EL SISTEMA PROMIS

Octubre 2005

Por: Tom Flocco *

From the Wilderness Publications

 

Este interesante trabajo de Flocco ignora sin embargo un hecho esencial. El difusor de la tecnología Promis fué el asesinado magnate, editor y hombre de negocios Robert Maxwell. Maxwell, baron britanico recien acuñado luego de una azarosa vida que lo llevó a cambiar cinco veces de nombre y pelear valientemente en la Segunda Guerra, en verdad era checo . Consolidó una fortuna de 40000 millones de libras esterlinas y ahora se encuentra reposando en Israel si bien hay serios indicios de que fue eliminado por la propia Mossad,  organismo para el cual colaboraba desde la época del premier Shamir.

 

Maxwell había logrado penetrar a la inteligencia rusa, a las mafias rusas y había diseminado en Africa y países árabes - Arabia Saudita entre ellos - el sistema de software Promis . Pero el sistema de busqueda de datos cruzados era un Caballo de Troya ya que tenía incopororado un chip que convertía al sistema en una verdadero transmisor de la información a Israel.

 

Si Maxwell fue asesinato o no por los israelíes o los ingleses,  lo fue por un grupo de extrema derecha que veía como un factor de peligro la desintegración del imperio soviético y la desestabilización multipolar que podría provocar. La cancilleria rusa también, en la misma época,  tenia opiniones similares.Tanto que se sostenía que desaparecido el Pacto de Varsovia, Rusia debería enfrentarse inevitablemente al terrorismo musulmán,experiencia que ya había dado resultados negativos en Afganistán.

 

El sistema Promis cayo en manos de Bin Ladem, fue utilizado para hacer inteligencia sobre los submarinos de la flota rusa que lo adoptaron-transmitían sus propios movimientos -y luego se convirtió en un elemento inmanejable para sus propios creadores.

 

El FBI lo sigue utilizando.Y algunas empresas que venden sistemas de seguridad en materia de encriptamiento de datos y documentación también.

 

La Redacción.

 

El 9 de octubre, >From the Wilderness Publications (FTW) hizo pública una noticia sobre el abuso de información privilegiada relacionado con los atentados del 11 de septiembre contra el World Trade Center que desencadenó una controversia en todo el mundo.

 

En esa noticia informamos como el Instituto Herzliyya sobre el Contraterrorismo israelí había documentado que individuos desconocidos -con un conocimiento previo exacto de los atentados- habían comprado una cantidad obvia y excepcionalmente grande de opciones "put" [de venta] de United y American Airlines poco antes de los ataques. Otras compañías que fueron afectadas gravemente por el abuso de información privilegiada fueron Axa y Munich Re (reaseguros), así como los gigantes en el negocio de inversiones Merryl Lynch y Morgan Stanley.

 

Las opciones "put" son esencialmente una apuesta a que el valor de una acción va a bajar abruptamente. El vendedor, que ha cerrado un contrato por un tiempo específico con un comprador, no necesita poseer las acciones cuando realiza el contrato. Por ello, si el que posee una opción put posee un contrato para vender una acción como la de American Airlines por un precio de (por ejemplo) 100 dólares por acción un viernes y la acción cae a 50 dólares el miércoles siguiente, puede comprar las acciones, venderlas el viernes y doblar su dinero. La persona que está al otro lado del contrato (de compra) tiene la obligación de comprar las acciones al precio acordado. El banco que maneja la transacción como corredor es la única entidad que conoce las identidades de ambas partes.

 

FTW también reveló que A.B.Brown (Alex Brown), sección de inversiones del gigante banco Deutsche Bank/A.B.Brown, había sido dirigido hasta 1998 por un individuo que ahora es Director Ejecutivo de la Agencia Central de Inteligencia [CIA] -A.B. "Buzzy" ["pégale un telefonazo"] Krongard. En realidad, Krongard es sólo un nombre más en una larga historia de interconexiones de la CIA con el mercado de valores y los mercados financieros del mundo. También discutimos, en detalle, la evidencia que indica que la CIA y otras agencias de inteligencia monitorizan el mercado de valores en tiempo real con el propósito de identificar potenciales ataques de cualquier naturaleza que podrían dañar la economía de EE.UU.

 

El material original de FTW está [en inglés] en http://www.copvcia.com/stories/oct_2001/krongard.html

 

Críticos del material original de FTW -que no habían leído ninguna de las cinco publicaciones conectadas, que comienzan con un material de octubre de 2000 sobre el software PROMIS- afirmaron que no habíamos hecho las conexiones necesarias para establecer la culpabilidad. Pero sabíamos que las conexiones existían, que nuestro caso era sólido, y que no pasaría mucho tiempo sin que se descubriera más evidencia. Ahora, el reportero investigativo Tom Flocco ha realizado una investigación a profundidad y ha dado en el blanco al revelar no sólo lazos más profundos entre la CIA, Wall Street y los negocios, utilizando información privilegiada sobre el 11 de septiembre, sino que también revela que un ejecutivo clave en el Deutsche Bank -un estadounidense- fue condenado por delitos graves sólo unas semanas antes de los ataques. Su crimen: conspiración para lavar dinero de narcotraficantes para comprar armas estadounidenses -en asociación con dos paquistaníes que también trataron de comprar componentes de bombas atómicas- para ser utilizadas por terroristas islámicos fundamentalistas. -MCR

 

La CIA no niega que monitoriza los mercados de valores fuera de EE.UU. Devolviendo un llamado telefónico, el portavoz para la prensa de la CIA, Tom Crispell, negó que la CIA estuviera monitorizando "en tiempo real" antes del 11 de septiembre, la actividad en las transacciones de opciones en acciones dentro de las fronteras de Estados Unidos, utilizando software como PROMIS (acrónimo en inglés para Sistema de Información de Administración de la Fiscalía.) "Eso sería ilegal. Sólo operamos fuera de Estados Unidos," dijo el funcionario de inteligencia.

 

Sin embargo, cuando le preguntamos si la CIA había estado utilizando PROMIS más allá de las fronteras de EE.UU. para escudriñar los mercados financieros mundiales por motivos de seguridad nacional, Crispell replicó, "no tengo forma de saber qué operaciones existen [afectadas por nuestros equipos] fuera del país."

 

Amplios informes en los medios de comunicación confirman que los inversionistas del Deutsche Bank-Alex Brown podrían haberse beneficiado de un conocimiento previo de los ataques al comprar contratos de opciones put [opciones de venta] desproporcionadamente grandes sobre ciertas aerolíneas estadounidenses y firmas relacionadas con seguros o inversiones.

 

Todas estas firmas sufrieron serias pérdidas como resultado de los ataques del 11 de septiembre y sus acciones se desplomaron abruptamente. La confirmación de que la CIA u otras agencias de inteligencias de EE.UU. estaban monitorizando los mercados financieros y que habían visto estos negocios antes de los ataques tendría implicaciones sorprendentes para las familias de miles de víctimas.

 

El funcionario de la CIA se negó también a comentar sobre el potencial real de PROMIS. Ese software de un alto nivel técnico ha sido descrito como un sistema que se "conecta con cualquier base de datos... ya que la policía puede entrar el nombre o la tarjeta de crédito de un presunto terrorista, y el software suministrará detalles de los movimientos de la persona a través de sus compras, según una información del 10 de octubre de 2001 del Toronto Sun.

 

La importancia de PROMIS es que no sólo es capaz de conectarse con una amplia variedad de bases de datos en diferentes lenguajes de programación y luego integrar los datos, sino que también ha sido modificado para propósitos de inteligencia. Ha sido vendido en todo el mundo por las agencias de espionaje, a través de terceras partes, a clientes como bancos y corredores de bolsa celosos de sus excepcionales posibilidades.

 

Una modificación clave hecha por agencias como la CIA y el Mossad - no revelada a la mayor parte de los usuarios - es una "puerta trasera" secreta que permite que los que tienen los códigos adecuados pueden entrar a las bases de datos sin ser detectados, recuperar y / o modificar informaciones, y salir sin dejar traza alguna. Se ha informado ampliamente que PROMIS está siendo utilizado en todos los mercados financieros del mundo por su versatilidad en la agilización de transacciones internacionales.

 

Para enturbiar aún más el tema del escrutinio de las acciones por la inteligencia de EE.UU., el periódico canadiense reveló que la policía de EE.UU. dijo que muchos de los presuntos terroristas fueron apresados (y detenidos) "mediante el uso del programa de software PROMIS de última tecnología". En marzo de 2000 el director de la CIA, George J. Tenet, declaró ante el Senado que el grupo de Osama bin Laden (Al Qaeda) estaba adoptando las oportunidades ofrecidas por los últimos perfeccionamientos en la tecnología de la información". Una información de Fox News, y artículos en FTW, revelaron en noviembre que se pensaba que Osama bin Laden poseía el software.

 

La revelación de que la CIA vigilaba el mercado de valores sigue de cerca las amplias informaciones que indican que los investigadores estudian cuidadosamente el abuso de información privilegiada así como los beneficios resultantes, que se estiman en decenas de millones de dólares, -parte de los cuales aún no han sido cobrados por un inversionista del Deutsche Bank.

 

Crispell también se negó a comentar cuando se le preguntó si el Departamento del Tesoro o el FBI habían interrogado al Director Ejecutivo de la CIA y al ex presidente del Deutsche Bank-Alex Brown, A.B., "Buzzy" Krongard, sobre la vigilancia de los mercados financieros por parte de la CIA utilizando PROMIS y respecto a su antigua posición como supervisor de las relaciones con "clientes privados" de Brown. [Nota: Krongard se quedó con A.B.Brown dirigiendo las operaciones con "clientes privados" después de que éste fue adquirido por Banker's Trust en 1997. Cuando Krongard se fue en 1998 para entrar a la CIA como consejero del Director, George Tenet, Banker's Trust fue adquirido por el Deutsche Bank. Banker's Trust había sido criticado previamente por el Senado de EE.UU. y por los fiscalizadores del lavado de dinero.

 

Krongard fue ascendido a Director Ejecutivo de la CIA en marzo de 2001. [MCR] Numerosas informaciones, incluyendo un material del 28 de septiembre de 2001 en el Asian Wall Street Journal y un artículo del 1 de octubre de 2001 en The Guardian - indican que los investigadores están investigando los presuntos lazos entre el Deutsche Bank con cuentas bancarias saudíes de terroristas en "bancos privados," y 2,5 millones de beneficios por opciones put sobre United Airlines (UAL) que no han sido cobrados; sin embargo, el gobierno no ha reconocido el presunto uso del software PROMIS por la CIA antes de los atentados.

 

En una reciente conversación telefónica, cuando se le preguntó por presuntos vínculos terroristas con el Deutsche Bank y posible monitoreo de la bolsa por la CIA utilizando PROMIS , el portavoz del Departamento del Tesoro, Rob Nichols, señaló, "Esto es evidentemente una forma de cuestionamiento interesante sobre conflictos de interés". Sin embargo, nuevas investigaciones indican que ningún miembro del Congreso ha cuestionado públicamente si acaudalados nacionales saudíes relacionados con terroristas participaron en las operaciones de clientes privados del Deutsche Bank-Alex Brown. Osama bin Laden y casi todos los presuntos secuestradores del 11 de septiembre eran de nacionalidad saudí.

 

Asimismo, ningún miembro del Congreso expresó públicamente su interés en preguntar a Krongard si había existido antes del ataque un control de la bolsa en "tiempo real" utilizando el PROMIS, no importa desde qué lugar. [Nota: Mediante un programa conocido como Echelon, los gobiernos de EE.UU., Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda burlan rutinariamente las prohibiciones sobre el espionaje electrónico interior dejando que las agencias de los otros gobiernos lo hagan para ellos. MCR]

 

Michael Ruppert, redactor y editor del boletín informativo de From The Wilderness (FTW) (www.copvcia.com), ha sido interpelado tanto por la Cámara de Representantes como por el Senado, por causa de su experiencia tocante a las operaciones clandestinas ilegales de la CIA. Dijo recientemente que, "está bien documentado que la CIA ha monitorizado desde hace tiempo tales comercios (sospechosos o poco usuales) - en tiempo real- como potenciales advertencias de ataques terroristas y otras acciones económicas contrarias a los intereses de EE.UU."

