Por qué Fidel Castro censura a Telesur

 

Agosto 2005
Por Carlos Manuel Estefanía
Aunque parezca extraño, Telesur, el canal de la extrema izquierda latinoamericana es censurado en el llamado “primer territorio libre de América”. La explicación al hecho la ha dado el periodista hebreo sueco Nathan Shachar, en su artículo Radikala tv-kanaler får kritik (Canal radical recibe críticas).


En el trabajo, publicado el sábado 6 de agosto, por el periódico Dagens Nyheter, pagina 16, el periodista explica, como nació este canal, cual es su ideología y cuales son los gobiernos implicados en el proyecto: el de Cuba, el de Venezuela y el de Uruguay, los socialistas de Chile y Brasil no lo secundan.


Shachar informa que las transmisiones son interferidas por el gobierno colombiano, ya que este considera que Telesur da una imagen parcializada del conflicto militar que azota ese país, haciendo desaparecer por arte de magia los secuestros, actos de terror y vínculos con la cocaína de las FARC.


A continuación el corresponsal de DN da a conocer a sus lectores que en Cuba, cuyos técnicos y periodistas juegan un rol prominente en Telesur, el mensaje del canal no ha caído en terreno propicio, allí las autoridades estatales de prensa han recibido ordenes expresas de Fidel Castro, para que el canal no sea visto sin ser censurado.


Y es que, según el periodista, Telesur, a pesar de sus acusaciones contra Estados Unidos y las condenas de la globalización, tiene demasiado sabor a elecciones libres, pluripartidismo, huelgas y movimientos de protestas que constituyen fenómenos inexistentes en la isla.


El hecho no debe extrañarle a quienes conocen el doble discurso de las fuerzas totalitarias, uno cuando son oposición, como aquellos estalinistas cubanos de antes de la revolución, se caracterizaron por un democratismo impecable, pero cuyo programa para Cuba, en el contexto soviético habría sido tildado de ”contrarrevolucionario” y castigado con años de GULAG. En cambio, cuando se tiene el poder sobre el pueblo, otro es el mensaje que se le da por ese mismo estalinismo - enriquecido con los aportes de los castristas -  aquel que asegura que todas las libertades alcanzadas por las sociedades liberales, incluso los derechos humanos, no son más que instrumentos de la burguesía para someter a la clase obrera.


En el caso de las masas latinoamericanas a las que una izquierda vergonzantemente autoritaria quiere ganar para sus fines con Telesur, no se le hablará directamente en contra de la democracia, sino en su favor, proponiéndole formas de ampliación de la misma, bajo los términos de ”revolución bolivariana” o ”democracia participativa”, mas si los pueblos muerden el anzuelo pronto descubrirán la demagogia con que se les llevó a la trampa, la misma trampa sin salida en la que hoy se encuentran unos cubanos a quienes se les censura hasta Telesur, aunque esta sea la niña de los ojos de un amigo de su gobierno como es Hugo Chávez.


Para terminar me parece plausible la recomendación hecha por mi amigo Jesús Hernández a propósito del artículo de Sachar; si la cosa es como aquí se describe, entonces los que habría es que trasmitir , a despecho del gobierno y como hace TV Martí, una Telesur completa. Quizás el discurso que duerme a los pueblos sudamericanos será el que despierte al cubano.
 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada