pays les plus industrialisés et de la Russie (G8) à Gleneagles (Ecosse).


Selon le premier ministre britannique, Tony Blair, cette "série d'attaques terroristes" était destinée à "coïncider avec l'ouverture du G8". M. Blair a rapidement quitté le sommet du G8 en Ecosse pour regagner Londres. Le premier ministre a jugé que ces attentats étaient particulièrement "barbares", au moment où le G8 cherche des solutions à la pauvreté dans le monde. C'est un "jour très triste pour le peuple britannique", a-t-il déclaré en fin de journée. Il a dit savoir que les auteurs des attentats "agissent au nom de l'islam". "L'action la plus intense de la police et des services de sécurité" sera prise pour "s'assurer que les responsables seront traduits en justice", a déclaré M. Blair sur un ton très grave.


EXPLOSIONS EN SÉRIE
"Nous craignons que ce soit une attaque coordonnée" a, de son côté, affirmé Sir Ian Blair, le chef de Scotland Yard. Les explosions ont été effectivement minutées avec précision.


La première déflagration, qui a fait 7 morts, a eu lieu à 8 h 51 (9 h 51 à Paris) dans un tunnel près des stations de métro de Moorgate et de Liverpool street, dans le quartier financier au centre de la capitale, aussitôt bouclé par les forces de l'ordre.


Dans un deuxième attentat, à 8 h 56 (9 h 56 à Paris) dans un tunnel entre les stations de King's Cross et de Russell Square, 21 personnes ont été tuées. Sept autres personnes sont décédées dans un troisième attentat à 9 h 17 (10 h 17 à Paris) dans la station de métro d'Edgware Road. Le trafic sur les lignes a été totalement suspendu, et des milliers de passagers ont dû être évacués.


La quatrième explosion qui a eu lieu à 9 h 47 (10 h 47 à Paris) dans un autobus à Woburn Square, près de Russell Square (au nord de Londres), a fait deux morts.


La bombe qui a soufflé un autobus londonien à impériale était peut-être destinée à exploser dans le métro, a déclaré Brian Paddick de Scotland Yard. Cette hypothèse pourrait signifier qu'une bombe transportée par un kamkikaze aurait explosé prématurément, mais interrogé sur la possibilité que le métro londonien ait été la cible d'attentats-suicide, M. Paddick s'est refusé à spéculer. "C'est trop tôt pour se prononcer", a-t-il répondu aux journalistes. "On n'a aucune indice sinon que des explosifs conventionnels ont été utilisés", a-t-il ajouté.


ATTAQUES REVENDIQUÉES PAR UN GROUPE ISLAMIQUE
L'IRA (Armée républicaine irlandaise) a affirmé n'avoir "aucun rapport quel qu'il soit" avec les explosions.


Un peu plus tard, un groupe islamiste jusqu'alors inconnu se réclamant du réseau terroriste Al-Qaida a revendiqué ces attentats et menacé de s'attaquer à d'autres pays européens, notamment au Danemark et à l'Italie. Dans un communiqué diffusé sur un site Internet islamiste et dont l'authenticité n'a pu être établie dans l'immédiat, le groupe affirme s'appeler l'"Organisation Al-Qaida du djihad en Europe". "Les vaillants moujahidins (combattants) ont mené la louable conquête de Londres. Et voici la Grande-Bretagne qui brûle de peur, de terreur et de frayeur du nord au sud et d'est en ouest", lit-on dans le texte. Et de poursuivre : "Nous avions tant averti le gouvernement et le peuple britanniques. Et voilà que nous honorons notre promesse en menant la louable conquête militaire en Grande-Bretagne, après des efforts pénibles déployés par les vaillants moujahidins durant une longue période pour réussir cette conquête."


Dans son préambule, le groupe, à l'adresse de la nation arabe et islamique, annonce que "le temps est venu de se venger du gouvernement croisé et sioniste britannique, en représailles aux massacres que la Grande-Bretagne commet en Irak et en Afghanistan", où Londres est le principal allié des Etats-Unis. Le groupe islamiste a menacé de s'attaquer à d'autres pays européens s'ils ne retiraient pas leurs troupes d'Irak et d'Afghanistan, citant notamment le Danemark et l'Italie : "Nous avertissons encore les gouvernements du Danemark et d'Italie et ceux de tous les Croisés, qu'ils connaîtront le même sort [que la Grande-Bretagne] s'ils ne retirent pas leurs troupes d'Irak et d'Afghanistan."