 

Ruppert fue el primero en señalar, después del 11 de septiembre, que el Director Ejecutivo de la CIA, Buzzy Krongard, tiene amplios vínculos pretéritos con el Deutsche Bank-Alex Brown. Ruppert agregó, "Hay evidencia clara y abundante de que una cantidad de transacciones en los mercados financieros mostraron un previo conocimiento específico [criminal] de los ataques del 11 de septiembre... y que la sociedad que fue utilizada para colocar las opciones put en acciones de UAL fue, hasta 1998, dirigida por el hombre que ahora está en la tercera posición de la CIA". Ruppert también confirmó que dos llamados del 17 de octubre al FBI resultaron en que los/las portavoces se negaron a dar sus nombres después de revelar que "el FBI ha discontinuado el uso del software PROMIS."

 

Además, el 24 de octubre, la portavoz del Departamento de Justicia Loren Pfeifle, se negó a responder a toda pregunta sobre dónde, cuándo, y cómo se había utilizado PROMIS y se limitó a decir, "Puedo confirmar que el Departamento de Justicia ha discontinuado el uso del programa". Esto fue después de 17 años de desmentidos del FBI y del Departamento de Justicia -en tribunales y bajo juramento- negando su uso del software de alguna manera relacionada con su actividad de seguridad o inteligencia. La elevada posición en la comunidad de la inteligencia que ocupa ahora Krongard, junto con su anterior dirigencia de una institución financiera supuestamente conectada con cuentas bancarias de terroristas secuestradores sospechosos contratos de opciones de UAL, y "bancas privadas" es tan controversial que aún no ha provocado ninguna investigación oficial.

 

Aun con eso, la evidencia es suficientemente sustancial como para una denuncia potencial del abuso de información privilegiada - si el Congreso se decide a actuar.

 

Y aunque el funcionario del Departamento del Tesoro, Rob Nichols, concedió que el conflicto irresoluto sigue existiendo, el Director Ejecutivo de la CIA sigue como responsable del control de la investigación por parte de la inteligencia de EE.UU. de su antigua firma y de sus operaciones de "banca privada". Reuters ha informado que Krongard "[también] estuvo involucrado en la creación del experimento de la CIA en la inversión en compañías de alta tecnología para adquirir tecnología innovadora para su propio uso".

 

Comentando sobre la sociedad de capital de riesgo de la CIA In- Q-Tel, iniciada en 1999 para promover el desarrollo de tecnologías del sector privado para su uso en el mundo de la inteligencia, Krongard dijo el 1 de agosto de 2001 -justo 5 semanas antes de los ataques del Trade Center- "Pienso que In-Q-Tel es un modelo maravilloso... para tener acceso a las capacidades del sector privado".

 

El 16 de octubre, Fox News informó que, según fuentes informadas, el acusado de ser espía ruso y agente del FBI, Robert Hanssen, había vendido a Rusia el software PROMIS de alta tecnología, y que supuestamente Osama bin Laden lo había adquirido de fuentes del crimen organizado ruso. Fox informó que, "funcionarios del Gobierno sospechan que bin Laden puede poseer el software altamente sofisticado del gobierno de EE.UU. que ha sido utilizado por varios otros gobiernos, incluyendo a EE.UU., para fines de información de inteligencia secreta y de mantenimiento del orden".

 

La admisión por parte de funcionarios del gobierno de EE.UU. de que PROMIS estaba siendo extensivamente utilizado por una serie de gobiernos, desdibuja aún más el problema del monitoreo de la bolsa antes del ataque, ya que probablemente los funcionarios de inteligencia continuarán negándose a comentar, salvo en audiencias de control del Congreso a puertas cerradas o en el marco de demandas de aquellas familias de las víctimas que prefieran dejar de lado las soluciones extrajudiciales adjudicadas por la oficina del Ministro de Justicia, prefiriendo una intervención directa de los tribunales. ¿Dónde termina la responsabilidad?

 

Tom Crispell, el funcionario de la CIA, se mostró cooperativo, aunque trató de mantener la confidencialidad de los servicios de inteligencia ante lo que calificó de "las continuas investigaciones que rodean las tragedias de las torres gemelas por la CIA, el FBI, el Ministerio de Justicia, y el Departamento del Tesoro".

 

Sin embargo, su actitud contrastó fuertemente con la del portavoz del FBI que se negó a revelar ni su nombre ni su apellido, negándose a comentar sobre ningún tema relacionado con los eventos del 11 de septiembre. Durante una serie de llamados, algunos portavoces trataron rápidamente de deferir y desviar las preguntas a alguna otra agencia gubernamental, diciendo por ejemplo "No nos corresponde ese asunto. Llame a otra [entidad]". Sin embargo, muchos estuvieron de acuerdo, considerando la evidencia, con que el terrorismo del 11 de septiembre está estrechamente vinculado con los aspectos económicos.

