Bielsa y su entorno en el
mundo de la autopista informática

 

Octubre 2005

Por Guadalupe Rivero

Además de viajar, hacer campaña y sonreír para la foto, el Dr. Bielsa tiene algunas ocupaciones más. Aunque no sean oficiales ni admitidas por él ni por su entorno – tampoco negadas- las mismas existen y pretenden dar sus frutos antes de que su próximo mandato político comience.

Se trata de la silenciada privatización de los nics argentinos (noticia al parecer poco interesante para el común de los medios). Si no fuera por la relación del Canciller con varias empresas informáticas, esto no causaría mayores sospechas en un país acostumbrado por demás a este tipo de negociados. Pero sucede que tanto Bielsa como su operador internacional, Marcelo Perazzolo, coinciden en sus conexiones con determinadas firmas del rubro tecnológico.


No es bueno que el hombre esté solo

Marcelo Perazzolo no es un simple asesor externo o amigo personal de la Cancillería. Se encuentra – en lo que a informática se refiere - “entrenado para matar”. La mano derecha de Bielsa en este rubro está altamente capacitada para el negocio de Internet.

Aunque su Córdoba natal lo coronó con un diploma de abogado, con el tiempo se especializó, mediante cursos y estudios superiores, en lo que más tarde lo llevaría al ojo de la tormenta: el software.

Su curriculum vitae está plagado participaciones en proyectos y programas destinados a la Web, desde la Editorial digital “Libros en Red” hasta el dictado de seminarios y programas en Argentina, Chile, España, EE.UU, Panamá, Paraguay y Perú.

Entre 1994 y 1995 realizó junto a Bielsa seminarios vinculados tanto al área de la justicia como de la informática. Al quedar estos registrados, cierta conexión entre ambos es absolutamente innegable.

Ahora bien: la actividad de Perazzolo distaría de ser interesante si no se tuviese en cuenta su estrecha relación con el Canciller y su sociedad comercial dentro de del tipo de compañías arriba mencionadas. Entonces, sabiendo esto de antemano, el “rumor” de la privatización de los punto com.ar –l lamémoslo así solo porque no fue reconocido por las partes implicadas - no parece nada disparatado.

Que este tipo de operaciones salga a la luz antes de las elecciones es esencial para los votantes y para la tan alardeada “libertad de prensa”. Pero si esta privatización es ocultada, o peor aún, negada... El Dr. Bielsa ¿no tendrá algún argumento razonablemente personal para esconderla o escamotearla?

Probablemente los mismos pobres argumentos con los que explica su estadía en Chile durante el gobierno de Augusto Pinochet, su relación con la constructora Calcaterra especializada en obtener adjudicaciones directas del área de la Defensa desde el lejano 1967 en que trabajaron para la Fuerza Aérea y una articulada red de contactos que plantan estratégicos mojones de negocios tanto en España – el embajador argentino allí es una figura inapreciable y conspicua - como en Chile, Perú y la propia Miami.

Las playas de desembarco de Bielsa en el mundo interneteano son tantas y tan vastas y tan inteligentemente concebidas que merecen una clara exposición a la luz publica .En principio el hombre parece ser un claro colonizador avanzado del cambiante mundo de la era digital y en ese aspecto sus realidades – no su discurso- lo acercan mas a la Argentina de los 90 que a los anacronismos e incertezas que ensaya la difícilmente descriptable geopolítica de negocios de la actual administración.
 

 

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada