Concentración de pingüinos en el gabinete

 

Noviembre de 2005

De: Sumario Restringido

 

  • El silencio presidencial en torno del gabinete es traducido por el círculo áulico como toda una definición del estilo de gestión que se propuso para el 2006: preferiría gente confiable antes que talentos. El primer mandatario quiere radares para poder concentrar todas las decisiones en su persona.
  • En ese entorno sureño no es bien visto Alberto Fernández, a quien Kirchner dotó de facultades gerenciales. Las presiónes para removerlo fueron muy fuertes luego de la operación Borocotó. Salió airoso pero con el poder recortado.
  • El Presidente está “amoscado” con Felipe Solá y su oportunismo, ya que el gobernador aprovechó que el foco de atención política estaba en su colega Aníbal Ibarra para venderse como el artífice de la victoria en la provincia. Se cortó solo en la reforma del gabinete, lo cual causó desagrado en la Casa Rosada.
  • El entramado interno de gestión que pergeña Kirchner se complementa con una estrategia de formalidades con Washington, con la que pretende mostrar voluntad de negociación, pero sin salirse del libreto. Lavagna llevará los papeles.
  • El FMI también entró por la variante. Mandará misiones técnicas, la primera en enero, pero el directorio ni siquiera tratará el caso argentino hasta que no se regularice la situación de los bonistas y de las privatizadas.
  • El aumento de las retenciones para las carnes detonó un conflicto interno sectorial de magnitud, ya que los frigoríficos culpan a las curtiembres del aumento en el precio que recae sobre los índices.
  • Otro coletazo de las elecciones: el marco regulatorio de servicios públicos volvió a fojas cero en el Congreso. No quedó una letra en pie, ni siquiera sobrevivirá “títere con cabeza” en la comisión parlamentaria. El duhaldista Toledo encabeza la fila.
  • La negociación energética entre empresas chilenas y españolas podría unir los intereses privados para desplazar el eje político del estratégico sector fuera del guante de Hugo Chávez. La accionista-madre de Repsol-YPF es una de las claves de esa operación.
  • Entre tanto palabrerío político, De la Sota decidió apostar hacia el desarrollo del software nacional en la provincia. Para ello concederá beneficios fiscales. Filmus se percató de la jugada y emprendió una más amplia desde el Ministerio.

 

Concentración de pingüinos en el gabinete

Finalmente, crece en el entorno de Néstor Kirchner la convicción de que el Presidente se inclinará por hombres de su confianza, antes que por dirigentes con capacidad de gestión, para conformar el nuevo gabinete.

Los anuncios se harían la semana próxima y habrá en los cargos vacantes mayoría de pingüinos. Esto es, en Defensa (iría Icazuriaga, el actual jefe de la SIDE); Desarrollo Social (Juan Nadalich, ahora vice del PAMI) y en la SIDE, Oscar Parrilli. Para la secretaría general de la Presidencia, que dejaría vacante Parrilli, pujan otros dos santacruceños: Juan Bontempo y Ramón Granero. En la Cancillería, en tanto, se desvanecieron las chances de Carlos Bettini y comenzó a tallar cada vez más fuerte el nombre de Jorge Taiana, actual vicecanciller, quien cuenta con toda la confianza de Cristina Kirchner y la animadversión del hasta ahora canciller Rafael Bielsa.

Si se confirman estos nombres, quedará en claro que será un gabinete de más bajo perfil que el que vino operando hasta el momento.


Kirchneristas a los codazos

Fuertes embates sufrió en los últimos días el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, por parte de los “pingüinos” que rodean a Kirchner.

Las razones de la ofensiva contra Fernández fueron básicamente la operación sobre Borocotó, que dejó expuesto al Presidente, y la caída en desgracia de Aníbal Ibarra, que deberá afrontar un juicio político por mal manejo de la estrategia oficial.

De allí que hayan surgido operaciones diversas para mostrar que Fernández sería desplazado a otro cargo (Cancillería) o que habría caído en desgracia en el entorno kirchnerista.

Pero Kirchner se encargó de asegurarle el respaldo, no sólo llevándolo como invitado exclusivo a El Calafate (lo que irritó a sus enemigos) sino defendiendo públicamente a Borocotó, lo cual muchos interpretaron como otro aval a Fernández, pero a la vez un nuevo error de apreciación sobre lo que la sociedad piensa del médico ex macrista.

Kirchner no correrá a Fernández de donde está. Pero el jefe de Gabinete ya no tendrá el mismo margen de acción para imponer nombres en el elenco gubernamental.

Funcionarios como Miguel Pesce (vice del Central), Alberto Iribarne (ministro de Justicia) y hasta el propio Martín Redrado están donde están a raíz de movidas de Fernández que, por el momento, no parece que se vayan a repetir.
 

Solá, inquieto

La relación entre el gobernador Felipe Solá y el Presidente Kirchner no atraviesa los momentos de idilio que caracterizaron a la campaña electoral.

En el kirchnerismo molestó cierta propensión de Solá a figurar públicamente como uno de los responsables de la victoria (aunque admiten que tuvo su cuota de aporte relevante) y los trascendidos de que el jefe de Estado nominaría a felipistas en el nuevo gabinete.

De hecho, Solá esperó varios días antes de anunciar sus propios cambios de ministros provinciales en el entendimiento de que acordaría una estrategia conjunta con Kirchner para “intercambiar” funcionarios.

Como el llamado para esa negociación nunca llegó, Solá puso a Adriana Puigross en Educación y a Claudio Mate en Salud. Esa movida no terminó de convencer a Kirchner, quien aspiraba a ubicar gente suya en el área de Educación bonaerense.

La otra pata de la discordia fue el regreso del ex duhaldista José María Díaz Bancalari al campamento kirchnerista. Solá tomó la jugada oficial de perdonar y blanquear a Díaz Bancalari como un demérito de su estrategia política. Además, lo sufre a Horacio Verbitsky, quien a menudo habla (escribe) por boca del Presidente.


Formalidades de Lavagna ante el FMI

Roberto Lavagna enviaría en el fin de semana a Washington un documento que explicita el comportamiento de la economía nacional. A la vez, pedirá formalmente la posibilidad de iniciar una negociación con el Fondo Monetario Internacional.

El ministro afirmará, en ese texto, que el crecimiento mostrado es fruto de las principales decisiones de política económica y que, por lo tanto, el gobierno argentino considera necesario no modificar esas pautas básicas, como el tipo de cambio alto.

En otras palabras: dirá que no acepta las sugerencias de bajar el dólar y restringir la oferta monetaria aumentando las tasas.

Lavagna pretende, así, meterle la pelota en el campo del FMI, aunque en círculos allegados al staff del organismo la política cambiaria no es una cuestión de principios para Washington.
 

Misión de balde

La expectativa oficial es que recién hacia mediados de enero podría haber una misión que inicie negociaciones.

En principio, la idea que plantea Roberto Lavagna es que se llegue a un acuerdo al finalizar el primer semestre. Lo considera indispensable para financiar el programa económico al terminar el año, dado que la Secretaria de Finanzas no puede desbloquear el mercado financiero internacional, que no quiere aceptar un bono argentino sin jurisdicción de Manhattan.
 

Las mayores retenciones de las carnes no frenan la polémica

El aumento del 10% de las retenciones a las exportaciones cárnicas dispuesto por el ministro Roberto Lavagna no logró frenar la polémica dentro del sector por las causas y responsabilidades en la reciente alza de precios, en el marco de un nuevo paro de los trabajadores de la carne.

Los frigoríficos siguen culpando de los aumentos al supuesto bajo recupero por las ventas de dos subproductos: cuero y vísceras, a contramano de las demás opiniones. Sucede que el resto de los representantes de la cadena de valor argumentan que el cuero representa sólo el 7% de la res y aumentó un 50% más que la carne desde la devaluación.

Y la cámara que agrupa a quienes manufacturan cuero va más allá al denunciar que incluso los frigoríficos han conseguido, gracias a la Secretaría de Agricultura, un acuerdo por el que los curtidores deben pagar un 5% más del valor de mercado a cambio de que no aumente la carne, y eso no evitó que el precio siguiera en ascenso.

