CHAVEZ Y BUCÉFALO, LA CUMBRE QUE AYUDO AL PENTÁGONO.
 

 

Noviembre de 2005

Por Edgardo Arrivillaga


El 24 de marzo de 2004 el general James Hill, para la fecha jefe del Comando Sur, presentó un informe ante el Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que resulta ser esencial para comprender la visión del Pentágono frente al ambiguo proceso revolucionario venezolano.
En ese informe Hill propuso incorporar a las amenazas tradicionales de seguridad manejadas por Estados Unidos para América Latina (narcotráfico y terrorismo basicamente ) el concepto de “populismo radical”, definido como una
“amenaza emergente que socava el proceso democrático al reducir los derechos individuales”.


La propuesta de Hill sobre el “populismo radical” planteaba la
necesidad de ideologizar la política hemisférica estadounidense, especialmente frente a Chávez, ya en abierto accionar conjunto con el agotado y parkinsoniano Fidel Castro al desarrollar una agresiva geopolítica energética (Petroamérica, búsqueda
de aliados estratégicos para romper aparentemente la interdependencia petrolera con  Estados Unidos) y una retorica revolucionaria continental muy atractiva para los indigentes.


La posición de Hill chocaba con los lineamientos del Departamento de  Estado, que privilegiaban el negocio petrolero inmediato sobre lo políticoideológico-militar, entendido como confrontación entre las democracias representativas y los “populismos radicales”. En el fondo era la discusión irresuelta que acompañó los pasos que llevaron a tener una visión bifronte durante toda la guerra en Irak al Pentagono con el señor Colin Powell,multiplicando
las bajas americanashasta el infinito.


La propuesta de Hill fue colocada en el congelador de las decisiones estratégicas. Las trasnacionales petroleras de base estadounidense-Pan American Energy y BP esencialmente disfrutaban de una nueva “edad de oro” en Venezuela y sus lobbystas paseaban amablemente por las salas de reuniones del Congreso y de la Casa  Blanca. La crisis energética mundial fortalecía su posición, resumida en una conclusión: “Chávez nos da las concesiones y además garantiza la  gobernabilidad necesaria para que el suministro petrolero no se interrumpa””.Los problemas democraticos de los venezolanos no son nuestro problema”.  Era la consigna que acompañó el mantenimiento de Anastasio Somoza. "Es un hijo de perra pero es nuestro hijo de perra"  se sostenía.


Un gobierno de extrema sensibilidad petrolera empresarial como el que representa la Casa Blanca optó por manejarse con las tesis de seguridad energética de las trasnacionales petroleras, antes que aceptar el enfoque político-ideológico-militar del Pentágono que además por varios errores increibles no lograron encontrar su propio hijo de perra en Bagdhad.

 
Peldaños

Un año después de la presentación del Informe de Hill al Congreso se produjeron significativas declaraciones al Financial Times de Rogelio Pardo Maurer, subsecretario de Defensa para el Hemisferio Occidental. En la entrevista, titulada “Bush pretende contener a Chávez”, Pardo señalaba que “Chávez es un problema (para Estados Unidos) porque claramente está usando su influencia y recursos petroleros con el fin de introducir su conflictivo estilo de política en otros países”.


La caracterización sobre el uso del petróleo descartaba, en la interpretación de Pardo Maurer, darle prioridad al abastecimiento estadounidense (Departamento de Estadotrasnacionales petroleras) para colocar la mira militar sobre el uso de los recursos obtenidos por su venta con el fin de influir políticamente sobre otras naciones de la región. “Está escogiendo los países con la trama social más débil. En algunos casos es una subversión declarada”, añadió. En verdad en eso Chavez operaba con el desprejuicio del inteligente conde Drácula en los Balcanes -un antecesor de Maquiavelo y en otro momento explicaremos porque- o las recetas de consolidación de ganancias del cartel del narcotrafico quién una vez ofreció pagar toda la deuda externa ecuatoriana.

 

Pardo dijo también que Estados Unidos había perdido la paciencia.
“Llegamos al final del camino con el enfoque actual”, afirmó, a la par que  anunció que comenzaba una estrategia para “cercar” a Chávez.


En julio de 2005, Tom Barry, director político del
Internacional Relations Center (IRC), publicó un trabajo que tradujo la agencia de noticias IPS, cuyo título fue “Nuevas Prioridades para el Comando Sur”. Allí Barry sostenía que el Comando Sur, bajo la jefatura de Bantz Craddock - otro viejo conocido - había elaborado nuevos documentos de estrategia hemisferica para la región.


Allí se establecían las prioridades

a) garantizar el libre flujo de suministro regional de energía a los mercados internacionales

b) asegurar que los países ejerzan soberanía sobre su territorio, ayudando a las naciones andinas en su esfuerzo por dominar “espacios no gobernados” y a todos los países de la región para impedir el “efecto derrame” de sus vecinos inestables;.lease Bolivia,Colombia y Ecuador..-
c) buscar que los aliados regionales tengan capacidad y voluntad para participar en “operaciones combinadas” como “acciones antiterroristas” y “operaciones de paz”;

d) impedir “que los Estados parias apoyen organizaciones terroristas”; y e) fortalecer y mantener gobiernos estables  y democráticamente electos en toda el área de acción del Comando Sur.


Otros dos objetivos permanecían clasificados.Y en otras lineas tambien veremos porque.


Lo cierto es que el escrito de Barry sobre las nuevas estrategias del Comando Sur nunca fue categoricamente desmentido.


