2006: LOS QUE VIVIMOS

 

Diciembre de 2005


El comunicado de la diputada del PRO Nora Gimzburg, el pedido de informes de Federico Pinedo y los retobes parlamentarios que se advierten tanto en la corrientes peronista liberal como en la socialdemócrata con epicentro en Córdoba y -en general- la cuestión militar enfocada con frívolo oportunismo por gente que carece de experiencia en la materia, son un interesante toque de atención frente al socialfascismo amateur y adoctrinario que -como ya habíamos anticipado hace meses, mucho antes que los medios profesionalmente instalados lo señalaran -se cerraría indefectiblemente sobre el país si la oposición no se unía programáticamente y no por simple adición matemática,  para cerrar el paso a la concentración de poder de la pequeña familia santacruceña.



La noche de cristal se cierra con perfumes sudacas sobre la Republica y esto es posible básicamente por los éxitos económicos que favorecen objetivamente a la gestión kirchnerista si se piensa en una economía cerrada y autosatisfactoria en términos de convertibilidad hacia arriba -se ha reemplazado el ticket canasta del 1 a 1 cavallista por otro modelo de vale que se llama 3, 05 a 1,  tal vez,  pero también por la pobreza programática de la oposición en materia de propuestas concreta para resolver la cuestión social.

Carente de política exterior alternativa porque le temen al antiamericanismo de la clase media argentina ahora que no tienen visa abierta para los Estados Unidos. Ausentes de una política social tan iluminada como la de los liberales de la época de Rivarola,  Matienzo o la gente que se nucleaba en el Museo Social Argentino. Lejos de las posiciones productivistas de Bunge y Dickman y sin saber que ofrecer a lo social como lo hicieron en su momento Miguel Cane y Carlos Pellegrini, la oposición se expresa en esas figuras veleitarias como Mauricio Macri,  gente tan insular que pretende una candidatura off-shore como Sobisch o esa alianza de la Carrio con el pensamiento postumo de Hanna Arendt,  limitado a la brillantez del discurso de una comentarista reiterativa pero que no parece poder encarar resortes genuinos y alianzas sociales claras para enfrentar al socialfascismo, disputarle el poder,  acorralarlo,  sustituirlo.

Esto es producto de un mito arraigado que es el mito democrático por vía de la cuantificación electoral únicamente. Y en ese sentido los liberales decimonónicos y los radicales de pelaje diverso deben reconocer que los asesinatos de Hitler tuvieron genuino e irreprochable respaldo democrático en términos electorales así como los pequeños asesinatos que todos cometemos bajo el reinado de Kirchner también. Todo el asunto consiste en establecer si la legitimidad del voto consiente aceptar las sesiones de odio que progresivamente se desarrollan en el país y de las cuales hasta el propio Rafael Bielsa, aliado no de antaño de este gobierno,  comienza a sufrir.


Todo lo que parece es lo que es en el mundo ficcional del setentismo montonero que se cree pragmatico pero sigue volcado a la utopía.. El ex montonero Kunkel lo acaba de decir con claridad. La oposición es la nueva Unión Democrática, explicación histórica trucha de lo que es la oposición actual,  infinitamente menos agresiva de lo que fué el antiperonismo del 45. Y si esa oposición es la nueva Unión Democrática estos señores que son exactamente ?,  el peronismo transformista conservador que sustrajo las banderas de izquierda a la Unión Democrática y al laborismo en 1945 para nacionalizarlas o la pandilla revolucionaria desde los mitos aristocráticos nomenklaturistas del tercermundismo militante a los que Perón arrojó de la plaza y amenazó simplemente con la policía.?
Entristas fueron -dentro del peronismo y -algo mucho peor, entristas siguen siendo,  desde la democracia formal,  pero su imaginario es el de virreyes españoles sentados sobre renta petrolera enfrentados colbertianamente a la penetración anglosajona.Sus pautas culturales no dan para mas. 


La infortunada situación del mayor Pedro Mercado es una pieza mas de la ascensión de este personaje brechtiano que por ahora ocupa la Casa de gobierno y forma parte de las sesiones de odio colectivo que se harán cada vez mas frecuentes. Mercado ha caido en las anchas fauces de la demagogia del discurso seudoprogresista que enmascara al nuevo totalitarismo blandido por un personaje algo infantil y demagógico a la vez circundado por esa enorme ONG del desarme unilateral que son las madrecistas y organizaciones colaterales. Son las verdaderas autoras de la puñalada por la espalda contra la soberanía.  Del otro lado el ascenso militar de Urien, un provocador golpista que expresa crudamente la alianza de bajo fondo de los Montoneros como Kunkel con los sectores mas reaccionarios de la vida argentina en los años setenta también.


Golpistas eran y golpistas- ahora desde el poder - continúan siéndolo pero para extirparlos hará falta un frentismo de fuerzas sociales estratégicamente luminoso y a la vez una táctica claramente referenciada en un sutil bisturí de acero.


La oposición no presenta un frente unido y la vocación quirúrgica es inexistente salvo vagas explicaciones de carácter macroeconómico que a la gente no le aclaran nada. Tuvieron esa sopa de letras y de números con Cavallo. No les fue bien. No creen mas en eso. Tampoco hay que engañarse con la concertación opositora lograda en torno a la modificación del Consejo de la Magistratura. La gente no sólo no sabe lo que es el Consejo de la Magistratura sino que ni siquiera imagina donde puede estar.

La cuestión militar cierra dramáticamente el año 2005 para la familia militar -imprevistos nómadas de las leyes de la República y de la Nación por omisión de sus jefes en servicio activo y de la culposa clase política - pero ya el promedio de los argentinos tienen la certeza de que el totalitarismo de la Presidencia comienza a descriptar de forma desembozada e insolentemente provocativa sus objetivos que no se detendrán en el alambrado gueto militár. Serán implacables con cualquier voz medianamente opositora y -justamente por eso -habrá que ser fatalmente e impiadosamente implacables con todos sus errores, equivocaciones, corrupciones y dislates.


Por lo pronto el derrumbe del marco regional-al cual el gobierno ha contribuido de forma decisiva con una diplomacia tonta - hará sentir sus efectos y la Argentina territorial necesitará un marco mas vigilado frente al recrudecer de ideologías geopolíticamente mas extensas. Cuando en los países vecinos la confrontación interna y externa suma a la vez reclamos territoriales, disputas por soberanías viejas y desigualdades sociales y étnicas tan claras y evidentes, sumadas a la revalorización estratégica de los hidrocarburos y la cultura de la coca amplificada por una redistribución del ingreso toscamente desigual la dialéctica revolucionaria y contrarrevolucionaria es absolutamente inevitable y el torpe lamento de la concertación democrática simplemente una ilusión.

Este no es tiempo de cristianos penitentes para Sudamérica sino hora de Hobbes y de Darwin. Hora de cazadores de antaño a la búsqueda del animal eterno que hay perseguir, acorralar y sangrar simplemente hasta la muerte y su desaparición sin concesiones a los egiptos disociadores de los tiempos bíblicos, para encerrarlos en ese zoo inevitable que implica el estado de derecho que permita todavía-si es que hay tiempo para ello - reformular contrarreloj a la Nación.

Es una hora de espadas pero, por ahora, sin espadas pero ya podemos vaticinar racionalmente que el año 2006 será mucho peor en términos de libertades individuales, de pluralidad del discurso, de represión hacia las tambaleantes fuerzas sociales todavía inseguras de quien es el verdadero responsable de la situación de estancamiento,  suciedad y miseria que las envuelve, nutre y manipula y de las espectaculares telepantallas de odio dirigidas con vocación de adoctrinamiento unívoco y de inspiración nordcoreana hacia gran parte de la población argentina.
Y-brutal paradoja que ofrece la realidad - eso mismo constituye una buena noticia.


No hay reacción sin acción previa y el interés por el cambio determina esencialmente el grado de la acción

Muy feliz año 2006 para los que vivimos, para los pocos que sobrevivan, y para los muchos que no sobrevivirán. La selección natural tanto en el gobierno como en la oposición comenzó y las cabecitas de Beliz, Duhalde, Lavagna, Ibarra y Bielsa
así lo demuestran

La Dirección.
 

Portada