BUSH Y EUSEBIO

 

Noviembre de 2005

 


Con pragmatismo atroz, el gobierno jugó a la vez a negro y colorado, al organizar la conferencia oficial de presidentes, por medio del canciller Rafael Bielsa, y la anticumbre, por medio del diputado-montonero ,agitador y agente de la SIDE y de otros lados Miguel Bonasso, pero así se ha instalado el síndrome de Bagdad, y por todo el país corre la pulsión o el temor a la violencia.


Ya se sabe que los estragos en Haedo fueron causados por activistas que llevaban en las mochilas cócteles Molotov e iban a abordar los camiones que los trasladarían a la costa.


"La sociedad está crispada", acertó Raúl Alfonsín.Y Mar del Plata vive en estado de sitio como una pesadilla de Ballard , con 250 manzanas cerradas al tráfico y 5.600 vecinos que sólo pueden moverse con un pasaporte, donde se despliegan 9.000 policías en tres círculos concéntricos y más de 4.000 guardaespaldas traídos por los jefes de Estado, que concitaron, a su vez, la llegada de unas 5.000 prostitutas.Se calcula que la operación Bush dejara una ganancia cercana a los quince millones de dólares.
Muchos comercios cerraron, en la zona de exclusión: allí, nadie va a la escuela y los burócratas tienen asueto, pero afuera se multiplican las llamadas anónimas, con falsos anuncios de bomba en los colegios; en su mayoría, hechas por chicos de fuera del recinto, que tampoco quieren ir a clases.


Ayer, el asalto a la municipalidad de Avellaneda y los incidentes frente a sucursales bancarias se leían como el crescendo de la sensación general de inseguridad reinante. Por la noche, salieron de Buenos Aires, en camión, los aborígenes y otros activistas de bajos recursos y hoy, por la tarde, sale el tren fletado por los antiglobalizadores ricos: Diego Maradona, los cantautores Silvio Rodríguez, Víctor Heredia y Daniel Viglietti, el arquitecto Pérez Esquivel y el cocalero boliviano Evo Morales, conducidos por Bonasso y los funcionarios-piqueteros Isaac Rudni y Jorge Ceballos.


Pero Néstor Kirchner no está tranquilo, y la prueba es haber buscado que Hugo Chávez no hable en el cierre de la anticumbre, programada para hacerse hoy, en el estadio mundialista.
En Estados Unidos y Europa vendían, por 1.350 dólares, un paquete turístico para participar de la anticumbre, que incluye una gira de 10 días durmiendo en las villas miseria porteñas. Sobre gustos, no hay nada escrito...Además ,ya lo sabemos los europeos aman los safaris.


Todo esto es producto del inevitable avance de la izquierda extraparlamentaria que como hemos señalado se producirá como consecuencia de la falta de una política de seguridad interior y de confundir las civilizadas protestas europeas -.que se dan en un contexto de seguro de desempleo-con los impulsos gonadales del funcionariado apto para todo servicio.


Era bastante ingenuo y peligroso pensar que el dealer Maradona -ese es su verdadero rol y el de su ex socio Copolla -junto con gente como Miguel Bonasso podían provocar algo menor a una combustión similar a la dinamita.


Pero estas payasadas argentinas ya las hemos visto.Cuando el general De Gaulle visitó el país la izquierda de la época sostenía que había que llevarlo a visitar las villas miserias porque allí se encontraba el país real. Este amor por el barro por parte de los intelectuales argentinos que no escriben una sola línea propia desde que Le Monde se edita en español y no saben muy bien de donde robar alguna idea se potencia porque ahora todo el país es una enorme Villa Miseria y nadie parece entender todavía el viejo precepto que regía a los médicos de burdeles en la Paris de la guerra : " el burdel debe ser el sitio mejor organizado " sostenían con profundo realismo.


Para Bush es un espectáculo de folklore,algo tan inspirador como la fiesta de los muertos en Tijuana y en verdad su única preocupación pasa por las guerras de verdad que claramente se desarrollan en otra parte.


Para la izquierda argentina - la real - no la de Quebracho que esta subvencionada por los servicios de inteligencia, el juego recuerda los experimentos transculturales de la conferencia de Kabul,travesías personales transculturales también en donde con relativa comodidad podrían encontrarse bengalies, musulmanes, tibetanos o afghanos junto con delfos,grifos y hombres paseando en bicicletas con ruedas de dos metros y sonrientes pantalones ajedrezados.


Pero todo esto pasara. El Mar del Plata del 2005 quedara rápidamente en el olvido y luego el país real deberá enfrentarse con los problemas duros,cotidianos y serios que escapan a toda analogía de desorden y revuelta.


Solo Eusebio,el bufón de Rosas ha faltado a la cita fetichista.No han encontrado su cuerpo embalsamado por ninguna parte.Error administrativo de bienes culturales.


La Redacción.
 

Portada