El 11 de octubre Donald Rumsfeld anunció que el Pentágono
estaba impulsando la creación de una “Fuerza de Paz” en Centroamérica para enfrentar problemas de marginalidad como el de la violencia urbana, garantizar la paz en Nicaragua y evitar conflictos armados regionales.


Pero también agregó que el objetivo apuntaba a colaborar en la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico, planteando la incorporación de la futura Fuerza al Plan Colombia.


Mientras tanto advertía que los 100 mil fusiles Kalashnikov y los helicopteros adquiridos por Venezuela a Rusia podían a traves de Rossoborexport con oficinas en Brasil y Montevideo llegar a manos de grupos insurgentes o potenciar una buena infantería independiente que en el Caribe utiliza tradicional armamento americano.


Entran allí por la ventana los intereses de los sistemas de armas americanos y se desdibuja la esclerotica doctrina de los ochenta que dividía los problemas de defensa y seguridad de forma un poco arbitraria y que en la Argentina expresa gente como Horacio Vertbisky quien basica la Secretaria de Seguridad Interior en torno al teniente coronel retirado, Ricardo Colombo.


Smultaneamente , la revista Time Magazine informaba que el Pentágono había decidido instalar una Unidad de Operaciones Psicológicas (JPSE) basada en el Comando de Operaciones Especiales de Estados Unidos, con el objetivo de comenzar a actuar en América Latina y el Caribe en misiones de contra propaganda .La Unidad recoge las experiencias americanas en Kosovo ,donde también allí el frente estaba bastante indefinido y la Union Europea ocupaba el lugar de la Cancillería americana a la búsqueda de un consenso apaciguador
.


El pasado 4 de octubre William M. Arkin, analista militar del
Washington Post, dio a conocer documentos del Pentágono (“Análisis Cuadrienal de Defensa de 2005”) que incluían a Venezuela en una lista de países que representaban una “amenaza potencial militar” para Estados Unidos.


En la lista aparecían también China.en el largo plazo -, y en el corto Siria, Corea del Norte e Irán.

 

Esta ultima la Gran Persia que es en definitiva quien esta ganando espacio en Irak, ya en Basora y Kerbela el árabe esta siendo desplazado por el persa,pero de esto ni una palabra seria en la prensa que cubre los conflictos sobre el terreno.


Cerrando el cerco.

Pero lo cierto es que la línea del “cerco” se había impuesto en la
Casa Blanca se apreció con claridad en la reciente IV Cumbre de Las Américas presentada por la izquierda como un éxito apabullante,Una especie de Bahia de Cochinos para la diplomacia americana.

 

Ahí Estados Unidos logró que 28 gobiernos, de 34, respaldaran su tesis de volver a la discusión sobre el ALCA, que a juicio de Hugo Chávez estaba ya “enterrado” (el ALCA debía haber sido lanzado en enero de 2005).


El Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay), con la adhesión de Venezuela, logró frenar la discusión sobre el ALCA, empujada por la mayoría de los asistentes a la IV Cumbre, invocando la “cláusula del consenso” que rige las reuniones de los jefes de Estado y que obliga a que  todos los miembros de la Cumbre den su acuerdo para que se cumpla una  resolución. La situación crepuscular y pasatista de la Cancilleria argentina coptada por Jorge Taiana y desplazando a Rafael Bielsa ayudó impecablemente a los intereses americanos pentagonianos y armamentisticos. No así a los petroleros.


Pero, más allá de la frágil tregua que dejó la vulgaridad maradoniana de la IV Cumbre, quedó claro que el cerco ideado por el Pentágono como política contra el prusianismo militar
venezolano  y los llamados “populismos radicales”,modelos para paises sin clase media con la solitaria excepción de la Argentina devauada ha llegado de forma tajante a la esfera político-económica.


La reunión posterior entre Lula y Bush, en la cual-ya se sabe - Lula sensatamente aclaró que el “aliado estratégico” de Brasil era Estados Unidos, y que la aspiración  de su Cancillería era llegar a un acuerdo razonable (subsidios agrícolas) con Washington, posición acorde con la que sostienen los otros miembros del Mercosur, deja a Chávez, aunque se incorpore Venezuela al Mercosur, prácticamente aislado entrelos jefes de Estado del Continente en su actitud revolucionaria y con su propuesta del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas), respaldada por una Cuba estaqueada a sus propios mitos.


El próximo scrum enfrentará al Pentágono (Plan Colombia-Andino) con el Congreso Bolivariano de los Pueblos.Y paradojalmente -o no tanto -a los intereses petroleros americanos con sus intereses militares.

 

El pensamiento del Pentágono es estratégico,el petrolero propio de un negocio de ganancia rapida esta muy ligado a las fluctuaciones de corto plazo.

Hasta ahora Chavez ha sido funcional a los intereses americanos como en general casi todos los gobiernos de “ izquierda” de la región.


Pero la crisis social,racial y de integración en Europa ha colocado las cosas en su lugar


La izquierda esta dejando de ser eficaz como elemento de recuperación de las crisis y el espejo européo es peligroso.Lo social esta comenzando a preocupar a los militares y las embajadas rusas no controlan minimamente los procesos revolucionarios y para colmo los grupos socialdemócratas ya solo señalan la via de la gran sociedad Johnsoniana lo que equivaldría a crear grandes partidos democratas en la propia Europa.


El caballo de Alejandro se llamaba Bucéfalo.


Los espíritus pentagonianos tienen ganas de montarlo.


Y la Cancilleria argentina siempre prefiere las derrotas con éxito moral antes que la realidad de los hechos que galvanizan la estrategia a la realidad.


El gobierno K sigue pensando de forma muy profunda en cosas inalterablemente inexistentes.

 

Portada