"CONSIGNES DE SÉCURITÉ MAXIMALES"
Dans le monde entier, les messages de sympathie et les fermes condamnations de ces attentats se sont multipliés. Le Conseil de sécurité de l'ONU a condamné "sans réserve" les attentats de Londres et réitéré, dans une résolution, qu'il "considère tout acte de terrorisme comme une menace contre la paix et la sécurité". La "guerre contre le terrorisme continue", a lancé le président américain George W. Bush à Gleneagles. "Nous condamnons ces attaques barbares", ont déclaré les membres du G8 et les cinq pays émergents invités en Ecosse. "Nous sommes unis dans notre détermination à affronter et à défaire le terrorisme", a indiqué la déclaration, lue par M. Blair.


Ces attentats ont fait retomber l'enthousiasme des Londoniens élevé après l'obtention des JO 2012. Keith Mills, responsable des relations internationales de Londres 2012, a d'ailleurs annoncé la suspension des célébrations prévues pour fêter l'obtention des JO 2012. Et un climat sécuritaire s'est imposé en Grande-Bretagne et à l'étranger.


Des "consignes de sécurité maximales" ont été données pour renforcer les contrôles des passagers du train Eurostar reliant Paris à la capitale britannique. La France a fait passer son niveau de vigilance antiterroriste au niveau rouge, et la compagnie publique des transports berlinois (BVG) a accru les mesures de sécurité dans le réseau de la capitale allemande. La sécurité a même été renforcée dans le métro de Washington, avec une augmentation du nombre des policiers.


Les attentats ont éaglement provoqué une chute des places financières européennes, au premier desquelles celle de Londres, le Footsie 100, l'indice des principales valeurs de la place londonienne, chutant de 1,38 %, soit une perte 71,3 points à 5 158,3 points.

Al-Qa'eda link hides multitude of suspects
By Philip Johnston, Home Affairs Editor

Who was responsible? Reports that a group linked to al-Qa'eda was claiming responsibility for the London bombings tells us very little.
There are many fundamentalist organisations that fly under Osama bin Laden's flag of convenience and some of them have bases or off-shoots in London.


Suspects are kept under surveillance by MI5 and the police Special Branch. But one thing appeared clear last night: there was not an inkling of intelligence that this attack was about to happen, even though one had long been feared.


Only a few weeks ago, the state of terrorist alert was lowered from "severe general", the second highest, to "substantial", which means the threat remained but it was not known where it was coming from or against whom it was targeted.


For many years before September 11, 2001, Britain's capital was known derisively throughout the world as Londinistan because of the preponderance of extremist groups that had set down roots, publishing tracts and newsletters and providing financial and propaganda support to overseas activists such as Hamas.


At least a dozen international terrorist organisations and their British-based supporters are banned under a proscribed list introduced in the wake of September 11.


They range from Middle Eastern groups such as Hamas and Hizbollah to the Peruvian Shining Path organisation and the Japanese Aum Supreme Truth movement, a religious cult that released poison gas into the Tokyo underground system.


Organisations can be proscribed if they "commit or participate in acts of terrorism, prepare for terrorism, promote or encourage terrorism or are otherwise engaged in terrorism".


Any group added to the list can mount a challenge before a new independent tribunal called the Proscribed Organisations Appeal Commission, which has still to be established.


Once a group is on the list it becomes an offence to be a member, to support it financially, to display its emblems in public or to share a platform at a meeting of three people or more, with someone belonging to such an organisation.


The intention of this legislation was to ensure that Britain could not be used as a base for the planning and preparation of terrorism here or abroad. But its introduction was accompanied by the sound of stable doors being closed after the horse had bolted.


Britain has long offered a haven to exiled dissidents and in recent years has become an international centre for Islamic militancy. Experts also doubted whether the new law would have much impact on British-based groups since they can change their names and could be driven underground.


For many years prior to September 11, politicians maintained that Britain must not be allowed to become a haven for international terrorists. But it has and, arguably, still is. More than half a dozen governments have filed diplomatic protests with the Foreign Office about the presence of such groups.


