DILEMA PARA MILITARES, ¿SUBORDINACIÓN Y VALOR AL ENEMIGO ?

 

Octubre de 2005


En 1974 la organización terrorista Montoneros declaró su pasaje a la clandestinidad; mera formalidad, ya que nunca habían dejado la acción armada, como por ejemplo en el asesinato de Ignacio Rucci en octubre de 1973.

En este 2005 podemos decir que la Justicia Argentina - abiertamente funcional a los dictados de los ideólogos de aquellos clandestinos - ha pasado de hecho a la ilegalidad y renunciado a la más elemental independencia respecto al poder ejecutivo nacional.

Hasta hace poco, la trampa en la persecución disfrazada de justicia contra los militares era el mal uso y abuso de las prisiones preventivas; bastaba dibujar una borrosa acusación, conseguir algunos ex militantes terroristas como pretendidos testigos imparciales y los militares elegidos pasaban - y siguen pasando - a una indefinida prisión preventiva en causas que quedan congeladas en sumarios previos inconclusos.

Pero desde hace tres meses la Cámara de Casación y una Sala de la Cámara Federal de la Capital comenzaron a otorgar las excarcelaciones de ley, más vale tarde que nunca. Ante ello la Justicia funcional al poder ejecutivo, a su Secretario de pretendidos DDHH y al CELS ha inventado una nueva trampa aun más burda e ilegal que la anterior. Es como si se perdiera toda reserva de pudor.

Veamos los hechos, de suma gravedad institucional:


En junio pasado, por orden de la Cámara de Casación, el Capitán de Fragata Rolón fue excarcelado en la causa de las Finanzas ilegales de los Montoneros, luego de 4 años de arbitraria prisión preventiva que duplicaba el límite legal de dos años y que además nunca había sido justificada en razones concretas comprobables.

Semanas después la Cámara de Casación dictó similar excarcelación del Tte. Radice en esa misma causa y estaba a punto de ordenar la del Capitán de Fragata Acosta.

Pero se interpuso allí la primera trampa, por cierto burda y por demás ilegal. Justo el día de materializar tal libertad, el juez federal Sergio Torres los procesa de nuevo inventando una nueva causa penal de lo que en realidad era una mera división interna por mejor administración del juzgado en la misma causa original de Finanzas. Con la oposición expresa de Casación, sostuvo que era una nueva prisión preventiva y que mágicamente los relojes del tiempo volvían a cero. Esto está siendo apelado.

Tiempo después, la Cámara Federal de la Capital , luego de siete años de aun más arbitraria prisión preventiva sin salir de sumario previo, excarceló a más de diez militares acusados de un fantasioso plan sistemático de robo de menores, negado por todas las evidencias serias. Pero ya todos excepto dos tenían fabricadas nuevas causas y siguen detenidos preventivamente sin juicio ni defensa posible.

Ayer estalla la más burda e indignante de estas maniobras. En un pase de ´abracadabra neo judicial´ el mismo Juez Sergio Torres desglosa la muerte del ex terrorista Montonero Rodolfo Walsh de la causa principal ESMA, abre una nueva y pide la detención de varios militares y policías para nuevo procesamiento. Es de destacar aparte que ese sujeto era un alto cabecilla, el Jefe de Inteligencia y el gestor de la sangrienta bomba en el comedor de Seguridad Federal, que además es sabido que cayó muerto al enfrentarse a tiro limpio en una cita cantada. ¿Cual será el delito en este caso?, si cabe la pregunta obvia.

Algunos de los requeridos - tres policías federales y un oficial de Ejército de Campo de Mayo -
no estaban procesados, los demás, todos navales, ya lo estaban, de acuerdo a siguiente detalle:

- Cap. Acosta y Tte. Radice detenidos desde hace 7 y 4 años respectivamente,
de esta forma se intenta bloquear aun más sus excarcelaciones.

- Cáp. Rolón,
detenido 4 años y excarcelado hace tres escasos meses, nuevamente hoy un preso rehén de una justicia ilegal al servicio de la política. ¿Esta arbitrariedad manifiesta, para su familia en especial, no configura una real tortura sicológica con consecuencias quizás irreparables? Por otra parte, el juez Torres tiene todas las constancias de que al caer Walsh a fines de marzo de 1977 hacia dos meses que el entonces Tte. Rolón había terminado su comisión en la ESMA y estaba destinado en el área de Puerto Belgrano a cientos de kilómetros.

- Capitanes Pernias y Astiz próximos a ser excarcelados por Casación luego de dos años de preventiva sin sentencia ni juicio.
De esta forma se intenta que sigan presos ilegalmente.

- Cap. Pablo García Velazco, detenido en causa Finanzas de Montoneros hace cinco meses y ahora superponiéndole estas acusaciones; su caso corresponde al reino de la fantasía, dado que jamás estuvo destinado ni operó en la ESMA.

Para la comisión de estos lisos y llanos atropellos es pieza clave la eliminación de la garantía de la ¨prescripción por tiempo¨, ahora se pueden guardar stocks de acusaciones y testigos por años, usándolos a lo largo del tiempo de acuerdo a las conveniencias políticas y hasta económicas, sometiendo a las FFAA a una persecución sin límites ni tiempos.

Mientras ocurren estos atropellos las dirigencias políticas siguen perorando ampulosamente sobre DDHH y Justicia que de hecho están desapareciendo, según los dictados de verdaderos comisarios políticos.

Y
las FFAA siguen viendo ir a sus camaradas ante esta suerte de Justicia ya cercana a la Ley de Lynch, sin encontrar caminos eficaces ante su problema básico de estar constitucionalmente subordinadas al que de hecho actúa como su enemigo.
 

Prensa independiente.
 

Portada