En el eje del debate están los más de 60 mil puestos de trabajo de la industria de curtiembres, calzado, marroquinería, talabartería y afines, que responsabiliza fundamentalmente de la suba de la carne a la desinversión y la pérdida del stock ganadero, a manos de la adicción a la soja. Para colmo, la industria curtidora advierte que estamos retrocediendo a la época de la colonia, ya que hoy sólo se manufacturan apenas el 15% del total de los cueros faenados.
 

Servicios públicos: el marco regulatorio volverá a fojas cero

Los diputados de la comisión de Obras Públicas, encabezados por el duhaldista Hugo Toledo, decidieron aprobar un proyecto de Marco Regulatorio de los Servicios Públicos más abstracto y genérico que el proveniente del Poder Ejecutivo, que quedó virtualmente congelado por no haber obtenido el consenso necesario tras largo tiempo de estudio.

Los legisladores retomaron un dictamen del año 2002 sobre un proyecto perteneciente a la diputada Liliana Bayonzo.

La falta de voluntad política del Poder Ejecutivo para impulsar la iniciativa original fue determinante para esta salida, aunque la aprobación del nuevo texto es más un gesto político destinado a mostrar el trabajo en comisión que una señal de avance. Sucede que, para conseguir el dictamen favorable de la Cámara, el expediente debe ser refrendado aún por otras tres comisiones: de Defensa del Consumidor, de Justicia y de Presupuesto y Hacienda, por lo que no existen posibilidades de que el proyecto sea tratado en el recinto durante el corriente año, antes de que pierda estado parlamentario.

Todo volverá a fojas cero hasta el período 2006, cuando incluso se renovarán las autoridades de la Comisión. Y, para comenzar, existen escasas posibilidades de que Toledo siga al frente de Obras Públicas, ya que es una de las comisiones estratégicas de la Cámara baja.


El eje del negocio energético regional se correría a Chile

La oferta que involucra a la distribuidora trasandina Gas Natural y a la líder española eléctrica Endesa fue tomada como una cuestión de Estado por el Presidente de Chile, Ricardo Lagos, ya que la operación significaría concentrar en la estratégica red energética con Enersis, el holding de Endesa que también controla la operación energética en Argentina, Brasil, Perú y Colombia.

Pero el movimiento accionario tendría amplias connotaciones, ya que uno de los principales socios de Gas es La Caixa, que posee el 35%. La compañía financiera de origen español es, al mismo tiempo, propietaria del 23 % de Aguas de Barcelona, aún operadora de Aguas Argentinas y de Aguas Andinas de Chile, además de Repsol en un 12%, la que a su vez participa con redes de estaciones de servicio y provee de petróleo y gas al país trasandino. Uno de sus principales clientes, precisamente, es el “primo” Gas Natural, del que tiene el 30,8 %.

El primer mandatario chileno puso el ojo en posibles problemas de competencia o concentración de mercados regulados en su país y en el normal abastecimiento de fluido, afectado por los recortes practicados desde la Argentina. Así se lo hizo saber al titular de Repsol YPF, Antonio Brufau, durante un reciente encuentro.
 

Córdoba, ahora quiere ser la cuna del software nacional

La provincia de Córdoba no se conforma con ser la cuna del cuarteto, y en el corto plazo podría convertirse en el mayor polo tecnológico del software nacional, a partir de los beneficios fiscales que está otorgando.

El propio gobernador José Manuel De la Sota se puso al frente de la cruzada para atraer a las empresas multinacionales más importantes del mundo en la materia, y el éxito fue rotundo porque ya algunas de ellas han anunciado radicaciones en la provincia. Por su parte, las empresas argentinas de software aumentaron sus exportaciones en un 50 por ciento.

El boom se fundamenta también en el elevado gasto en programas de computación que realizan las compañías locales, que ronda actualmente los 1.100 millones de pesos anuales, y vuelve a poner sobre el tapete el conocido déficit de profesionales dedicados al área de la informática.

Otro que piensa mover sus fichas en ese sentido es el ministro de Educación, Daniel Filmus, que va a poner en marcha un plan para evitar que esa falta de mano de obra especializada se sienta en los próximos años. A fin de aprovechar esa potencialidad, la idea de Filmus pasa por orientar recursos para que desde el mismo ciclo educativo se incentive la formación tecnológica, que es lo que hacen los países más desarrollados.

 

Portada