DOS CAMINOS PARA NILDA GARRE

 

Noviembre de 2005

Por Edgardo Arrivillaga


Nilda Garre en Defensa no debería sorprendernos demasiado. Hace algunos años que brega por la Secretaria de Seguridad Interior y ha presentado varios proyectos de ley relativos a la organización de las agencias de seguridad privada a las que visualiza como el ultimo refugio de la mano desocupada procesista .Pero allí no ha logrado traspasar el muro cerrado de las Fuerzas de Seguridad que son probablemente las últimas fuerzas combatientes.


La situación en Defensa es un poco diferente. La secretaria de Asuntos Militares no es exactamente la mas importante en un país que no tiene hipótesis de conflicto o de tensión como se dice ahora sino el sistema de producción para la Defensa, la Sociedad Militar Seguro de Vida- a la cual ya Cavallo con su espíritu de hijo de un fabricante de escobas periferico quería aniquilar y el conjunto de negocios que De Vido quiere traspasar a su área. Esto dejaría el ministerio convertido en un gabinete dedicado a administrar pensiones y retiros, preparar viajes de funcionarios para estudiar como funcionan los ejércitos de verdad y dedicarse a la agenda internacional. Un ministerio de Defensa a la Uruguaya.

Pero hay otra posibilidad y es que Nilda Garre elija el modelo de Michele Bachelet en Chile. En ese caso las compras de armas aumentarían pero probablemente no en el sentido chileno : Holanda y Gran Bretañá sino mas bien hacia el prusianismo socialista chavista y en ese aspecto sin hacer ninguno tipo de metafísica sino con ejemplos concretos Nilda Garre podría ser una versión armada de la rosa blindada chilena. Una mujer que fastidiara un poco con ese semisepultado tema de los Derechos Humanos de los 70 - pero que tendra sus objetivos puestos en la política de rearme de un país plagado de revolucionarios profetas desarmados que juntan su masa critica en la librería Ghandi. ¡Todo un simbolo!

Las alianzas de Garre pasaran en ese caso por Robossorexport, la agencia de venta de armas rusas que se encuentra en Montevideo y el profuso intercambio de militares argentinos con venezolanos y por ende con cubanos con lo cual se acentuaría una nueva tendencia militar que ya Bendini habia esbozado con sus penosas declaraciones relativas al plan Andinia.Y Nilda Garré es una investigadora del caso Amia,cosa que no favorece las extrañas ideas geopolíticas del jefe del ejercito.


Los militares trataran bien a Nilda ,son educados y tienen dificultades estructurales para discutir con las mujeres.Ya tienen alguna en casa que en general les vuelve la vida pasablemente insoportable.


En cuanto a Nilda, veremos si hace honor a su pasado setentista o a un pasado anterior que la jubiló por la Caja de Retiros Policiales cuando se desempeñaba en el Ministerio del Interior durante la administración de Guillermo Borda durante el gobierno del teniente general Juan Carlos Onganía.


 

Portada