Organización “Mundial” de Comercio

“¿Desde que el mundo es mundo?"

 

Diciembre de 2005

Por Guadalupe Rivero


La Organización Mundial de Comercio (OMC) lanzó su Plan de Asistencia técnica y formación para el 2006, sobre la base de la integración de la formación y la cooperación técnica.

Los objetivos que persigue la OMC aspiran a mejorar la situación comercial de los países que la integran e incluir al comercio en las políticas de desarrollo para reducir la pobreza. Justamente por eso, se busca atraer a los países menos adelantados para integrarlos al plan y convertirlos en sus máximos beneficiarios.

Lo que el plan pretende es llegar a las necesidades urgentes de los países integrantes y, sobre todo, de los menos desarrollados. Aunque la realidad demuestra que más de uno sospecha de la “supuesta generosidad” para con el tercer mundo.

Debido a esto, la reunión que se lleva a cabo en Hong Kong desde el 13 del corriente mes hasta al día 18 enfrenta a unos con otros y –según voces no oficiales- podría haber grandes modificaciones cuando ésta culmine.

Respecto a la formación que la OMC espera brindar a sus partes componentes, ha preparado una serie de cursos referentes al comercio con el fin de que el aprendizaje que estos proporcionen sea provechoso para los “países alumnos”.

El ideal del programa es educar a productores y consumidores para garantizar el éxito en cualquier mercado. Aunque tales mercados parecen estar bastante lejos de lugares como Argentina y muy cerca de organismos como el Fondo Monetario Internacional.

Si bien el ingreso de Argentina a la Organización Mundial de Comercio se dio en 1995, su participación en ella fue siempre escasa. Nuestro país ha intervenido solo en los conflictos que lo tuvieron como protagonista, como por ejemplo el caso que nos enfrentó a Estados Unidos debido a la problemática de las patentes de los laboratorios; o con Chile, como consecuencia de conflictivas referentes a las importaciones.

Aunque la entidad está dirigida por el francés Pascal Lamy, teóricamente más cercano a los intereses argentinos, lo cierto es que desde este punto cardinal poco hay que nos relacione y mucho menos nos beneficie por ser uno de los 149 países miembros. Desde el tercer mundo, la relación con el comercio como “asociación universal” es una mera formalidad.
 

Portada