NUMEROLOGIA ELECTORAL

Agosto 2005
por Jorge Asís


El Caballo Jorge Giaccobbe, consultor versallesco, medularmente confiable para las matemáticas, acaba de presentar, a principios de agosto, los saldos encuestológicos de la penúltima liquidación de invierno. Por lo tanto se exhibe, entre la jactancia de sus vitrinas, la numerología de los principales candidatos a diputados nacionales de Buenos Aires.

Encabeza la señora Carrió, Mono de Fuego, con 23.3. La señora, aunque en oferta promocional, declina poco menos de tres puntos, con respecto a los saldos presentados en junio. Cotizaba entonces a 26.2.

Segundo, increíblemente, Caballo Giaccobbe se luce con su manejo de los logaritmos y lo presenta a la Serpiente de Agua Bielsa, con 20.9.
Es decir, que Serpiente Bielsa suma más de dos puntos y medio. 2.7, para ser precisos. Porque cotizaba, treinta días atrás, a 18.2.

E inesperadamente tercero, recién, con problemas respiratorios, en la exhibición aparece el que era favorito, el Chancho Macri, que retrocede con 17. Cuando cotizaba, justamente en la liquidación otoñal de junio, a 20.7.
Es decir que, en apenas treinta días, el Chancho Macri bajó más de 3 puntos y medio. Para ser exactos, 3.7.


Más abajo lo tenemos al insistente Zamora, con su standard regular de la izquierda que no se resigna a naufragar en la playa del progresismo, con 8.5.


Y al insuficientemente simpático Nito Artaza con poco más de 5, aunque debe librar su interna pendiente con el Caballo Suárez Lastra.

Después, en posiciones considerablemente más piadosas, con poco más de 3 puntos, puede encontrarse a otro Mono de Fuego, la desdibujada señora Patricia Bullrich, con 3.7.


Y a la promisoria señora que representa lo único nuevo en el escenario político, aunque de identidad animal indefinida, la señora Moria Casán, con 3.2.


Y en el final, más allá, casi en la frontera donde suelen acariciarse las líneas paralelas, aparece el Perro Cavallo, el que está más capacitado para colocarle migajas de nivel al pobrísimo debate político. Como un émulo de James Bond, Perro Cavallo sólo aporta el 0.7.

Primera evaluación casi elemental del vampirismo político. La Serpiente Bielsa crece 2.7 a expensas del Mono Carrió, que pierde 2.9.


Como si se tratara de un film de terror, la Serpiente de Agua Bielsa, como Peter Cushing, lentamente, vampiriza al imponente Mono Carrió.


Sin embargo Mono Carrió aún conserva, sobre la Serpiente Bielsa, 2.3 de ventaja. Que es poco menos de lo que aumentó Serpiente Bielsa, a expensas de su sangre, en el último mes.

Acaso la incorporación de Enrique Olivera Ramos Mejía Padilla no brindó los resultados que la señora Carrió, en su desborde estratégico, imaginaba.
Porque, menos que consolidarla hacia la conveniente moderación de la derecha, en la ciudad del realismo alucinante, Olivera Ramos Mejía Padilla le hizo perder, a la señora Carrió, ciertos espejismos progresistas de la izquierda.

Segunda evaluación, estremecedoramente pintoresca, tiene que ver con la irrupción de lo más serio que apareció en esta campaña. Moria Casán.
Téngase en cuenta que, los 3.7 que pierde el diluido Chancho Macri son casi los que tienen, sumados, el meritorio Perro Cavallo, y sobre todo Moria Casán.


Aquí quien fundamentalmente vampiriza es la voraz sensualidad de Moria Casán, al indefenso Chancho Macri. Con severas intenciones de debilitarlo, para sobrevivir.

Para beneficio indirectamente exclusivo de la Serpiente Bielsa. Lo que no significa necesariamente el beneficio del gobierno.


Téngase en cuenta que uno de los factores imprevisibles, consiste específicamente en que a la Serpiente Bielsa le vaya demasiado bien.
Se encuentra favorecida, la Serpiente Bielsa, en el Año del Gallo, porque conjuntamente con el Gallo participan, la Serpiente y el Búfalo, del Triángulo de la Ponderación.


Sería nefasto, en principio, el triunfo de la Serpiente Bielsa, para su antagonista natural, el Chancho de Tierra Alberto Fernández, par astrológico del Chancho de Tierra Macri.

Los dos proyectos, el pintoresco y degradador de Casán, y el copador retórico de Cavallo, surgieron al mismo tiempo, y deberían, en adelante, inquietar a un Chancho Macri que se resiste a hacer política. Porque Macri vacila infinitamente más de lo necesario, y no encuentra la mejor manera de pararse, siquiera de sentarse, tan acosado por sus perseguidores que lo pasaron, por el arrepentimiento casi explícito del Gato López Murphy, y, sobre todo, por los malentendidos de su distrito principal.


Boca, claro
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada