2006: PROSPECTIVAS DE INCERTIDUMBRE

 

Diciembre de 2005

Por José Bilbao Richter *
 

En el ámbito de la América Hispana o regional, se prevé que continuará el proceso de heterogeneidad socioeconómica en tanto persisten actitudes populistas que impulsan proyectos inoportunos, carentes de seriedad y credibilidad. La promoción del indigenismo para sumarlo a la lucha integral contra lo que Hard y Negri denominaron “Imperio” impulsará al pueblo de Evo Morales a intentar convertirse en Nación, lo que traerá conflictos, tragedias y profundizará el subdesarrollo y la dependencia en el “hinderland” sudamericano. Los intentos de retornar a paraísos mítico religiosos y sociopolíticos, como el que impulsó Mariátegui en Puno, constituyen un eterno sueño indigenista, definido por Andrés Rivera. El despliegue de la “Brigada Revolucionaria y Popular Bolivariana” como Gran Unidad de Combate Internacional impulsará a que el “factor militar” vuelva a ocupar un lugar de especial atención. El poder emergente de la comercialización de la droga, se infiltrará en las instituciones nacionales y en especial en el ámbito de la justicia. Fútbol, droga, cerveza y farándula serán el principal alimento mediático de sociedades cada vez más dóciles proclives a adorar ídolos de barro y convertirlos en dirigentes políticos, por lo que la futura democracia podrá ser definida como “gobierno del narco, por el narco y para el narco”. Chile continuará con esfuerzos responsables hacia su desarrollo y modernización pero no podrá permanecer aislado; será afectado por las estrategias de ideologías radicalizadas y la carencia de fuentes energéticas. Continuará la campaña de descrédito del sistema capitalista; las relaciones con el FMI, los EUA y sus aliados se deteriorarán; la probable desaparición del líder cubano hará surgir un reemplazo patético: “Fidel Chávez”, por lo que se incrementará el conflicto y la incertidumbre. Mar del Plata será recordada en el mundo como la cumbre del desprestigio argentino.

En el ámbito nacional, se agravará la crisis política y socioeconómica observable lo que aportará al deterioro y desprestigio de los partidos políticos vigentes y a la pérdida de credibilidad en el sistema, tendencia actitudinal muy marcada, (el rechazo al voto, el voto en blanco, el calificado, en las últimas elecciones ocupó el podio de los ganadores con un 40 %). El progresivo control del espacio mediático denunciado por diversos observadores, permitirá la construcción de un andamiaje ideológico y partidocrático de cuño “paleomarxista” y por lo tanto será poco sustentable, muy frágil y vulnerable estratégicamente, debilidades que producirán crisis de gobernabilidad. El aumento del delito y la inseguridad al amparo de una ideología permisiva, garantista y percibida como prodelincuencial, producirá reacciones sociales que aportarán a dichas crisis. El desprecio al orden, a las normas y valores; la promoción de la incultura, lo efímero y la pérdida del idioma; los conflictos gremiales, contribuirán al desprestigio internacional. La política inmigratoria entendida como alienante imposición del culto a la diversidad y a lo heterogéneo, como el apoyo a minorías predicadoras de desvíos sociales, afectará el esfuerzo patriótico en construir el “ser nacional” como marca argentina distintiva para crear un deplorable ámbito “cocoliche”. La no resolución de los conflictos fratricidas por aquellos empecinados en seguir viendo la muerte de ciudadanos, gremialistas, empresarios policías y militares como “ajusticiamiento” llevado a cabo por “jóvenes idealistas” y no como “asesinato artero” cometido por organizaciones terroristas que declararon la guerra al Estado Nacional, agravará la situación y sentará jurisprudencia para que quienes acusan y juzgan ahora, lo sean mañana, con el rigor de la verdadera Justicia. Las organizaciones paramilitares piqueteras de izquierda radicalizadas continuarán impulsando a la revolución, a la guerrilla, al terrorismo, al saqueo de comercios y desmanes públicos al amparo de un permisivismo oficial sospechoso, lo que favorecerá su fortalecimiento y alianzas estratégicas a nivel nacional y regional. La pobreza reproducirá y expandirá sus ámbitos y límites al impulso de políticas populistas para mantener votos cautivos y punteros activos; ello contribuirá a incrementar el delito y a reproducir delincuentes imbecilizados que desprecian su vida y la de sus víctimas creando inequidad jurídica en tanto unos pueden matar libremente y otros están impedidos de defenderse. Al restringirse la libertad, el sistema político se aproximará a la tiranía. La subvención de la pobreza seguirá aportando a datos cuantitativos engañosos para ocultar el rostro de la desocupación. La informalidad laboral afectará a los sistemas previsionales por la disminución de aportantes, lo que creará mayor incertidumbre en el futuro deseado. La ideología y hegemonía sumadas al clientelismo de la partidocracia impondrán, como norma, prácticas políticas antidemocráticas y carentes de ética como la entrega de dinero, víveres, electrodomésticos o droga a cambio del voto para reelección y pondrá fin al deseo de construir un ámbito democrático. La progresiva desaparición de recursos energéticos no renovables y de agua potable, sumado a la ausencia de previsiones y el haber ignorado su importancia estratégica para la supervivencia humana, producirá graves situaciones de difícil solución y el planteo de conflictos regionales para asegurar su posesión. La exportación agrícola ganadera se verá favorecida por la gripe del pollo y la aftosa en Brasil lo que, junto a los cambios ministeriales, contribuirá a la inflación; no habrá efecto “derrame” en tanto no se entienda que si bien la acumulación de capital y el crecimiento del empleo son importantes, más lo son la calidad de la fuerza de trabajo (educación y salud) y el generar condiciones para una mejor utilización de los factores productivos, que sólo se logran con orden y confianza.

* Es Licenciado en Sociología (UBA) y Periodista.
 

Portada