 

El presidente Bush ha indicado que se trata de una "guerra económica". Pero pocos parecen poner en duda una evidente penuria de intercambio de información crítica entre las principales agencias gubernamentales sobre este aspecto.

 

Mientras los investigadores estadounidenses vuelven sobre las huellas financieras que conectan a las torres gemelas y a los secuestradores terroristas y sus cómplices -muchos de los cuales pueden estar aún en el país-, el FBI, la CIA, el Ministerio de Justicia, el Departamento del Tesoro y la Agencia Nacional de Seguridad están descubriendo evidencia que implica al conglomerado bancario global Deutsche Bank-Alex Brown. 2,5 millones de dólares en beneficios de inversores en UAL que no han sido cobrados

 

Por ejemplo, según un informe del 19 de octubre de 2001 del Wall Street Journal, un inversionista no identificado compró, el 6 de septiembre, 2.000 contratos de opciones put de United Airlines (UAL) a través del Deutsche Bank-Alex Brown -apostando a que las acciones iban a derrumbarse dentro de poco.

 

Y USA Today informó que un individuo compró 810 puts de UAL el 6 de agosto. Una fuente de Baron afirmó el 8 de octubre de 2001 que la orden de opciones UAL cerrada a través del Deutsche Bank ascendió a 2.500 contratos, que fueron "divididos en fracciones de 500, dirigiendo cada orden simultáneamente a diferentes direcciones en todo el país". Según los periodistas del San Francisco Chronicle, Christian Berthelsen y Scott Winokur, una fuente familiar con las transacciones de UAL dijo que había inversionistas que aún no habían cobrado 2,5 millones de dólares en beneficios por contratos comprados antes de que los aviones de United se estrellaran contra una de las torres del New York Trade Center y un campo desierto en Pensilvania el 11 de septiembre.

 

La fuente del Chronicle también identificó al Deutsche Bank-Alex Brown como la firma de inversiones utilizada para comprar parte de las opciones de UAL; y Rohini Pragasam, una portavoz del banco, se negó a comentar sobre la transacción. La fuente (que solicitó no ser identificada) dijo, "Normalmente, si alguien logra una ganancia imprevista semejante, se agarra el dinero y se escapa.

 

El que hizo esto no pensó que la Bolsa (de Nueva York) estaría cerrada durante cuatro días. Esto huele mal de verdad". El semanario alemán Der Spiegel reveló que el Deutsche Bank también manejaba cuentas por unos 100 millones de dólares para la familia de bin Laden.

 

Éstas forman parte de unas 10 cuentas de las que se sospechaba que tenían vínculos con terroristas o actividades terroristas y que fueron entregadas a las autoridades alemanas después de los ataques, según un informe en The Guardian de Gran Bretaña. Pero no ha habido comentarios provenientes del gigante financiero. El Presidente del Banco Central alemán, Ernst Welteke, dijo que un estudio - sobre los principales sospechosos del secuestro residentes en Alemania y pautas poco corrientes en ventas al descubierto de acciones de compañías aseguradoras, líneas aéreas y otras financieras- apuntaban a "abusos de información privilegiada por terroristas". La SEC investiga Una entrevista telefónica con el portavoz para la prensa de la Comisión de Valores y Cambios (SEC), John Nester, de la oficina en Washington DC, reveló que la Comisión, "ya ha enviado una solicitud general al Deutsche Bank-Alex Brown y a otras firmas de inversiones, pidiendo información no especificada en relación con los sospechosos contratos de opciones put cerrados antes de los ataques contra las torres del Trade y el Pentágono".

 

Pero el portavoz se negó a comentar sobre las identidades de los bancos que han cumplido o el contenido de la información obtenida. Nester amplió su respuesta agregando que "según el Director Adjunto de Seguridad de la SEC, Bill Baker - que acaba de hablar en un panel fuera de Nueva York la semana pasada - nuestra pesquisa en la SEC es mucho más amplia que las investigaciones realizadas por los países europeos (que también perdieron ciudadanos), muchos de los cuales ya han terminado sus investigaciones de bancos de negocios como el Deutsche Bank".