They included Egypt, whose President Hosni Mubarak even denounced Britain for "protecting killers". His principal complaint was that supporters of extremist groups that wanted to overthrow the government in Cairo were operating out of London.


Among them are leaders of al-Gama'at al-Islamiya (Islamic Group), which in November 1997 carried out a massacre of tourists in Luxor in which 62 people, including Britons, died. Several members of the group were, or still are, living in Britain, some as political refugees.


After the Luxor massacre, the Egyptian government posted a list of 14 men it said were linked to terrorism. Seven were living in London.
Organisations allegedly linked to Egyptian terror movements have operated out of London under a variety of names. Algerian terrorists, too, operate in London.


France, which has been the target for terrorist attacks, has sought, often in vain, to have the alleged perpetrators extradited. In 1995, after a wave of bombings on the Metro, the French government said the campaign had been ordered from London.


It asked for the extradition of Rachid Ramda, 35, said to be the organiser of al-Ansar, a newsletter of the Algerian Armed Islamic Group, who was alleged to have passed on funds to Islamic terrorist units in France.
He is still in custody 10 years after his arrest, although Charles Clarke, the Home Secretary, agreed in April to extradite him after the French issued their third warrant. However, he has lodged an appeal and remains in Britain.


The difficulties of extraditing suspects and the apparent unwillingness of the British authorities to close down their operations contributed to the country's reputation as a haven for terrorists.
One American-based security group even called for Britain to be placed on the list of countries that sponsor terrorism.


Most of the dissidents in London have either been granted political asylum or exceptional leave to remain, both of which carry some obligations not to break the law or foment trouble.

 

Some who were considered a threat were imprisoned, but the law lords ruled that this was discriminatory and disproportionate and the former detainees are now subject to special orders limiting their movements and contacts.


They include Abu Qatada, a London-based Muslim cleric, who has been identified as the most significant Islamic fundamentalist in Britain and an "inspiration" for terrorists

LA LECCION BRITANICA
Es imposible sustraerse a hacer una comparación entre los atentados de ayer en Londres y la masacre del 11-M. Afortunadamente para los británicos el número de victimas mortales ha sido inferior a las que nosotros sufrimos. Desgraciadamente para nosotros el comportamiento del partido en la oposición también ha sido muy diferente en uno y otro país. Tony Blair, a diferencia de Aznar, sí implicó a Inglaterra en la guerra de Irak de una forma real, con tropas de ocupación que no realizaban labores humanitarias y si de combate. Esta participación en la guerra de Irak, al igual que sucedió en España, fue una cuestión muy controvertida, que provocó una fuerte oposición entre la población. Sin embargo a nadie en el Partido Conservador se le ha ocurrido aprovechar el atentado para lanzar la especie de que la masacre ha sido consecuencia de la política de Blair. Nadie ha llamado asesino a Blair, ni a ningún medio de comunicación ingles se le ha ocurrido azuzar la ira popular contra el partido en el gobierno. La reacción del Partido Conservador no ha sido la de poner en duda la informaciones facilitadas por el gobierno británico- bastante escasas y confusas inicialmente por cierto- sino que ha mostrado su “talante” de compromiso con la política de estado. Michael Howard, líder conservador manifestó “lo que es importante es dejar absolutamente claro que este país esta unido como un solo individuo en su determinación de derrotar al terrorismo y para enfrentarse a aquellos que son responsables de los horribles actos que han tenido lugar en Londres”. Tampoco creemos que a los partidos en la oposición se les ocurra pedir que las tropas inglesas salgan de Irak echando chispas, estén de acuerdo o no con su presencia allí.

Las palabras del primer ministro británico: "Cuando el terrorismo intenta intimidarnos, no seremos intimidados; cuando quiere debilitar nuestra unión, no seremos divididos, cuando quiera cambiar nuestro modo de vida permaneceremos inmutables; su objetivo es aterrorizar a los pueblos, no seremos aterrorizados", resumen perfectamente cual es la política a seguir contra estos bárbaros, ninguna claudicación ni cesión, la única negociación, su rendición y entrega.

Quizás sea la famosa flema británica o quizás su acentuado sentido del patriotismo responsable, pero lo cierto es que la reacción de la sociedad inglesa ha sido ejemplar, toda una lección para España
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada