LA EDUCACIÓN EN USA: UN RIESGO PARA SU LIDERAZGO GLOBAL

 

Diciembre de 2005

Por Tony Tavella


Mientras los gigantes del siglo XXI – la China y la India - avanzan velozmente con los servicios, la investigación, el desarrollo y el diseño sobre las fronteras científica y tecnológica – sin dejar por eso de seguir expandiéndose como las fábricas planetarias del siglo -, los Estados Unidos de América muestran claras señales de que su actual liderazgo en competitividad y productividad en los sectores de punta también puede ser desafiado en las próximas décadas.

Esta no es una preocupación de los ámbitos académicos y educativos: Todos los estudios oficiales de seguridad nacional realizados en los últimos tres años ubican en el mismo nivel de peligro la pérdida del liderazgo en ciencia y tecnología con el de un ataque terrorista con armas de destrucción masiva (nucleares, químicas, biológicas) en su mismo territorio.

Lo misma piensa Craig Barret, el fundador y actual presidente del directorio de Intel, quien en una columna en Business Week urgió a las corporaciones a comprometerse profundamente con la educación norteamericana.


Retrocediendo en todos los niveles

En el país-eje del vertiginoso impulso de la globalización, mientras continúa creciendo su demanda por recursos humanos altamente calificados, cada vez menos jóvenes norteamericanos están ingresando – y graduándose – en programas de grado en ciencias, matemáticas e ingeniería.

En USA, en las últimas tres décadas, solamente un tercio de las especializaciones de los egresados (bachelors) de los colleges correspondían a sectores de la ciencia y de la ingeniería. En 2001, tres naciones asiáticas habían duplicado – o casi – esa vital relación: en Japón es del 66 %, en China el 59 % y en Corea del Sur el 46 %.

El creciente abismo es más claro si se enfocan específicamente los estudios de ingeniería. Mientras que en China los ingenieros representan el 65 % de todos los graduados en ciencias e ingenierías, en Corea del Sur el 58 % y en Japón el 29 %, en Estados Unidos los ingenieros constituyen menos del 5 % del total de los egresados en esas áreas.

El déficit también se está profundizando en la misma base del sistema educativo.

En las comparaciones de rendimiento en matemáticas y ciencia de los egresados de las high schools, los estadounidenses están siendo superados crecientemente por la eficiencia de los sistemas educativos de otras naciones.

Es más. Un estudio publicado este año por la ONG Achieve muestra que los contenidos en matemáticas de los exámenes finales después de los primeros doce años de educación formal en las high schools estatales, en el mejor de los casos igualan a sus equivalentes para el octavo grado en otros países.

Lo que se está erosionando en los Estados Unidos es, entonces, nada menos que la base en ciencia y en técnica que la sociedad del conocimiento requiere tanto para el crecimiento económico como para la seguridad nacional.

 

Portada