¿A QUE INTERESES AFECTA LA LEY DEL BUEN SAMARITANO?
 

 

Noviembre de 2005

 

Desgrabación
Medio: Radio Diez
Programa: Buenos Muchachos
Periodista: Jorge Jacobson
Día: 31 de octubre de 2005
Hora: 16:07 hs

Entrevista al Diputado José Luis Fernández Valoni (Ley del Buen Samaritano), impulsor del proyecto.

Jorge Jacobson: se pierden por día 500.000 raciones de alimentos. Una ley que permitía donarlos fue vetada. Se pierden medio millón de raciones de alimentos y el Dr. José Luis Fernández Valoni, diputado nacional por Acción Popular, está proponiendo que se puedan donar esas raciones para gente que lo necesite. Yo no conozco el impedimento para que se haga ahora. Diputado Valoni ¿cómo le va? Jacobson lo saluda.

José Luis Fernández Valoni: Buenas tardes Jorge, un gusto saludarlo ¿cómo está usted?

JJ: Me parece muy bueno lo suyo, pero debe haber una serie de circunstancias que no permiten hacerlo, vale decir, que en hoteles, que en restaurantes, no comida que va a la basura sino raciones de comida puedan ser distribuidas ¿es así?

JLFV: Sí, en realidad estamos hablando a veces de hasta toneladas de alimentos y comida. Lo más evidente y lo más notorio es lo que pasa con los restaurantes, pero ocurre que hay grandes empresas que por algún problema en la producción de un producto, en la distribución, aún hasta en el empaquetamiento, en algún momento tienen un excedente de materia que no pueden donar por los riesgos jurídicos que se crean, de acuerdo a la legislación vigente en la Argentina. Ahora, en un país donde tenemos la mitad de la población en estado de pobreza y 17% de indigentes y miles de ancianos, mujeres y niños que pasan hambre, nosotros con nuestro equipo parlamentario, empezamos a ponernos en contacto con las organizaciones, ONG’s, comedores comunitarios, la Red del Banco de Alimentos, la misma Cáritas, para ver en qué situación se encontraban y recogimos la inquietud de que muchas empresas se ven restringidas en la donación, justamente para evitar ese riesgo que de acuerdo a la legislación vigente genera lo que se llama la “responsabilidad objetiva”.

JJ: ¿Pero no hay una Ley, la 25.989?

JLFV: Esa es la ley de la cual estamos hablando.

JJ: ¿Pero por qué no se ejecuta?

JLFV: Porque el poder Ejecutivo nacional vetó el artículo 9 de esa ley que es la que le da el espíritu, que transforma a esa ley que parece sino una simple reglamentación del sistema de donación de alimentos, la transforma en algo que favorece la donación porque el espíritu de la ley está en que hay que otorgarle a la empresa, al comerciante, a la ONG, al voluntario que se introduce en el sistema de donación de alimentos, la presunción de que lo está haciendo de buena fe y que si por alguna circunstancia algo sale mal, ya sea si alguien se descompone o se enferma, hay que probarle a la empresa, al comerciante o al donante, que lo hizo con negligencia grave o que lo hizo con dolo. No es suficiente con que haya donado, y al donar involuntariamente haya producido algún daño. Eso se llama en la Argentina la “responsabilidad objetiva” y surge del Régimen General de la Culpa del Código Civil. Nosotros sabemos que con esto no se resuelve el problema ni de la pobreza, ni de la distribución del ingreso…

JJ: Sí, pero no va a haber gente con hambre.

JLFV: Claro, es un paliativo. Ahora, ese paliativo estuvo discutido en la Cámara de Diputados y en el Senado a lo largo de prácticamente 4 años, lo aprobaron las comisiones de Derechos del Consumidor, la comisión de Salud y Acción Social, lo aprobó la comisión de Legislación General de ambas cámaras, y prácticamente todos los grandes partidos tuvieron alguna forma de apoyo a este proyecto que fue un modelo de consenso y de producción parlamentaria.

JJ: Y la ley sin este artículo, no sirve.

JLFV: La ley pierde el espíritu y es otro error que ha cometido el poder Ejecutivo porque el sistema constitucional argentino y la división de poderes autorizan al poder Ejecutivo a vetar un artículo de alguna ley cuando no impide que se cumpla el objetivo, cuando no rompe la unidad de la ley, cuando no afecta el espíritu de fondo de la ley y eso lamentablemente se ha hecho con un decreto de necesidad y urgencia, este veto parcial, decreto de necesidad y urgencia que, como se sabe, tampoco es estudiado ni analizado por el Congreso.

JJ: ¿Están entre 300 mil y 500 mil raciones por día de alimentos que se pierden?

JLFV: Sí, se calcula que esto podría ser resultado de todo el proceso que se pondría en marcha con la aplicación de este artículo 9, de la Ley 25.989, que lamentablemente ha vetado el Poder Ejecutivo.

JJ: Donde funciona un banco de alimentos es en Italia. ¿En Italia funcionan de manera similar?

JLFV: Sí, porque nosotros no hemos inventado nada, en realidad a partir de la crisis socioeconómica del 2000-2001, nosotros recibimos inquietudes y vimos cómo funciona la ley del buen samaritano en Europa, cómo funciona en México, usted sabe que además hasta en EEUU. Son países que tienen a lo mejor mayor desarrollo relativo que nosotros y tienen menos problemas de desnutrición, de alimentación o de hambre, y sin embargo tiene indigentes, e instrumentos jurídicos de esta naturaleza para canalizar la voluntad solidaria de la gente, de las ONG.

JJ: ¿Quiénes proveerían estas raciones? ¿Fábricas alimenticias?

JLFV: No, ya en este momento en la Argentina hay donación y está funcionando Cáritas, está funcionando el Banco de Alimentos, hay un banco de alimentos en cada una de las provincias y en la Capital Federal, y están constituidos como Red de Banco de Alimentos a nivel nacional. También hay comedores comunitarios, agrupaciones de gente que generosamente se introduce en estos temas. Como está a la vista, hay una creciente solidaridad también en nuestro pueblo a raíz de la toma de conciencia que hemos tenido, de las dificultades que afectan a algunos sectores de nuestra población. Todo esto debía ser protegido, debía ser promovido, debía ser articulado para evitar lo que en la Argentina se da en llamar la “industria del juicio” o que alguien por la pesadez de la misma Justicia entre en un pleito de nunca acabar y que le arruine…

JJ: Sí, que se pueda en definitiva ayudar a la gente…

JLFV:…y a pesar de todo la gente sigue participando, aumentan las donaciones, trabajan en forma impecable. Cáritas, la Red de Bancos de Alimentos, la Red Solidaria, y yo creo que con el tiempo el Congreso va a volver a tratar este tema. Con los dos tercios de insistencia por parte del Congreso, el poder Ejecutivo no tendrá otra solución que poner en práctica la Ley de Buen Samaritano.

 

Portada