 

Los resultados de dichas pesquisas no se han hecho públicos. Aunque el director de medios de la SEC dijo que "la investigación sigue su curso sin que actualmente se haya llegado a conclusiones," Nester (hablando por la SEC), tuvo dificultades para explicar la descripción del puesto del actual Vicepresidente Ejecutivo para Seguridad de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE en inglés), David P. Doherty. Sólo dijo que la Bolsa se regula a sí misma como organización autorreguladora (SRO en inglés)..."

 

Esta vaga respuesta es tanto más provocativa ya que Doherty es un Consejero General de la Agencia Central de Inteligencia en retiro. Nester agregó, "La SEC es responsable del control de la Bolsa, y también trabajamos con el Ministerio de Justicia, el Departamento del Tesoro, y el FBI, y hemos establecido profesionales responsables en cada una de las firmas que estamos considerando -para no tener que reinventar la rueda cada vez que llamamos a una compañía [relacionada con los ataques] para obtener una respuesta a una pregunta".

 

La formulación "reinventar la rueda" provocó asombro al referirse al grado de cooperación corporativa en la investigación, aunque Nester se negó a agregar algún otro comentario. A pesar de sus vínculos con la CIA, la Bolsa no es de gran ayuda Al preguntársele sobre el estado de la investigación de las desmedidas compras de opciones antes del ataque de United y American Airlines, Merryl Linch, Marsh y McLennan Insurance, Morgan Stanley, Citigroup, Bear Stearns, y American Express, etc. -todos íconos del capitalismo estadounidense - el Director de Comunicaciones de la Bolsa de Nueva York, Ray Pellecchia, dijo, "Ni siquiera confirmamos que haya actualmente una investigación".

 

"Tenemos por norma informar a la SEC, agregó Pellecchia. Pero, después de que ser llamado "un tipo testarudo", el autor le pidió a Pellecchia que hablara del papel de Doherty en las investigaciones. Respondió, "Me limito a mi declaración". Después de que el periodista insistiera pidiendo información sobre lo que la Bolsa de Nueva York hace realmente para investigar los negocios sospechosos, pensando en las familias de miles de víctimas que podrían estar preocupadas por el tema del "abuso de la información privilegiada," Pellecchia insistió en su negativa de confirmar ni siquiera que la oficina de seguridad de Doherty hubiese enviado un informe a la SEC.

 

Cuando se le preguntó por qué tantos antiguos ejecutivos importantes de la CIA tienen, o han tenido, posiciones del máximo nivel ejecutivo relacionadas de una u otra manera con el mercado de valores, sea a través de la SEC, de la Bolsa de Valores, o de otras entidades bancarias de inversiones, Pellecchia respondió lacónicamente, "Estoy perfectamente informado sobre los antecedentes y la experiencia de Mr. Doherty."

 

Pellecchia también se negó a discutir todo lo que se relacionara con el actual Director Ejecutivo de la CIA, A.B."Buzzy" Krongard y su pasada relación con Alex Brown.

 

Esperando milagros? Las preguntas sobre quién terminará ocupando el centro de atención en la investigación de conflictos de interés en el monitoreo en tiempo real de los mercados financieros del mundo por parte de las entidades de inteligencia estadounidenses para proteger la seguridad nacional; para no hablar de los vínculos terroristas con acaudalados clientes privados saudíes con instituciones financieras globales que tienen acceso directo (a través de las relaciones bancarias con instituciones corresponsales) a los bancos de EE.UU., siguen sin recibir respuesta alguna.

 

Mientras miles de familias estadounidenses siguen sumidas en el dolor, lastimadas por el terrorismo, la información que se recibe día tras día parece apuntar a una reacción superficial del gobierno, o más bien, negligente, aletargada, chapucera, frente a problemas fundamentales de la seguridad interna y de la estabilidad del país.

 

 

* Tom Flocco es un periodista free lance estadounidense. (email: TomFlocco@cs.com) Redacción: Michael C. Ruppert - From the Wilderness Publications,Centre for Research on Globalisation (CRG), --  

 

  

 

Háganos llegar su opinión sobre este artículo

Si utiliza nuestro material, por favor cite la fuente 

© Copyright 2000-2005 Harrymagazine (www.harrymagazine.com)

Mantenimiento: C & E asociados (www.ceasociados.com)     

 Portada